Ingobernable e indómita.

 

Así llamaron a Araminta "Minty" Ross, nacida en la esclavitud en 1820, en Maryland. La mujer que más tarde tomaría el nombre libre de Harriet Tubman, conoció el mal desde muy joven. Fue abusada, manipulada y obligada a mirar cómo algunos de sus propios hermanos fueron vendidos como esclavos, lejos de ella y su familia.

 

Y justo cuando pensaba que la emancipación estaba cerca (debido a sus inminentes nupcias con un hombre libre llamado John Tubman), a Harriet se le recordó brutalmente que nunca vería la libertad y que todos sus futuros hijos estarían destinados a una vida de cautiverio.

 

Pero tales amenazas tienen una curiosa forma de provocar rebeldía. Y Harriet Tubman no era una mujer dispuesta a someterse a una esclavitud permanente.

 

En cambio, ella huyó de sus amos esclavos en Maryland, viajando más de 100 millas a la tierra libre de Pensilvania. Allí, se encontró a sí misma como una mujer liberada. Pero cuando comenzó a saborear el fruto de la libertad, supo que no podía guardarlo para sí misma.

 

Pronto, Harriet se unió a la Sociedad contra la Esclavitud en Filadelfia y luego se convirtió en directora del Ferrocarril Subterráneo, obedeciendo la voz de Dios y liberando a cientos de esclavos, proclamando con valentía el lema de su vida:

 

"Seré libre o moriré".

 

Elementos Positivos

Harriet Tubman, como esta película retrata tan bellamente, fue una fuerza que se debe tener en cuenta. La película cuenta la historia de Harriet y muestra que ella era valiente, inteligente, audaz, resistente y totalmente desinteresada. En una escena, los líderes del Ferrocarril Subterráneo luchan con miedo y confusión sobre cómo liberar esclavos, pero Harriet declara audazmente: "daré hasta la última gota de sangre en mis venas para liberarlos".

 

Harriet hizo historia no solo por luchar por su camino hacia la libertad, sino por arriesgar repetidamente su vida para llevar a cientos a la libertad con ella. Más tarde, incluso participaría en la Guerra Civil como espía del Ejército de la Unión y fue una de las pocas mujeres en la historia de los Estados Unidos en liderar una expedición armada.

 

Pero antes de todo eso, la película muestra que la chispa de Harriet por la libertad y la justicia comenzó temprano y fue avivada por algunas otras personas importantes.

 

Una de esas personas fue Marie. Como propietaria de una pensión en Pennsylvania para ex esclavas, Marie toma a Harriet bajo su protección. Ella alienta a Harriet a vivir su llamado dado por Dios y le enseña a mantener la cabeza en alto como una mujer libre. Ella ayuda a Harriet a conocer su valor y autoestima, la estimula a liberar esclavos y le da un arma para protegerse.

 

William Still, líder de la Sociedad contra la Esclavitud en Filadelfia, también ayuda y alienta a Harriet cuando llega por primera vez a Filadelfia, enseñándole a "caminar como usted tiene derecho a hacerlo". Finalmente, William le presenta a Harriet el Ferrocarril Subterráneo, en el cual ella es inducida rápidamente como directora.

 

Mientras Harriet viaja hacia la libertad, muchas personas la ayudan en el camino, alentándola, dándole alojamiento y refugio y, finalmente, llevándola a la frontera de Pensilvania. Un antiguo esclavo convertido en rastreador deja de ayudar a los propietarios de esclavos blancos a atrapar esclavos y, en cambio, comienza a ayudar a Harriet a liberar las almas.

 

Entre los que Harriet arriesga todo para liberar están varios miembros de su propia familia. Y el feroz compromiso y determinación de Harriet, así como su devoción espiritual, convencen a un joven rastreador engañoso llamado Walter para que la ayude. El personaje de Walter cambia haciéndose un hombre mejor, y ayuda a Harriet en varios momentos críticos de la historia.

 

Contenido Espiritual

Harriet es una mujer profundamente espiritual que confía en Dios a lo largo de toda la película, para obtener dirección, supervivencia y esperanza. Está claro que Harriet fue criada por sus padres en la fe. (Su padre es libre, su madre sigue siendo una esclava). Cuando era niña, Harriet comenzó a recibir visiones espirituales, o premoniciones, que le advirtieron sobre el peligro que venía y le enseñaron cómo evitar daños. A veces, vienen en forma de sueños mientras ella duerme. Otras veces, Harriet siente que se acercan y cae en un estado de trance en el que experimenta las directivas místicas. Harriet usa estas visiones de Dios para guiarse a sí misma y a su gente hacia la libertad.

 

La conexión de Harriet con Dios es tan fuerte que muchos temen su fe poderosa, ya que los empuja a un territorio incómodo y requiere que también den grandes saltos de fe. El propio hermano de Harriet casi la llama loca hasta que ve que sus visiones son verdaderas y que ella sí oye a Dios. En otra conversación, Marie le dice a Harriet que quizás una de las razones por las que está soltera es porque no hay nadie en su nivel espiritual. "¿Qué es un hombre para una mujer tocada por Dios?", Marie pregunta retóricamente. Harriet luego describe la forma en que escucha la voz de Dios (que es suave y firme). Harriet ora constantemente por dirección y esperanza, y se apresura a decirle a los demás: "Camino con el Señor". Pero no tiene miedo de ser honesta ante Dios y gritarle con preguntas en medio de su propio sufrimiento y momentos de miedo y duda.

 

Los amos de esclavos usaban la Biblia para manipular, abusar y controlar a sus esclavos. Un hombre de corazón duro llamado Gedeón, el dueño de una plantación que creció con Harriet y que ahora la “posee”, le dice a Harriet que “el suicidio es un pecado contra Dios” y contra los dueños de esclavos. Él manipulativamente trata de atraerla de vuelta a la esclavitud y el abuso. De manera similar, Gedeón y su familia realizan servicios religiosos obligatorios para sus esclavos donde el reverendo negro local, un hombre ahora libre, usa Colosenses 3:22 para argumentar que la esclavitud es válida y bíblica. (El reverendo pretende públicamente apoyar la esclavitud en sus exhortaciones a los esclavos para que obedezcan a sus amos. Pero todo es una tapadera de lo que realmente está haciendo: ayudar secretamente a los esclavos a escapar a la libertad).

 

Los espirituales negros, canciones usadas para describir las dificultades de la esclavitud y para dar esperanza, se cantan a lo largo de toda la película. Harriet los usa especialmente para llamar a los esclavos a la libertad. Más tarde, los frustrados propietarios de plantaciones le dieron a ella el nombre de "Moisés" mientras liberaba a cientos de esclavos, tal como Moisés liberó a los egipcios de las manos del faraón.

 

Harriet le dice a su antiguo dueño de esclavos, Gideon, que morirá por "el pecado de la esclavitud" y dice: "Dios nunca quiso que las personas fueran dueñas de personas". La hermana de Harriet llama al padre de Gideon "el diablo" después de vender a sus hijos a esclavitud. Un reverendo le dice a Harriet que abandone el miedo, se aferre a Dios y confíe en Su dirección.

 

Contenido Sexual

Harriet se desnuda para bañarse en una escena y la vemos horriblemente cicatrizada desde atrás. Una mujer revela una marca en la parte superior de su pecho al bajar su vestido para revelar la herida. Algunos hombres también son vistos con cicatrices y sin camisa. El vestido de Harriet se rompe de una manera ligeramente reveladora.

 

Hay una referencia de que Gideon, el antiguo dueño de Harriet, tenía relaciones sexuales con prostitutas. Gideon y un ex esclavo violento, Bigger Long, hacen referencias crudas a tener relaciones sexuales con numerosas mujeres, incluidas las "prostitutas blancas".

 

Harriet queda devastada cuando se entera de que su esposo, John, se ha casado con otra mujer (después de creer que Harriet está muerta) y espera un hijo con ella. Harriet y su esposo se besan varias veces, pero ella lo deja después de descubrir que ahora tiene una segunda esposa.

 

Contenido Violento

Harriet le pide a Dios que "derribe" a su amo, que es un hombre malvado. Irónicamente, el amo de esclavos muere al día siguiente; su joven hijo, Gideon, cree que es culpa de Harriet. Harriet luego es amenazada por Gideon. Él deja en claro que si Harriet es atrapada (ya que ahora está libre), será torturada, llena de brea caliente y desgarrada de una extremidad a otra. Del mismo modo, la madre de Gideon quiere quemar a Harriet viva en la hoguera, "como Juana de Arco".

 

Gideon y el rastreador de esclavos, Bigger Long, patean repetidamente a una mujer en la cara y la golpean hasta que está ensangrentada y muere. Gideon es especialmente cruel con la hermana de Harriet, la asfixia, la amenaza y finalmente vende a sus hijos pequeños como esclavos. Harriet cuenta la historia de cuando su cráneo se abrió a los 13 años y estuvo en coma durante dos meses.

 

Los dueños de esclavos hacen referencias violentas y crudas sobre golpear a sus esclavos. Los esclavos cuentan los horrores que han sufrido, como ser marcados, golpeados, amordazados, torturados y violados. Harriet habla en contra de la violación, específicamente contra las niñas que son violadas "antes de tener su primera menstruación". Algunos hombres hacen referencias violentas a la violación.

 

Un hombre recibe un golpe en la cara con un arma y es noqueado. Más tarde, vemos que ha sido cegado en un ojo por abuso excesivo. Un hombre recibe un disparo gráfico en la cabeza y la sangre se ve volar por todos lados. La dueña de una esclava es paranoica y cree que su joven esclava está tratando de matarla.

 

Lenguaje Vulgar

El nombre de Dios se combina una vez con "maldición". La palabra f  en inglés también se pronuncia una vez, al igual que la palabra mierd- (esta última en una referencia cruda a una letrina). Otra blasfemia incluye usos múltiples de "demonios," "negro hijueput-", "put- "," b - tardo "y "maldición ".  A Harriet se le llama "put-".

 

Contenido con Alcohol o Drogas

Un hombre habla de beber whisky.

 

Conclusión

"Voy a preparar un lugar para ti".

 

Estas famosas palabras, tomadas de Juan 14: 3, fueron algunas de las últimas palabras que Harriet Tubman habló antes de su fallecimiento a los 91 años, en 1913 (según la película). Y también capturan la esencia de la historia verdaderamente notable de Harriet Tubman. Una y otra vez, arriesgó todo para dirigirse al sur una vez más con la esperanza de regresar con unos pocos esclavos.

 

Para aquellos que solo han leído sobre Harriet Tubman en la escuela secundaria o han leído libros de historia, esta película profundiza en su vida y su impacto eterno. Esta historia también nos ayuda a verla como una líder y guerrera intrépida dirigida por la mano de Dios.

 

Harriet es una película conmovedora que muestra cómo son el verdadero sacrificio y el heroísmo; y lo hace sin mucha de la violencia que ciertamente estuvo presente durante la vida de Harriet.

Sí, hay algunos breves momentos de lenguaje áspero, así como algo de violencia. Dicho esto, no se acerca al mismo nivel de contenido gráfico que 12 Años de Esclavitud.

 

Esta película podría haber ido en muchas direcciones diferentes. En cambio, se centra en la tenacidad y determinación de Harriet Tubman. Pero también mira profundamente en el alma de Harriet y pone al descubierto su relación íntima con Dios, una relación que se acredita por el rescate de cientos de esclavos.

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación