¡El diablo me hizo hacerlo!

 

Esta frase nunca funcionó con mis padres. Pero eso no me impide, o tal vez, a la mayoría de nosotros, tratar de poner excusas cuando queremos evadir la culpa. ¡Iba a llegar tarde! Le decimos al oficial de policía mientras escribe una multa por exceso de velocidad. ¡No me lo recordaste! Le decimos a nuestro cónyuge cuando nos olvidemos de recoger un queque. ¡El perro se comió mi tarea!

 

Pero Eddie Brock realmente tiene el rey de todas las excusas: ¡estaba siendo controlado por un simbionte alienígena hambriento en ese momento!

 

Y tiene razón. El no pidió ser poseído por la cosa. No es su culpa que fuera un anfitrión ideal. Él solo andaba ocupado en sus propios asuntos y no hacía absolutamente nada malo.

 

Bueno, tal vez él secretamente ingresó en un laboratorio súper siniestro poblado por científicos malvados, sujetos muertos para pruebas y montones de baba alienígena. Y tal vez se metió en una sala de laboratorio donde un montón de dicha baba había poseído un sujeto de prueba aún no muerto. Pero, ¿realmente invitó él a esa baba a entrar en su cuerpo? ¿Le pidió que iniciara un diálogo interno con él? Ciertamente no. No, si alguien perdió la cabeza por esta situación, y lo digo literalmente, dado que al simpático Simbionte le gusta cortar las cabezas, no es culpa de Eddie. Él es sólo un espectador. Digamos.

 

Pero a medida que Eddie y Venom (así se llama el simbionte, porque aparentemente estudiaba inglés antes de su llegada y tal vez tenía la ambición de convertirse el guitarrista principal en una banda de hip metal) se conocen entre sí, su relación se vuelve menos unilateral. Eddie sugiere que no todos merecen ser comidos, que la Tierra misma podría ser más que una mesa de buffet desechable. Venom, por su parte, le enseña a Eddie los puntos más delicados de devorar langostas vivas y perseguir a asaltantes con tentáculos pegajosos.

 

En resumen, se vuelven un equipo y menos un ejemplo flagrante de trastorno de personalidad múltiple.

 

Algo bueno, también, porque Eddie y Venom están siendo perseguidos por un villano con una inclinación por la gran racionalización: el visionario médico y técnico Carlton Drake. Claro, he traído unos cuantos Simbiontes a la tierra, admitámoslo. Sí, tal vez mataron a algunas personas. Y está bien, así que pueden querer subyugar, esclavizar y eventualmente comer a toda la raza humana. No llegarán tan lejos ... No lo creo. Claro, algunas personas pueden ser asesinadas y comidas, pero es realmente para el mejoramiento de todos. Y oye, si me equivoco ... bueno, no es mi culpa.

 

El simbionte me obligó a hacerlo.

 

Elementos Positivos

Eddie y Venom se unen para intentar salvar el mundo, por supuesto, debido a que es una película de superhéroes. Pero honestamente, creo que el personaje más admirable aquí es un tipo llamado Dan, el rival Eddie.

 

Cuando Anne espía a Eddie acechando fuera de su apartamento, ella le presenta a Dan, quien saluda a Eddie con genuina calidez. Y cuando Eddie, poseído por un Venom, hace una escena en un restaurante ostentoso, que incluye hundirse en un tanque de langosta para devorar algunas de las criaturas marinas, Dan recomienda no llamar a la policía y lleva a Eddie al hospital.

Dan, un médico, sabe que Eddie y Anne tienen una historia complicada. Él sabe que Eddie ha cometido algunos errores en el pasado. Pero cuando se trata de cuidar al tipo (lo mejor que puede), Dan nunca renuncia.

 

También, la científica Dora Skirth denuncia riesgos, arriesga su carrera, su familia y su vida para llamar la atención pública sobre los excesos de Drake.

 

Eddie realmente se siente mal cuando Venom asume sus funciones motoras y comienza a golpear a la gente. Incluso se disculpará con la gente que está tratando de matarlo, y Eddie incluso regaña a Venom en un momento dado, como si fuera un cachorro descarriado. "¡NO te comas a los policías!"  Y a Venom, como se mencionó, eventualmente le empieza a gustar Eddie, Anne y la Tierra en general, también.

 

Contenido Espiritual

Justo antes de infectar a un tipo llamado Isaac con un simbionte, Drake se mete en un discurso largo sobre el personaje bíblico de Isaac, y cómo fue él, no Abraham, quien estaba haciendo el verdadero sacrificio. Luego le dice a Isaac que dado todos los problemas del mundo, está claro que Dios ha abandonado a la humanidad ... pero que él nunca lo hará. (Más tarde dice que los humanos son víctimas de "un diseño tan pobre").

 

Oímos una referencia pasajera a la meditación.

 

Contenido Sexual

Eddie y Anne están comprometidos al principio de la película, y al parecer cohabitan durante su cortejo prolongado. Los vemos hablar amistosamente por la mañana, luego, besarse y acostarse por la noche. (A la mañana siguiente se despiertan juntos, aunque ambos están completamente vestidos).

 

Venom, separado de Eddie, posesiona un poco a Anne, transformándose en una versión bien formada, obviamente femenina, de Venom. (Cuando está en el modo Venom completo, el simbionte parece verse como un humanoide casi desnudo, pero esa impresión de desnudez es especialmente fuerte en esta forma.) Anne / Venom y Eddie se besan apasionadamente, lo que se dobla como un modo de transferencia para el simbionte.  Hablan sobre el beso más tarde, y su conversación contiene doble sentido.

 

Contenido Violento

Los simbiontes son criaturas violentas, y nosotros los terrícolas nos volvemos bastante violentos contra ellos.

 

Venom (y Eddie, por supuesto), es atacado por los secuaces de Drake y los oficiales de policía regulares, y muchas de esas peleas involucran montones de armas. A Venom la policía le dispara innumerables veces, aparentemente sin efecto, y también se encoge de hombros frente a las granadas. A cambio, arroja a los oficiales blindados como trapos, acción que uno pensaría que mataría o lesionaría a algunos, aunque la película nunca lo dice explícitamente, y casi le arranca la cabeza a uno antes de que Eddie lo detenga.

 

Un Eddie / Venom en motocicleta corren por las calles de San Francisco perseguidos por los empleados de Drake y por un escuadrón de drones armados. Los autos chocan y explotan (en azul, por alguna razón), propiedad es destruida, y la persecución culmina cuando Eddie se rompe las piernas: está tirado en el suelo, sus piernas grotescamente retorcidas. Sin embargo, no importa: Venom parece curarlos instantáneamente, y Eddie sigue su camino. Los simbiontes también luchan entre sí, uno con una variedad de picos y cuchillas.

 

Lo único que duele a los simbiontes como Venom es una cierta frecuencia de sonido (que es claramente dolorosa y hace que los simbiontes huyan de sus cuerpos anfitriones) y al fuego. (Vemos al menos un alienígena quemado a la perfección de la misma manera, junto con su anfitrión humano). Ah, y la atmósfera normal de la Tierra es fatal, también, si los Simbiontes no se han unido a un anfitrión.

 

Los simbiontes se introducen en sus anfitriones / víctimas a través de raíces y tentáculos similares a la ósmosis, o a veces entran o salen de sus bocas a través de un cable largo y pegajoso. Sin embargo, los simbiontes son exigentes con sus anfitriones: un hombre muere en agonía después de un intento de posesión, y también vemos los cadáveres de varios anfitriones que fracasaron igualmente. Una vez que están poseídos, los humanos pueden soportar algunas lesiones muy graves: uno de esos sujetos comienza a caminar, aunque un hueso sobresale grotescamente de su espinilla. Los simbiontes hostiles son parásitos y se comen a sus anfitriones vivos, un órgano a la vez. (Incluso a Venom le gustan los órganos: observa a un asaltante aterrorizado, luego dice: "Tantos bocadillos, muy poco tiempo").

 

Venom no tiene ningún reparo moral en comer personas. Él corta las cabezas de un par de personas (fuera de cámara) y amenaza desmembrar a otros. Cohetes explotan y naves espaciales se estrellan. En un reportaje, Eddie hace referencia a cadáveres enterrados en vertederos. Personas son golpeadas y pateadas. Se comen anguilas vivas y langostas. Se apunta con pistolas. Personas son amenazadas. En una escena de fin de película, alguien escribe el nombre de Eddie en su propia sangre.

 

Lenguaje Vulgar

Venom usa un total de 21 palabras mierd-. También conté dos palabras f en ingles, junto con un montón de otras profanidades (incluidas "cul-," "demonios," "maldición," "joder," "pich-" y "p -nocha.") El nombre de Dios se usa incorrectamente unas 10 veces, incluidas tres veces con "maldición". El nombre de Jesús es abusado cuatro veces.

 

Contenido con Alcohol o Drogas

Vemos gente bebiendo vino y cerveza: Eddie parece beber mucho de la última.

 

Conclusión

No es fácil hacer una película completa sobre uno de los mejores villanos del Hombre Araña sin incluir, ya sabes, al Hombre Araña. Pero Venom se ve obligado a salir solo aquí, y al hacerlo se convierte en el héroe de la película. O, más bien, es un antihéroe amenazador pero extrañamente suave de corazón.

 

Es una configuración curiosa desde el principio, y, como podría decir un personaje de otra franquicia de Disney, las cosas se vuelven cada vez más curiosas. La película, tal vez como el propio Venom, parece un poco confusa acerca de sus objetivos. ¿Es una película de superhéroes tradicional? ¿Una historia de horror mediocre y orientada a la acción (como sugieren los trailers)? ¿Una comedia de amigos descarriados?

 

La película funciona mejor como esta última. Eddie y Venom comparten algo de química en pantalla además de la biología corporal. Y ahí es cuando la película puede sentirse divertida.

Pero como historia de superhéroes, Venom no da la talla. Y no estoy hablando solo del hecho de que las escenas de lucha parecen las partes más aburridas de la película, o del hecho de que realmente no nos importa ninguno de los personajes o lo que les sucede.

 

La mayoría de nosotros tendemos a darle un poco más de margen a las películas de superhéroes que a algunos géneros, excusando más o menos las muertes que dejan a su paso.

 

Salvar el mundo es desordenado. Pero Venom es un héroe malévolo, y los esfuerzos de Eddie para controlar sus excesos pueden ser un poco caprichosos. No te comas a los policías, dice. Pero cuando Venom arranca la cabeza de un matón que apunta con un arma, Eddie se encoge de hombros. "Tengo un parásito", le explica a un espectador horrorizado después de que Venom mata al hombre. ¡No es mi culpa!

 

Incluso si crees que el tipo se lo esperaba, escenas como esta conducen a un sentido muy espeluznante de la justicia en la película, el exceso inherente al que la justicia sin ley conduce inevitablemente. Tal vez Venom restringe su tiempo de merienda a los villanos asesinos de hoy, pero ¿qué puede impedirle comerse al tipo que retrasa a Eddie en el tráfico mañana? (Oye, a veces cuando estoy en la autopista, a la peor parte de mí le encantaría tener un simbionte para solucionar mis problemas).

 

Venom no es tan horrible como algunos han sugerido. Pero tampoco es buena, ni ética ni estéticamente. Y en esta Edad de Oro de las películas de superhéroes, podemos encontrar mejores.

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación