Cada canción cuenta una historia. Pero a veces la historia es más dramática que la canción en sí misma.


Ese es el caso de "Puedo Imaginarme", la canción de 2001 de MercyMe que aparentemente surgió de la nada para convertirse en el éxito cristiano más vendido de todos los tiempos.
Pero " Puedo Imaginarme" no surgió de la nada. Aunque Bart Millard, el representante de la banda, garabateó la melodía tan emotiva sobre estar con Jesús en unos minutos una noche llena de emociones, su inspiración tuvo toda una vida para fabricarse. Una vida dolorosa.


Es 1985 conocemos al joven Bart Millard, trabajando en el patio de su abuela, anda en su bicicleta por la ciudad (Goonies y Tiburón 3 se están presentando en el teatro local) y se hace un casco de cartón inspirado en Star Wars.

 

Bart parece un niño despreocupado e imaginativo. Un buen chico.


La madre de Bart ama la naturaleza caprichosa de su hijo: "Eres un soñador, Bart, eso es bueno".


¿Su padre, Arthur? No tanto: "Te voy a enseñar algo, Bart. Los sueños no pagan los recibos". "Nada bueno viene de eso. Lo único que hace es alejarte de todo esto", dice, agitando sus manos alrededor de su casa en la zona rural en Greenville, Texas, "de saber qué es real". Y con eso, toma el casco de Bart, lo arroja a un barril de basura donde las llamas lo queman mientras las lágrimas fluyen tranquilamente por las mejillas de Bart.


La realidad de Arthur no está solo informada por las ondulantes colinas de Texas. Está distorsionada por sus propios sueños destrozados de ser un jugador de fútbol profesional. Esos sueños rotos hicieron añicos su alma, y ​​él no tiene tiempo para los sueños de los demás. Hoy en día, él es un mecánico que usa sus noches volcando su amargura verbal y física hacia su esposa, Adele, y el pobre Bart.


Adele envía a Bart a un campamento de la iglesia, donde conoce a una chica llamada Shannon, que se siente muy cercana a él. Cuando Bart regresa a casa después de una semana espiritualmente transformadora, su madre se ha ido. Lo abandona con un padre que gruñe más de lo que habla, uno que es más propenso a golpear que a abrazar. "Mamá se fue", su padre dice simplemente. "Ahora estamos solo tú y yo".


Y así es. Es un triste destino para un niño, un tierno soñador criado por un hombre cuyos sueños están muertos.


Pero Bart se esfuerza poderosamente para ganarse la aprobación de su duro padre, especialmente jugando al fútbol en la escuela secundaria. Pero cuando una terrible caída en un juego rompe las dos piernas de Bart, el deseo del adolescente de complacer a su padre se encuentra en un callejón sin salida. En el hospital, le pregunta a su padre sobre sus heridas: "¿Qué dice el doctor?"
"Dice que no puedes jugar", responde fríamente Arthur.
"¿Por cuánto tiempo?"
"Para siempre".
"Bueno, eso si que es decepcionante", dice Bart.
"Sí, lo es", dice su padre, y sale de la habitación del hospital.


Sin embargo, en las semanas y meses que siguen, Bart hace un descubrimiento sorprendente, uno que esconde de su padre: él puede cantar. Ese talento innegable finalmente conduce a una carrera en la música, siguiendo su corazón, siguiendo su sueño.
Pero en el fondo de su mente, la voz de su padre se hace eco como una maldición venenosa: "Los sueños no pagan las cuentas", susurra. Y cuando Bart, ahora el cantante líder de una banda llamada MercyMe, llega a un punto de crisis, sabe que debe volver a casa y enfrentar asuntos pendientes con su padre.


El hombre que encuentra allí no es el que esperaba encontrar. De hecho, se está convirtiendo en alguien que Bart nunca podría haber imaginado conocer.

 

Elementos Positivos

 

Gran parte del viaje de Bart está estrechamente entrelazado con su fe, a veces creciendo, otras retrocediendo. Su historia dura pero redentora es una historia con la que mucha gente ha luchado en dolorosas situaciones de familias disfuncionales.

Arthur es realmente un caparazón roto. Y durante gran parte de esta historia, la única perspectiva que vemos es cómo esa desilusión mina su alma y lo hace el matón enojado que es.

Eso no es bueno, obviamente. Pero la película realmente muestra las consecuencias de ese quebrantamiento emocional, a saber, el abandono de su esposa y las profundas heridas personales de Bart. Bart pasa gran parte de la película enfrentando el daño que su papá le causó. Pero, con el ánimo del gerente de la banda, un conocedor de Nashville llamado Brickell, Bart decide regresar a casa a sanar su relación con su anciano padre.

Las cosas no son fáciles cuando Bart regresa, en muchos niveles. Pero descubre que Arthur es un hombre cambiado, y se ve obligado a decidir si realmente puede perdonar a su padre por la vida de dolor que le dio. Al final de su vida, Arthur le ofrece una bendición notable, diciendo: "Te dije que no siguieras tus sueños, pero eso es solo porque los míos nunca se hicieron realidad". Luego le dice a su hijo que ha estado ahorrando dinero y que tiene una póliza de vida que debe mantenerlo mientras él sigue su carrera musical. "Quiero que lo tengas para que te concentres en cantar. Y recibirás un cheque cada mes para que sigas tus sueños. Alcanza tu sueño. Nunca mires atrás". ¿Lo prometes?

En varias escenas de la película, varios personajes responden a Bart con paciencia y gracia, incluso cuando actúa como un fanático egocéntrico. Estos incluyen a su novia, Shannon; su administrador malhumorado, Brickell; y sus sorprendentemente pacientes miembros de la banda, quienes repetidamente se desviven por que su líder sea sanado.

En cuanto a Bart, definitivamente tiene algunos defectos de carácter. Pero también es decidido e idealista, incluso cuando es una afrenta a su orgullo.

[Advertencia de Spoiler] Amy Grant (interpretada por la actriz Nicole DuPort) desempeña un papel sorprendentemente conmovedor en la conclusión de la película. Se le ha dado la oportunidad de cantar y grabar "Puedo Imaginarme". Durante una actuación en la que se supone que debe comenzar la canción como su "disco de regreso", no se anima a cantar, invitando a Bart al escenario en vez de ella. Ella dice que es su canción, y que no sería correcto que ella se la quite a Bart.
 

Contenido Espiritual

 

La fe, el miedo y el perdón se entrelazan a lo largo de esta narrativa de un joven que trata de sanar del gran daño que su padre le ha hecho.

Bart aparentemente se hace cristiano en ese campamento juvenil. Lo vemos con una Biblia, y está claro que la fe es parte de su vida. Él canta en los servicios de la iglesia que se transmiten por la radio. Más tarde, descubre que su padre ha estado escuchando esos servicios y la contribución de Bart a ellos es uno de los elementos que guían al hombre a encontrar a Dios.

Arthur finalmente le dice a Bart que escuchar a un pastor en particular en la radio también jugó un papel en su venida a la fe. Él dice que ha leído la Biblia varias veces (en ausencia de Bart en las giras), pero que tiene muchas preguntas sobre lo que ha leído (especialmente Levítico, que dice que no tiene mucho sentido para él).

Bart está asombrado por la transformación espiritual de su padre, tanto que el lucha con el dolor para perdonarlo por todo lo que le ha hecho. Él y su padre tienen una conversación desgarradora en la que su padre pregunta: "Si Dios puede perdonar a todos los demás, ¿por qué no puede él perdonarme?" Bart responde con amargura: "Dios puede perdonarte. Yo no puedo". Pero después de ese (comprensible) rechazo, Bart descubre algo que cambia su perspectiva y se suaviza. Él elige perdonar y pasa tiempo cuidando a su anciano padre en sus últimos días.

Al final, la relación dolorosa pero redentora de Bart con su padre se convierte en la principal inspiración para escribir "Puedo Imaginarme", una canción sobre cómo será estar con Jesús en el cielo.
 

Contenido Sexual

 

Bart y Shannon se besan un par de veces . 

 

Contenido Violento

 

Uno de los lemas de la vida de Arthur es: "La vida me golpea, pero le devuelvo el golpe más fuerte". Desafortunadamente, eso también se aplica a su relación con su esposa e hijo.

 

Una escena intensa lo muestra inmovilizando a Bart (que está en esta escuela secundaria) en el piso. Otras veces, vemos a Arthur parado afuera de la habitación del niño con un cinturón después de una discusión llena de gritos con su esposa (que también incluye el sonido de cosas que se rompen). Arthur rompe y arroja cosas cuando está enojado, rompiendo ventanas y platos. Un momento particularmente doloroso se da cuando rompe inesperadamente un plato en la cabeza de Bart, lo que resulta en un corte sangriento. En otra ocasión, arroja un galón de leche a la cabeza de su hijo. Bart cuenta la historia de su padre que lo golpeó tanto que tuvo que dormir boca abajo, diciendo que lloró toda la noche.

 

Escuchamos el crujido de huesos que se rompen cuando los jugadores de fútbol se lanzan sobre Bart y lo derriban. Vemos sus huesos rotos en rayos X. En un momento, él (humorísticamente) hace que su silla de ruedas se incline.

 

[Advertencia del Spoiler] El padre de Bart se está muriendo de cáncer de páncreas durante gran parte de la película. Lo vemos colapsar en un restaurante, agarrándose el abdomen y gritando.

 

Lenguaje Vulgar

 

No hay malas palabras. Lo más cercano que tenemos es un uso de la frase cercana a "Dios mío".

 

Contenido con Alcohol o Drogas
 

No es obvio, pero el padre de Bart definitivamente luce como borracho en al menos una escena.

 
Conclusión

 

Yo estaba escéptico.

 

Escéptico de que una película basada en una canción pudiera funcionar, sin importar lo buena que fuera esa canción.

 

Pero lo admitiré: estaba equivocado. Hay más en -Puedo Imaginarme- de lo que pude imaginar.

Sí, es una historia sobre un cantante, sobre la canción y la banda que lo hizo famoso. A los fanáticos de MercyMe les encantará la película solo en ese nivel. (Aunque la película toma licencia dramática en ciertas partes con detalle). Pero es mucho más que eso.

 

La cinta  trata del vínculo paradójico entre el dolor y la redención, entre el quebrantamiento y el perdón. Vemos mucho a cada lado de esa paradoja.

 

Durante gran parte de su vida, Arthur Millard no es un buen padre. ¿Qué clase de padre rompe un plato en la cabeza de su hijo? ¿Qué clase de padre le pega a su hijo hasta dejarlo inconsciente? ¿Qué tipo de padre quema algo que su hijo ha creado amorosamente?

 

Pero ante la muerte, frente a su soledad, ante su fracaso, Arthur descubre que no está fuera del alcance de la gracia y el perdón de Dios, gracia que lo transforma. Bart dice de su padre: "Vi como Dios lo transforma del hombre que odiaba al hombre en el que yo quería convertirme".

Fue allí donde sentí que un pequeño aleteo se alzaba en mi pecho.

 

No voy a llorar, me dije. No voy a llorar.  No voy a ... y, estoy llorando.

 

Todos nosotros tenemos cosas rotas dentro. Todos nosotros necesitamos redención. Todos nosotros hemos herido a otros y hemos sido lastimados por otros. Y esta película pinta una imagen de como funciona vivir a través de ese dolor - una variedad muy dramática de él-. Me desafía y me inspira a perdonar a los demás y pedir perdón por mí mismo por la forma en que he fallado a otros.

 

Y me imagino que no soy el único que responda de esta manera. 

 
 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación