No muchos se escapan de la ira de un huracán de categoría 5. Y en 1992, cuando el huracán Andrew barrió Gulfport, Alabama, Will y Breeze Rutledge presenciaron la trágica muerte de su padre.

 

En estos días, los hermanos viven vidas muy diferentes en un esfuerzo por dejar atrás el pasado. Aunque él sigue aterrorizado por los huracanes, Will se ha ganado un doctorado en Meteorología Sinóptica. Breeze, mientras tanto, todavía reside en Gulfport, trabajando como mecánico y conductor de Grúa remolque de día, y pasando sus días con mujeres y alcohol por la noche.

 

Entonces es cuando aparece Tammy. No, ella no es una de las amantes casuales de Breeze. Sino se supone que Tammy es un huracán de categoría 2. Will sospecha que será mucho peor, y está de nuevo en la ciudad para rastrearlo e investigarlo. Ah, y para alentar a Breeze a salir de la ciudad como todos los demás que están bajo órdenes de evacuación obligatoria del sheriff.

Pero escapar de una tormenta mortal pronto será el menor de los problemas de Will y Breeze. Verán, un huracán ofrece una cobertura perfecta para un crimen audaz. Es una oportunidad ideal para entrar en las instalaciones del Tesoro de los EE. UU. En Gulfport y robar los cientos de millones de dólares gastados que se envían allí para ser destruidos.

 

Y qué robo será; dirigido por un cabecilla llamado Connor Perkins. Él y su banda ingobernable sienten que tienen derecho a la fortuna que el gobierno de los EE. UU. tritura con regularidad. Pero solo hay un problema: la tormenta ha destruido parcialmente la energía de la instalación (aunque de alguna manera, las luces y las computadoras todavía están encendidas), y el generador de respaldo también ha muerto. Así que estos aspirantes a ladrones ahora están contra reloj si quieren ejecutar perfectamente su plan audaz.

 

Solo un par de personas se interponen en su camino. El primero, la agente del Tesoro Casey Corbin, está decidida a no dejar que se salgan con la suya con el crimen. Y luego está Will, quien está igualmente decidido a rescatar a su hermano Breeze, que ha sido capturado con el propósito de reiniciar ese generador roto.

 

Will intenta hacer todo lo posible para salvar a su hermano rehén, porque no va a permitir que un huracán reclame la vida de otra persona que ama. Pero hacer eso requerirá enfrentar sus recuerdos de otro huracán que lo atormentó durante toda su vida.

 

Elementos Positivos

 

No importa lo que el huracán pueda arrojar en el camino de Will, Casey y Breeze, el trío hará cualquier cosa para rescatar a los rehenes de Connor (guardias de seguridad que son rápidamente eliminados con dardos tranquilizantes) y para hacer justicia. El equipo trabaja en conjunto por el bien del gobierno, y a la vez aprenden algunas cosas sobre ellos mismos.

 

Breeze, un veterano del ejército, descubre que no está tan desconectado como pretende estar y que realmente ama a su hermano. Will, por su parte, descubre que es más valiente de lo que nunca imaginó, y que también ama a su hermano. Will y Casey intercambian historias de pérdidas que los acercan. Y Casey se da cuenta de que cualquier cosa que haya sucedido en su pasado no tiene que determinar su futuro, que todavía tiene el poder de enmendar algunos errores graves cometidos anteriormente en su carrera. En un momento dado, incluso se ofrece como voluntaria para intercambiarse por sus amigos y los otros rehenes.

 

Cerca del final de la película, Will se disculpa con su hermano mayor por las acusaciones que le hizo a Breeze después de la muerte de su padre, cuando ambos aún eran niños. (Will insinuó que quedaron atrapados en el huracán porque algo que Breeze hizo les impidió salir a tiempo).

Will sinceramente cree que el cambio climático está haciendo que los huracanes sean más destructivos. Esa convicción impulsa su deseo de comprender estas tormentas masivas, para poder contribuir a los esfuerzos que salven vidas en el futuro. En otras escenas, la frase "lleva tus victorias donde puedas encontrarlas" es utilizada muchas veces por personajes que intentan enfocarse en lo positivo en medio de situaciones peligrosas y difíciles.

 

Contenido Espiritual

 

Escuchamos varias referencias espirituales. Alguien dice: "Un sacerdote una vez me dijo que el dinero no te llevará al cielo". Una persona es sarcásticamente llamada "buen samaritano". Will le dice a Casey que el huracán Tammy creará "500 millas de Armageddon" y dice que el ojo de la tormenta es como "un día brillante y soleado en medio del infierno". Alguien dice, "Dios sabe". Vemos el campanario de una iglesia derribado por el viento

 

 

Contenido Sexual

 

Breeze se ve durmiendo (o tal vez ebrio) en sus boxers y una camisa desabotonada. Will encuentra ropa interior femenina en el baño de Breeze. Breeze bromea sobre dormir con mujeres casualmente, diciendo que la dueña de esa ropa interior era una mujer (probablemente stripper o prostituta) llamada "Jaguar". Will recuerda en broma a una profesora de biología con quien Breeze alguna vez se encaprichó, diciendo que su hermano estaba "muy interesado en su biología". Casey dice que los billetes gastados han sido "enterrados en demasiadas tangas", una referencia a las strippers que reciben propinas en efectivo.

 

Personajes se besan varias veces. Una mujer usa un vestido corto con hombros desnudos que enfatiza su escote; más tarde abre las piernas hacia su novio (aunque solo vemos su muslo) quien responde llamándola "sucia". Luego se monta encima de él (¡mientras conduce un semirremolque en un huracán!), y los dos se besan apasionadamente

 

Contenido Violento

 

La película comienza con un recuerdo que muestra al joven Will y Breeze, junto con su padre, tratando desesperadamente de escapar del huracán Andrew en la grúa del papá. Un árbol que cae impide que escapen mientras la tormenta cae sobre ellos, y son testigos de la muerte de su padre cuando un silo en una granja rueda brutalmente sobre él. (La granja abandonada donde se refugian también recibe una paliza).

 

El huracán Tammy hace un daño similar, destruyendo mucho de lo que está en su camino. Casas enteras son subidas al cielo, se lanzan autos y camiones, los humanos son succionados por el agujero negro del huracán, y algunos mueren por escombros volando. Un truco realmente increíble involucra a dos personas atadas por cuerdas que son atrapadas en la tormenta a través de un agujero en el techo de vidrio de un edificio. Otros que no son lo suficientemente afortunados como para ser atados de manera similar son jalados a través de ese agujero desigual, aspirados a las fauces despiadadas de la tormenta. Más tarde, la oleada acuática de tormenta del huracán amenaza con inundar a varios personajes mientras los arroja de aquí a allá.

 

Cuando comienza el atraco, los guardias de la instalación de la Reserva Federal son baleados con tranquilizantes. Ninguno es inicialmente asesinado, aunque muchos son gravemente aturdidos por granadas ruidosas. Los ladrones se alegran de que haber logrado entrar sin derramar sangre. Eso, sin embargo, no dura.

 

Una vez que Casey, Will y Breeze comienzan a frustrar los planes bien trazados de Connor, las balas vuelan y la gente muere. Los edificios explotan, al igual que los automóviles y camiones en múltiples accidentes de alta velocidad que cobran vidas y hacen que se rompa el brazo de un hombre.

 

Connor amenaza con matar a tantas personas como sea necesario para obtener lo que quiere, sugiriendo que irá tan lejos como para convertir a un desafortunado rehén en una trituradora industrial. Ahoga a un hombre que no está dispuesto a cooperar y amenaza con derramar el cerebro de otra persona. Brutalmente golpea y patea a alguien. Y le dice inquietantemente a Casey que va a "darle un shock eléctrico en las partes privadas con chuzo para ganado hasta que ella nos dé el código". En otra escena, dos personajes luchan desesperadamente por un arma, y ​​uno incluso intenta morder al otro. Un hombre es apuñalado en el pecho por un tapacubos volador. Dos personas son esencialmente ejecutadas por Conor, quien inesperadamente dispara a ambos.

 

Una escena de persecución arriesgada involucra a los hermanos que saltan entre vehículos en movimiento, así como luchan y disparan a los conductores de camiones grandes mientras conducen. Algunas personas son heridas, mientras que otras mueren y son arrojadas desde los vehículos.

 

Alguien dice: "Te golpearé en la boca". Los niños Will y Breeze discuten y se golpean. Prácticamente todo el mundo tiene cortes y heridas faciales sangrantes al final de la película.

 

Lenguaje Vulgar

 

Casi 25 palabras mierd-. Escuchamos por lo menos una palabra f en inglés inacabada y tal vez otra más dicha entre dientes. También oímos un uso del sustituto de la palabra f en inglés. El nombre de Jesús se usa mal tres veces, así como el nombre de Dios (dos de cuyos usos están emparejados con "maldición"). "Maldito" y "demonios" se usan de ocho a 10 veces cada uno. Otras vulgaridades, usadas un puñado de veces cada una, incluyen "cul ", "put-", "b - tardo" y "joder". Escuchamos varias referencias crudas a la anatomía masculina.

 

Insultos incluyen "idiota", "degenerado", "psicótico" y "extraño". Alguien gruñe, "¡Esa madre!" También escuchamos frases como "cule-r", "cerrar el sucio pico" e "hijo de la madre". 

 

 

Contenido con Alcohol o Drogas
 

Breeze es claramente un alcohólico; comienza el día bebiendo directamente de una botella de whisky. Habla sarcásticamente de su hábito, y Will lo mira con el ceño fruncido. "Inicio así cada día". También vemos a Breeze beber de un matraz más adelante en la película. Y Will toma un trago del licor de su hermano después de una serie de escenas particularmente brutales.

 

Casey dice que los viejos billetes de un dólar han estado "en mil narices", una referencia a la práctica de enrollar billetes como pajitas para inhalar cocaína y otras drogas. Ella también hace referencia a la industria tabacalera de Alabama (mientras maneja por dicha cosecha). Alguien pide Vicodin después de ser gravemente herido.

 
Conclusión

 

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que los actores como The Hurricane Heist se especializan en lo que podríamos llamar "el factor increíble." Este viene por cortesía del director Rob Cohen, quien también dirigió Rápidos y Furiosos  y xXx, por lo que ya sabemos lo que nos espera antes de ver la cinta. Esta vez, obtenemos algunas de las travesuras vehiculares típicas de Cohen ... pero durante un huracán. Ahora bien, un huracán normal sin duda causa estragos en todo lo que encuentra a su paso. Sin embargo, este "Huracán Tammy" produce un daño apocalíptico. Pasa como un tornado de horizonte a horizonte, como el ominoso Monstruo de Humo de Lost. Pero incluso si un huracán tomara forma similarmente obliterante, no creo que nadie pueda sobrevivir como lo hacen Will y Casey. Múltiples escenas los representan siendo volados en el aire como muñecos de trapo, y aún así continúan sin huesos rotos. (Aquí se ríe la audiencia). Por supuesto, esto es lo que se espera. Así que si se encuentra contemplando si ver la película o no, sepa que probablemente se reirá por la pura ridiculez de todo. Pero también será abofeteado y amedrentado por suficiente contenido profano y violento para merecer totalmente esta calificación Para Mayores de 13 Años de una cinta de acción sobre de la fuerza de una tormenta. 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación