Logo Verde de Conectados de Enfoque a la Familia - EALF

JUMP SHOT: THE KENNY SAILORS STORY

Necesitaba ser más alto que su hermano mayor. Necesitaba volar.

En aquel entonces, en la década de 1930, el juego de baloncesto estaba sujeto a la gravedad. Los entrenadores les decían a los jugadores que saltar era una forma segura de perder el control y perder la posición. Mantengan los dos pies en el suelo, decían. Hagan tiros con dos manos, decían. Eso significaba ser bueno, tenías que ser grande. El baloncesto no era un deporte para tipos bajos.Pero donde creció Kenny Sailors, en una granja cerca de Hillsdale, Wyoming, el baloncesto era el único juego real en la ciudad. Y su primer oponente real, su hermano mayor, Bud, era 10 pulgadas más alto que él. Cuando amas el baloncesto pero solo mides 1 metro 70, debes ser creativo.

Entonces él saltó. Y él lanzó. Y he aquí, la pelota se fue directamente a la canasta.
“Me sorprendió a mi tanto como a él”, admite Sailors.

Y así comenzó la curiosa y casi completamente desconocida odisea de la leyenda menos conocida del baloncesto, y una vida que lo llevaría a un campeonato nacional universitario, la NBA, la Segunda Guerra Mundial y los bosques de Alaska.

Este documental argumenta que Sailors creó el tiro en suspensión moderno, el tiro que forma la piedra angular del baloncesto hoy, un tiro emulado y perfeccionado por superestrellas de la NBA como Stephen Curry (quien se desempeña como productor ejecutivo de la película) y Russell Westbrook, entre una miríada de otros.

Pero más que eso, esta película narra el viaje de toda la vida de un hombre que amaba un deporte, pero amaba otras cosas más: a su esposa, a su familia, y a Dios.

“Sé que pertenezco al mayor Salón de la Fama al que cualquier hombre o mujer puede pertenecer”, dice Sailors. “Y cuando perteneces allí, y sabes que perteneces, no te preocupas por los salones de la fama que los hombres crean aquí. No significa mucho para ti “.

Después de todo, hay más de una forma de volar.

Elementos Positivos

La historia de Kenny Sailors sería bastante notable incluso si el tipo fuera un imbécil. Pero en cambio, obtenemos un modelo a seguir de honestidad y bondad. A lo largo de la cinta, vemos cuán cimentado estaba Sailors (en sentido figurado). De hecho, tal vez uno de sus capítulos más notables tiene lugar cuando terminaron sus días de juego.

Después de jugar en la NBA durante varios años, ganando alrededor de $ 7,500 por temporada, dice, Sailors abandonó el deporte. Él y su familia se fueron a las tierras salvajes de Alaska. Sailors y su esposa, Marilyn, pasarían los siguientes 35 años allí. Se mudaron en parte debido a la salud de Marilyn: sufría de asma y los médicos pensaron que si salía de las ciudades abarrotadas y contaminadas, podría vivir más allá de los 50 años. Así que se quedaron allí y eventualmente se convirtieron en miembros fijos de la pequeña comunidad de Glennallen.

Sailors entrenó en todos los deportes que había para entrenar en Glennallen High School, pero él hizo su mayor marca en el baloncesto femenino. Cuando comenzó, el baloncesto femenino tenía un conjunto diferente de reglas: sólo ciertas jugadoras podrían correr la cancha completa, porque se pensaba que un juego de cancha completa sería demasiado exigente para las mujeres jóvenes.Sailors ayudó a cambiar todo eso, y él entrenó a los equipos de baloncesto de sus chicas en tres campeonatos estatales en siete años. También alentó a las adolescentes aborígenes americanas a jugar, a pesar de que otros equipos desalentaron su participación (porque tendían a ser un poco más bajas). Y, según algunos, a él no le preocupaba si sus jugadores eran muy talentosas: Sailors creía que las lecciones aprendidas en la cancha beneficiarían a estas mujeres más adelante.

“Era una jugadora de baloncesto realmente pésima”, recuerda una ex participante, Rose Tyone.
“Pero él me animó a jugar”.

Uno de los amigos de Sailors recordó cómo, durante la Final Four de la NCAA, Sailors recitó sus propios últimos cuatro, que era lo más importante para él. “Dios, esposo, padre y marine estadounidense, en ese orden”, según los informes, dijo. El baloncesto ni siquiera estaba en la lista.Y, sin embargo, vemos a Sailors en la cancha a los 91 años, tirando canastas y moviéndose como un hombre sano de 60 años. Eso también es bastante positivo.

Contenido Espiritual

Esta película no da gran importancia a  las convicciones cristianas de Kenny Sailors, pero esa fe es claramente importante para él.
“El Señor me ha demostrado que hay muchas cosas más importantes que el deporte o el baloncesto”, dice, y su vida es prueba de ello. Cuando habla de un período de dificultad, dice: “Es difícil, pero el Señor te da fuerzas que ni siquiera sabes de dónde vienen. Te da la fuerza para pasar por casi cualquier cosa “.
Vemos una inscripción de Efesios 2: 8-9, un verso apropiado para la actitud de Sailors: “Porque es por gracia que han sido salvados, por la fe, y esto no es de ustedes mismos, es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie pueda presumir “.

Contenido Sexual

Sailors no estaba particularmente interesado ​​en tener novias en la escuela secundaria. “Quería ser un buen jugador de baloncesto”, dijo, “y las chicas simplemente no encajaban en eso para mí”. Eso cambió cuando fue incómodamente unido con la animadora Marilyn Corbin. Se casaron en el verano de 1943 y permanecieron casados ​​durante casi 60 años, hasta la muerte de Marilyn.

Contenido Violento

Sailors inicialmente quería esperar antes de casarse, no queriendo morir en el extranjero en la Segunda Guerra Mundial y dejar a una viuda con un nuevo bebé en camino. “Para ser honesto, no esperaba volver”, dice. “Esa es la verdad.”

No vemos ni escuchamos mucho sobre las experiencias de guerra de Sailors, aparte de algunas referencias verbales al hecho de que vio a muchos de sus amigos ser “baleados” y morir. Vemos un poco de material de guerra, incluido un médico que trata una herida de aspecto desagradable.
Después de que regresó de la guerra y terminó su carrera en el baloncesto, Sailors fue a Alaska y dirigió grandes cacerías en el estado. Vemos un par de cadáveres de animales, así como una imagen de un caballo cargando masivos de cuernos de alce.

Lenguaje Vulgar

Una palabra mierd- y unos tres usos de “cul–”.

Contenido con Alcohol o Drogas

Ninguno.

Conclusión
Mientras escribo esta revisión, he estado experimentando el coronavirus y su correspondiente cuarentena durante varias semanas. Todos hemos sentido su impacto; e incluso a aquellos de nosotros que no hemos sufrido el virus en sí no ha cambiado la vida. He estado extrañando lo que era “normal” hace solo dos meses. Extraño pasar tiempo con amigos y familiares. Echo de menos salir a comer con mi esposa. Y extraño mis deportes. Perder el Torneo de Baloncesto Masculino de la NCAA, conocido popularmente como March Madness, fue un fastidio más grande de lo que esperaba.

Cuando Kenny Sailors ganó su campeonato de la NCAA con Wyoming en 1943, no existía March Madness. De hecho, el deporte en sí aún era joven. “En aquel entonces, parecía casi un deporte diferente”, dice el ex superestrella de la NBA Dirk Nowitzki en el documental.

Y luego vino Sailors.

Otros podrían afirmar que “inventaron” el tiro en suspensión, nos dice este documental. Sailors mismo lo admite. Cualquier chico que arrojó la pelota hacia la canasta mientras saltaba un poco en la década de 1890 podría legítimamente afirmar ser el verdadero inventor, nos dice.

Pero el tiro en salto tal como lo conocemos hoy en día, un salto vertical y recto combinado con un tiro de una sola mano, parece ser de Sailors. Y miras las fotos de él haciendo el tiro y las transpones junto a otros grandes contemporáneos (Durant, Curry, incluso Michael Jordan y Larry Bird) y puedes ver la notable huella de la influencia de Sailors.

Pero esta cinta hace más que saciar un antojo de baloncesto. Nos da una imagen de un hombre que parece merecer el título de héroe, no porque fuera un gran jugador de baloncesto (aunque también era indudablemente eso), sino porque era un gran hombre temeroso de Dios.

Bien elaborada y bien contada, esta película es más que un bálsamo para este momento difícil: también es un antídoto. Nos recuerda que las dificultades y los obstáculos siempre serán parte de nuestro viaje mortal. Pero con perseverancia y creatividad, podemos encontrar un camino a través de ellos, o alrededor de ellos, o en el caso de Sailors, sobre ellos. Podemos saltar.

(traducido por María C. Chacón León)

Artículos más recientes de Conectados

UNA OBRA MAESTRA

Esta película de ritmo pausado declara que nuestras mentiras, pecados y malas decisiones nos marcan, pintando nuestros mundos en sombras inquietantes y oscuras.

CASA AJENA

Las preguntas llenas de tensión hacen de Casa Ajena una historia de fantasmas notable y verdaderamente inquietante, una que termina en un lugar extrañamente afirmativo.

COME PLAY

Esta película sugiere que nuestras pantallas pueden ser las ventanas y puertas de nuestras pesadillas más oscuras y miedos que nos consumen.

LET HIM GO

A veces, en nuestros momentos de angustia y miedo, tomamos decisiones emocionales duras que pueden causar aún más pérdidas.

AMORE DE CALENDARIO

Es casi como si los creadores de Amor de Calendario estuvieran tratando de demostrar que esta no es una comedia romántica al hacerla …

WHEN WE LAST SPOKE

Esta conmovedora historia de amor y fidelidad, pérdida y perdón al estilo de Hallmark es una que la mayoría de las familias podran disfrutar.

GRATIS:
Primer Capítulo del Audiolibro Hijos Exitosos

Una serie que le inspirará a pensar sobre su propio propósito de vida.  
Escuche la voz de Dios guiando su camino.  

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.