Hotel Transylvania 3: Monstruos de Vacaciones

Todos necesitan unas vacaciones. Incluso los vampiros gerentes de hoteles.

 

A medida que esta tercera entrada en la franquicia del Hotel Transylvania avanza, la joven vampira Mavis está preocupada por su padre, Drácula. Es que él no ha sido él mismo últimamente, y ella piensa que lo que realmente necesita es un descanso. Una oportunidad de alejarse de todo y relajarse. Entonces ella comienza a planear una forma de hacer que eso suceda.

 

Mavis tiene la mitad de la razón.

 

El viejo Drac no se ha sentido del todo bien. Pero no por exceso de trabajo. No, desde que Mavis, la niña de sus ojos, se casó con Johnny y tuvo al pequeño Dennis, Drácula se ha sentido un poco ... solo. Como ha estado viudo desde hace mucho tiempo, Drac está pensando en tener un amor, a pesar de que le dice a Mavis: "Un amor verdadero solo sucede una vez en la vida y hay que valorarlo".

 

Mavis no sabe qué le ha estado pasando, pero sus amigos fieles Frank (enstein), Griffin, el Hombre Invisible, Murray, la Momia y Wayne, el Hombre Lobo todos saben que hacer. Entonces empiezan a planear, también ... para encontrarle a su amigo un nuevo amor.

 

Ahí es cuando Mavis revela sus planes. Irse de vacaciones a un crucero de monstruos. ¿Qué podría ser mejor, verdad? Pero Drácula no está entusiasmado: "Sí, que impresionante. Es como ... un hotel en el agua".

 

Pero el entusiasmo del viejo vampiro se eleva cuando ve al capitán del barco: una mujer vivaz y enérgica llamada Erika.

 

¿Podría ser una segunda oportunidad para la chispa del amor?

 

Tal vez.

 

Por otra parte, a veces la chispa del amor no es todo lo que aparenta ser.

 

Elementos Positivos

La franquicia de Hotel Transylvania se ha especializado en temas familiares desde el principio. Esto es una vez más cierto aquí. Mavis desea compasivamente ayudar a su padre a mejorar emocionalmente. Y Drácula le dice a alguien: "No he tenido una cita desde la muerte de mi esposa. Es difícil ser padre soltero, pero hice todo lo posible".

 

La familia -incluido el matrimonio y el tener hijos- se presenta con una luz positiva. Mavis y Johnny se aman y disfrutan de criar a su hijo, Dennis. Mientras tanto, Drac siente el vacío natural de su hija mientras madura, y anhela una segunda oportunidad en el amor, lo que en última instancia provocó su búsqueda de Erika.

 

Erika, por su parte, tiene que superar algunos prejuicios ocultos contra vampiros y monstruos cuando Drac comienza a perseguirla (por decir lo menos). Mientras tanto, Mavis no está muy segura de que Erika sea exactamente lo que parece ser, y es muy protectora con su padre mientras intenta descifrar qué está pasando.

 

Varias subtramas en la película también refuerzan la bondad del matrimonio y la familia. Vemos una boda. Dos seres lobo, Wayne y Wanda, se reconectan emocionalmente cuando descubren que pueden dejar a su enorme nidada de niños en el área de juego del barco.

 

El matrimonio y la paternidad se muestran desafiantes a veces; pero esos pequeños desafíos son comparados con la alegría de formar una familia con alguien que amas. La película también sugiere que incluso dos personas que son muy diferentes entre sí pueden encontrar el amor. Y, por supuesto, tenemos un poco de heroísmo cuando las cosas se ponen un poco desesperadas al final.

 

Contenido Espiritual

Drácula y Mavis son técnicamente muertos vivientes, por supuesto. Una escena en retrospectiva nos permite saber que Drácula ha existido durante siglos. Pero su condición de no muerto casi no se muestra desde una perspectiva espiritual. Drac y otros personajes también exhiben varias habilidades mágicas (como convertirse en murciélago, hipnotizar a otros, volar en escobas, etc.).

 

El asistente digital del teléfono inteligente de Drácula le pregunta: "¿En qué puedo servirte Señor de las Tinieblas?"

 

Johnny, el marido de Mavis, es un DJ. Él describe el área alrededor de su computadora y equipo de sonido como su "espacio sagrado". Vemos una pintura de un monstruo con un dedo que toca el de un hombre, una imagen que parece imitar la pintura de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, "La creación de Adán".

 

El crucero en el que están los monstruos tiene un destino vagamente espiritual: "La ciudad perdida de Atlantis". Se dice que el amor teje "hilos del destino".

 

Contenido Sexual

Frank intenta emparejar a Drac con alguien que él conoce que tiene "costuras en todos los lugares correctos". Con respecto a encontrar el amor en la edad moderna, Frank le dice a Drac: "Los tiempos han cambiado: incluso puedes encontrar el amor en tu teléfono".

 

Dracula hace un perfil en el sitio de citas de monstruos "ZINGR", y ve el perfil de una bruja que incluye una foto de ella mostrando un poco de escote. Las brujas en el crucero llevan trajes de baño ligeramente reveladores también. Varias de ellos están encantadas con el viejo padre de Drácula, Vlad, que usa un diminuto traje de baño tipo Speedo. (Otros se muestran en traje de baño, también.) Las brujas miran su trasero, y una de ellas bromea, "¡que rico!" En otro lugar, escuchamos el doble sentido, "¿Te gustaría ver mis bollos?"

 

Drácula no está buscando romance en el barco, aunque sus amigos están buscando parejas potenciales para el vampiro. "Tal vez encuentres tus propios fuegos artificiales en el crucero", sugiere Frank. Drac responde: "No es el Crucero del Amor, Frank. Solo estoy aquí para pasar un buen rato con mi familia". Sin embargo, a pesar de decir eso, Drácula pronto se encuentra muy enamorado de Erika, y se desarrolla una relación entre ellos.

 

Winnie, una chica joven hombre lobo, claramente esta inocentemente enamorada de Dennis, y lo besa en la mejilla. Mientras tanto, los padres de ella se miran con deseo. Wayne le dice a Wanda, "¡Volvamonos locos!" Traducido: Se turnan para jugar a lanzar la pelota entre ellos.

 

El desafío de mantener una conexión matrimonial después de los hijos también se enfatiza cuando Mavis le pregunta a su esposo si está listo para su cita nocturna, sólo para descubrir que se ha quedado dormido con Dennis. Johnny confiesa: "Cuando mis padres se besan, todavía cierro los ojos".

 

Los personajes hacen la danza "Macarena", que podría verse como levemente sensual.

 

Contenido Violento

La primera escena de la película es una retrospectiva de 1897, cuando el famoso cazador de monstruos Abraham Van Helsing está cazando a Drácula y sus compañeros monstruosos. Un montaje de momentos violentos nos trae a la mente la búsqueda del Coyote y el Correcaminos, con Van Helsing siendo golpeado repetidamente, derribado y frustrado, al estilo de dibujos animados, en sus esfuerzos por vencer a los monstruos. (Y él quiere vencerlos, diciendo repetidas veces que su misión es "matar a Drácula" y los de su clase.) Más adelante en la película, una enorme criatura submarina parece poner a todos los monstruos en un peligro muy real y hace un poco de daño a Atlantis en el proceso.

 

Pero la mayor parte de la "violencia" aquí no es peligrosa en absoluto, sino más bien ridículamente cómica. Las travesuras impregnan la historia y sin duda provocarán risitas entre los niños. Una de las travesuras más grandes vendrá por cortesía de un personaje que arroja café a propósito en la entrepierna de Murray la momia.

 

Alguien tiene un encuentro cercano con una hélice. Un bola viviente se estrella contra la cara de Drac. Drac también termina con flechas, puntas y un hacha incrustados en él en una escena que rinde homenaje a la cinta Los Buscadores del Arca Perdida. Hay un accidente aéreo sólo por el humor.

 

Lenguaje Vulgar

Alguien dice una frase con contenido parecido a la palabra mierd-. Hay un uso inconcluso de "qué put-s!". Escuchamos "oh, Dios mío" dos veces. Alguien exclama: "¡Seas tan tonto!"

 

Contenido con Alcohol o Drogas

Un personaje arroja lo que parece ser una copa de champán en la cara de Drácula. Los personajes beben cócteles con pequeñas sombrillas en ellos. Un chupacabra ordena tomar una copa con una cabra sentada en la copa (un guiño humorístico y oscuro a la leyenda mexicana de ese monstruo mitológico bebiendo sangre de cabra). Un par de personajes son sedados.

 

Conclusión

Hotel Transylvania 3: Monstruos en Vacaciones no es una película familiar perfecta. Pero sigue siendo muy dulce en muchos niveles.

 

Claro, tenemos vampiros que pasan gas después de comer ajo. Hay monstruos tirando los dados con entusiasmo en un casino. Tenemos una gran cantidad de violencia cómica y un coqueteo o dos con vulgaridades.

 

Aún así, esas preocupaciones menores en última instancia no arruinan el mensaje principal de esta secuela: el matrimonio y los hijos son cosas muy buenas, dignas de ser nutridas y de abrazarlas por completo. En estos días, tal celebración cinematográfica de la alegría y la belleza de la familia es difícil de encontrar.

 

Afortunadamente, Drácula y su animada tripulación del Hotel Transilvania - ¡todos los personajes! - nos recuerdan una vez más lo que es realmente importante en la vida: cuidar (y en ocasiones arriesgarse) por la familia y amigos cuyas relaciones valoramos profundamente.

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación