Scroll Automatically

Hablando de temas políticos con su cónyuge

Mujer agobiado y un hombre señalandola enojado

El sistema político estadounidense siempre ha sido un desastre. Pero parece que, en esta época de elecciones, los asuntos políticos están a otro nivel. O, mejor dicho, en el punto más bajo de todos los tiempos.  

Por supuesto, toda esa ira y ese fervor político puede filtrarse en nuestros matrimonios. Podríamos tener acalorados desacuerdos que crean serios problemas. Después de todo, el hecho de que durmamos juntos en una misma cama no significa que apoyaremos los mismos candidatos.   

Antes de empezar, déjeme aclarar algo importante: Los problemas que enfrentan nuestras ciudades, estados y nuestro país son reales y, además, muy importantes. Las personas que elijamos afectarán durante años la forma en la que vivimos, y sus decisiones podrían cambiar, durante décadas o más, la forma en la que nuestro Gobierno trabaja.  Por eso, en mi opinión, aquellos que dicen que la política realmente no es importante, están totalmente equivocados. Nos debemos a nosotros mismos y a nuestro país tomar en serio nuestro sistema político.  

Pero, por más importantes que sean los candidatos, los partidos y los temas políticos, nunca podrán compararse con la importancia crucial de su matrimonio. Ningún candidato, ya sea republicano o demócrata, le animará después de un mal día o le apoyará cuando se sienta deprimido o asustado. Ninguno de ellos compartirá con usted chistes internos, le acompañará a paseos especiales o recogerá a sus hijos de la escuela.  

La relación entre un político y un votante no es nada comparada a la unión sagrada de dos personas en matrimonio. Los candidatos hacen muchas promesas, pero nunca prometerán estar con usted en las buenas y las malas. ¡Nunca se atreverán a decir que estarán a su lado hasta que la muerte los separe! 

Sin importar cuán serias sean sus diferencias políticas, nunca permita que esas diferencias afecten su pacto matrimonial. 

Entonces, en medio de una campaña política tan agresiva y polarizada, ¿cómo podemos mantener nuestros matrimonios fuertes? ¿Cómo podemos superar nuestras diferencias en temas políticos, y amarnos sin importar qué círculos llenemos en nuestras boletas? 

No voy a mentirle: No siempre será fácil. Pero creo que, si seguimos estas tres reglas, podremos estar de acuerdo en la belleza de nuestro matrimonio, aun si nos encontramos en medio de un serio desacuerdo.  

Reconozca que las diferencia son buenas (incluso en temas de política)  

Como dije al principio, no estoy afirmando que las diferencias políticas no importan. Nuestras creencias y nuestras decisiones definen quiénes somos. Bíblicamente, debemos enfocarnos en tres cosas en el proceso político: mantenernos informados para poder votar de una manera que sea agradable a Dios, orar por nuestros líderes y mantener siempre en mente Romanos 12:10: “Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente. (NVI) 

Vaya en contra de esta temporada política que parece tan estridente, agresiva y negativa; trate con honor a los que no están de acuerdo con usted. ¡Sobre todo cuando la persona que no está de acuerdo con usted es su cónyuge!  

Es esencial recordar que Dios nos hizo a todos diferentes y únicos. Tenemos diferente sexo, diferente raza, diversos tamaños y formas. Él nos dio a todos diferentes fortalezas y debilidades, diferentes pasiones e inclinaciones, y creo que Él ama todas esas diferencias.  

Al igual que para otras áreas de nuestra vida donde las diferencias entran en juego, en las cuestiones política, la “igualdad” no debe ser nuestra meta. Estas diferencias nos permiten aprender unos de otros, y disfrutar de ver al mundo desde un punto de vista ligeramente (o enormemente) diferente. 

Provea seguridad emocional  

Con tantas cosas en marcha y tantas pasiones en juego, es fácil olvidar que la persona con la que habla de política es el amor de su vida. Incluso, podría llegar a pensar que él o ella es su enemigo. Pero recuerde, su cónyuge nunca es su enemigo. Satanás es su verdadero adversario, y está más interesado en dividirlos a usted y a su cónyuge, que preocupado por quién será el candidato que reciba su voto. Él intentará atacar su unidad de cualquier forma posible, y esto incluye usar la política para lograrlo.  

Mi esposa, Erin, y yo hemos tenido algunos desacuerdos políticos durante nuestro matrimonio. Pero cuando discutimos y discrepamos, trato de asegurarme de que Erin sepa que ella es mucho más importante para mí que cualquier tema político. Aunque no estemos de acuerdo en un tema o candidato en particular, yo voté para que ella entrara en mi vida, y estoy comprometido con ella para toda la vida. 

También debemos recordar que no es nuestra labor regular o cambiar el pensamiento político de nuestro cónyuge. Erin no es mi conciencia política. No soy el “Espíritu Santo” de Erin, y ciertamente no está en mis deberes regular su pensamiento político. Eso es entre ella y Dios. 

Por supuesto, espero que Erin esté orando por todos estos asuntos políticos. Espero que esté tratando de escuchar a Dios, y permitiendo que Él la dirija hacia buenas decisiones políticas, así como yo estoy intentando hacerlo. ¿Pero es mi trabajo decirle lo que creo que Dios quiere que ella haga? No. Mi trabajo es amarla incondicionalmente. 

Nunca logrará crear un espacio seguro obligando a su cónyuge a pensar como usted piensa. ¡Eso es manipulación! Debemos encontrar espacio en nuestros matrimonios para tener diferentes opiniones y creencias. 

Esa es la clave para un liderazgo sobresaliente: reconocer e incluso valorar las diferencias que tenemos. Y eso sólo puede ocurrir a través de una buena comunicación. Tómese el tiempo para escuchar verdaderamente a su cónyuge. Trate de entender el significado de lo que él o ella está pensando. Y ámenle incondicionalmente. 

Acepte estar en desacuerdo o, incluso, aléjese del tema por completo 

Es más fácil escribir esto que llevarlo a la práctica. Yo sé. Pero creo que se puede hacer. Primero, trate de averiguar si el desacuerdo es un “gran problema” o un “pequeño problema”. Si es un pequeño problema, déjelo pasar. Si es un gran problema, no será tan fácil abandonarlo. 

Es importante hablar de estos temas con más profundidad, quizás un consejero cristiano puede ayudarles a resolver el problema. Porque no queremos que el problema se convierta en la raíz del resentimiento y la desconexión. Ambas cosas pueden matar un matrimonio. 

Aquí hay otra disciplina vital: Si el tema es demasiado “caliente” para discutirlo, ¡aléjese de la discusión! Sé que puede sonar extraño. La comunicación abierta, honesta y casi constante es fundamental para un matrimonio sano y feliz. Pero esta es potencialmente una de esas excepciones a esa excelente regla: ¡No tiene que discutir todo!  

El resultado final es este: El desacuerdo en torno a temas políticos o candidatos (sin importar cuán graves sean los temas o cuán ferviente se sienta sobre algún candidato) no debe arruinar su matrimonio y, desde luego, no es un motivo bíblico de divorcio.  

Lea más sobre el tema:

© 2020 Focus on the Family. All rights reserved. Originally published on FocusOnTheFamily.com. 

Artículos más recientes

Cursos en línea para Padres, Matrimonios e Iglesias

Capacítese para ser un gran papá, tener un buen matrimonio y fortalecer su fe.
Vea más información sobre los cursos en línea o visite la tienda para ver los recursos físicos a continuación:
Laptop con primer episodio de VEa la Vida 2021
Logo Morado de Vea la Vida 2021

Complete este formulario y vea la serie GRATIS 

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.
Footer de colores de Vea la Vida

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.