¿Quiénes Somos? Tienda Virtual  Preguntas Frecuentes Enlaces recomendados Contáctenos


  















   
Disciplina

Adoptando un Propósito Familiar Importante

Por Dick Wulf

 

¿Cómo edifica usted una familia fuerte? Poniendo atención no sólo a los miembros individualmente sino también a la familia como grupo. 

 

Si los miembros de la familia no piensan conscientemente acerca de la familia como una unidad social, cada persona se enfocará solamente en sus planes individuales. Cuando estos planes ocultos usualmente chocan, resultan los conflictos. La familia no sabe manejar eso, ya que la familia no es completamente funcional como una familia, sin un propósito al cual todos los miembros están comprometidos.

 

Por otra parte, cuando una familia es guiada como tal, cuando se toma el tiempo para ayudar cuidadosamente a que familia adopte un propósito que es esencialmente importante a los miembros en ella, el comportamiento que se espera a la luz de este propósito, se discute. Yo hice esto en mi familia cuando mi hijo mayor tenía 4 años de edad, estimulando nuestro propósito en lenguaje para uno de 4 años. Al crecer los niños, fuimos tornando el propósito de nuestra familia a niveles de entendimiento altos y más altos. Nuestro propósito familiar era "llegar a ser como una familia y como personas que Dios quiere que seamos".

 

Note que el objetivo establecido es un resultado, no una actividad. Por lo tanto, divertirse como familia no es un propósito recomendable mientras comparten juntos; "hacer real que cada miembro de la familia disfrute la vida" es un propósito adecuado. Eso es mensurable.

 

Sin tal propósito para guiar el comportamiento, una familia puede llegar a ser disfuncional. Los adolescentes dejan tales familias ya que ellos nunca se identificaron como miembros contribuyentes de un grupo con un propósito importante.

 

Si usted quiere que su familia sea un grupo de personas muy unido y altamente funcional, adoptar un propósito familiar es esencial. En el proceso de trabajar hacia un propósito significante con todas esas metas importantes, los individuos se esfuerzan a sí mismos y llegan a ser más competentes.

 

Probablemente usted quiera proponer a su familia algún propósito que establezca específicamente o que implique la intención de ayudarse uno al otro tanto como sea posible. Dos posibilidades muy poderosas surgen de dicho propósito.

 

Primero, del propósito en general, usted puede ayudar a su familia a crear metas para la familia como unidad. Por ejemplo, para convertirse en una familia muy útil, podrían decidir trabajar hacia la meta de ser capaz de resolver conflictos calmadamente. La familia además puede establecer objetivos relacionados para cada miembro en ella.

 

Segundo, un propósito familiar puede ser usado para medir que comportamiento es apropiado e inapropiado, correcto o incorrecto. Por ejemplo, si un niño toma algo (roba) de otro, no se trata simplemente como a una persona equivocada, sino también como algo que afecta negativamente al propósito de la familia. Además, cuando las personas no hacen sus labores, pueden ser confrontados con el propósito de la familia y mostrar como tal irresponsabilidad afecta a otros. El propósito de la familia debe ser disciplinar a los niños más comprensivos y amorosos. 

 

No haga ninguna cosa que la familia o sus miembros puedan hacer. Cuando usted continuamente hace cosas que los demás pueden hacer por sí mismos, usted los inutiliza. Al mismo tiempo, cuando usted realiza las tareas que la familia puede realizar, usted inutiliza la familia. Realizar mucho por la familia y sus miembros comunica sutilmente que la familia y sus miembros no son capaces de hacer las cosas. (No es de extrañar que muchas personas en las familias hacen tan poco). Eso también priva a los individuos y a la familia la posibilidad de lograr una madurez mayor y mayor.

 

Tome por ejemplo, la situación donde un miembro familiar es muy hablador y prepotente. La mayoría de modelos sugieren que el padre tome al niño por aparte y converse con él o ella sobre su desagradable comportamiento. Esto malogra una oportunidad de fortalecer a la familia.

 

El modelo de autoridad del liderazgo familiar señala que la familia como unidad debe tratar con el miembro dominante, ya que él o ella es el problema familiar, de ese modo uno o ambos padres deberán ayudar a la familia a tratar con el comportamiento disfuncional. Los miembros de la familia no solo tendrán que confrontar al ofensor sino además aprender a apoyarle y animarle con la finalidad de mantener a esa persona comprometida constructivamente con la familia.

 

Entregar el problema a la familia esencial para su propio desarrollo y el de sus miembros, en muchos sentidos. Lo más importante es el hecho de que la familia puede realizar muchas tareas mil veces mejor que uno o los dos padres. La familia como unidad tiene más recursos, más talento, más sinergia, más tiempo, más energía. 

 

Por consiguiente, el padre exitoso está constantemente vigilando para asegurar que él o ella no detenga la familia y a sus miembros realizando tareas que los niños o la familia entera puede realizar. En vez de estar hablando, dirigiendo, enfatizando y otro puñado de cosas sobre lo que la familia y sus miembros pueden hacerlo mejor, el padre sabio está constantemente pensando sobre lo que la familia necesita realizar para ser más dinámica.

 

Un padre debe comenzar mediante la breve formación de un modelo que ningún miembro de la familia puede presentar, y enseñar lo que ningún miembro familiar o miembros puedan enseñar. Así los padres sabios dan esas tareas a la familia para que esta y sus miembros las lleven a cabo de ahí en adelante.

 

Imagine que dos niños jóvenes en la familia inician una pelea por unos juguetes; miles de veces el padre ha modelado como manejar tal situación cariñosamente. Eventualmente, una madre o un padre debe pedir a un adolescente mayor de la familia, ayude a los pequeños a resolver su desacuerdo. El padre debe supervisar directa o indirectamente, porque la meta central no es resolver la discusión de los niños pequeños sino de enseñar una habilidad vital en la vida al hijo o hija adolescente.

 

Otro ejemplo podría ser, pedir a un estudiante de último año de secundaria que pague las facturas de la familia y mantenga el balance del libro de cuentas por seis meses. Esto puede ser hecho por los padres, como es usual, pero así la oportunidad de enseñarle desaparecería. El adolescente estará pagando facturas y mantendrá el balance de cuentas por el resto de su vida.

 

Ahora, un ejemplo de entregar un problema a la familia. Digamos que un adolescente ya casi consigue su licencia de conducir. La familia necesita tener un auto disponible para que ocasionalmente el joven lo conduzca. La familia necesita estar junta para tratar con esto.

 

O imaginemos que el perro de la familia se escapa del patio? ¿Qué ganaría el padre resolviendo esto sólo, si hay tiempo para que la familia junta encuentre una solución? La familia junta tal vez encuentre una solución mejor y más completa.  Además, los niños aprenderán a cómo resolver problemas y a pensar en soluciones alternativas.

 

 

Copyright 2005, Dick Wulf. Used by Permission.

 

Sumation™ WebSite
by quinix technologies