12 Consejos si eres una mujer con poco deseo sexual

April 11, 2018

Se dice que en Estados Unidos cerca de cuarenta millones de mujeres no están interesadas en tener sexo con su pareja. En mi práctica como consejera de familia, nunca antes había visto tantos casos en los que hombres y mujeres han ido perdiendo el deseo de intimar en una relación tan bella como es el matrimonio que Dios instituyó desde el principio de la creación.

 

Al analizar las razones de este fenómeno, es importante señalar que hay unos casos que pueden tener su origen en un problema fisiológico, pero en mi práctica de consejería, he podido comprobar que la falta de deseo sexual también está relacionada con la ausencia de vínculo emocional en la pareja.

 

El aburrimiento matrimonial en que muchos yacen, el estrés del diario vivir, el apego al internet, al Facebook, al celular, al abuso del alcohol, al uso de medicamentos para la depresión que muchas veces provocan disminución en el deseo sexual, son parte de la gama de distractores que alejan emocional y espiritualmente a la pareja. Todos esos factores desarticulan la vida sexual del matrimonio. Algunas parejas hasta han llegado a pensar erróneamente que los hijos le quitan tiempo a su relación.

 

En algunas ocasiones, la pérdida del deseo sexual está ligada a la indiferencia, a la falta de amor, de comprensión, a la actitud negativa cuando llega el conflicto, a los pensamientos equivocados como: “me acostumbré a ti”, “pienso que no hay nada nuevo en cada relación sexual”, “vamos ahora al último trabajo que me queda por hacer”. En lugar de decir: “¡Qué bendición tan grande es tenernos el uno al otro y disfrutar de esta amistad profunda!”

 

Otras personas piensan que la menopausia es la responsable de su falta de deseo por su cónyuge. Viven “culpando” a las hormonas de su falta de deseo sexual.

 

Vivimos en la época en la que existen más profesionales de la salud mental, más medicamentos y más terapias. Sin embargo, es el tiempo en donde más personas insatisfechas e infelices existen. Eso lo corroboramos con la gran cantidad de vidas que experimentan depresión, ansiedad y ataques de pánico. Estos trastornos emocionales sí afectan negativamente el deseo sexual, porque el cerebro es el centro de mando de nuestra vida. Por esa razón, la Biblia nos exhorta a cuidar y a proteger nuestra manera de pensar.

 

Tomando en cuenta todo esto, preparé 12 consejos claves para cultivar el vínculo en la vida sexual y llenarla de amor, de entusiasmo y de alegría:

 

1. Llénese de Dios para que pueda caminar con la certeza de que siempre estará a su lado, nunca la va a desamparar y la va a sostener de la mano en todos sus pasos. ¡Sólo Dios puede hacerla feliz y la capacita para vencer cualquier circunstancia! Eso incluye su vida sexual. La sexualidad fue creada por Dios para poblar la tierra y el disfrute del matrimonio. Cuando se practica en el matrimonio con una conciencia limpia y fiel, se ve la gloria de Dios en ese bello acto.

 

2. Permita  que su mente recree pensamientos de bien: respeto, unidad, consideración y todo lo que contribuya a enriquecer su vida matrimonial, de tal manera que pueda anhelar estar con su esposo. Si usted dice que ya no es lo mismo, que está cansada, si comienza a ver su relación como algo monótono y aburrido, sus mismos pensamientos echarán a perder la relación. Sentimos y actuamos como pensamos.

 

3. Asigne un lugar privilegiado a su esposo y a su hogar. Así le dedicará tiempo y esfuerzo hasta lograr tejer una profunda relación de amor que estimulará su deseo de compartir íntimamente con quien ama.

 

4. No se deje arrastrar porque piensa que no tiene deseos de acercarse a su esposo. Primero es la acción y luego llega la emoción; la satisfacción de lo que alcanza. Quien vive de acuerdo a las “ganas”, fracasa. Porque nunca hará nada si no tiene ganas. Mi mamá siempre nos decía: “Las ganas se hacen”.  Ella tenía toda la razón. No vivimos por emoción, sino por convicción. El elemento espiritual juega un papel fundamental en todo nuestro comportamiento.

 

Quienes se dejan arrastrar por lo que sienten, siempre serán esclavas de sus emociones, pero las que nos sometemos a hacer lo correcto, podemos volar por encima de lo físico y de las circunstancias que se nos presenten en la vida.

 

La Biblia dice: “Con la ayuda de Dios, haremos cosas poderosas…” (Salmo 108:13, NTV). A veces pensamos que hacer algo poderoso es batallar contra un ejército o posiblemente enfrentar una tormenta en el mar, pero yo soy de las que cree que los enemigos más grandes que nosotras tenemos son: nuestro propio “yo”, nuestro carácter y nuestras emociones. Solo cuando somos capaces de vencerlos, para que triunfe la sensatez y el amor, somos más que vencedoras. Dios está siempre dispuesto a ayudarnos en todo.

 

5. Haga de la alegría y el optimismo el elemento clave para enfrentar cada día. Viva la vida en colores, haciendo de cada experiencia sexual un momento inolvidable y no como si fuera un trabajo más que es necesario cumplir.

 

6. Considere el sexo como una culminación preciosa del amor que su esposo y usted recrean a través de esa experiencia.

 

7. Jamás use el sexo para castigar: “Hoy te portaste muy mal conmigo, así que ni me mires, ni me toques”. En lugar de decir eso, es mejor decir: “hablemos de lo que nos sucedió, resolvamos el desacuerdo y amémonos con todo nuestro corazón”.

 

8. Imite el ejemplo de amor que nos enseña Jesús en su Palabra: una entrega sin egoísmo, que busca siempre el bienestar del otro. ¡Ese es el mejor afrodisiaco! ¡Nos entregamos completamente cuando experimentamos el amor incondicional!

 

9. Llene su cerebro de pensamientos de bien. Recuerde, de la forma en la que piensa, siente; y como siente, actúa. Las novelas describen un amor estrictamente pasional, que puede llegar hasta la infidelidad si el esposo no es lo que la protagonista esperaba, en lugar de analizar qué es lo hace falta para que el tejido del amor verdadero se complete. El amor maduro trasciende la enfermedad, el egoísmo y el deseo propio; es considerado, busca el bienestar de la otra persona, es respetuoso, está comprometido con la relación, admite cuando se equivoca, pide perdón y hace hasta lo imposible para lograr el bienestar de la relación. Ese verdadero amor, no es orgulloso ni grosero porque busca lo más excelente para su cónyuge.

 

10. Afirme más y critique menos. Los mejores juguetes sexuales no son los que se encuentran en la tienda, sino los que cultivan un corazón agradecido que se manifiesta en cada acción. La novedad más grande no es un juguete, es que a pesar de que somos dos seres diferentes, el amor que nos une es más fuerte que cualquier diferencia que podamos tener.

 

11. Use el celular como una herramienta de trabajo y no como el todo en su vida. Se dice que más de un 25 por ciento de los americanos preferían vivir sin sexo que sin su celular.

 

12. Visite su ginecólogo regularmente para descartar cualquier problema fisiológico que pueda impedirle el disfrute de su relación y para diagnosticar cualquier problema de salud que le afecte.

 

Solo amando como Jesús amó, podremos ver la gloria de Dios en nuestra relación de matrimonio.

 

 

 

 

Ingrese aquí a nuestro Curso en Línea

 

Luchando por un

mejor matrimonio

 

 

 

 

*Dra. Norma Pantojas. Consejera de familia, autora de vario éxitos de venta internacional, entre ellos: “Sexo, lo que muchas practican y pocas conocen”. Cuenta con un master en Consejería Familiar, y un doctorado en Consejería Cristiana. Posee una larga trayectora como consejera en los medios de comunicación masiva, tanto cristianos como seculares. www.normapantojas.com

Facebook: Dra. Norma Pantojas.

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • https://cr.linkedin.com/company/capa
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación