Logo Verde de Conectados de Enfoque a la Familia - EALF

Cuando el artista holandés Johannes Vermeer murió en 1675, dejó a su esposa e hijos endeudados. Se cree que pintó sólo treinta y tantos cuadros en su vida. Una vez que terminó esa vida, fue olvidado casi por completo hasta el siglo XIX.

Pero en la década de 1940, el legado de Vermeer se había modernizado por completo. Cuando una de sus raras pinturas cambiaba de manos, a menudo era para el rescate de un rey. En 1942, el pez gordo de los nazis Hermann Göring compró el célebre y recién descubierto Cristo con la Adúltera de Vermeer por la asombrosa cantidad de 1,6 millones de florines, la mayor cantidad de dinero pagado en ese momento por un cuadro.

Y ahí comienza la historia más extraña de la obra de Vermeer, casi tres siglos después de su muerte.

Ahora estamos en 1945. La Segunda Guerra Mundial ha terminado y Göring está en prisión. Todos aquellos de los nativos Países Bajos de Vermeer que colaboraron con los nazis también están siendo detenidos, y muchos están siendo ejecutados.

El capitán Joseph Piller, un judío holandés que trabaja para el ejército canadiense, está ayudando a llevar a muchos de estos simpatizantes a la justicia de posguerra, específicamente en el mundo del arte. Cuando los soldados encontraron el alijo de arte de Göring en una mina de sal de Austria, incluido el Cristo con la Adúltera, también encontraron al hombre que facilitó la venta: Han van Meegeren. Piller cree que Van Meegeren merece ser castigado por su papel en la venta, a menos que, por supuesto, el comerciante de arte pueda indicarle un pez más grande para freír.

“Esta es tu oportunidad de redención”, le dice Pillar. “O quizás, lo que es más importante, supervivencia”.

Pero van Meegeren quiere contarle a Pillar una historia diferente, no cómo vendió el arte saqueado a los nazis, sino cómo los estafó. Vermeer murió endeudado en el siglo XVII. Todos saben eso. Pero van Meegeren sugiere que, aun así, el maestro todavía pinta hoy.

ELEMENTOS POSITIVOS

Los nazis son probablemente los peores hombres del saco del siglo XX, por lo que cualquiera que se oponga a ellos tendrá al menos algunas estrellas doradas en su libro de contabilidad.

Joseph Piller, llamado a menudo Joe aquí, es uno de esos cruzados férreos, un hombre que está decidido a llevar algunas comadrejas ante la justicia. Obviamente, no busca al peor de los criminales de guerra nazis, sino a los holandeses que los ayudaron, traicionando a su país y socavando su resistencia. Pero también está decidido a proteger a los acusados ​​injustamente. Y cuando gradualmente llega a creer que van Meegeren es inocente (en cierto modo), Joe hace todo lo posible para proteger al hombre.

Los motivos de Van Meegeren son menos claros y, sinceramente, menos puros. Pero sí dice: “Creo que todos los fascistas merecen ser estafados”, y de hecho engaño bien a Göring.

Tanto Joe como su esposa formaban parte de la resistencia holandesa. Pero mientras Joe estaba peleando, su esposa estaba espiando, acercándose a los oficiales nazis para aprender secretos que ella pudiera canalizar al movimiento de resistencia. “Arriesgué mi vida todos los días para sobrevivir, Joe”, le dice. Y sabe que es verdad. Aún así, su trabajo implicó ciertos compromisos, que veremos a continuación.

CONTENIDO ESPIRITUAL

Muchas de las pinturas que vemos son intrínsecamente religiosas: obras con nombres como Cristo con la Adúltera, La última Cena I y Jesús Entre los Doctores ocupan lugares destacados en la película, y las vemos repetidas veces. (Vemos brevemente algunas otras obras de arte con tintes cristianos, incluidas vidrieras también).

Aunque van Meegeren no parece particularmente religioso, a menudo invoca lo divino. Describe cómo, como artista, tuvo un estallido de inspiración una noche y “arrebató la perfección a los dioses”. Observa que las pinturas son prácticamente eternas, diciendo que “vivirán más que las montañas. Y eso, amigo mío, es lo más cercano a Dios que puedes tener “. Dice que Göring estaba interesado en la pintura de Cristo con la Adúltera, porque el Jesús en la pintura reflejaba algún tipo de ideal alemán, y le dio a Göring “su propio Jesús nazi”.

Joe es judío y lo vemos recuperarse de esconder los símbolos escondidos de su fe. (Se guardan en una caja con una estrella de David y, mientras coloca los candelabros en la mesa del comedor, le explica a su hijo pequeño cómo funcionan). Su fe le gana el desprecio, a veces velado, a veces no — de algunos compatriotas. En un momento, el conservador de un museo le dice a Joe cuánto lamenta lo que los alemanes le hicieron a su pueblo. “¿Mi gente?” Joe dice. “¿No somos todos holandeses?”

Los Vermeers son descritos como los “santos griales del siglo XX”, y van Meegeren se describe como un “narcisista furioso y un diablo astuto”. Un hombre toma un trago de alcohol y lo llama “orines de Satanás”.

Alguien hace referencia a la crucifixión.

CONTENIDO SEXUAL

Van Meegeren es tanto artista como hedonista, y ambos descriptores ocupan un lugar destacado en esta sección.

Cuando Joe y su asistente, Dekker, visitan por primera vez a Van Meegeren en su lujosa casa adosada, Dekker mira atento una pintura realista que representa a una mujer completamente desnuda. (La vemos de frente.) En un flashback, van Meegeren pintó una modelo desnuda: vemos tanto la pintura como la modelo, captando destellos del lado de su pecho y su trasero. También se ven en la pantalla otras pinturas o esculturas de desnudos. En el tribunal, se describe que las pinturas de van Meegeren, de tendencia moderna, tienen una “naturaleza casi pornográfica”.

Van Meegeren también es conocido por sus fiestas, y los espectadores acceden a una donde las mujeres retozan en una variedad de lencería reveladora. (Una de las asistentes tiene el pecho descubierto y se sienta en el regazo de un hombre agradecido).

Van Meegeren es conocido por dormir con mujeres y su amante actual está casada. “Han piensa que en el fondo, todos los hombres fantasean con que sus esposas sean seducidas por otros hombres o mujeres”, dice. (También le dice a Joe lo liberador que es modelar desnudo, “desnudarse y que alguien te pinte”). Cuando Joe confiesa que está teniendo problemas matrimoniales, van Meegeren le dice que el matrimonio es un estado antinatural, de todos modos. Él mismo está divorciado, pero él, su ex esposa y su amante parecen sorprendentemente amistosos.

Los problemas de Joe con su esposa provienen de su época como espía. Aunque nunca ha hablado de lo que tuvo que hacer para sentirse cómoda con los nazis, Joe sospecha que fue la amante de un oficial de las SS durante un tiempo. Esto desencadena una separación que ambos creen que podría volverse permanente. Después de que ella se va, Joe tiene un coqueteo con su asistente, Minna. Los dos se besan y suben a su dormitorio. Pero cuando Joe se encuentra con una foto del marido de Minna (que murió en la resistencia), el carácter de la noche cambia. Joe pasa la noche y duerme en la cama de Minna, pero los dos simplemente duermen, ambos completamente vestidos y ella apoya la cabeza en el hombro de Joe.

CONTENIDO VIOLENTO

Vemos a un par de personas ejecutadas en una plaza pública a través de un pelotón de fusilamiento. En uno de esos casos, cuando las balas golpean, la sangre vuela.

El asistente de Joe, Dekker, fue contratado en parte como pesado: se ve envuelto en varios enfrentamientos, algunos de los cuales se convierten en peleas. En un cuerpo a cuerpo invisible, un Dekker ensangrentado se disculpa por perder. Simplemente, dice, había demasiados para contenerlos.

Oímos hablar de suicidio y un hombre lo intenta con una pistola. Joe y Dekker atraviesan una puerta de madera. Se blanden armas. Se reparten amenazas.

LENGUAJE VULGAR

Tres palabras con f en inglés y una palabra mierd-, junto con los usos de “maldición”, “demonios” y “joder”. El nombre de Dios se empareja con “maldición” tres veces.

CONTENIDO CON ALCOHOL O DROGAS

Van Meegeren es un bebedor prodigioso, y su casa está llena de lo que Dekker llama “licor de clase mundial”. Dice que necesita beber whisky cuando se siente inspirado a pintar. Cuando Joe lo lleva a la cárcel, lo que obliga a Van Meegeren a dejar su vaso de licor a medio beber, Dekker lo sigue y se termina el vaso.

Dekker y Joe se emborrachan, y se sugiere que Dekker tiene un pequeño problema con la bebida. Escuchamos que las fiestas de guerra de van Meegeren eran populares debido a su “alcohol gratis, drogas gratis y mujeres fáciles”. Van Meegeren habla de su época como artista joven en París, cuando “bebía demasiado, dormía con muy pocas mujeres” y poco a poco se volvió loco.

El mercader de arte y varios otros personajes fuman.

CONCLUSIÓN

The Last Vermeer se basa en la historia real de Han van Meegeren, quien fue a juicio en 1947 por confabularse con los nazis y, en cambio, fue declarado culpable de ser un falsificador bastante notable: pintar un grupo de Vermeers falsos que el mundo del arte tomó como originales. Se convirtió en una especie de héroe popular en los Países Bajos, y sus clásicos facsímiles holandeses ahora se muestran en galerías de todo el mundo. El trabajo de Van Meegeren es tan popular ahora que su estilo ahora está sujeto a sus propias falsificaciones (incluidas algunas de su propio hijo).

La suya es una historia intrínsecamente fascinante, y la película parece ser mitad novela policíaca, mitad drama judicial.

Pero también puede surgir de manera incorrecta.

Los Vermeers de Van Meegeren, al menos el que vemos más prominentemente aquí, son obras profundamente piadosas, que reflejan un pintor profundamente piadoso de la Edad de Oro. Mientras tanto, el verdadero pintor es un hedonista de clase mundial: nunca conoció una botella de whisky de primera clase que no quisiera beber, nunca conoció a una mujer, casada o no, que no quisiera llevar a la cama.

Vemos evidencia de su vida bohemia a lo largo de la película, evidencia que quizás la película usa para mantenernos fuera de lugar con respecto al falsificador. Aún así, el contenido empuja lo que fácilmente podría haber sido una película para menores de 13 años hacia un territorio con clasificación Restringida y, por lo tanto, fuera de la lista de visitas obligadas de muchos espectadores.

La versión cinematográfica de Han van Meegeren parece gustarle a la gente. Y, años después de su propia muerte, todavía podría hacerlo.

Crítico: Paul Asay (traducido por María C. Chacón León)

Artículos más recientes de Conectados

LAS CRÓNICAS DE NAVIDAD 2

Las Crónicas de Navidad 2 contiene risas, aventuras y otra historia sobre familias divididas que aprenden a reunirse de nuevo.

MI TĺO FRANK

Si bien Mi Tío Frank a veces tiene más matices de lo que cabría esperar, su mensaje también puede parecer bastante torpe.

LA ESTACIÓN DE LA FELICIDAD

La Estación de la Felicidad ofrece un romance lésbico con temática navideña que, como era de esperar, se apropia de la fórmula del género y de la sensación de bienestar.

BLACK BEAUTY

Los héroes aquí, tanto humanos como animales, nos recuerdan que cuando los tiempos se ponen difíciles, la perseverancia puede impulsar hacia un mañana más brillante.

AMADRINADAS

Amadrinadas es una película liviana, dulce e irónica, la última en reexaminar suavemente los arquetipos de Disney que hacen girar las leyendas.

MEDIOS HERMANOS

Cuando agrega todos sus problemas de contenido, a menudo diametralmente opuestos, Medio Hermanos nunca se fusiona en un contenido satisfactorio, familiar …

MANK

Mank ilustra que no es solo el contenido superficial lo que puede hacer que una película sea problemática. A menudo, los problemas también se incluyen en la historia.

LOS CROODS: 2 UNA NUEVA ERA

Casi por pura casualidad, Los Croods 2 Una Nueva Era se ha convertido ahora en una cinta que refleja nuestro loco mundo actual.

(RE)CAMBIO DE PRINCESA

Los personajes se parecen, cambian de lugar, surgen problemas, las cosas salen bien al final. Tan predecible como el propio Hallmark.

NUEVO AUDIOLIBRO

Un audiolibro dedicado a cónyuges y padres que deseen impactar a su generación
Principios para construir una Familia que Honre a Dios.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.