Una Vida Sexual Satisfactoria: ¿Es Posible?

October 26, 2019

Fueron 90 minutos en automóvil hasta otra conferencia de tres días y el resto del personal que asistía conmigo eran mujeres, por lo que estaría solo en una habitación de hotel. El primer día se desarrolló como se esperaba con largas reuniones y discusiones profesionales. Aprendí más acerca de mi carrera, pero extrañaba a mi esposa, Pam.

 

Esa noche, cuando entré en mi habitación del hotel, noté una luz parpadeante y el aroma de galletas recién horneadas. Lo primero que pensé fue que el personal del hotel había hecho algo. A la luz de las velas, sin embargo, estaba Pam, vestida con uno de mis conjuntos favoritos y rodeada por el suave sonido de la música de jazz.

 

Me quedé en silencio aturdido mientras nos mirábamos a los ojos. Podría haber mirado toda la noche, pero Pam corrió a mis brazos y me saludó con un fuerte abrazo y un beso delicioso.

 

"¿Qué haces aquí?", Le pregunté con asombro.

 

"Tuve la noche libre, así que pensé en venir a ver cómo te va".

 

¿Y los niños? ¿Dónde están?"

 

 “Shelly aceptó cuidarlos. Como vamos a cuidar a sus hijos el próximo mes, pensé que estaría dispuesta a ayudarme ".

 

Como todo en casa estaba orden, Pam y yo decidimos ocuparnos de nosotros. Era intrigante pensar que nadie más sabía que estábamos en nuestra habitación juntos. ¡Estábamos compartiendo una cita secreta que era misteriosa, magnética y libre de culpas! Fue similar a cuando recién nos casamos, pero también fue más significativo. Los recuerdos que habíamos compartido a lo largo de los años ahora estaban entrelazados con nuestras expresiones de amor. Fue dulce, y sabía que el momento viviría en nuestros corazones para siempre.

 

Pam y yo nos casamos porque éramos grandes amigos y nuestros corazones encontraron una conexión profunda. Expresar nuestro amor fue divertido cuando solo fuimos nosotros. Pero cuando pasaron algunos años y todos nuestros hijos estaban en la escuela, descubrimos que éramos una nueva versión de nosotros. Estábamos más preocupados por nuestro presupuesto mensual y por hacer nuestros pagos de la hipoteca. Al mismo tiempo, todavía deseábamos sentir la chispa de amor que comenzó juntos este viaje.

 

Sin embargo, nos resultó obvio que nuestra vida íntima no sucedería mágicamente simplemente porque estábamos enamorados. Ese encuentro inesperado en la habitación del hotel hace tantos años fue un ejemplo de nuestra voluntad de aceptar, que para disfrutar de la intimidad mientras criábamos a nuestros hijos requeriría más planificación y estar dispuestos a aceptar las necesidades del otro.

 

Conteos de frecuencia

 

Como esposo, tiendo a evaluar la calidad de nuestra intimidad por la frecuencia de nuestros encuentros sexuales. No es que piense que la intimidad tiene que ver con el sexo; es solo que me siento más cerca de Pam cuando es sensible a los deseos de mi cuerpo de estar con ella. No quiero presionarla, especialmente porque me doy cuenta de que nuestros hijos han hecho nuestras vidas más exigentes, pero la vida es mejor para mí cuando compartimos intimidad física mutuamente satisfactoria. En medio de nuestra vida ocupada, sé que corro el riesgo de crear otra expectativa que ella siente que debe cumplir, pero no tengo idea de cómo no sentirme físicamente atraído hacia ella.

 

La amistad cuenta

 

Pam tiende a evaluar la calidad de nuestra intimidad por la fuerza y ​​la sensibilidad de nuestra amistad. Cuando me preocupo por ella emocionalmente, respondo con sensibilidad a sus necesidades y la ayudo con tareas que son importantes para ella, ella está más interesada en mí físicamente.

 

Esa cita perdura en nuestros recuerdos porque satisfizo nuestras dos necesidades. Estaba emocionado porque Pam expresó tangiblemente su deseo de estar conmigo físicamente. Pam estaba emocionada porque la mirada en mis ojos y el tono de mi voz expresaban que tenía un lugar en mi corazón que nadie más tenía.

 

El tiempo cuenta

 

La vida familiar, aunque satisfactoria, hará que aumente el nivel de estrés en un matrimonio. La mayoría de los esposos tienen un ritmo natural en sus cuerpos que los motiva a tener intimidad física frecuentemente. El estrés añadido hará que un esposo piense en estar con su esposa con más frecuencia y aumente su deseo de encuentros sexuales rápidos que alivien la tensión.

 

Por lo general, las esposas tienen un deseo natural de mejorar la vida de cada miembro de la familia, lo que puede generar nuevas expectativas cada año que pasa. La intimidad física puede parecer simplemente otra responsabilidad que debe cumplir. Si no lo hace, puede concluir que está fallando. El anhelo en su corazón es que su esposo interrumpa su vida con un escape sexual prolongado y sin prisas. El interludio es mejor cuando sabe que los niños son atendidos, las distracciones han sido eliminadas y sus necesidades reciben mucha atención.

 

Cuando nuestros hijos eran pequeños, hice un acuerdo con tres de mis amigos para turnarme para cuidar a los hijos de los demás. Con todos nosotros a bordo, me aseguraron que podría estar solo en casa con Pam al menos una noche al mes. En esas noches, le decía: "Tenemos toda la noche, así que esta es para ti". El tiempo sin prisas y sin interrupciones generó mucho agradecimiento en mi esposa.

 

Pam estaba igualmente decidida a buscar oportunidades que fueran más "eficientes". Teníamos una oficina en nuestra casa que usábamos los días que estábamos lejos del trabajo. De vez en cuando, ella entraba a la oficina, interrumpía cualquier cosa en la que estaba trabajando y decía: “Tengo un minuto. Este es para ti”. El encuentro, por supuesto, tomaba más de un minuto, pero yo estaba muy consciente de que Pam se preocupaba por mis necesidades.

 

La validación cuenta

 

Las primeras etapas de una relación matrimonial son impulsadas por una poderosa mezcla de hormonas que hace que los corazones se aceleren y las palmas suden, disminuye el apetito y aumenta el sentido de alegría de la pareja. Pero con el tiempo, la relación pasa del enamoramiento a la verdadera compañía. El amor entre un esposo y una esposa se vuelve más tranquilo y comienzan a tener una visión más realista de su relación. En esta etapa, las parejas se involucran en intimidad física en parte porque confían en el carácter del otro.

 

Al principio de nuestro matrimonio, Pam me cautivó porque pensaba que era hermosa, sexy y divertida. Mientras la veía madurar, me encontré igualmente cautivado por ella porque es honesta, diligente, intensamente interesada en el éxito de sus seres queridos y sincera en su fe. Nuestra relación amorosa ahora envía mensajes poderosos al corazón de mi esposa: "Te acepto", "te admiro por lo que eres", "me gusta en lo que te has convertido", "creo que eres una pieza fundamental en nuestra familia" y "mi vida es mejor contigo en ella”.

 

Nuestra experiencia dice que es posible que tanto el esposo como la esposa disfruten de una vida sexual satisfactoria. Se necesita un poco de planificación y un enfoque deliberado en las necesidades del otro para mantener la pasión en primer plano, pero los resultados valen la pena. Su expresión de amor compartida proporcionará un alivio bienvenido en medio de las responsabilidades de la vida.

 

Coqueteo digital

 

Las parejas que desean mantenerse íntimamente conectadas ahora pueden integrar el poder de la tecnología en el romance. Según un informe del Pew Research Center, cuatro de cada 10 parejas jóvenes (de 18 a 29 años) informan que se sienten más cercanas entre sí porque se han conectado durante todo el día con mensajes de texto y comunicación en línea.

 

Las parejas perspicaces ahora usan la comunicación digital para coquetear, compartir insinuaciones y expresar su deseo mutuo de manera discreta. Sin embargo, el 42 por ciento de estas mismas parejas dicen que su pareja se ha distraído con su teléfono móvil mientras estaban juntos. Por lo tanto, las redes sociales pueden mejorar la intimidad en su relación o convertirse en un obstáculo para ello.

 

Pam y yo respetamos el poder de las herramientas digitales para cultivar la intimidad, por lo que hemos creado las siguientes estrategias:

 

  • Cada día, nos enviamos un mensaje de amor.

  • Silenciamos nuestros teléfonos durante nuestras citas y solo respondemos a llamadas de emergencia.

  • Revisamos el correo electrónico justo antes de nuestras citas y no lo volvemos a ver hasta la mañana siguiente.

  • Si tomamos fotos durante una cita, esperamos hasta después de la cita para publicarlas en línea.

  • Nos agradecemos mutuamente mediante la comunicación digital el día después de una cita.

  • Nos llevamos el uno al otro, en lugar de a nuestros teléfonos celulares, a la cama.

 

 

 

 Traducción © 2018 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Usado con permiso. Publicado originalmente en inglés en focusonthefamily.com

 

 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación