Durante años, desde que eran niños, en realidad, el Dr. John Watson ha actuado el papel secundario en Sherlock Holmes. Holmes ha sido alabado como el mejor detective de Inglaterra, pero a Watson se le conocía como ... bueno, el tipo que andaba con él.

 

Sin embargo, todas las asociaciones de gente grande y desigual terminan, no importa cuán grandes y desiguales sean. (Solo pregúntele a Simon y Garfunkel.) Ahora, habiendo resuelto su gran caso más reciente a su satisfacción, la carrera de detective de Holmes parece tener un final glorioso. Espera convertir su increíble mente en "ciencia nutricional" ahora, y tal vez el Dr.

Watson pueda dejar de ser un compañero y convertirse, no sé, tal vez en un médico.

 

¡Pero espera! ¡Una nueva amenaza aparece en la sociedad! La vida de la reina Victoria, amada monarca del Imperio Británico, ha sido amenazada en un complot tan tortuoso, tan intrincado, tan sin sentido que parece ser obra del malvado autor intelectual conocido como Moriarty.

 

Holmes, por supuesto, sabe que eso es imposible. El propio Holmes demostró de manera concluyente que el hombre que todos pensaban que era Moriarty, un hombre que casi llega a la horca por asesinato, no era Moriarty en absoluto, sino un pobre tipo que solo se veía, vestía y hablaba como él. (Lo bueno es que Holmes intervino, o el clon de Moriarty podría haber sido ejecutado por error). El verdadero Moriarty, Holmes ha deducido, está en Estados Unidos, tramando crímenes infames en esa tierra lejana.

 

No, este adversario, uno que parece reflejar cada movimiento encubierto de Moriarty, debe ser un nuevo rival, uno que pondrá a prueba cada hebra de fibra cerebral en el cráneo expansivo de Holmes.

 

(Ah, y una prueba para Watson también, por supuesto. Ya sabes, de alguna manera, como compañero).

 

No, Holmes debe dejar de lado la ciencia nutricional por el momento y volver al trabajo de detective, por el bien de la Reina, el país y el considerable ego de Holmes. Como él mismo dice: "¡Ven, Watson! ¡El juego está empezando!"

 

Elementos Positivos

La lealtad de Watson a su compañero de largo tiempo es ... bueno, no es inspiradora, exactamente, pero es agradable.  Holmes tarda un tiempo en apreciar a Watson como debería, pero eventualmente llega a hacerlo.

 

De hecho, podría argumentar que este caso empuja a Holmes a un viaje de autodescubrimiento y realización, un viaje que le hace comprender que el amor puede ser tan importante como la lógica, que el corazón es tan esencial como la cabeza.

 

Contenido Espiritual

Escuchamos un par de expresiones de "Dios salve a la reina" y todo eso. Holmes joven escucha una conferencia sobre Martín Lutero y la Reforma.

 

Contenido Sexual

Holmes deduce que Moriarty no es Moriarty (por así decirlo) detectando la inclinación del desafortunado clon por la autoestimulación sexual. Estamos expuestos a, oh, aproximadamente 16 millones de referencias a esa predilección, incluidas palabras groseras, gestos, y asentimientos a los fluidos corporales. También hay un par de referencias a la creencia de que la masturbación frecuente mata. (Curiosamente, Watson promete no volver a "tocarse" nunca más si sale ileso de un cierto asunto).

 

Watson y Holmes desarrollan vínculos románticos en la película: Watson con la doctora Grace Hart, una hermosa doctora estadounidense, y Holmes con la compañera Millie, a quien se nos dice que fue criada por gatos salvajes.

 

Watson y Grace tienen un encuentro romántico durante una autopsia (que se completa con una versión de la época victoriana de "Unchained Melody" de los Righteous Brothers), donde se tocan y se miran mutuamente a través de un cadáver mayormente desnudo. (No vemos ninguna desnudez explícita, y la cámara se va antes de que veamos, por ejemplo demasiado.) Pero Watson y Grace salen de la sala de autopsias con un aspecto desordenado, y ambos hacen comentarios sugerentes después). Los dos se besan en otra escena. Holmes y Millie también se besan torpemente, y Holmes opina que el beso podría haber embarazado a Millie.

Un borracho Holmes alienta a un borracho Watson a enviar lo que Holmes denomina "intoxigram" a Grace (una versión victoriana de "marcación por ebriedad"). Watson se desnuda al operador de telegramas (no vemos nada crítico), y le pide que dibuje sus partes privadas para enviar también.

 

Watson también parece estar enamorado de la reina Victoria. Él la toca más de lo que es estrictamente apropiado y actúa como un niño de octavo grado nervioso en su presencia. Tanto él como Holmes bromean sobre lo atractiva que es ella.

 

El ama de llaves que vive en casa de Holmes y Watson, la señora Hudson, parece estar administrando un burdel también: la vemos salir del dormitorio con un tal John, y luego ella sale con varios hombres en ropa interior. En escenas retrospectivas, los matones de la escuela engañan a un joven Holmes para que bese la parte trasera de un burro. Ese mismo joven Holmes detecta un chupetón en el cuello de un compañero y hace que lo expulsen. Oímos referencias a las prostitutas y la prostitución. Holmes discute el tamaño de sus partes privadas. Escuchamos y leemos referencias a varias partes anatómicas.

 

En un interludio musical, Holmes canta sobre su amor por Watson: un amor puramente platónico, hay que decirlo.

 

Contenido Violento

En un esfuerzo por aplastar a un mosquito, Holmes y Watson se golpean entre sí (y, una vez, a la Sra. Watson) con puños, bates y palos de cricket. Tanto Holmes como Watson se ven forzados a luchar en un cuadrilátero contra un rufián de 350 libras: vemos que Holmes planea su ataque (lo que hace que el rufián sea eliminado), así como a Watson que, literalmente, es expulsado del cuadrilátero antes de que regrese a golpear al tipo hasta la inconsciencia con una silla plegable de madera.

 

Holmes y Watson caen por una ventana para evadir a las abejas asesinas. A alguien le aplastan la cabeza a través de un engranaje gigante. Un condenado observa mientras se prueba la horca: el muñeco lleno de paja se rompe durante la prueba y el cuerpo es desgarrado por perros salvajes. Un cochero es atacado, al parecer, por las damas de la noche. Un hombre es apuñalado en la espalda. Alguien lanza un cuchillo al costado de otra persona y la víctima se deja morir (o vivir, si puede; la cámara se va antes de que sepamos su destino). Watson dispara en un tribunal (aparentemente matando a un par de personas) y dispara varias rondas a las abejas. Holmes envenena a Watson y lo golpea con un mazo de croquet. Explota una bomba (varias veces, si cuenta las consideraciones visuales de Holmes sobre la mejor manera de evitar que explote). En escenas de retroceso, estudiantes agarran y lanzan a la tortuga mascota de Holmes. (Más tarde vemos al animal moverse.) Escuchamos a la gente hablar sobre el asesinato. Vemos un cadáver en una sala de autopsias. Armas son disparadas repetidamente. Niños luchan entre sí para entretenimiento de los demás.

 

Holmes y Watson intentan tomarse un selfie de la época victoriana con una invitada, pero la dejan inconsciente mientras colocan la cámara en posición. Pasan varios minutos pensando (y hablando con franqueza) sobre la mejor forma de deshacerse del cuerpo: intentan meter el presunto cadáver en un baúl (empujando el cuerpo para que encaje y se apoyan en la tapa), pero eso no funciona y entonces tiran el cuerpo sobre una mesa y Watson saca una sierra para huesos. La posible víctima se despierta antes de que ocurra algo.

 

Lenguaje Vulgar

Una palabra f en ingles y nueve palabras  mierd-(o variantes británicas de las mismas). También escuchamos "cul-," "put-", "b - tardo" y "maldición". El nombre de Dios es mal usado cinco veces.

 

Contenido con Alcohol o Drogas

Holmes, como puedes imaginar, ocasionalmente fuma una pipa. Un problema mayor es el uso implacable de las drogas por él y Watson. Ambos consumen cocaína (vemos los efectos frenéticos), y Holmes habla con cariño sobre la morfina y el opio, mientras que Watson opina sobre la heroína. También se emborrachan salvajemente (aparentemente un esfuerzo por disipar las sospechas en una parte difícil de la ciudad) y cantan y bailan en un bar.

 

Cuando Holmes y Watson visitan un gimnasio / club de salud, se burlan de algunas personas que fuman cigarrillos por su salud.

 

Conclusión

A lo largo de los años, hemos visto a muchas personas, ratones y figuras de jardín tratar de ponerse el inmortal sombrero de Sherlock Holmes (un sombrero que, por cierto, nunca aparece en ninguna de las historias originales de Sir Arthur Conan Doyle sobre Sherlock Holmes).

Tenemos a  Basil Rathbone y Peter Cushing, Christopher Lee e Ian McKellen; Robert Downey Jr. y Benedict Cumberbatch, solo para nombrar algunos de los humanos reales.

 

Quizás Will Ferrell debería no haber interferido.

 

No es que Holmes y Watson sean malos. Más bien, la cinta es terrible. Al igual que Moriarty, parece robar elementos de otras películas de Sherlock Holmes y hacer que incluso que las buenas se vean mal en comparación. Sí, incluso Sherlock Gnomes se ve mejor.

 

Claro, podemos encontrar algo cómico perdido en la historia aquí, pero tienes que filtrar tanto contenido inapropiado para llegar a eso. Hay bromas de todo, desde la masturbación, orinar y hasta vomitar. Todo se vuelve bastante desordenado en más de un sentido. No hace falta un detective para para deducir que esta es una película de la cual quedarse lejos, muy lejos.

 

Es una pena pues Ferrell y John C. Reilly pueden ser graciosos cuando se lo proponen. Pero a pesar del inteligente protagonista de la película, la mente parece ser lo último que preocupa a esta comedia. La mayoría de las bromas apuntan directamente debajo del cinturón, y en más de un sentido.

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación