Cuando se asome el pesimismo

April 4, 2018

Todos en muchos momentos de la vida tendremos que luchar con estos sentimientos de ansiedad y pesimismo. Lo contrario a la esperanza es el pesimismo, que produce desesperación, angustia y una sensación de incertidumbre sobre el futuro.

 

El pesimismo puede detenernos totalmente. Si no hacemos frente al pesimismo podría producir ataques de pánico y pensamientos destructivos. Otro de los efectos del pesimismo es que tendemos a tratar mal a las personas a nuestro alrededor, y a nosotros mismos.

 

La mejor forma de contrarrestar el pesimismo es cambiando nuestra forma de pensar, lo cual facilita una mejor actitud frente a la vida.

 

La falta de esperanza roba la energía, elimina la ilusión y hace lenta a las personas. Una persona sin esperanza pospone decisiones importantes y se vuelve lento en la toma de decisiones.

Una persona sin esperanza solo hace lo que debe hacer, pero posiblemente no tenga metas a largo plazo, no tiene ilusión por la vida y su actitud probablemente sea negativa ante los demás. Le caracteriza la falta de confianza en sí mismo.

 

La falta de esperanza limita a las personas porque tienen menos expectativas, y se sienten vacíos o incomprendidos.

 

En cambio, la esperanza produce motivación y nos mueve a la acción. La esperanza produce confianza, trae una sensación de felicidad, produce que seamos más amistosos con las demás personas y más aun con los miembros de la familia.

 

Las personas con esperanza tienden a ver los obstáculos como pruebas a superar y se sienten en la capacidad de superarlos. Les es más fácil trabajar con los demás y se plantean más objetivos en la vida.

 

Es la esperanza lo que nos hace enfrentar con buen ánimo la circunstancia adversa, la noticia que no nos agrada, y la decepción que no esperábamos. Es la esperanza la que combate los pensamientos de descalificación que generan estas situaciones negativas, y transforman las  limitaciones circunstanciales en la confianza de que vendrán nuevos tiempos y nuevas oportunidades.

 

Es la esperanza la que nos hace vivir la vida a plenitud a pesar de las circunstancias y las decepciones. La esperanza no la produce el lugar donde vivimos, las comodidades que tenemos, o el auto que lucimos, lo produce la condición del corazón, lo que genera gratitud, fe, constancia, y buen ánimo. Eso que otorga significado verdadero a la vida.

 

La esperanza es lo que nos hace ver el mañana con ilusión, y nos hace comprender que vienen día mejores. 

 

 

 

 

 

 

¿Desearía recibir Consejería Virtual? 

Agende su cita aquí 

 

 

 

 

 

*Sixto Porras. Director Regional de Enfoque a la Familia. Autor de los libros: «Amor, Sexo y Noviazgo», «De Regreso a Casa», «Hijos Exitosos», «El Lenguaje del Perdón» y «Cree en ti». Coautor de: «Traigamos a los pródigos de regreso al hogar» y «Meditaciones en Familia». Esposo de Helen, y padre de Daniel y Esteban. Su pasión es ayudar a las familias a mejorar.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación