Logo Verde de Conectados de Enfoque a la Familia - EALF

El tío Frank siempre fue diferente.

Vivía en la ciudad de Nueva York, para empezar, un lugar tan alejado de Creekville, Carolina del Sur, que para Betty Bledsoe, de 14 años, bien podría haber sido Shangri-La. Era educado, erudito y divertido. Y trató a Betty como una persona: no una niña, no una molestia, sino una persona. La miraba a los ojos y le hacía preguntas. Parecía que incluso le importaban sus respuestas. Betty no se imaginaba por qué el propio padre de Frank, Papi Daddy Mac, parecía odiarlo tanto. Después de todo, el tío Frank era el tipo de persona que Betty quería ser.

Y en 1969, en una de sus infrecuentes visitas a Creekville, Frank le dijo a Betty algo que cambiaría su vida: no necesitaba ceñirse al camino que parecía tener por delante. Ella podría elegir el suyo propio.

“Serás la persona que decidas ser, o serás la persona que todos los demás dicen que eres”, dijo.

Cuatro años después, Betty, que ahora se hace llamar Beth, se matricula en la Universidad de Nueva York en Manhattan, donde enseña el tío Frank. Ella siguió su consejo y se fue de Carolina del Sur buscando algo más grande, más brillante y más ruidoso. Pero después de una fiesta grande, brillante y ruidosa que organiza el tío Frank, ella se da cuenta de lo “diferente” que es él en realidad.

El tío Frank es gay. Ha estado viviendo con otro tipo durante 10 años. Y lo ha mantenido en secreto para la mayoría del resto de la familia durante décadas.

Es una revelación bastante sorprendente, pero Beth tiene poco tiempo para procesarla. Mientras se recupera de una resaca y desayuna con el tío Frank y su novio musulmán, Walid, Frank recibe una llamada de su casa: Papi Mac ha muerto.

El tío Frank quiere saltarse el funeral. Después de todo, papi Mac nunca se preocupó mucho por él, y visitar su casa siempre lo hace sentir incómodo. Pero Walid, Wally, lo llama Frank, no desea eso. “Tú provienes de ellos, entonces, ¿qué tan malos pueden ser?”

Wally quiere acompañarlo, pero para Frank, eso es demasiado, demasiado cerca de exponer su secreto. “Honestamente, será mucho más difícil para mí si vienes”, le dice Frank.

Así que Beth y el tío Frank se amontonan en el coche y emprenden el largo viaje hacia el sur, solos: Beth para despedirse, Frank para sobrevivir, para llevar a cabo una reunión familiar más antes de que pueda regresar a Nueva York. De vuelta a casa.

El tío Frank siempre fue diferente. No quiere que el resto de la familia sepa lo diferente que es. Pero, lo curioso de los secretos: a veces, no importa qué tan de cerca los protejas, simplemente se escapan.

[Nota: las siguientes secciones contienen spoilers].

ELEMENTOS POSITIVOS

Quizás el héroe más improbable aquí es Wally. De alguna manera significativa, es exactamente el tipo de persona que a uno le gustaría tener a su lado. Es sociable y fácil de reír, el tipo de hombre que ama no solo a sus seres queridos, sino a la vida misma, fácilmente y sin reservas.

Wally está decidido a ayudar a Frank a lidiar con esta tragedia familiar, y con cualquier otra tragedia que pueda requerir un viaje, lo mejor que pueda. También está profundamente comprometido con mantener a Frank (que ha tenido serios problemas con la bebida en el pasado) sobrio lo mejor que pueda.

La relación de Frank con su familia es, naturalmente, compleja, y hablaremos de algunas de esas complejidades más adelante. Pero por ahora, digamos que el clan Bledsoe está formado por individuos caídos con muchas opiniones diferentes y, en su mayor parte, intentan amarse y tratarse lo mejor que pueden.

CONTENIDO ESPIRITUAL

Mi Tío Frank, la película, no solo se preocupa por cómo el resto de la familia de Frank podría lidiar con su homosexualidad: también muestra cómo Dios podría verlo también. Y, como era de esperar, la película sugiere que Dios sería mucho más comprensivo de lo que sugiere la Biblia.

