¿Puede una madre sin cónyuge tener éxito en la vida?

July 15, 2016

Cierto día, un apuesto joven se acerca a una joyería y pide que le muestren anillos de compromiso. La encargada lo lleva a la sección correcta y le hace la pregunta de rigor: «¿Se casa, señor?». «No, señorita», responde. «Pues mire, yo crecí sin saber quién era mi padre, y es que mamá nunca me lo dijo, pero a pesar de que ella quedó embarazada muy joven y él la abandonó conmigo en su vientre, ella jamás me dijo nada malo de él. Yo quise cultivar odio y resentimiento hacia este hombre que no estuvo presente, se fue sin dejar rastro alguno, y aunque muchas veces lo necesité y hubiera querido exigirle una explicación a su conducta, el amor de mi madre, y la ausencia de juicio en contra de este hombre, formaron en mí un hombre sin resentimientos y rencor. He visto a mi madre salir adelante, y a pesar de sentirse sola, abandonada, despreciada y avergonzada, tomó la decisión más valiente y amorosa que cualquier mujer puede tomar en medio de su circunstancia: decidió tenerme y amarme». Luego continuó: «El anillo es para mi madre, ella se lo merece. Quiero demostrarle que aunque mi padre no se lo dio cuando a él le correspondía hacerlo, yo creo que ella es la mujer más valiente y hermosa que pisa la tierra».

 

Ciertamente, el plan de Dios es que hombres y mujeres se casen y formen un

hogar, pero si se culpa al matrimonio por no haber encontrado la felicidad, sólo se experimentará frustración, porque nadie puede llenar los vacíos emocionales que uno mismo ha sido incapaz de llenar. El único que lo llena todo en todo es Dios.

 

Planteo las siguientes preguntas: ¿Estoy condenado a vivir en un hogar disfuncional porque no tengo un cónyuge al lado?¿Qué determina que mi hogar sea funcional o disfuncional?¿Qué determina, que esto que no planeé ni soñé, sea un lugar de refugio para mis hijos?

 

Lo cierto es que hay una necesidad fundamental en todo ser humano, la de amar y ser amado, lo triste es que hemos idealizado el amor romántico en detrimento de todas las formas de amor que existen. Esto nos ha llevado a pensar que la única manera de canalizar el amor, es a través de las relaciones románticas.

 

La dinámica familiar es la que determina si un hogar es disfuncional. Si usted lo llena de odio, y palabras rencorosas contra el cónyuge ausente, usted mismo fomentará ese sentimiento en sus hijos, porque no querrán casarse en el futuro.

 

¿Quién hace la diferencia? Eclesiastés 7:18 dice: «Quien tema a Dios, saldrá bien en todo». Eso quiere decir, que tendrá las fuerzas para levantarse, criar bien a sus hijos, vivir feliz, y sentirse completo. Aquel que se refugie a la Sombra del Altísimo, tendrá vida y paz.

 

Hoy celebro a las abuelas y madres que sacaron adelante a sus hijos, sin envenenar sus corazones, logrando guardar sus almas para enseñarles que hay esperanza, vida y ánimo; que no todo está destruido, y que en medio del dolor, el Señor nos sostiene y nos pone a caminar de nuevo.

 

Hoy celebro la vida de mi abuelita que quedó viuda con ocho hijos. Trabajó vendiendo verduras, periódicos y algo más para sostener a sus hijos. Un día llegaron a sus oídos las puras y dulces palabras del Evangelio, ella creyó y tuvo tal fe, que nos alcanzó a todos hasta hoy. Esa misma fe, nos permitió entender que no había otro camino que el escrito en el libro de Eclesiastés: TODO LO HIZO HERMOSO EN SU TIEMPO. 

 

Como mujer, usted tiene la capacidad para convertir en maravilloso el tiempo que está viviendo, y para creer que sus hijos serán levantados con ánimo, fuerza y entusiasmo. Ellos desearán formar sus familias, amar la vida y lo que Dios les ponga a la mano, porque la madre que guarda el corazón de sus hijos, hace una gran diferencia.

 

El éxito en la vida de una mujer, consiste en entender que puede dejar el pasado atrás y correr para refugiarse bajo las alas del Altísimo, en los brazos de aquel que lo llena todo. El éxito es un proceso continuo, y la conquista perpetua del alma, es sanar las emociones. No es la ausencia de problemas o no experimentar dolor mientras caminamos por la vida, sino la satisfacción del deber cumplido.

 

Es también soltar el pasado para que deje de mortificar el presente, y comprender que si ayer fuimos tres, y hoy somos dos, puedo volver a comenzar, pero con la capacidad de multiplicar lo que tengo, de seguir amando y de volverlo a intentar.

 

El éxito es dolor y alegría, fracaso y triunfo, y la esperanza plena de saludar a lo lejos lo que Dios tiene apartado para mí en el futuro. No es para los de cierta edad o los que tienen cierta condición física, sino para los que se refugian en Dios, se ven completos, guardan su corazón, sanan su alma y lo transmiten a los que están a su alrededor.

 

Éxito, es comprender que doy el primer paso en el momento que dejo ir al pasado que duele, que aunque yo sea la persona que falló o pecó, Dios me ha perdonado y me pone de pié. Es permitir a nuestro Señor Jesucristo que me vista con dignidad y me permita caminar de nuevo con esperanza y ánimo.

 

Las madres que no tienen cónyuge, aunque tal vez quisieran tenerlo para compartir la carga, pueden guardar el corazón de sus hijos sin lastimarlos. No claudique, porque es lo que le permite alcanzar el éxito. Recuerde que, cuando exista una cruz, también hay resurrección. 

 


Agende aquí su cita de 

Consejería en Línea

 

 

*Sixto Porras. Director Regional de Enfoque a la Familia. Autor de los libros: «Amor, Sexo y Noviazgo», «De Regreso a Casa», y «El Lenguaje del Perdón». Coautor de: «Traigamos a los pródigos de regreso al hogar» y «Meditaciones en Familia». Esposo de Helen, y padre de Daniel y Esteban. Su pasión es ayudar a las familias a mejorar.

 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación