EL CASO DE RICHARD JEWELL

Solo quería ayudar a la gente.

Desde que era un niño que crecía en Georgia, Richard Jewell admiraba a la policía. Mientras que otros niños soñaban con convertirse en astronautas o estrellas de baloncesto, Richard quería usar una insignia, y por un tiempo lo hizo (hasta que lo despidieron). Desde entonces, ha sido un guardia de seguridad de vez en cuando, lo que le gusta cuando aparece un trabajo. Pero Richard siempre imaginó que estaba destinado a hacer algo más con su vida. Algo mejor. Algo más azul.

Claro, no parece a un oficial de policía: lleva unas pocas libras extra. Pero su amplia circunferencia se combina con un entusiasmo sin igual. Él lee los manuales de la policía en su tiempo libre. Es mejor de lo que fue Wyatt Earp. Y Richard cree que sería solo cuestión de tiempo antes de que tenga otra oportunidad de volver a usar una placa de policía real.

Entonces, cuando los Juegos Olímpicos llegan a Atlanta, con su abrumadora necesidad de personal de seguridad, Richard cree que podría ser su boleto de regreso al juego. Quizás es solo un guardia de seguridad. Pero será el mejor que pueda ser.

El 27 de julio, Richard ahuyenta a algunos jóvenes borrachos del costado de un edificio cuando ve una mochila desatendida en el Parque Centenario de Atlanta, donde se llevan a cabo los conciertos nocturnos de los Juegos Olímpicos. Cuando se lo señala a la policía en la escena, creen que está lleno de cerveza o bocadillos para los niños. Con tantos visitantes en Atlanta, algunos de ellos están obligados a dejar sus pertenencias. ¿Pensar que es una bomba? Eso es una locura, dicen los policías.

“Prefiero estar loco que equivocado en este momento”, dice Richard.
Resulta que no está loco. Y no está equivocado. Los expertos encuentran tres bombas de tubería masivas. Minutos después, explotan: mueren dos personas. Más de 100 están heridos. Pero podría haber sido peor, mucho, mucho peor, si no hubiera sido por Richard Jewell. Durante tres días, el guardia de seguridad es un héroe.

Pero pronto el FBI comienza a preguntarse: ¿lo es? Los agentes Tom Shaw y Dan Bennet están decididos a averiguarlo. El presidente de Piedmont College les dice que Richard tenía problemas cuando trabajaba para la escuela, con un archivo lleno de quejas. Un analista del FBI cree que Richard encaja en un arquetipo de “bombardero solitario”: un policía frustrado y que quiere ser un policía que planta una bomba para poder descubrirla más tarde, y luego sumergirse en todos los elogios.

Pero Shaw y Bennet no son los únicos que buscan un bombardero. Kathy Scruggs, reportera para el Atlanta Journal-Constitution, también lo hace. Ella y el agente Shaw se conocen. Se conocen bien. Ella conoce una palabra bien colocada y un toque oportuno hará que encuentre la identidad del principal sospechoso. Ningún sacrificio, por íntimo que sea, es demasiado bueno para su próxima presentación en primera plana.

Richard Jewell solo quería ayudar a la gente. Y lo hizo.

Solo espere y obtendrá su recompensa.

Elementos Positivos

El Richard Jewell en esta película es un héroe, uno con su cuota de fallas y caprichos, sin duda, pero a quien muchos deben sus vidas. Y a medida que atraviesa las primeras etapas del bombardeo, se muestra humilde en su papel. Estaba haciendo su trabajo, le dice a un periodista: los verdaderos héroes son los policías que arriesgaron sus propias vidas creando un perímetro y lanzándose de cabeza a las sangrientas consecuencias de la bomba. Richard incluso da crédito a los chicos borrachos que perseguía: si no hubieran golpeado la bolsa, la bomba habría rociado su contenido (clavos y tornillos) en hacia los lados en lugar de hacia arriba. Muchos más podrían haber sido heridos o muertos.

Sin embargo, cuando Richard pasa de héroe a sospechoso, él y las pocas personas en su círculo íntimo muestran sus verdaderas cualidades. La madre de Richard, Bobbie, teme y sufre mucho por su hijo. “No sé cómo protegerte de estas personas”, le dice llorando. Su abogado, Watson Bryant, era un antiguo asociado de Richard, uno de los pocos, admite Richard, que lo trató como una persona real. Y él cumple el mismo papel aquí, haciendo todo lo posible para humanizar a un hombre que está siendo demonizado en público.

En cuanto al propio Richard … bueno, él incluso coopera con las autoridades (para exasperación de Watson). También ayuda a su madre soldado en este momento difícil. Y se comporta con un poco de gracia, rara vez pierde los estribos. Es imposible escapar de la realidad de que debajo de todas sus rarezas y debilidades, él es solo un tipo agradable y honesto. No puede ser otra cosa que no sea. No nos olvidemos de los “villanos” designados de la historia. Tom Shaw, el agente del FBI que persigue a Richard con el mayor entusiasmo, lo hace por un deseo legítimo de encontrar al atacante.

La bomba explotó bajo su vigilancia, después de todo, y persigue a quien legítimamente parece, al principio, ser el culpable más probable. El suyo es un pecado de entusiasmo excesivo y determinación obstinada, cualidades que en muchas otras películas basadas en policías y delincuentes hacen que el consecuente sea un héroe, no un villano. (De hecho, se podría argumentar que él y Richard comparten algunos de los mismos vicios.) Y aunque los motivos originales de la reportera Kathy Scruggs no son tan honorables, ella también quiere encontrar al verdadero culpable. Cuando ella comienza a dudar del papel de Richard en los atentados, vemos que lamenta su propio papel en difamarlo.

Contenido Espiritual

Después del bombardeo, Kathy Scruggs ofrece una de las oraciones más extrañas que he escuchado en la pantalla. “Querido Dios, que encontremos [al atacante] antes que nadie”, dice ella, cogida de la mano con un compañero reportero. Y, agrega con una blasfemia, “haz que el tipo sea interesante”.
Watson le pregunta a Richard si pertenece a alguna secta religiosa u organización marginal. “No, a menos que los bautistas sean una secta”, dice con una sonrisa.

Contenido Sexual

Ha habido mucha controversia sobre cómo Kathy Scruggs, una verdadera reportera que cubrió la historia de Richard Jewell, ha sido retratada en la película de Clint Eastwood. Solo podemos decir que la versión de Kathy de Eastwood hará cualquier cosa, cualquier cosa, para obtener una historia.

Ella usa ropa provocativa, con la esperanza de que pueda ser un conducto efectivo para aflojar los labios de sus fuentes. Ella reflexiona sobre la cirugía de aumento de senos. Y cuando la vemos por primera vez con el Agente Tom Shaw, está claro que los dos ya se conocen bien. Ella baila a su lado en Centennial Park y lo alienta a bailar con ella.

Después del bombardeo, Kathy y Tom se encuentran en un bar. En muchas palabras, ella ofrece tener sexo con él a cambio de ayuda con su historia, prometiendo que no publicará nada sin corroborar la información. (Eso termina siendo una mentira, una de las muchas que cuenta). Ella insinúa que otras fuentes han alimentado su información sobre el bombardeo, y Tom insinúa que probablemente obtuvo esa información de sus otros “informantes” de la misma manera que está tratando de obtenerlo de él: a través del sexo. Ella no lo niega, pero después de que participan en un poco de juegos previos vestidos en el bar (no hay otra manera de describirlo, realmente), Tom le dice que piensan que Richard Jewell es el terrorista. Ella le informa que todavía pueden tener relaciones sexuales, pero esa información pone un reloj en su intimidad: sugiere que consigan una habitación en un hotel cercano o que simplemente hagan la escritura en un automóvil.

A medida que la investigación comienza a desmoronarse, el FBI avanza una teoría de que Richard tuvo un cómplice, tal vez su “amante homosexual”. Richard está bastante indignado por la sugerencia: durante una entrevista formal con el FBI, cuando Tom le pregunta por qué quería el trabajo en Centennial Park, Richard dice que tenía un buen punto de vista para “mirar a las chicas bonitas”. Luego enfatiza que “no es homosexual”.

Bobbie está bastante molesta cuando los agentes del FBI se llevan su “ropa interior”. Watson frota la nariz y besa a su asistente, Nadya (con quien sabemos que más tarde se casó).

Contenido Violento

La bomba explota y vemos tanto la explosión como sus consecuencias. La explosión arroja a la gente hacia atrás, y vemos y escuchamos clavos golpear y pegar en una obra de arte moderno. Docenas y docenas de personas son golpeadas por la metralla, y gruñen y lloran en la hierba mientras los socorristas zumban alrededor de la escena. Una mujer yace, aparentemente muerta, en un charco de su propia sangre mientras su hija le suplica que se mueva. Otros sangran de varias heridas.

En una secuencia de sueños, Richard revive la explosión y se arroja encima de la bomba antes de que explote.

Como guardia de seguridad, Richard golpea a un estudiante en su dormitorio de Piedmont College, derribándolo. (El incidente lo despidió). Él y un amigo hablan sobre el incidente mientras disparan armas de fuego en un campo de tiro.

También obtiene un puntaje alto mientras juega un juego de disparos en una sala de videojuegos, y vemos que algunas figuras crudas y pixeladas caducan en la pantalla. Nos enteramos de que lee manuales tácticos (algunos de los cuales admite que son controvertidos), y posee una gran cantidad de armas, incluidos algunos rifles de asalto. Coloca todas sus armas en su cama a pedido de Watson, por lo que el FBI, reuniendo evidencia, no encontrará ninguna “sorpresa”. Cuando Watson ve todas las armas, le pregunta a Richard si se está preparando para una invasión zombie.

Lenguaje Vulgar

Escuchamos más de 30 usos de la palabra f en inglés y casi 15 de la palabra mierd-. También escuchamos “pich-“, “b – tardo”, “maldición”, “demonios” y “pich-“. Alguien muestra un par de dedos del medio. El nombre de Dios es mal usado una docena de veces, cinco de ellos con la palabra “maldición”. El nombre de Jesús es maltratado otras nueve veces.

Contenido con Alcohol o Drogas

Tom y Kathy se encuentran en un bar dos veces. Durante la segunda reunión, Kathy tira el resto de una bebida que Tom dejó atrás, luego ordena otra. Los personajes también beben vino y cerveza. Richard irrumpe en un dormitorio donde hay cerveza, prohibida por las reglas de la universidad.

(A pesar de la presencia de alcohol, Richard luego es despedido por acosar a los estudiantes). Sabemos que Richard a veces detuvo a los estudiantes antes de que llegaran al campus en un esfuerzo por mantener el alcohol fuera del terreno, a pesar de no tener jurisdicción oficial. En Centennial Park, trata de lidiar con un grupo de jóvenes borrachos y rebeldes que se burlan de él a cambio. Él ve a alguien sacar cerveza de una mochila sospechosa.

Conclusión

Las historias, particularmente las historias visuales como las películas, son cosas divertidas. Algunos pueden querer, por ejemplo, advertir sobre los males del alcoholismo. Pero para contar esa historia, tienes que mostrar mucha, mucha bebida. Las películas que denuncian la violencia a menudo son necesariamente culpables de retratar esa misma violencia.

La ironía en el corazón de la cinta Richard Jewell es un poco más insidiosa, en cierto modo. La película quiere que mostremos cómo el FBI y los medios difamaron no solo a un hombre inocente, sino a un hombre que debería haber sido alabado como un héroe. Pero al hacerlo, se alega que el director Clint Eastwood difamo a una reportera de la vida real, Kathy Scruggs, por acostarse con hombre para que contaran sus propias historias. “Nadie ha dicho que Kathy haya hecho algo así”, dijo Kevin Riley, el actual editor en jefe de Atlanta Journal-Constitution. Y a diferencia de Richard Jewell, Kathy no está en condiciones de ofrecer una defensa: murió en 2001 de una sobredosis de medicamentos recetados.

No creo que fuera necesario representar a la periodista teniendo sexo para probar el punto de que la prensa tuvo la culpa, al menos en parte, de lo que le sucedió a Richard Jewell. Pero desearía que si Eastwood quisiera presentar a una periodista tan engañosa, hubiera usado un personaje compuesto, porque la controversia que rodea a Scruggs resta valor a lo que de otro modo sería una película fuerte y reflexiva, aunque profana.

La película advierte sobre los peligros de perfilar a cualquiera. Esta última cinta de Eastwood sugiere que juzgar a alguien en base a apariencias y suposiciones puede conducir a la injusticia y la tragedia. E incluso cuando finalmente se hace justicia, las consecuencias pueden persistir. Tomemos como ejemplo a Richard Jewell, cuyo nombre se vindico oficialmente tres meses después de ser acusado (y quien celebró en silencio, sugiere la película, cuando el verdadero terrorista confesó seis años después). Pero a pesar de que fue reivindicado, no recordé de inmediato, hasta que vi los trailers de la película, si el verdadero Richard Jewell era culpable o inocente. Las acusaciones de irregularidades, incluso si son solo eso, acusaciones, tienden a persistir.

Richard Jewell es una película triste, apasionante y a veces sorprendentemente divertida. Pero el lenguaje de la película, junto con su tratamiento cuestionable de un personaje clave, nos recuerda el punto principal de la película. No todo es lo que parece.

Traducido por María C. Chacón León

Artículos más recientes de Conectados

LA MONTAÑA EMBRUJADA

Los huérfanos Tony y Tia siempre han luchado por encajar en la sociedad. Para empezar, no pueden recordar nada de su pasado hasta hace unos

SELAH AND THE SPADES

No es fácil entrar en el prestigioso internado de Haldwell. Pero una vez que lo haces, bueno, estás ya establecido para la vida. Dicho esto,

TROLLS 2: GIRA MUNDIAL

Poppy y Branch están de vuelta en Trolls 2: Gira Mundial. Después de salvar su alegre, musical y colorido hogar en Trolls, Poppy se convirtió

LA FAMILIA ROBINSON SUIZA

Seamos realistas: a todos nos gusta escapar de vez en cuando. ¿Pero los Robinson? Lo llevan a un nivel completamente nuevo. Padre, madre y sus

THE QUARRY

Un hombre desaliñado en una furgoneta desaliñada conduce a Bevel, Texas, una noche tarde.  Un niño, de unos 12 años, lo ve. “¿Te Perdiste?” dice

THE OTHER LAMB

Selah nunca conoció a su madre. Nunca ha sabido lo que es ir a la escuela o ver una película o jugar en un patio

EL DRAGÓN CHIFLADO

Mientras Robert Benchley descansa en un flotador de piscina, disparando dardos de goma a patos de plástico que flotan en el agua, su esposa termina

LA ESPADA EN LA PIEDRA

Era una edad oscura en Inglaterra, sin ley ni orden. Los hombres se temían unos a otros. Los fuertes se aprovechaban de los débiles. Años

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.