La infancia es una época de pasiones enfocadas fuertes. Encontramos algo que amar: autos o Minecraft, Tolkien o la banda BTS, y los amamos casi hasta el punto de obsesión.

 

Jojo ama a Adolfo Hitler.

 

Esto no era tan inusual en la Alemania nazi. Muchos niños estaban chiflados por el canciller alemán en ese momento, en un furor por el Führer, se podría decir. Los jóvenes lo querían como a los Beatles y eso ofrece una amplia prueba de ello. Pero Jojo va un paso más allá. No anhela nada más que ser el mejor amigo de Adolf. Tanto es así que el dictador fascista se ha convertido en algo así como el alter ego interno del niño: un amigo imaginario con una inclinación por los bigotes angostos, trajes militares y pequeñas charlas frenéticas.

 

Cuando Jojo se preocupa por las personas que se burlan de él, por ejemplo, Adolph le recuerda al niño que la gente también se burló de él. Todavía recuerda la burla: "Oh, mira a ese psicópata", decían. ¡Nos va a matar a todos! "

 

Ah, y luego está el antisemitismo rabioso, por supuesto. Pero, de nuevo, la mayor parte de Alemania estaba envuelta en eso. Jojo está convencido de que los judíos no son personas en absoluto, sino demonios, completos con cuernos y posiblemente escamas.

 

Pero el impulso de Jojo para convertirse en el confidente más confiable de Hitler cambia cuando sufre un accidente con una granada viva durante un campamento juvenil nazi. Ahora, a la tierna edad de 10 años, tiene una pierna medio lisiada y una red de cicatrices en la cara.

 

Rosie, la ingeniosa madre de Jojo, no está dispuesta a dejar que su hijo sienta pena por sí mismo. Entonces involucra al niño en el partido nazi local y lo pone a hacer trabajos sencillos en la ciudad: entregar correo, pegar carteles, ese tipo de cosas. Y aunque Jojo preferiría estar haciendo algo más espectacular para la causa nazi, eso lo mantiene ocupado.

 

Pero no lo suficientemente ocupado, tal vez.

 

Un día, Jojo regresa a casa y piensa que está solo, hasta que escucha un ruido extraño arriba. Sube las escaleras para explorar, entra en la habitación de su hermana muerta y ... oye, ¿qué es esa extraña unión a lo largo de la pared?

 

Sigue la unión con sus manos, saca su cuchillo oficial de la Juventud Nazi y comienza a trabajar en la pared. Jala parte de la pared ... y encuentra un armario secreto detrás de ella. Hay una cama. Libros. Dibujos. Y una joven.

 

Es mayor que Jojo, tal vez 17 años. Y aunque Jojo no sabe quién es, tiene una idea bastante clara de lo que es: una judía. Su madre la ha estado escondiendo por alguna razón. ¡A los nazis locales no les gustara saber sobre esto!

 

Pero si Jojo dice algo, no es solo esta pequeña judía la que estaría en grandes problemas. Su madre también podría estarlo. Y tal vez incluso el propio Jojo.

 

Y tal vez Jojo es un poco curioso, a pesar de sí mismo. Quiero decir, aquí hay una verdadera judía, ¡justo allí! ¿Qué podría aprender él? ¿Dónde, exactamente, están sus cuernos?

 

Elementos Positivos

Cuando Jojo y su madre, Rosie, caminan junto a media docena de judíos colgados por el cuello en la plaza de la ciudad, Jojo intenta no ver. Pero Rosie lo hace mirar. Y cuando Jojo le pregunta a su madre qué hicieron ellos, ella responde: "Todo lo que pudieron".

 

Y Rosie está haciendo lo que puede. Ella le dice a Jojo que ama a su país: "Es la guerra la que odio". También odia el odio del Führer, aunque no puede decirle eso a su pequeño hijo nazi. Por eso Rosie trabaja secretamente contra el régimen nazi, especialmente manteniendo a una niña judía escondida en su casa. Ella sabe que el descubrimiento significa muerte segura, pero de todos modos esconde a la niña. (Se sugiere que el padre que no vemos de Jojo también está trabajando contra los nazis).

 

Pero ella hace más que alimentar y alojar a la niña (que eventualmente se hace llamar "Elsa"): también alimenta el espíritu de Elsa. La clave es sobrevivir y Hitler no puede ganar mientras una persona judía siga viva. "No te atraparon ayer ni hoy", dice ella. "Mañana debe ser lo mismo", dice ella.

 

Mientras tanto, Rosie hace todo lo posible para cuidar a su hijo sorprendentemente sensible, amándolo lo mejor que puede, a pesar de su fascinación por el nazismo. Ella sabe que la mayor amenaza para ella y la seguridad de Elsa es Jojo, pero aún ama al niño con todo su corazón y cree que, debajo de los uniformes y los saludos nazis, su amoroso y amable niño aún vive.

 

Ella tiene razón, por supuesto. La película toma la forma de una batalla por el alma de Jojo: el imaginario Adolph de un lado, Elsa y Rosie del otro. Y a medida que esta batalla interna se desarrolla en medio de esta guerra muy real, encontramos que la Alemania gobernada por los nazis no es tan monoteísta como podrían imaginarse los de afuera. A veces la ayuda proviene de algunos sectores sorprendentes.

 

Contenido Espiritual

El judaísmo se encuentra en el centro de esta historia, obviamente. Los nazis fabrican una letanía de mitos, prejuicios y estereotipos sobre los judíos que, al principio, Jojo traga completamente sin pensar. Si bien algunas de esas mentiras hacen eco del antisemitismo con el que todavía vivimos hoy, otras son completamente extravagantes. Uno de los maestros de Jojo, por ejemplo, sugiere que los judíos fueron producto de una unión de pez demonio. Y en un momento, Jojo le pregunta a Elsa, muy en serio, dónde va la reina judía a poner sus huevos. Una mujer dice que un judío obligó a un hombre en su vida a comenzar a beber, apostar y a tener "relaciones inapropiadas" con su hermana. Otras referencias a los "poderes" sobrenaturales judíos se hacen a lo largo de la película.

 

Elsa alimenta algunos de estos estereotipos por un tiempo (por desprecio de Jojo y en un esfuerzo por mantenerlo aterrorizado). Incluso crea nuevos mitos, incluida la sugerencia de que los judíos pueden leer las mentes de los demás. (También le dice a Jojo que los judíos no tienen cuernos hasta que cumplen 21 años.) Pero gradualmente, Jojo comienza a ver a Elsa como más compleja de lo que inicialmente imaginó. Bromean sobre qué grupo tiene un número más grande de personas influyentes, alemanes o judíos, y Elsa cierra su argumento nombrando tanto a Moisés como a Jesús.

 

Rosie parece ser cristiana. Escuchamos referencias a la fe y vemos signos visuales de la religión en la ciudad, desde cruces colgadas en las paredes hasta las estatuas de santos que se paran en una calle devastada por la guerra. También escuchamos referencias a fantasmas.

 

Contenido Sexual

Además de que le enseñaron que un pez tenía algo que ver con la gesta del pueblo judío, Jojo cree que los judíos cortaron las puntas de los penes de los niños para que los rabinos puedan usarlos como tapones para los oídos. En el Campamento Juvenil Nazi, mientras los niños aprenden a disparar armas de fuego y lanzar granadas, a las niñas se les debe enseñar cómo cuidar las heridas y, según los líderes, tener hijos para la Patria. "He tenido 18 hijos para Alemania", dice con orgullo la líder femenina, señalando a su figura completa.

 

Jojo contempla al amor, desdeñándolo al principio. Pero su madre insiste en que es algo bueno, lo más fuerte que se pueda imaginar. Y un día, él lo sentirá por sí mismo. Elsa ya lo ha sentido: habla de un niño llamado Nathan, con quien espera reunirse en París algún día. Jojo le escribe una carta a Elsa haciéndose pasar por Nathan, diciéndole que él (Nathan) está rompiendo con ella y ahora está "besándose con lengua" con otra persona.

 

Elsa se baña en la casa de Rosie mientras Jojo se sienta afuera de una puerta entreabierta. (Sin embargo, se aleja de la puerta y lo único que ve el espectador es uno de los brazos desnudos de Elsa). Rosie le dice a Elsa que necesita vivir y encontrar una vida llena de aventura, incluida la búsqueda de una pareja de amantes en Marruecos.

 

Dos nazis parecen estar involucrados en una relación secreta del mismo sexo (o, al menos, una llena de tensión sexual). Aunque nunca los vemos realmente involucrados en ninguna actividad abiertamente sexual, uno actúa bastante afeminado, mientras que el otro se maquilla hacia el final de la película. Como parte de un último esfuerzo de propaganda, los nazis le dicen a su gente que tanto los rusos como los británicos comen bebés y tienen relaciones sexuales con perros.

 

[Advertencia de Spoiler] Como era de esperar, Jojo finalmente se enamora de Elsa. Creyéndose feo por sus cicatrices, sugiere que los judíos podrían tener una afinidad por las cosas feas, y tímidamente pregunta si Elsa sigue su ejemplo. Cuando Jojo hace un puchero diciendo que nunca será besado, Elsa se ofrece besarlo. Jojo rechaza su oferta, en parte porque sería solo un beso de lástima y no contaría.

 

Contenido Violento

El conejo (Rabbit) en Jojo Rabbit aparece bastante temprano, cuando él y un amigo llamado Yorki están en el campamento juvenil nazi. Al darse cuenta de la aversión de Jojo a la violencia, un par de niños mayores (en posiciones de cuasi-liderazgo) le dan a Jojo un conejo para que lo mate. En cambio, el pone al conejo en el suelo y lo alienta a huir, pero uno de los niños mayores lo levanta antes de que pueda escapar, le rompe el cuello y lo arroja al bosque.

 

Durante el mismo campamento, Jojo toma una granada viva de alguien y la arroja directamente a un árbol, pero esta rebota a sus pies. La granada explota y envía a Jojo al hospital. (Vemos la escena desde el punto de vista de Jojo, y vemos que levanta un brazo ensangrentado antes de perder el conocimiento.) La evidencia de sus heridas persiste durante el resto de la película.

 

Gente muere por disparos y explosiones. Cadáveres yacen en las calles tras un sangriento ataque. Durante el campamento juvenil nazi, una aglomeración masiva presenta a muchos niños luchando y golpeándose entre sí, aparentemente para enseñarles a los niños el combate cuerpo a cuerpo. Un niño sostiene una piedra sobre su cabeza mientras otro grita: "¡Termínalo!" La piedra se arroja fuera de la vista de la cámara.

 

Cadáveres cuelgan en la plaza del pueblo, y obtenemos un primer plano del pie gris de uno. Los oficiales de las Escuadras de Defensa nazis aluden a alguien que dejaron "colgando" en sus oficinas.

 

Elsa sigue robando los cuchillos que Jojo carga, con tanta frecuencia que Rosie está desconcertada pues parece no encontrar un cuchillo en ninguna parte de la casa para usar en la cena. Elsa también amenaza con cortar la "cabeza nazi" de Jojo. Jóvenes nazis completamente vestidos saltan a una piscina de basura y se revuelcan antes de que alguien piense en rescatarlos. Alguien abofetea a alguien en la cara. Alguien es apuñalado el hombro con un cuchillo.

 

Después de que Adolfo Hitler se suicida en la vida real, el Adolfo de Jojo regresa con una herida sangrienta en la sien.

 

Lenguaje Vulgar

Una palabra f en inglés y unas seis palabras mierd-. También escuchamos "cul-", "maldición" y "demonios" varias veces. El nombre de Dios es mal usado unas 10 veces, tres veces con "maldición". El nombre de Jesús es abusado dos veces.

 

Contenido con Alcohol o Drogas

El Capitán Klenzendorf, jefe del campamento juvenil nazi (y más tarde, líder de los servicios nazis de la ciudad) bebe constantemente, principalmente de un frasco (que comparte en ocasiones con su auxiliar). Rosie bebe vino. A veces es en una copa cuando cena con Jojo; otras veces es directamente de la botella. Se hacen bromas sobre estar borracho. Uno o dos personajes fuman, y el Adolph de Jojo ofrece continuamente cigarrillos a niños de 10 años.

 

Conclusión

Rosie, en un momento, trata de alentar a Jojo a bailar. Cuando Jojo dice que bailar no tiene sentido, Rosie sugiere lo contrario. "La vida es un regalo que debemos celebrar", dice ella. "Debemos bailar para mostrarle a Dios que estamos agradecidos de estar vivos".

 

Producto del director neozelandés Taika Waititi (What We Do in the Shadows, Thor: Ragnarok), Jojo Rabbit es una pequeña película extraña. Aparentemente una sátira, en realidad es más extraña y tonta de lo que sugiere ese apodo. Pocas películas se atreverían a tratar de hacernos amar a un aspirante nazi, de 10 años o no, y mucho menos uno que retoza con un Adolfo Hitler imaginario.

 

Aquí encontramos sombras de la infame (e imaginaria) obra de Mel Brooks, Primavera para Hitler, pero quizás llevadas a extremos aún más extravagantes. Escuchar a Jojo gritar con entusiasmo "¡Heil Hitler!" a todos los que encuentra en una mañana brillante es increíblemente inquietante, combinando la inocencia de la juventud con uno de los regímenes más oscuros de toda la oscura historia del mundo.

 

La película refleja esta extraña esquizofrenia tonal a la perfección. Somos horrorizados por algunas de las muertes y sacrificios que vemos en la pantalla. Los cinéfilos podrían ser conmocionados por algunas de las sugerentes comedias hechas hacia el sexo y la intolerancia. Pero a pesar de todas sus paradojas excesivas y discordantes, Jojo Rabbit funciona.

 

Más que eso, hay una belleza que brilla a través de la oscuridad y la disfunción inherentes de este drama. Jojo Rabbit cuenta una historia sobre el poder de la vida, el amor y el heroísmo de un tipo diferente, uno que abarca la bondad y amabilidad por encima de las cosas que la Alemania nazi valoraba. O, seamos sinceros, lo que nuestro mundo a menudo también valora.

 

Cuando Rosie insiste en que el amor es la fuerza más poderosa de todas, Jojo no lo cree. Lo más fuerte es el metal, le dice a su madre, seguido de explosiones, seguido de músculos.

 

Pero resulta que su madre tiene razón. Jojo Rabbit nos lo dice. Nos lo muestra. Y al final, nos recuerda que incluso en los peores momentos del mundo, y también en los peores momentos nuestros, deberíamos recordar bailar. Porque estamos agradecidos.

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación