Sobrellevando el divorcio como padres valientes

March 14, 2018

 

Lo deseable respecto al divorcio es que nunca ocurra por el daño que trae a la familia. Las parejas deben luchar hasta el final por restablecer los lazos del vínculo hasta donde les sea posible y no afecte su dignidad humana. Pero cuando el divorcio se ha dado, por amor a los hijos y a nosotros mismos, debemos esforzarnos y procurar un trato cordial con el ex cónyuge.

 

El divorcio es un proceso que puede sobrellevarse, no obstante se deben de considerar varios aspectos, entre los cuales podemos mencionar: resolver los recuerdos dolorosos, elevar el amor propio y renovar las fuerzas. La familia debe salir adelante, luchar y redefinir su proyecto de vida. Después de sanar las heridas, deben poner la mirada en nuevas metas, recobrar la ilusión por vivir y seguir adelante.

 

Las parejas que logran superar la pérdida que conlleva un divorcio pueden llegar a tener relaciones sanas entre sí, lo cual, les permitirá fomentar en sus hijos que el mañana se puede ver con esperanza a pesar de la adversidad.

 

Los especialistas hacen hincapié en que los niños perciben el divorcio como un suceso negativo que estimula emociones dolorosas, confusión e incertidumbre. Como parte de las reacciones a corto plazo, los niños pasan por un período de duelo y aflicción, y los sentimientos pueden ser de tristeza, depresión y abatimiento. Otras reacciones comunes son un sentimiento de inseguridad y ansiedad acerca de su futuro. Algunos se vuelven muy posesivos con el padre o la madre.  

 

Una reacción común es que los niños se culpen a sí mismos. Si una de las principales fuentes de pelea de la pareja tenía que ver con los hijos, éstos sienten que el padre que se aleja los abandona porque no han sido “buenos niños”. 

 

Otra tendencia que tienen los niños en esta situación, es la preocupación por la reconciliación, por tratar de reunir a sus padres, los niños desean que los padres vivan juntos para ser felices nuevamente.

 

Después de que los niños pasan la etapa inicial del divorcio, viene la ira y el resentimiento, en especial en contra de aquel a quien culpan del divorcio. Sin embargo, el niño debe ajustarse gradualmente a la nueva realidad. 

 

Para Judith Wallerstein, psicóloga e investigadora de los efectos que a largo plazo causa el divorcio en los niños, el niño de padres divorciados debería de completar una secuencia de ajuste a su nueva situación:

 

  1. Reconocimiento de la ruptura matrimonial.

  2. Recuperación de un sentido de dirección y libertad para seguir con las actividades acostumbradas.

  3. Manejar los sentimientos de pérdida y rechazo.

  4. Perdonar a los padres.

  5. Aceptar el divorcio de sus padres y renunciar al deseo de restaurar la familia.

 

El niño debe recuperar la confianza y la seguridad para seguir viviendo.

 

La siguiente historia, ilustra cómo a pesar del dolor de una ruptura, cuando se hace el esfuerzo por hacerlo bien es posible generar esperanza.   

 

 “Creo que después de un divorcio nosotros como hijos quedamos muy afectados. Mis padres se divorciaron cuando tenía 12 años, pude experimentar la enemistad de mis padres y ahora el cariño que Dios ha traído a ellos. Cuando recién se divorciaron había enemistad, reproche, heridas y resentimiento. Hoy tengo a los tres, digo a los tres porque mamá se casó nuevamente. En casa hay respeto para mi padre porque es mi padre, no importa lo que haya hecho, mi madre nos enseñó a honrarlo. El respeto que hay hacia mi padrastro es por ser el hombre que le ha dado el lugar que merecía mi madre, y por darnos todo lo que faltaba cuando llegó.

Quiero ser como mi madre. Aunque mis padres no están juntos los tengo a los dos, puedo buscarlos y contarles mis problemas, puedo verlos reír juntos, tener algún evento familiar sin problemas; ahí están los dos.

Si volviera a nacer escogería los mismos padres y la misma vida, porque he aprendido muchísimo, porque sus diferencias y sus fracasos en el matrimonio han estado por debajo de su amistad y su cariño. Por lo que un día vivieron, ahora soy quien soy”.

 

La superación del divorcio se da cuando la persona ha sido capaz de desprenderse del dolor del pasado, e inicia un nuevo proyecto de vida. La persona a esta altura, puede establecer relaciones sanas y estables. Incluso puede hablar con la otra persona sin que le afecte, y posee una gran entereza para formar a sus hijos sin resentimientos ni rencores.

 

Consejos que facilitarán el proceso de divorcio en una pareja con hijos.

 

Para cuidar el corazón de los hijos nunca debemos llenarlos de resentimiento contra el padre ausente. Debemos ser conscientes de que aunque los padres se separen, una parte de los dos permanecerá unida a través de la vida del hijo. De esta forma, todo lo que una persona sienta de forma negativa hacia su ex cónyuge, también lo recibirá indirectamente el niño. Por esto, debemos evitar hablar mal del otro padre delante de los hijos. 

 

Durante la separación el niño puede llegar a culparse de la decisión de sus padres. Por eso, es saludable que se acompañe a los hijos en el proceso de duelo, incluso, y si es necesario, por un profesional.

 

No utilice a los niños para dañar a su ex cónyuge, ser informantes o tratar de recuperarlo. Los niños resultan heridos si son usados como instrumentos en las pugnas de poder entre los esposos.

 

Ayude a sus hijos a mantener vivos los buenos recuerdos del antiguo matrimonio. No es fácil, pero es posible.

 

Los hijos necesitan tanto una madre como un padre. No niegue el derecho a sus hijos de ver a su ex pareja por ira, hostilidad, sentimiento de culpa o deseos de venganza.

 

No trate de ser madre y padre a la vez, sólo puede ser una gran madre o un gran padre. Esto es suficiente para que sus hijos tengan éxito y superen el dolor del divorcio.

 

No obligue a sus hijos a desempeñar el papel del esposo o esposa ausente. Ellos sólo son niños, no sus confidentes ni un amigo con quien hablar y llorar.

 

Tome el tiempo necesario para superar el dolor de la separación. Cuando la aceptación venga y se recupere la esperanza, es hora de descubrir las habilidades ocultas, la capacidad para volver a soñar y la destreza para reconstruir un nuevo proyecto de vida. Sus hijos le necesitan como una persona capaz de ver la vida con ilusión y esperanza.

 

Tenga un grupo de apoyo. Amigos que le ayuden, le aconsejen, le escuchen y le acompañen en el proceso.

 

Y por último, considere a Dios como fundamento para su estabilidad y la de sus hijos. Su amor incondicional llena la vida aún en medio de una gran soledad y da sentido de plenitud y de seguridad. 

 

 

 

Ingrese aquí a nuestro Curso en Línea

 

 

 

 

*Sixto Porras. Director Regional de Enfoque a la Familia. Autor de los libros: «Amor, Sexo y Noviazgo», «De Regreso a Casa», «Hijos Exitosos» y «El Lenguaje del Perdón». Coautor de: «Traigamos a los pródigos de regreso al hogar» y «Meditaciones en Familia». Esposo de Hele, y padre de Daniel y Esteban. Su pasión es ayudar a las familias a mejorar.

 

 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación