¿Quiénes Somos? 
  

Preguntas Frecuentes

Enlaces recomendados

 Contáctenos 
   

Tienda Virtual 

 
 
 
 
         

 

 




 

 




  


           





    

          
   
 

 
Retos de crianza
Educar es enseñar a vivir
Soy mamá y hago lo que puedo. Parte I
Soy mamá y hago lo que puedo. Parte II
Soy mamá y hago lo que puedo. Parte III
Los niños y el ahorro
Educando a las iglesias
Trabajando con la escuela
Las necesidades de los hermanos
Sintiéndose aislado
Cómo salir adelante
Hechos maravillosamente
Perdiendo la fe
Criando hijos con necesidades especiales
¿Qué pasa si un problema de drogas ya se ha desarrollado?
Reduciendo el Riesgo de Abuso de Sustancias
Etapas y Señales de Advertencia en el Abuso de Sustancias
¿Por qué Los Niños Usan Drogas?
El Abuso de Sustancias en los Niños
Escogiendo un pasatiempo familiar
Construir una relación con tus hijos
El impacto de la interacción diaria
Conversación de familia e identidad
Tiempo en familia y las relaciones
La vida: ¡Vamos, adelante!
Madres de Mujeres
El manejo exitoso de los problemas de comportamiento
¿Cómo aprovechar las vacaciones para enseñar a nuestros hijos finanzas sanas?
La poderosa influencia de un padre
¿Qué saben mis hijos acerca de mi trabajo?
Mantenlo simple
Crecimiento espiritual para niños: Un reto para los padres
Trabajo y Familia
La Biblia, una Guía para la Vida
Cuando los niños no quieren comer verduras
Recompensando la responsabilidad
Bendiciendo a sus hijos
Oración
Papá, mamá: Ayúdenme a ahorrar
Valores Cívicos en el hogar: un verdadero legado
¿Qué hay detrás del MUNDO DEL MANGA Y EL ANIMÉ?
El ABC del mañana Proyecto de vida para niños
Tener hijos no es para cobardes
El desafío de tener hijos
Hábitos a desarrollar en familia I Parte
Hábitos a desarrollar en familia II Parte
Conviviendo con la pareja de papá
Padres amigos
En los zapatos de papá
Dando importancia a lo verdaderamente importante
Criando hijos en el siglo XXI
Tolerancia bíblica
Paternidad Consistente
¿Cómo Pueden los Padres Mantenerse Involucrados?

Las necesidades de los hermanos

De la Serie Criando hijos con necesidades especiales. Artículo 6.

 


Por Jeanne Gowen Dennis

Traducción: Andrea Valerio

 

Pasa tiempo privado con cada uno de tus hijos

 

Mi hermano de 10 años, Danny, veía a los chicos en el campamento de verano corriendo, nadando y jugando. Aunque yo solo tenía 5 años, sabía cuánto él quería unírseles. Habíamos venido a visitar a nuestro hermano mayor, Leo, que tenía necesidades especiales. A Leo todavía le faltaba una semana de campamento pero él lloraba y rogaba para que lo llevaran a casa. Nuestros padres lo hicieron quedarse, porque el doctor había dicho que el campamento le haría bien.

 

El campamento no le hizo bien a Leo. Nuestros padres todavía se lamentan no haberlo llevado a casa y dejar que Danny tomara su lugar. Ellos no podrían nunca darse el lujo de enviar a otro hijo de campamento. Nosotros teníamos otros hermanos con necesidades especiales y el episodio del campamento fue solo el principio de muchos años de tener que entender por qué mis otros hermanos recibían atención extra.

 

Sé tan justo como sea posible

 

Si tienes un hijo con necesidades especiales con hermanos, indudablemente enfrentas dilemas similares. Tú tratas de amar a tus hijos equitativamente, pero probablemente no puedes proveer todo de la misma manera. Algunos niños simplemente necesitan más de tu tiempo, energía y recursos. Aún, es importante ayudar a tus otros hijos que sientan que los amas tanto como a los que te necesitan más.

 

Trata a tu hijo con necesidades especiales tan similar a tus otros hijos como te sea posible:

     Sé tan justo como puedas con la disciplina. De otra forma tus otros hijos van a creer que el hijo con necesidades especiales se sale con la suya en todo.

     No subestimes el poder de la naturaleza pecaminosa. Aún los hijos con necesidades especiales pueden hacer algo malo y luego actuar como si no pudieran evitarlo. Ellos podrían deliberadamente meter a sus hermanos en problemas y luego reírse de eso.

     Evita hacer excusas para los hijos con necesidades especiales, especialmente en su presencia. Ellos llegarán a tus expectativas dentro de los límites de sus capacidades. Si permites las excusas, sus hermanos — quienes pueden saber más de las capacidades del niño de lo que el niño te permite ver — sentirán que eres injusto.

     Si tu hijo con necesidades especiales es el mayor y el segundo hijo tiene que tomar las responsabilidades del hijo mayor, asegúrate también de concederle al segundo hijo algunos privilegios de hijo mayor.

     Si el hijo con necesidades especiales es el menor, permítele a tus hijos mayores tener una infancia.

 

La vida en las sombras

 

David, el hermano menor de Marilyn, estaba paralizado de la cintura para abajo. Todo en su casa giraba alrededor de él.

 

“Si David no quería hacer algo, no tenía que hacerlo. Mi mamá quería paz a toda costa,” dice Marilyn.

 

Marilyn no podía hacer pijamadas con sus amigas porque eso podría alterar a David. Su padre vendió su negocio y la familia se mudó a mitad de su segundo año de preparatoria, por David. David lo tenía todo, incluyendo la atención de su madre.

 

“Me sentía como que estaba en un rincón todo el tiempo. Deseo que mi madre se hubiera tomado un tiempo para darme atención especial, para hacer algo solo para mí.”

 

Todavía, Marilyn recuerda una noche especial con su papá. “Él me llevo a un parque de una escuela primaria y cenamos en un restaurante, lo que era algo importante para nosotros. Me compró un refresco que fue solo para mí. (Usualmente tenía que compartir con David.) Mi papá incluso abrió las puertas para mí.”

 

Esta “cita” con su padre sobresale como uno de los mejores recuerdos de Marilyn, lo que demuestra el valor de la atención individual.

 

Haz que cada hijo se sienta especial

 

La psicóloga y autora Georgia Shaffer, quien es la madre de un niño con necesidades especiales, dice: “Tener un hijo con necesidades especiales es extremadamente agotador para toda la familia. Uno de los problemas es que los chicos saben que ellos son ‘diferentes’ y que los padres trabajan muy duro para ayudar al hijo con problemas y pelear por ellos, así que les queda poco tiempo y energía para enfocarse en los hijos que al parecer lo están haciendo bien. Este mensaje que es comunicado involuntariamente al final será, ‘A no ser que haya un problema, ustedes no son tan importantes.’ Aparta intencionalmente tiempo a solas para interactuar con cada uno de tus hijos de una manera que signifique algo para ellos. Aunque solo saques cinco minutos al día les estás diciendo: ‘Eres especial para mí.’”

 

     Asegúrate de pasar tiempo individual con cada uno de tus hijos.

     Discute sus sentimientos sobre el hijo con necesidades especiales.

     Pregúntales que necesitan y quieren de ti.

     Asegúrales tu amor por ellos.

     Agradéceles por su comprensión y ayuda.

     Ocasionalmente recompénsalos por su ayuda y buena actitud.

     Periódicamente busca a alguien que cuide al hijo con necesidades especiales y sal con cada niño a “citas” individuales.

 

Al darles a los hermanos de niños con necesidades especiales atención individual, puedes ayudarles a entender el lugar importante que ellos ocupan en tu corazón y en tu familia.

 

 

Derechos de autor © 2009, Jeanne Gowen Dennis. Todos los derechos reservados. Derechos de autor asegurados en todo el mundo. Usado con permiso.

 

 







Sumation™ WebSite
by quinix technologies