CAN YOU EVER FORGIVE ME?

El alfabeto no tiene derechos de autor. Podemos usar tantas A y O y G como queramos. Gracias a Dios: mi trabajo sería mucho más difícil si no pudiéramos.

 

Pero cuando los unes en palabras, luego oraciones, luego páginas enteras de pensamientos, se convierten colectivamente en algo especial. Algo único. Y si usas estas palabras de otra persona y las haces tuyas, eso es robar.

 

Lee Israel lo sabe. Al fin y al cabo, es escritora: conoce la preciosidad y la primacía de la palabra escrita. Nunca soñaría con copiar, digamos, el ingenio legendario de Dorothy Parker. De hecho, Lee está ahora en el negocio de darle a Parker su propio ingenio, a veces superior, a través de cartas que escribe al estilo de Parker y luego las vende a los concesionarios como originales de Parker. (La generosidad de Lee parece doblemente considerada, dado que Dorothy ha estado muerta por mucho tiempo y no puede generar más ingenio por sí misma).

 

"¡Tienes que saber que soy mejor Dorothy Parker que Dorothy Parker!" Ella le dice a su único amigo, Jack Hock.

 

Sí, Lee puede estar escribiendo como Dorothy Parker, pero las palabras que escribe son de ella. La papelería en la que escribe, reproducida minuciosamente de la de la propia Parker, es de Lee. La máquina de escribir con la que escribe, la misma marca y modelo que utilizó Parker, es de Lee también. Así es con todos los otros escritores que Lee imita: Lee utiliza una docena de máquinas de escribir, cada una emparejada con un autor diferente.

 

Por qué, lo único que Lee está técnicamente robando (si debemos etiquetarlo así) es la firma de Parker. E incluso eso lo hace la propia mano de Lee, rastreando el garabato de Parker a la luz de una pantalla de televisión brillante.

 

No, lo último que Lee quiere o necesita es crédito por su trabajo, por muy bueno que sea. Desde que su carrera como escritora se agotó y su agente dejó de atender sus llamadas, ha dependido de estas falsificaciones creativas para pagar su alquiler en la ciudad de Nueva York, pagar sus prodigiosas facturas de licor,  y comprar su medicina para gatos.

 

Y su carrera como falsificadora paga bien: una carta falsa de Parker podría costar $ 200, $ 300 dólares, dependiendo de lo escandaloso que parezca. ¿Una nota de Noël Coward con un codicilo confesional? Quizás más. Los coleccionistas pagan mucho dinero por estas cosas. Después de todo, no todos pueden poseer una carta real de un gran genio literario.

 

¿Y si esas cartas no son honestas? Lee puede descubrir que sus...ehh, dones también podrían otorgarle un regalo pronto: alojamiento y comida gratis en la celda de la prisión más cercana.

 

Elementos Positivos

Si estamos del tema de la honestidad, seamos honestos con respecto a Lee: ella es una idiota. Solo un humano, Jack Hock, parece apreciarla, y eso solo porque él igual a ella.

 

Pero Lee realmente ama a su gato, y el gato la ama a ella. (Bueno, eso es lo que los gatos pueden hacer). En última instancia, es el hecho de que no puede pagar la medicina para su felino lo que le da a Lee su curiosa vida de delincuente.

 

Contenido Espiritual

Ninguno.

 

Contenido Sexual

sbiana: no es que eso parezca importar en sentido práctico aquí. Su única amante la dejó hace mucho tiempo y no tiene prisa por volver a entrar en su vida. (A veces, Lee la llama y se exaspera constantemente cuando otra mujer contesta el teléfono). Ella y una vendedora de libros llamada Anna parecen compartir una atracción mutua. Van a cenar una vez antes de que la actitud distante innata de Lee (y su negocio de falsificación fuera de control) se interponga entre ellas.

 

Jack Hock, el único amigo de Lee, también es gay. Coquetea con un camarero sobre el tema de los bollos de canela (Lee hace un comentario grosero sobre el sexo oral después de que el camarero se va). Más tarde tienen una cita en el apartamento temporalmente vacío de Lee. (Vemos a los dos besándose y abrazándose, y una escena los muestra a ambos en la cama de Lee, aparentemente desnudos. Cuando Jack se levanta, el público puede ver bien su trasero expuesto). Se sugiere que Jack tiene muchos amantes, que le han ayudado a sobrevivir de alguna manera a través de los años en Nueva York sin ningún medio obvio de ingresos. Más tarde, Lee le dice a Jack, quien ahora está enfermo de SIDA, que su estado no debería ser demasiado sorprendente, dado que Jack se acostó con la mayoría de los hombres en Manhattan. Una escena tiene lugar en un club nocturno con un cantante vestido de drag.

 

Lee fabrica cartas de Noël Coward, haciendo referencia a su orientación homosexual. (Más tarde, es uno de los errores que expone el trabajo fraudulento de Lee, dado que la homosexualidad era ilegal cuando Coward existía, y nunca habría expresado sus atrevimientos sexuales con tanta audacia). Lee también deja ver otras pistas vagamente escandalosas en sus falsificaciones.

 

Contenido Violento

[Advertencia de Spoiler] El amado pero viejo gato de Lee muere a causa de una sobredosis accidental de medicina. Lee acuna el cadáver del gato en sus brazos y amenaza con matar al administrador de la sobredosis si no abandona el apartamento de inmediato. Hay una o dos referencias al suicidio.

 

Lenguaje Vulgar

Más de 15 palabras f en inglés, casi una docena de palabras mierd- y una palabra panoch-. También escuchamos otras blasfemias como "cul-," "put-", "maldición", "demonios", "joder", "playo" y la profanidad británica "bloody". El nombre de Dios se usa incorrectamente unas 10 veces, dos veces con la palabra "maldito". El nombre de Jesús es abusado tres veces. Oímos una cruda referencia a la anatomía femenina.

 

Contenido con Alcohol o Drogas

Lee tiene un grave problema con la bebida. La despiden de un trabajo mientras bebe whisky en su cubículo. (Ella traga el resto de un trago cuando su jefe le dice que empaque sus cosas.) En una fiesta, ella ve una mesa llena de vasos de whisky medio llenos, vierte uno en el otro para convertirlo en un "doble" y lo bebe .

 

Rara vez se encuentra Lee sin un vaso o una botella de alcohol cerca. Cuando se encuentra brevemente con su vieja amante en un parque, la mujer le dice a Lee que el licor contribuyó a la muerte de su relación. Cuando Lee está en juicio por sus delitos, su abogado dice que solo la defenderá si ella comienza a asistir a las reuniones de Alcohólicos Anónimos. (Sin embargo, cuando se encuentra con Jack Hock por última vez, Lee se encuentra con él en un bar: está técnicamente bajo arresto domiciliario, pero supuestamente, sale para asistir a una reunión de AA).

 

Cuando Lee decide que falsificar cartas es demasiado arriesgado, planea robar cartas reales de varias bibliotecas de investigación, reemplazandolas por sus propias falsificaciones. Para obtener acceso a una de esas bibliotecas, Lee le dice a una bibliotecaria que está investigando la conexión entre escritores famosos y el alcoholismo.

 

Jack, además de sus propios hábitos de beber, tiene otros problemas. Lo vemos inhalar cocaína y hablar de "coca cola y droga". Parece que él también la vende. Él fuma constantemente.

 

Vemos mucha gente bebiendo en bares, discotecas y fiestas. Escuchamos alusiones al consumo excesivo de alcohol en las cartas que Lee fabrica, incluyendo a "Dorothy Parker" que habla sobre una resaca y su incapacidad para recordar lo que sucedió la noche anterior. (De hecho, el título de la película está tomado de esta carta: "Parker", que pide perdón por los actos cometidos que ella solo puede asumir que deben haber sido horribles).

 

Conclusión

Can you ever forgive me? fue lanzada pocos días después del 50 aniversario del sistema de clasificación de la Asociación de Cine de América, MPAA, un sistema que reemplazó lo que comúnmente se conoce como el Código Hays. Ese Código, aplicado a lo largo de la Edad de Oro de Hollywood, aseguró que las películas de Hollywood (en general) mantendrían ciertas pautas éticas firmes: no desnudos, ni malas palabras, muy poca sangre. Pero el código fue más allá de los problemas de superficie que tabulamos debidamente aquí en Conectados. Insistía en que cualquier malvado cinematográfico debía ser castigado: las películas no podían ni debían romantizar el mal comportamiento.

 

Usando esa red ética, esta cinta nunca habría llegado a la pantalla. Ni siquiera si sus creadores la despojaran de su lenguaje negativo, uso de drogas y sexualidad.  

 

Claro, Lee Israel es finalmente atrapada. Ella es "castigada", hasta cierto punto. Y ella parece darse cuenta de que no es una persona particularmente buena.

 

Pero Lee apenas se arrepiente (lo que refleja, parece, la vida real de Lee Israel). De hecho, está muy orgullosa de su trabajo: sus cartas falsificadas, sugiere, son la mejor escritura que ha hecho. Ella incluso le admite a un juez que realmente siente ... haber sido atrapada.

 

Al final, el retrato que recibimos de Lee Israel y Jack Hock es el de dos pecadores totalmente impenitentes, que se abren camino hacia algún infierno secular como Dorothy y el Espantapájaros del Mago de Oz, que apenas se toleran entre sí.

 

La cinta es inteligente y, en cierto modo, entretenida. Nos da un gran vistazo de algunos escritores renombrados (y muertos) y del extraño mundo construido sobre su celebridad. Pero la película también carece de mayor mérito o moral. Está libre de lecciones o, francamente, de personajes simpáticos. Al igual que las cartas fabricadas por Lee, esta película se siente erudita, entretenida y, al final, completamente vacía.


 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación