Límites que conducen a la plenitud. Parte I

February 26, 2018

¿Qué hice?”, dijo este joven, que por dejarse provocar consintió en una competencia de autos en plena ciudad. No habían transcurridos dos minutos, cuando su auto atropelló a una niña que cruzaba la calle. “¿Qué hice, Dios mío, qué hice?”. Vio su vida transformada de un momento a otro. Ahora, está recluido en una prisión, perdió su libertad, comprometió el trabajo de sus padres, su conciencia no le deja dormir en las noches y su futuro es incierto. Todo porque no supo controlar los impulsos emocionales. El no saber establecer límites a sus emociones le robó su alegría de vivir, su paz interior, y sobre todo, el cumplimiento de sus sueños.

 

La palabra límite implica lindero o término y hace alusión a algo que no se puede exceder. Por lo tanto, limitar tiene que ver con la acción de “poner límites y demarcar los linderos”. Los límites permiten conocer lo que somos y lo que no somos, y lo que podemos y no podemos hacer.

 

La vida es para ser vivida a plenitud y de manera intensa, pero no a costa de nuestra salud, de nuestra integridad física o de nuestra libertad (o la de terceros). Vivir de esta forma es el resultado de aprender a desarrollar las habilidades necesarias para evitar excesos, caprichos y deseos desenfrenados. Ahí es donde entran los límites, pues estos nos alejan del peligro, de los abusos y de las cosas dañinas.

 

También, los límites nos ayudan a definir en qué estamos de acuerdo las personas, o bien, qué compartimos y qué no. Establecer límites demarca lo que es nuestro y lo que pertenece a otros. Cuando los límites están claramente marcados, son fáciles de reconocer por todos los que integramos el grupo social y esto nos permite defender nuestros derechos ante una invasión o un hecho injusto. Los límites delimitan lo que es tolerable y aceptable de lo que es abuso o agresión. Los límites protegen, ofrecen seguridad, claridad y responsabiliza a las personas de sus acciones, lo que nos lleva a lograr una convivencia pacífica.

 

El aumento de la obesidad se ha convertido en un tema de salud pública. El aumento en la infidelidad ha crecido a cifras insospechadas. La ambición por lo material ha transformado a las personas en máquinas de trabajo y aun, ha llevado a crear una adicción por las compras. La adicción a las redes sociales está desintegrando familias y la dependencia a los celulares ha cortado la comunicación en los hogares.

 

¿Cómo llevar una vida de equilibrio? La respuesta es: estableciendo límites saludables que nos permitan vivir en armonía con nosotros mismos, con la familia y con nuestro entorno. No es fácil establecer límites que nos conduzcan a la plenitud, a la paz interior y a la realización personal. Pero si damos lugar a los límites y reglas, tendremos sentido de dirección, de orden, de estabilidad y de armonía personal, familiar y social.

 

¿Alguna vez ha cuestionado los límites o las reglas? ¿Cuál es nuestra actitud hacia lo que interrumpe nuestros deseos inmediatos y excesivos? Necesitamos comprender su importancia porque de eso depende nuestra salud y bienestar en todos los niveles de nuestra vida. 

 

Parte II

 

 

Ingrese aquí nuestro Curso en Línea 

 


 

 

*Sixto Porras. Director Regional de Enfoque a la Familia.  Autor de los libros: «Amor, Sexo y Noviazgo», «De Regreso a Casa», «Hijos Exitosos» y «El Lenguaje del Perdón». Coautor de: «Traigamos a los pródigos de regreso al hogar» y «Meditaciones en Familia». Esposo de Helen, y padre de Daniel y Esteban. Su pasión es ayudar a las familias a mejorar. 

 

 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación