Hable de sexualidad con sus hijos. Parte II

October 18, 2017

 

Como padres debemos enseñarles a los hijos que, comportamientos destructivos, como la violencia, la deshonestidad, el abuso de drogas y la promiscuidad sexual tienen un origen común: la ausencia de un buen carácter.

 

Un buen carácter no se forma automáticamente, por lo tanto, los padres  intencionalmente deben establecer relaciones que posibiliten una comunicación  fundamentada en la confianza y el respeto. Es necesario que los hijos tengan el conocimiento y el entendimiento necesario para saber distinguir entre lo bueno y lo malo, que sepan actuar con responsabilidad, honestidad, integridad, bondad, autocontrol y valor. Estos valores afirman la dignidad humana, fortalecen el bienestar de la persona y dignifican las relaciones interpersonales. Son estos valores los que  establecen el fundamento para vivir responsablemente.

 

El comportamiento sexual es determinado por los valores, más que por el simple conocimiento sobre el tema. Por lo que es necesario recordar que los valores se inspiran a partir de una relación cercana, sincera, de confianza y de valoración mutua. Y se inspiran generando el espacio necesario para dialogar.

 

La mayoría de los adolescentes no están buscando tener relaciones sexuales. Están buscando sentirse amados, aceptados y valorados por lo que son. Si ellos son amados, aceptados y valorados en casa, tendrán relaciones interpersonales más sanas. Otros se sienten inseguros y buscan autoafirmarse, porque confunden intimidad con contacto sexual genital, porque no saben cómo expresar su sexualidad sin involucrarse en relaciones sexuales o porque han aprendido erróneamente que la sexualidad se refiere únicamente al coito.

 

Por esto, los jóvenes necesitan visualizar los beneficios de postergar las relaciones sexuales para la convivencia matrimonial. Desarrollar habilidades, estrategias y fuerza del carácter para tener autocontrol, discernimiento y respeto por sí mismos y por las demás personas, es lo que se necesita cuando decimos amar.

 

Uno de los valores fundamentales, para una expresión correcta de la sexualidad, es el amor. Enséñele que el amor involucra cariño, compromiso, responsabilidad, madurez, respeto y tolerancia. Amar es tener un conocimiento profundo de la otra persona, aceptarle tal cual es y nunca hacer nada que lastime su dignidad. El amor es hueco cuando solo son palabra que conquistan y está ausente el respeto y el dominio propio. Cuéntele que el amor crece con el tiempo y que se requiere conocer bien a la otra persona para poder decir que le ama.

 

Escuché de un padre que salía una vez al mes con su hija de diez años, la invitaba a cenar y la trataba como se trata una dama. Intencionalmente lo hacía para que ella estuviera consciente de cómo un caballero trata a una mujer. De esta forma la niña al crecer, tendría el discernimiento necesario para poder reconocer a un caballero de alguien que no lo es.

 

Temas que debemos hablar:

  • Dialogue sobre la siguiente declaración: “Un joven de 15 años puede engendrar un bebé, pero… ¿estás listo para ser papá?,  ¿qué implica ser padre?, ¿cuándo te gustaría que nazcan tus hijos?, ¿qué te gustaría haber logrado antes? Estas preguntas motivan la reflexión y lo proyectan en el tiempo.

  • Discuta con sus hijos por qué la actividad sexual exige un compromiso dentro del contexto del matrimonio.

  • Hable con sus hijos sobre su proyecto de vida, ayúdelos a que lo construyan y lo aprecien. Luego pregunte: “¿qué ocurriría con él si te involucras en drogas o estás sexualmente activo antes del matrimonio”?

  • Comente las maneras en que los adultos experimentan presión negativa de sus compañeros, y cómo han enfrentado ustedes esa presión.

  • Discuta su punto de vista en cuanto al mito que dice: “Las relaciones sexuales prematrimoniales fortalecen una relación”.

  • Sugieran actividades creativas para el noviazgo. Es bueno compartir sus propias  experiencias.

  • Como familia definan los límites que se darán en el noviazgo de sus hijos, asegúrese de que todos estén de acuerdo (lo cual no será fácil). Hablen por qué es importante tener límites en la vida.

  • Como adultos, compartan cómo han aprendido de sus errores.

  • Discutan los beneficios de practicar o volver a tener autocontrol sexual.

  • ¿Por qué es buena idea hacerse la prueba del VIH (SIDA) antes de contraer matrimonio?

  • Asegúrese de contestar estas preguntas: ¿Cómo sabré que he encontrado la persona correcta?, ¿cuándo se ha cruzado el límite?

  • Dialogue sobre lo que implican las relaciones sexuales. 

  • Enseñe a su hijo sobre las consecuencias de la promiscuidad sexual.

Enseñemos a nuestros hijos que la sexualidad involucra todo nuestro ser y que nuestra conducta sexual tendrá consecuencias de por vida. Sea enfático en que  la promiscuidad sexual puede dejar secuelas tanto físicas, como emocionales, y que asumir una actitud responsable en cuanto a la sexualidad es primordial para desarrollar un proyecto de vida exitoso.

 

Parte I

 

 

 

Ingrese aquí a nuestra serie 

 

 

 

 

 

*Sixto Porras. Director Regional de Enfoque a la Familia.  Autor de los libros: «Amor, Sexo y Noviazgo», «De Regreso a Casa», «Hijos Exitosos» y «El Lenguaje del Perdón». Coautor de: «Traigamos a los pródigos de regreso al hogar» y «Meditaciones en Familia». Esposo de Helen, y padre de Daniel y Esteban. Su pasión es ayudar a las familias a mejorar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación