“Elige un hombre, toma tu kit de emergencia”.

El cabo primero Blake obedeció, como debería hacerlo un soldado. Se puso de pie y agarró al cabo primero Schofield por el hombro.

¿Una misión peligrosa? Quizás. Pero como soldados en la Gran Guerra, sentarse también era peligroso. Como lo era dormir, comer o respirar. Millones ya habían muerto en la guerra para entonces… para ese cálido día de abril de 1917. Millones más podrían morir antes de que terminara. Blake y Schofield habían visto caer a sus amigos en esta “guerra para poner fin a todas las guerras”. Pero una misión que involucre solo a los dos no podría ser tan mala, ¿verdad? Tal vez solo los enviarían a buscar comida, o para llevar un mensaje a través del laberinto de trincheras. “Algo divertido”, diría Blake más tarde.

Pero cuando Blake vio al general, supo que esto no era una mera comida. Los generales, cuando vienen a las trincheras, no traen “diversión”. Traen sangre.

El general Erinmore anuncia que los alemanes, por ahora, se han ido. Se han retirado de sus propias trincheras formidables y se han retirado unas nueve millas atrás. Dos batallones de soldados británicos, liderados por el coronel Mackenzie, endurecido por la batalla, han perseguido al enemigo y ahora se están preparando para atacar. La retirada alemana, cree Mackenzie, significa que el enemigo está casi fuera de combate. Un último empujón podría romper las líneas alemanas y poner fin a la interminable conflagración, finalmente.

Pero Mackenzie está equivocado.

Erinmore ha visto las fotos de reconocimiento. Ha visto a lo que se están retirando los alemanes: la red masiva de trincheras y fortificaciones conocidas por los alemanes como la Línea Hindenburg, la serie de atrincheramientos más fuerte que el mundo haya visto. Las trincheras mismas están alineadas en tres profundidades, con curvas y ángulos que forman enfoques asesinos. La artillería se eriza en la espalda, capaz de destrozar literalmente cualquier cosa que esté dentro del alcance.

Lanzar a 1.600 hombres contra esto, no es guerra. Es carnicería.

Y el hermano mayor de Blake es parte del ataque planeado, programado para mañana por la mañana.

Erinmore les asigna a Blake y Schofield una grave tarea: cubrir las nueve millas entre aquí y Mackenzie, a través de la tierra de nadie, tierra quemada y territorio alemán aún en manos. Y deberán hacerlo solos.

Elige un hombre, dijo el sargento. Agarra un kit. Para Blake, todo está muy bien. Esta misión es personal: tiene que salvar a su hermano. Pero para Schofield … bueno, ¿por qué Blake no pudo haber elegido a otro hombre?

Elementos Positivos

Schofield no está contento de haber sido enviado en esta misión casi suicida. Pero cuando Blake le dice a Schofield que puede volver a la relativa seguridad de las trincheras si lo desea, Schofield literalmente sigue adelante.

Ambos avanzan a través de circunstancias inimaginablemente horribles a medida que avanzan. Ambos hombres sacrifican mucho en su aventura, y también se sacrifican el uno por el otro. Blake parece particularmente bondadoso. Él salva la vida de Schofield, por un lado, liberándolo de los escombros causados ​​por una explosión. La explosión casi ciega a Schofield con polvo, y cuando Schofield usa la mayor parte de su agua para limpiar sus ojos, Blake también ofrece su agua voluntariamente. Blake cuenta historias divertidas para aligerar el estado de ánimo e intenta hacer lo que pueda para alentar a Schofield. Y Blake no solo es amable con Schofield: también hace todo lo posible para salvar incluso a un piloto enemigo.

También ayudan a otros en el camino, y esos otros a veces devuelven el favor. Uno de nuestros principales soldados da comida y sustento a una mujer joven y un bebé escondido en las ruinas de una ciudad francesa. Ella atiende sus heridas brevemente y le ruega que se quede, pero él insiste en que debe continuar.

Contenido Espiritual

El general Erinmore cita a Rudyard Kipling al explicar por qué está enviando solo a Blake y Schofield en esta peligrosa misión: “Bajar al Gehenna o subir al Trono / viaja más rápido el que viaja solo”.

Vemos signos de devoción entre los soldados británicos: algunos de los nombres que han dado a varias “calles” de trincheras tienen nombres espirituales (uno está etiquetado como “Church Avenue”(Avenida Iglesia), por ejemplo), y un soldado canta la clásica canción folklórica / gospel “The Wayfaring Stranger”. La letra habla del viaje doloroso del cantante al cielo, regresando a sus seres queridos muertos hace mucho tiempo y los redimidos de Dios. “Solo voy al Jordan”, dice el cantante. “Solo voy a casa”. Vemos iglesias devastadas por la guerra y escuchamos las campanas de las iglesias. Una fuente de la ciudad se ve en silueta, simulando la forma de una cruz.

Menos piadosamente, un teniente británico les da a Blake y Schofield sarcásticamente los últimos ritos mientras se preparan para correr por la tierra de nadie con cicatrices de batalla, rociando y salpicando licor sobre ellos en imitación de agua bendita.

Contenido Sexual

Blake y Schofield hacen una referencia en broma a la masturbación. Cuando uno de ellos es atendido por una joven bondadosa, ella toca su rostro con ternura: aunque ciertamente no es sexual, hay una cierta sensualidad en el gesto, un anhelo que quizás ambos tengan no solo por amor, sino también por el hogar y la seguridad. Vemos fotos de los seres queridos de los soldados.

Contenido Violento

La Segunda Guerra Mundial se cobró más víctimas, pero la Primera Guerra Mundial quizás no tenga igual en su horrible brutalidad. 1917 nos lleva a ese horror y no nos deja salir de él por dos horas. El viaje de Blake y Schofield a través de la tierra de nadie, el espacio entre las trincheras británicas y alemanas originales, es solo un precursor, pero uno revelador. Corren más allá de los caballos muertos y en descomposición (un teniente les aconseja que solo sigan el “hedor” para navegar si oscurece). Los cadáveres también se encuentran por todas partes, a veces medio sumergidos en cráteres de concha con agua, a veces colgando del alambre de púas siempre presente. Ese mismo cable rasga la mano de Schofield, una lesión que se volvió significativamente más horrible cuando Blake luego choca con él y envía la mano de Schofield a un cadáver podrido, más allá de la muñeca.

Vemos muchas otras señales de guerra en todo momento. Parece que los cuerpos muertos y no enterrados se encuentran en todas partes en diversas etapas de descomposición. Docenas forman algunos de los restos flotantes que represan naturalmente un río, sus caras blancas y cuerpos hinchados. (Los espectadores también ven perros y ratas muertos).

Sin embargo, no solo vemos personas muertas. Vemos gente morir. Aparentemente, un hombre muere ahogado (aunque en las sombras). Otro es apuñalado y se desangra. Varios otros son baleados o son víctimas de explosiones. Se disparan repetidamente a los hombres que huyen. Un hombre casi se ahoga. Un tipo casi muere después de que se dispara un cable trampa: es sacado de los escombros, sin respirar en absoluto. (Sin embargo, se recupera). Un hombre es arrastrado desde un avión en llamas, con las piernas en llamas. Varios soldados, quizás docenas, yacen destrozados en un centro médico de primera línea. Algunos tienen brazos o piernas arrancados, dejando muñones con huesos claramente visibles. Parece que tiene una sección de su pantorrilla explotada. La sangre está en todas partes, y las vendas a veces son alarmantemente escasas.

Un combatiente sugiere que la guerra no terminará hasta que haya un último hombre en pie, y a veces eso parece incómodamente cierto.

Blake relata una historia sobre cómo una rata le comió una oreja a uno de sus compañeros de trinchera y de Schofield.

Lenguaje Vulgar

La palabra f en inglés se usa más de una docena de veces, y la blasfemia británica “bloody” se usa más de 20. También escuchamos muchos usos de la palabra “b – tardo”, junto con otras blasfemias, incluida la palabra mierd- (al menos tres veces), “put-“, “demonios,” “joder” y otras vulgaridades británicas. Escuchamos el nombre de Dios mal utilizado al menos cuatro veces, y abusos del nombre de Jesús unas ocho veces.

Contenido con Alcohol o Drogas

Cuando Blake le pregunta a Schofield qué pasó con una medalla que había ganado por un compromiso anterior, Schofield admite que la cambió por una botella de vino. “Tenía sed”, explica. Varios otros beben licor. Algunos soldados le dan un frasco a Schofield. Varios fuman cigarrillos también, y alguien fuma una pipa.

Conclusión

“Si vas pasando por una tormenta, sigue caminando.”

Así lo dijo el gran Winston Churchill de Gran Bretaña, que experimentó sus propios problemas políticos durante la Primera Guerra Mundial. Presidió un par de desastres catastróficos en lo que sería una de las guerras más catastróficas de la historia. Entre 9 y 11 millones de militares murieron en el conflicto. Agregue las muertes de civiles, y el recuento casi se duplica.

No vemos todos esos cadáveres en 1917. Pero vemos lo suficiente. Más que suficiente.

1917 se filma a través de una cámara aparente en una toma aparente (los cortes se ocultan ingeniosamente aquí y allá, haciendo que la película parezca casi perfecta). La cámara sigue a Blake y Schofield a través de trincheras, paisajes devastados por la guerra, ciudades esqueletizadas y escenas que parecían arrancadas de las representaciones medievales del infierno. El director Sam Mendes quiere que seamos compañeros de viaje, no solo observadores. Quiere que veamos la carnicería de una manera que se sienta urgente, cruda y real. Casi nos obliga a sentir la sangre viscosa en nuestros dedos.

Es un viaje terrible que hacen nuestros dos soldados, uno que apreciamos (y detestamos) aún más por hacerlo con ellos. Esta historia, de hecho, se siente como el infierno a veces.

Pero ellos continúan.

El trabajo de cámara y la narración de historia de Sam Mendes magnifican los horrores de la guerra y humanizan a los que están en ella. Si bien Blake y Schofield dominan la historia, sus escasas interacciones con sus compañeros soldados y civiles son esclarecedoras y, a veces, incluso alentadoras, con personas que ofrecen amabilidad y cuidado en medio de las peores condiciones posibles.

El mundo de Schofield y Blake es cruel y hambriento. Pero a la vista, muestran valor y sacrificio. Al vivir tan indirectamente a través de ellos, encontramos solo un toque de belleza en toda esa brutalidad, un toque de inspiración para acompañar el sabor de toda esa sangre.

Crítico: Paul Asay (traducido por María C. Chacón León)

Artículos más recientes de Conectados

TROOP ZERO

En 1977, la NASA se preparó para lanzar un álbum fonográfico a bordo de la nave espacial Voyager conocida como Golden Record. ¿El propósito? Capturar

THE LAST FULL MEASURE

La Medalla de Honor representa la condecoración más alta que un miembro de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos puede recibir. Desde el inicio

THE GENTLEMEN (LOS CABALLEROS)

Mickey Pearson es el “Rey de la Marihuana” en el Reino Unido. Hay mucha especulación sobre cómo se ganó ese título, pero Mickey sabe: “Si

BAD BOYS III

Chicos malos, chicos malos / ¿Qué van a hacer? / ¿Qué van a hacer cuando vengan por los dos? Respuesta: Dispara algunas armas, explota cosas

AMENAZA EN LO PROFUNDO

“Hay un consuelo para el cinismo: hay mucho menos que perder”, Escuchamos a Nora, una veinte añera pensando mientras mira al espejo de un gran

BUSCANDO JUSTICIA

En las profundidades de Alabama, a solo 90 minutos en automóvil al norte de Mobile, encontrarás la pequeña ciudad de Monroeville, hogar del autor de

SOCIAS EN GUERRA

Mia y Mel han hecho todo juntas desde que eran jóvenes. Son buenas amigas. Viven juntas, trabajan juntas, se cepillan los dientes juntas y se

1917

“Elige un hombre, toma tu kit de emergencia”. El cabo primero Blake obedeció, como debería hacerlo un soldado. Se puso de pie y agarró al

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.
Nueva Serie Disponible

Conectarnos con los sentimientos, pensamientos, e incluso, frustraciones de nuestros hijos, es el primer paso para instruirlos de forma sabia y eficaz.  

 Enfoque a la Familia presenta una serie de videos que le ayudarán a mantener un equilibrio entre el amor y la firmeza mientras educa a sus hijos.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.