La Guerra Civil terminó en 1865. Pero algunos todavía están luchando. Tom Griffin probablemente se vería a sí mismo como un rebelde impenitente: lo que realmente es, sin embargo, es un racista simple y odioso. En lugar de usar un uniforme gris o de café, se envuelve en sábanas con capucha. Sus armas no son mosquetes y sables, sino odio y miedo, gasolina y soga. Ah, y tal vez un poco de bienes raíces, también.

En 1996, Griffin convierte un viejo teatro en el centro de Laurens, Carolina del Sur, en el mundialmente famoso Museo Redneck KKK. La bandera confederada cuelga de su vieja marquesina. Camisas racistas adornan la tienda de regalos. Por $ 15, los visitantes pueden ver cómo se verían en una capucha de KKK.

“Oiga, Reverendo”, dice Tom, saludando y acercando al ministro negro David Kennedy. “Nos vemos en la apertura. Espero que seas el primer cliente “.

Efectivamente, el Reverendo Kennedy planea estar allí el día de la inauguración, con un grupo de manifestantes. Pero él no va para pelear una guerra. El domingo después de ver a Tom colgar esa bandera confederada, Kennedy predica el amor a su congregación. No está dispuesto a hacer la guerra, pero aún habla de sus armas, armas para combatir el miedo.

“No es la venganza, ni el odio”, dice. “Es y siempre será, el amor”.

Mike Burden cree que él también sabe algo sobre el amor. Verá, Tom Griffin lo acogió cuando era un niño sin dirección y le enseñó todo lo que sabe. Él lo alimentó. Lo alojó. Le dio un trabajo y le dio un propósito: ponerse la sábana, encender la cruz y ser un miembro orgulloso del KKK. Mike ama a Tom como un padre.

Pero cuando conoce a Judy, descubre un tipo diferente de amor. Ella es amable y gentil. Es una buena madre para su hijo, Franklin, cuyo mejor amigo es negro. Cuando Mike le presenta a Tom y él comienza a hacer bromas racistas, ella se va. Más tarde, le dice a Mike que no le gusta Tom ni su racismo.

Mike la mira implorando. “Tom es como un padre para mí”, dice. “Estas personas, son como mi familia”.

Y por ahora, Judy acepta esa explicación. Pero ella no lo hará para siempre. Porque en cada guerra, llega un momento en que cada hombre debe elegir un bando.

[Nota: Hay Spoilers  en las siguientes secciones.]

Elementos Positivos

¿Pueden las personas cambiar? Realmente cambiar? ¿Podrá alguien puede darle la espalda al KKK si es todo lo que ha conocido? El reverendo Kennedy cree que eso es posible, pero sabe que no es fácil. “Uno puede deshacerse del odio a menos que lo reemplace con otra cosa”, dice el reverendo Kennedy.

Mike tiene mucho odio en su corazón y necesita algo muy fuerte para sacarlo de allí. Su amor por Judy, y el amor de Judy por él, demuestran ser ese potencial agente de limpieza. Su relación no es perfecta (como veremos), pero el sabor del amor y la familia que ella le brinda demuestra ser un poderoso contrapeso al racismo de Tom Griffin. Judy le da a Mike todo tipo de razones para encontrar un mejor camino hacia adelante, incluso si ese camino es muy difícil de seguir.

¿Quién los ayuda a través de los segmentos más duros de ese camino? El reverendo Kennedy, por supuesto. El ministro sabe exactamente quién y qué es Mike Burden. Él sabe que alguien como Mike no solo activa un interruptor y ama a los negros de repente. Muchos en su rebaño, e incluso algunos miembros de su propia familia, alientan al reverendo a alejarse del caso y darle la espalda a Mike.

Una vez que un miembro del Klansman, siempre un miembro del Klansman, dicen. En cambio, compra a Mike, Judy y Franklin una comida en un buffet local. Los trae a su casa y les permite vivir allí por un tiempo. Incluso encuentra la manera de conseguir un trabajo para Mike, no es fácil dadas las circunstancias.

Pero el cambio nunca es posible a menos que alguien quiera cambiar. Se necesita valor y determinación para superar los momentos difíciles y dolorosos que el cambio siempre requiere. El camino de Mike hacia la redención no es perfecto y no es sencillo. Pero él tropieza hacia adelante, paso a paso.

Contenido Espiritual

La bondad del reverendo Kennedy está enraizada en su fe. Sin sus convicciones, Kennedy habría cerrado la puerta a Mike para siempre. “Yo no quiero a ese hombre en nuestra casa”, confiesa a su hijo. “Pero … si lo abandonara ahora, ya no podría predicar más”.

Mike no merece la gracia o la caridad de Kennedy, pero Kennedy da ambos libremente. Pero el reverendo sabe que la justicia también es parte de la ecuación: hay que enfrentarse al mal, no solo comprar la cena. En una ceremonia, Kennedy recuerda a sus feligreses las numerosas iglesias predominantemente afroamericanas que han sido atacadas y / o quemadas, y lidera las protestas frente al museo KKK de Tom.

La voluntad de Kennedy de mostrarle a Mike algo de caridad no ganada se siente como una gracia perdida para muchos de los que lo rodean. (Cuando intenta alquilar una habitación de hotel para Mike, Judy y Franklin, el dueño lo rechaza. “Lo conozco como un hermano en Cristo, Al”, dice el predicador. “Lo conozco como un hermano en los caballeros, Reverendo ”, dice Al.) Incluso causa fricción dentro de su propia familia. El hijo de Kennedy se enoja, y su esposa rechaza la idea de invitar a Mike a quedarse con ellos. “Amo tu corazón, y sabes que comparto tu fe en Dios”, le dice ella. “Pero no estoy tan segura de compartir tu fe en los hombres”.

Si bien las convicciones de Kennedy son el centro de la película, Tom también afirmaría ser un hombre de profunda fe: sus ceremonias KKK están llenas de referencias a Dios, aunque estén equivocadas. Habla sobre “la voluntad de Dios para la pureza racial” y concluye una manifestación diciendo: “Vamos a luchar por el Museo del Klan con Dios de nuestro lado y fuego en nuestras almas”. (Obviamente, el KKK ha cooptado históricamente el lenguaje y los símbolos cristianos, hasta las cruces que queman sus miembros. Vemos que algunas de ellos arden aquí).

Pero Mike finalmente reconoce la esterilidad de la fe de Tom. “Dios te ayude, hijo”, dice Tom cuando Mike anuncia que dejará el Klan. “¿Cuándo fue la última vez que viste a Dios en estas partes?” Mike pregunta. Finalmente, el cambio de actitud de Mike culmina en ser bautizado y ofrecer una confesión contrita. También lo escuchamos decirle a alguien esto: “Si te llamo mi enemigo, caminaré por el cielo y golpearé a Dios solo para atraparte. Pero si te llamo mi amigo, caminaré por el infierno y te daré una bofetada.

Contenido Sexual

Mike y Judy comienzan a salir poco después de conocerse. Cuando Mike le da su sudadera para evitar el aire frío de la noche y Judy se la devuelve, el acto de quitarse la sudadera revela un poco de estómago en cada uno de ellos. Los vemos a los dos acurrucados en un sofá, con un Franklin dormido al lado de los dos. Cuando Kennedy invita a los tres a quedarse en su casa, trata de calmar a su esposa enojada al abordar lo que él piensa, o lo que pretende ser, su preocupación: que estén durmiendo juntos fuera del matrimonio bajo su techo.

Judy usa vestimenta reveladora a veces. Ella aparece en el lugar de trabajo de Mike, y el capataz hace algunos comentarios sugestivos sobre ella, lo que enfurece a Mike. (Gran parte de esa ira se centra quizás en el hecho de que el capataz es afroamericano).

Antes de conocer a Judy, Mike y su compañero miembro de KKK, Jameson, trabajan para la agencia de reposesión de Tom, reclamando televisores y electrodomésticos cuando no se ha pagado el alquiler de los inquilinos. Una mujer saluda a la pareja junto a la puerta en sus calzones. “¿Estás seguro de que no hay nada que pueda hacer para convencerlos, caballeros, de que no tomen mi estéreo?” ella pregunta sugestivamente.

Contenido Violento

Una protesta frente al museo KKK se sale de control, con varias personas peleando en la calle. Alguien se arrodilla en la azotea del museo con un rifle, listo para disparar al reverendo Kennedy. (Al final, decide no hacerlo). Escuchamos que el tío de Kennedy fue víctima de un linchamiento años antes, un linchamiento con el que quizás Tom tuvo algo que ver.

El KKK golpeó brutalmente a dos personas: una de ellas fue rociada con gasolina y casi se prende fuego antes de que se detenga el ataque. Otro hombre negro es asaltado en su automóvil, dejándolo gravemente herido. Un camión choca contra el museo KKK, forzando su cierre por un tiempo. Tom les enseña a los niños cómo usar cuchillos, animándolos a apuñalar a un muñeco. Más tarde, su madre dice que Tom le estaba diciendo al niño que “cortara carne oscura con ellos”.

Un hombre golpea a otro hombre en la nariz, aparentemente rompiéndola y enviando sangre por todos lados. Un piloto de NASCAR se estrella y es trasladado de urgencia al hospital, con el cuello en un aparato ortopédico. Mike y su capataz pelean en el trabajo.

Escuchamos que Mike fue una vez un paracaidista, y que se rompió casi todos los huesos de su cuerpo después de que un salto salió mal. También cuenta cómo, cuando era niño, su padre disparó y mató a un ciervo. (En una escena, vemos evidencia de esa confrontación, incluido un ciervo muerto). Escuchamos la historia de un perro golpeado. Se corta la cabeza de un pez. Personas son amenazadas.

Lenguaje Vulgar

Casi 40 palabras f en inglés y alrededor de una docena de palabras mierd-. También escuchamos “cul–”, “put-“, “maldición”, “demonios” “playo” y ” panocha “. La palabra “negro hijueput-” se usa, como puede imaginar, con demasiada frecuencia. El nombre de Dios se combina con “maldición” cinco veces, mientras que el nombre de Jesús es abusado tres veces. También escuchamos algunos términos crudos para varias partes del cuerpo.

Contenido con Alcohol o Drogas

Mike se emborracha seriamente un par de veces. La primera vez, está claramente ebrio mientras grita y rompe botellas de whisky. la segunda, se mete en una gritadera.

Él, Judy y muchos otros beben cerveza en otro lugar. Cuando Judy está con otro chico, ella lo acusa de estar borracho. Y cuando él se agita, ella sugiere que es coraje de whisky. Cuando el reverendo Kennedy visita la tumba de su tío, trae una botella de licor y la vierte sobre la tumba, en honor del cumpleaños del tío, dice el reverendo.

Mike y otros fuman con frecuencia también.

Conclusión

El título de la película, Burden, cumple una doble función aquí. Es, por supuesto, el apellido de Mike Burden. Pero lo que es más importante, señala el peso que lleva consigo: el albatros de racismo que cuelga de su cuello, la piedra de molino de su propia educación fallida y su alma rota. E incluso cuando lentamente comienza a descartar esos terribles pesos, otros parecen saltar sobre su espalda, haciendo que el proceso de cambio sea mucho más difícil.

Eso también podría describir la experiencia de ver la película. La cinta tiene su propia carga: es violenta, profana y la intolerancia que vemos y escuchamos puede ser increíblemente difícil de soportar, incluso en el contexto de una película.

Pero aquí está la cosa: el corazón de esta película es profunda e inevitablemente cristiana.

Burden cuenta una historia de pecado y redención, de confesión y salvación. Muestra visceralmente el poder del amor, tanto el amor natural y poderoso experimentado entre un hombre y una mujer, como el amor difícil y sacrificado que los antiguos griegos llamaban ágape. Esta película profundiza en la verdadera paga del pecado, lo que le cuesta al pecador y lo que le cuesta a los afectados por su pecado, y pesa los roles de la justicia y la misericordia para seguir adelante. E incluso se cierra como lo haría una película cristiana según el libro: con un bautismo completo, donde una vieja vida se borra y comienza una nueva.

“Soy un hombre que no puede regresar porque no quiero”, dice Mike. “Quizás algún día puedas perdonarme. Espero que Dios pueda perdonarme.

Traducido por María C. Chacón León

Artículos más recientes de Conectados

LA MONTAÑA EMBRUJADA

Los huérfanos Tony y Tia siempre han luchado por encajar en la sociedad. Para empezar, no pueden recordar nada de su pasado hasta hace unos

SELAH AND THE SPADES

No es fácil entrar en el prestigioso internado de Haldwell. Pero una vez que lo haces, bueno, estás ya establecido para la vida. Dicho esto,

TROLLS 2: GIRA MUNDIAL

Poppy y Branch están de vuelta en Trolls 2: Gira Mundial. Después de salvar su alegre, musical y colorido hogar en Trolls, Poppy se convirtió

LA FAMILIA ROBINSON SUIZA

Seamos realistas: a todos nos gusta escapar de vez en cuando. ¿Pero los Robinson? Lo llevan a un nivel completamente nuevo. Padre, madre y sus

THE QUARRY

Un hombre desaliñado en una furgoneta desaliñada conduce a Bevel, Texas, una noche tarde.  Un niño, de unos 12 años, lo ve. “¿Te Perdiste?” dice

THE OTHER LAMB

Selah nunca conoció a su madre. Nunca ha sabido lo que es ir a la escuela o ver una película o jugar en un patio

EL DRAGÓN CHIFLADO

Mientras Robert Benchley descansa en un flotador de piscina, disparando dardos de goma a patos de plástico que flotan en el agua, su esposa termina

LA ESPADA EN LA PIEDRA

Era una edad oscura en Inglaterra, sin ley ni orden. Los hombres se temían unos a otros. Los fuertes se aprovechaban de los débiles. Años

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.