Wally dejó su Arabia Saudita natal debido a su orientación sexual (le dijo a Beth que el gobierno islámico profundamente conservador ejecuta a los homosexuales). Pero todavía es un musulmán practicante; y lo vemos ocupado en las oraciones matutinas, mirando hacia La Meca.

Él y Frank se conocieron cuando Wally notó que Frank estaba leyendo Los Siete Pilares de la Sabiduría de T.E. Lawrence (cuyo título Lawrence, también conocido como Lawrence de Arabia, tomó de Proverbios), que los lanzó a los dos a una discusión sobre la cultura islámica. En un momento dado, le dice a Frank que ambos son la familia del otro. “Tú lo sabes, yo lo sé y Dios lo sabe, y eso es todo lo que importa”.

Frank también solía ser bastante religioso. Nos enteramos de que Papi Mac atrapó a Frank, de 16 años, y a su primer enamorado masculino besándose, y Papi Mac trató de poner el temor de Dios (y de Papi Mac, por supuesto) en el adolescente. “Estás jugando con tu alma, hijo”, le dice Papi Mac, y agrega que Dios lo arrojará al “lago de fuego” si sigue así. Frank tomó ese mensaje en serio y le dijo a su entonces novio que nunca podrían volver a hacer ese tipo de cosas. “¿Quieres ir al infierno?” Frank le dice. “Porque es una enfermedad y Dios lo odia”.

Obviamente, Frank cambió sus ideas sobre lo que era aceptable para Dios o dejó de creer en Dios por completo en los siguientes años. Cuando un sacerdote recita el Padrenuestro durante el funeral de Papi Mac, Frank no reza, pero parece conectar la oración con una terrible tragedia que experimentó. Y cuando alguien le dice, gentilmente, que se irá al infierno por lo que es, Frank parece aceptar la afirmación con un inesperado nivel de gracia.

Dos personas discuten sobre dónde aterriza la homosexualidad, teológicamente. “La Biblia dice que es un pecado”, dice uno. “La Biblia también dice que está bien tener esclavos”, sostiene otro. (El segundo orador describe erróneamente lo que dice la Escritura sobre la esclavitud, por supuesto, aceptándolo como un hecho contemporáneo de la vida cuando esos pasajes fueron escritos sin aprobarlo realmente).

El tío Frank finge tener una novia, una mujer que resulta ser judía. (Y su identidad religiosa también incomoda al hermano de Frank, Mike). Cuando Beth dice que nunca ha conocido a nadie que fuera gay, Frank le dice que el director del coro bautista era gay. Beth está sorprendida. “Era tan religioso”, dice ella.

Cuando Wally se envuelve el cabello en una toalla, Frank bromea: “Parece que perteneces a una película bíblica de la década de 1950”. En otra habitación, Beth mira una película bíblica de la década de 1950. Wally dice que Frank siempre ha pensado que su padre era “el diablo” y su madre era una “santa”.

CONTENIDO SEXUAL

Como se mencionó, Frank y Wally son una pareja del mismo sexo. Los vemos besarse con frecuencia y, a veces, comienzan los juegos previos en la cama mientras ambos están en ropa interior. Un hombre menciona estar excitado (evidencia de lo cual puede ser sutilmente visible debajo de su ropa). Los dos aparentemente tienen relaciones sexuales en un hotel, porque Beth puede escucharlos desde una habitación adyacente. (Ella sonríe mientras continúan los sonidos).

En una escena retrospectiva, vemos a un adolescente Frank que se besa con otro adolescente (llamado Sam). Los dos se besan en un lago. Más tarde, se besan en la cama de Frank, ambos en ropa interior, hasta que los interrumpen.

Para ocultar sus inclinaciones sexuales, Frank le miente a su familia, diciéndoles que ha estado “viviendo en pecado” con una mujer durante varios años. (Algunos miembros de la familia se encuentran con ella cuando dejan a Beth para ir a la universidad). Aparentemente, la misma mujer también ha desempeñado el mismo papel para Wally: en realidad, ella es lesbiana, y Wally la descubre besándose con otra mujer durante una fiesta. Ambas mujeres están en ropa interior.

Beth comienza a salir con un chico, Bruce, en la universidad. Se besan apasionadamente en una cama. Las cosas parecen estar a punto de ir más lejos cuando Beth confiesa que es virgen, lo que detiene los avances de Bruce. A pesar de que está dispuesta a perder su virginidad con él, Bruce dice: “No quiero arruinar las cosas moviéndome demasiado rápido”.

Pero Bruce también tiene un secreto: le hace una pasada a Frank en una fiesta, diciéndole que no es el novio de Beth (a pesar de que ella lo presentó como tal) y que estaría feliz de hacerle sexo oral a Frank, lo que sería como “poesía.” (Frank lo echa de la fiesta y le cuenta a Beth sobre la traición, y agrega que el 99% de los chicos heterosexuales se habrían acostado con ella. “Los tipos como Bruce siempre te hacen pensar que es tu culpa”, dice).

Frank le pregunta a Beth si alguna vez se ha enamorado de una chica. (No lo ha hecho, pero admite haberse besado con otra chica para “practicar”.) Dos parientes mujeres discuten algunos pasajes más picantes del libro de Mario Puzo, El Padrino: Beth (entonces Betty) escucha y cita un pasaje muy gráfico del mismo libro. Nos enteramos de que una de las primas de Beth quedó embarazada fuera del matrimonio y, unos años después, le dice a Beth que su marido todavía es genial en la cama.

Cuando Frank, Wally y Beth se registran en un hotel en Carolina del Sur, el recepcionista del hotel los obliga a tomar dos habitaciones separadas por el bien de la moral: Beth tiene su propia habitación, mientras que Frank y Wally dormirán en la otra. (Frank y Wally, obviamente, están de acuerdo).

Beth, a los 14 años, dice que tenía prohibido convertirse en líder de una banda en desfiles: los uniformes eran demasiado reveladores para su padre y probablemente la violarían, dijo. El tío Frank no lo aprueba, y le dice que si Beth alguna vez queda embarazada, “hable conmigo primero antes de hablar con cualquier otra persona de esta familia”. (Claramente es una sugerencia de que él la ayudaría a abortar).

CONTENIDO VIOLENTO

Dos hombres se pelean, uno golpeando al otro con fuerza en la cara. (Más tarde vemos algo de sangre en el labio del hombre). En una escena en retrospectiva, alguien se suicida: el cuerpo flota en un lago y alguien más lo saca frenéticamente. A un par de personas les preocupa que alguien más se haya suicidado.

LENGUAJE VULGAR

Aproximadamente 20 palabras f en inglés y siete palabras mierd-. También escuchamos “cul–”, “put-”, “panoch-” y “demonios”, así como insultos duros de burlas a los homosexuales.

CONTENIDO CON ALCOHOL O DROGAS

Nos enteramos de que Frank tuvo problemas con el alcohol anteriormente, y aparentemente Wally lo ayudó a mantenerse sobrio. (Wally insiste, sin embargo, en que no volverá a pasar por ese momento difícil). Cuando Frank admite haber fumado marihuana en su propia fiesta, Wally parece profundamente decepcionado. (Frank intenta decirle a un escéptico Wally que no es lo mismo).

Sin embargo, el estrés del funeral lleva a Frank de nuevo a los brazos del licor. Compra varias botellas pequeñas (le dice a Beth que no se lo diga a Wally) y las bebe de vez en cuando, y eventualmente hasta el punto de una embriaguez profunda, aunque alguien vierte tantas botellas como puede encontrar por el desagüe. (Como muchos alcohólicos, Frank esconde al menos una botella en caso de que se descubra el resto de su alijo).

Beth se emborracha con martinis durante una fiesta. Frank y otros fuman cigarrillos (así como otras sustancias en una fiesta).

CONCLUSIÓN

Cuando el secreto de Frank sale a la luz, su madre es uno de los últimos miembros de la familia con quien habla al respecto. Está aterrorizado por lo que ella podría decir. Pero ella lo toma en sus brazos.

“Frank, eres mi precioso regalo de Dios”, dice. “Y nada, nada cambiará eso”.

Esta escena se siente, en cierto modo, como el núcleo emocional de la película: es un momento en el que Frank se siente como si volviera a formar parte de la familia. Pero también resalta la disonancia central de la película, y minimiza sus complejidades inherentes.

Durante siglos, o quizás milenios, a las personas con inclinaciones hacia el mismo sexo se les ha pedido dentro del cristianismo que cambien: que cambien cómo se sienten, cómo actúan, a quién aman. Y durante la mayor parte de ese tiempo, la cultura estadounidense estuvo de acuerdo.

Vivimos en un Estados Unidos muy diferente ahora: la sociedad ya no les pide a los miembros de la comunidad LGBTQ que cambien. Es insistir en que Dios, o, al menos, nuestro antiguo entendimiento de Dios, debería cambiar.

Pero para muchos cristianos que creen sinceramente que la Biblia prohíbe las relaciones homosexuales, uno no puede simplemente dejar de lado lo que dice la Escritura sobre el tema. No es comparable a lo que dice la Biblia sobre la esclavitud (como la película intenta sugerir que es). Dadas las repetidas menciones del tema en el Nuevo Testamento, la enseñanza de la Biblia sobre los encuentros entre personas del mismo sexo no puede descartarse casualmente.

No, el tema es mucho más espinoso, y es algo que afecta a muchos cristianos. Los amigos y familiares están saliendo en mayor número, pidiendo aceptación y amor. El problema está en más puertas de las que uno pueda imaginar. Y, por supuesto, es mucho más que un “problema”. Son hijos. Hijas. Padres y madres.

Pedirle a la gente que elija entre amar a los miembros de la familia LGBTQ y obedecer a Dios … esa es una elección imposible, de verdad. Debemos, de alguna manera, hacer ambas cosas: honrar nuestras relaciones por completo sin renunciar a las convicciones bíblicas fundamentales. Y al hacerlo, quizás mantengamos un camino abierto entre nuestros seres queridos y la gracia, el amor y los milagros de Dios. Porque cuando no amamos a nuestros seres queridos, simplemente los alejamos no solo de nosotros, sino también, como tal vez con Frank en la película, de Dios.

Quizás esa postura no agradaría a los creadores de Mi Tío Frank. Pero, francamente, esta película tampoco complacerá a muchos espectadores exigentes. Si bien el tío Frank a veces tiene más matices de lo que cabría esperar, su mensaje también puede parecer bastante torpe. Y el contenido, por supuesto —desde el uso de drogas y el abuso de alcohol hasta el suicidio y el contenido sexual y unas 20 palabras f en inglés— obviamente también empuja bien hacia el territorio de clasificación Contenido Fuerte.

Crítico: Paul Asay (traducido por María C. Chacón León)

Artículos más recientes de Conectados

LAS CRÓNICAS DE NAVIDAD 2

Las Crónicas de Navidad 2 contiene risas, aventuras y otra historia sobre familias divididas que aprenden a reunirse de nuevo.

MI TĺO FRANK

Si bien Mi Tío Frank a veces tiene más matices de lo que cabría esperar, su mensaje también puede parecer bastante torpe.

LA ESTACIÓN DE LA FELICIDAD

La Estación de la Felicidad ofrece un romance lésbico con temática navideña que, como era de esperar, se apropia de la fórmula del género y de la sensación de bienestar.

BLACK BEAUTY

Los héroes aquí, tanto humanos como animales, nos recuerdan que cuando los tiempos se ponen difíciles, la perseverancia puede impulsar hacia un mañana más brillante.

AMADRINADAS

Amadrinadas es una película liviana, dulce e irónica, la última en reexaminar suavemente los arquetipos de Disney que hacen girar las leyendas.

MEDIOS HERMANOS

Cuando agrega todos sus problemas de contenido, a menudo diametralmente opuestos, Medio Hermanos nunca se fusiona en un contenido satisfactorio, familiar …

MANK

Mank ilustra que no es solo el contenido superficial lo que puede hacer que una película sea problemática. A menudo, los problemas también se incluyen en la historia.

LOS CROODS: 2 UNA NUEVA ERA

Casi por pura casualidad, Los Croods 2 Una Nueva Era se ha convertido ahora en una cinta que refleja nuestro loco mundo actual.

(RE)CAMBIO DE PRINCESA

Los personajes se parecen, cambian de lugar, surgen problemas, las cosas salen bien al final. Tan predecible como el propio Hallmark.

NUEVO AUDIOLIBRO

Un audiolibro dedicado a cónyuges y padres que deseen impactar a su generación
Principios para construir una Familia que Honre a Dios.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.