En esta era hiperconectada, la mayoría de nosotros tendemos a pensar que estamos aislados si nuestros teléfonos no muestran barras completas. Pero no fue asi en todo lugar ni en todo tiempo.

Por ejemplo, Nome, Alaska. Incluso hoy, es muy difícil llegar a este lugar. Ubicado cerca del Círculo Polar Ártico, no hay autopista hacia la ciudad, no hay una línea de ferrocarril conveniente. La mayoría de la gente usa avión. Algunos barcos navegan allí en verano. Y un puñado resistente logra llegar allí en moto de nieve o trineo de perros, en el sendero Iditorad. ¿Y si hay una tormenta? Solo la buena suerte los llevaria allí.

 

Si es difícil llegar a Nome hoy, imagine como fue en el invierno de 1925.

 

La industria aeronáutica está en su infancia, y la mayoría de los motores de los aviones se congelan en el frío de Alaska. Los puertos están congelados. Faltan 10 años para que se invente la moto de nieve y, mucho menos utilizable a largas distancias. El único transporte real viable dentro y fuera de Nome es en trineo de perros, y el viaje al mundo exterior dura un mes o más si el clima está en contra.

 

Pero una parte considerable de los niños de Nome están enfermos de difteria, una enfermedad extraordinariamente contagiosa que a menudo puede ser fatal. Se puede tratar con una antitoxina, pero el suministro de Nome ha expirado. Incluso si los hospitales de todo el país enviarán más, lo más cerca que pueden llegar a Nome es la ciudad de Nenana ... a casi 700 millas de distancia. Y la mayoría de los niños enfermos no tienen un mes: les quedan días de vida.

 

Leonhard Seppala sabe lo que es perder a un ser querido por enfermedad. El minero, que ya era un legendario conductor de trineo de perros, perdió a su esposa en la epidemia de gripe de 1918. No estuvo solo en su dolor: la mitad de la población inuit de la ciudad murió durante el brote. Pero el dolor de Leonhard parecía especialmente amargo. Su esposa acababa de dar a luz a Sigrid unos meses antes; una niña que nunca conocería a su madre.

 

El mundo de Seppala eran su hija y sus perros de trineo. Trabajó como un perro para mantenerlos. Pero la muerte de su esposa destruyó su fe y socavó su interés en la mayoría de las personas. Si también pierde a Sigrid ... bueno, mejor no pensar en eso.

 

Entonces, cuando la epidemia de difteria ataca a Nome, un SOS se dirige a los conductores de trineo de la región, los trineos tiradores de perros que, juntos, podrían ser capaces de emplear un sistema para traer el suero de Nenana. Seppala y su fiel perro guía, Togo, se encuentran entre los muchos que responden la llamada.

 

Pero otro conductor describe los peligros de viajar en temperaturas que caen muy por debajo de cero: "El aire se congela y cada respiración que tomas es como empujar un cuchillo en tus pulmones", dice. “Comienzas a ver cosas. Y si esos perros se rinden, tu y ellos morirán ".

 

Los niños de Nome no son los únicos en riesgo este invierno helado, sino también los conductores de trineo y sus perros.

 

Y se avecina una tormenta.

 

Elementos Positivos

The Great Alaskan Race narra la legendaria Carrera del Suero de 1925, una misión de rescate que inspiró la ahora carrera anual Iditarod. Con un telón de fondo tan heroico, no sorprende que los héroes aparezcan detrás de cada ventisquero y no todos están en un trineo de perros.

 

Constance, una joven enfermera a quien parece gustarle el viudo Leonhard, dice que ama a Sigrid como si fuera su propia hija. Constance lo demuestra cuidando tiernamente a la niña en ausencia de Leonhard. El Dr. Welch, el padre de Constance, es el único médico de Nome y se preocupa incansablemente por sus enfermos.

 

Incluso el alcalde Maynard, el rico magnate minero de la ciudad, se involucra. En lugar de ser el magnate egoísta estereotípico que la mayoría de las películas como esta nos brindan, Maynard claramente se preocupa por los empleados a su cargo, incluso le da a Leonhard un bono especial de Navidad. Él, como todos los demás en la ciudad, hace su parte para ayudar a facilitar la entrega del suero.

 

Pero el centro de atención en la cinta son los conductores de trineo y sus perros, especialmente Leonhard Seppala. Todos arriesgan sus vidas y sufren muchas dificultades para entregar el suero a la ciudad, y la película sugiere que el viaje fue especialmente difícil para Leonhard y su perrito guía, Togo.

 

Contenido Espiritual

La Gran Carrera de Alaska tiene sabor a película cristiana, pues la fe es un elemento importante (aunque discreto) en muchos de nuestros personajes. Pero no es tan simple como eso.

Leonhard parece tener un trasfondo cristiano (y una cruz cuelga de una pared en su cabaña), pero su fe se debilitó por la muerte de su esposa. En una escena, literalmente maldice a Dios por su miseria, y solo va a la iglesia cuando Sigrid le ruega que lo haga. (Incluso entonces, se para en la parte de atrás de la iglesia mientras Sigrid canta al frente con los niños.) Pero luego, acepta ir a la iglesia más fácilmente.

 

Otros se apoyan en su fe durante este tiempo extraordinariamente difícil. Algunas mujeres se muestran persignándose y rezando. Una cruz cuelga en la pared de un hospital. Un presentador de radio nacional dice que cuando las cosas se ven particularmente sombrías, “todo lo que podemos hacer es orar. Oren por Leonhard Seppala y oren por los buenos ciudadanos de Nome ”. Una cruz decora una tumba. Escuchamos muchas charlas sobre Navidad y escuchamos a los niños cantar "Noche de paz", así como otras canciones con temas espirituales.

 

Cuando un editor de un periódico (conocido en la historia como William Fentress "Wrong Font" Thompson) critica el plan del estado de usar perros de trineo arcaicos en lugar de aviones para transportar el suero (del cual era propietario), el gobernador le dice que se relaje. “Ten un poco de fe, ¿quieres? ¿Has oído hablar de ese concepto? ”(El gobernador también sugiere que esta crisis es como vivir en el infierno).

 

Pero una forma de fe más indígena se mezcla con el cristianismo aquí.La película es narrada por (parece) un anciano inuit que dice que cada ser vivo tiene un espíritu. "Al tomar una vida", nos dice fuera de la pantalla mientras Leonhard caza, "primero hay que honrar al espíritu y agradecerles por su sacrificio". La película sugiere que Leonhard entiende esta conexión con el espíritu, una creencia derivada de un sistema animista.

 

Cuando la esposa de Leonhard muere, el narrador nos dice que Anguta, una deidad con atributos de lobo y oso, lleva las almas de los muertos a su "lugar de descanso final". Leonhard parece tener visiones de un lobo blanco a veces, y dispara y mata a un oso que, según el narrador, fue una especie de represalia espiritual por la muerte de su esposa. (¿Creía Leonhard que en realidad estaba disparando esa parte de Anguta? ¿O simplemente a un oso que le recordaba al espíritu? ¿Quién sabe? La espiritualidad se vuelve un poco confusa en algunos lugares).

 

En un momento de crisis mortal, Leonhard parece tener otra visión de caminar con su esposa muerta. Pero oye la voz de Sigrid y es el llamado de regreso a la tierra de los vivos mientras su esposa se desvanece al sol. Más tarde, el narrador sugiere que un "espíritu superior" llevó a los conductores de trineo a través de Alaska, sin especificar quién o qué era ese espíritu superior.

 

Contenido Sexual

Leonhard y su esposa se besan e intercambian tiernas palabras de amor (antes de su muerte). Ella le dice a Leonhard que está embarazada, y él presiona su cabeza contra su vientre. Más tarde, besa a otra mujer en la mejilla.

 

Contenido Violento

Leonhard caza, y lo vislumbramos cortando el cadáver de un caribú. Vemos algo de sangre en las rocas, pero la mayor parte de la escena es más sugerente que gráfica. También dispara y mata a un oso: no vemos la muerte, pero si cuando corta el cadáver, Leonhard se llena las manos con sangre y se mancha toda la cara también mientras grita al cielo.

 

Tanto los conductores como los perros corren el riesgo de morir congelados durante la Carrera del Suero. Uno de ellos es sacudido por lo que parece una explosión de hielo y nieve, se despierta y se encuentra colgado sobre un profundo abismo. Necesita la ayuda de sus perros para llevarlo a un lugar seguro.

 

En el hospital de Nome, una niña enferma muere de difteria: su madre llora en agonía cuando le dicen. Otros niños también se ven muy enfermos. El Dr. Welch recuerda el terrible brote de gripe de 1918, un año en que murieron muchos ciudadanos de Nome y sus alrededores. "Estaba desamparado", dice, "y ahora está sucediendo de nuevo".

 

Lenguaje Vulgar

Tres usos de "maldición", tres más de "Demonios" y un puñado de abusos del nombre de Dios y de Jesús. En un momento, Leonhard usa la frase "maldito" para maldecir al Todopoderoso.

 

Contenido con Alcohol o Drogas

Un conductor de trineo bebe de un frasco antes de comenzar su etapa del viaje. Gente se sirve whisky mientras conversa, y otros beben cerveza mientras escuchan la difícil situación de Nome por la radio. Gente fuma en una sala de cine.

 

Conclusión

Esta no es la primera vez que la gran Carrera del Suero de 1925 llega a la pantalla grande. La historia más notable lo hizo en la película Balto de 1995, calificada como Todo Público, que se centró en el perro más famoso de la carrera. (La estatua de Balto también adorna un rincón del Central Park de Nueva York).

 

Pero aunque Balto y su conductor, Gunnar Kaasen, desempeñaron un papel importante en el relevo y cubrieron las últimas 50 millas en Nome con el suero necesario, Leonhard Seppala y Togo cubrieron 350 millas del relevo, que incluía con mucho el tramo más peligroso y cuando las temperaturas cayeron muy por debajo de 30 grados bajo cero. (La película sugiere que corrieron en temperaturas de 80 bajo cero).

 

Ah, y aquí hay otro hecho divertido: Balto también era propiedad de Seppala. Kaasen solo pidió prestado el perro.

 

Los participantes en la Carrera del Suero necesitaban abrazar no solo un valor excepcional, sino también una claridad de propósito para hacer lo que hicieron.

 

Desafortunadamente, esta película carece de un enfoque similar.

 

La Gran Carrera de Alaska tiene buenas intenciones. Brian Presley, el director y estrella, es cristiano, y trabaja duro para traer no solo el drama y la inspiración inherentes del registro histórico a la pantalla, sino también para darle un sentido de fe.

 

Pero si bien muchos de los elementos de la película parecen basarse en la fe, The Great Alaskan Race también agrega algunos elementos animistas vagos y desarticulados, cosas que estoy seguro de que estaban destinadas a enfatizar el multiculturalismo de la Alaska de principios del siglo XX, pero que termina confundiendo las cosas más que nada. Y aunque el lenguaje aquí no es peor de lo que podríamos escuchar en una típica comedia de televisión, los espectadores que esperan un mayor sentido de pureza estilo Hermanos Kendrick pueden quedar un poco consternados. Si bien la narración en su conjunto puede ser convincente, gracias a la historia, las escenas destinadas a dar un golpe a veces terminan ofreciendo solo un toque con el dedo.

 

En otras palabras, The Great Alaskan Race no es una gran película. Pero sí cuenta una gran historia. Y para aquellos a quienes les gustaría escucharlo,no es una mala opción.

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación