“Sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”.Así Jesús le dijo a Pedro en Mateo 16:18 , y, la Iglesia Católica lo ha tomado como su verso fundador. Pedro es reconocido como el primer papa, y supuestamente murió en la Colina Vaticana, donde ahora se encuentra la iglesia que lleva su nombre. Su tumba se encuentra debajo del piso.Se dice que otros 265 papas siguieron los pasos de Pedro. Pero si bien las puertas del infierno pueden no haber prevalecido contra la iglesia, tampoco ha sido una navegación fácil. El catolicismo ha resistido cismas y reformas y escándalos en abundancia. Cada época desafía al Vaticano con un nuevo conjunto de problemas, a veces graves, dentro de sus propios muros.

Y así es incluso en el siglo XXI. Incluso, quizás especialmente, en Netflix.

Es 2012. El Papa Benedicto XVI, un alemán aficionado y brillante (anteriormente llamado Joseph Ratzinger) y un acérrimo protector del dogma y la tradición católicos, está en el séptimo año de su papado. Ahora tiene 80 años (es viejo), y está luchando para lidiar con los escándalos sexuales globales de la Iglesia y las filtraciones de documentos del Vaticano a la prensa italiana.

Jorge Mario Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires, Argentina, está en Roma. Ha sido convocado allí por el Papa, y Bergoglio cree que el pontífice debe aceptar su renuncia en persona.

Verán, siete años antes, el reformista Bergoglio era un contendiente sorpresa para el papado, un trabajo que no buscaba y no quería. Pero también esperaba que un reformador reclamara el cayado del pastor, alguien que tuviera un corazón por los pobres y el medio ambiente, alguien que creyera que la Iglesia Católica era más fuerte mirando hacia afuera, no hacia adentro.

Ratzinger no fue reformador. Entonces, cuando los compañeros cardenales de Bergoglio elevaron a Ratzinger al trono de San Pedro, el jesuita argentino comenzó a planear su propio movimiento, lejos de los niveles superiores del liderazgo de la Iglesia. Envió su carta de renuncia tres veces al Papa Benedicto. Tres veces fue devuelto. Ahora,  va en persona, con la esperanza de obtener la firma del Papa y así distanciarse de una institución que puede apoyar, pero que ya no abraza.

Pero Benedicto no está listo para firmar.

Es cierto, no le gusta mucho Bergoglio.  Benedicto cree que las ministraciones con las manos abiertas del hombre parecen una teología indiferente y, por lo tanto, una indiferencia hacia la verdadera naturaleza de Dios. Ha leído declaraciones inquietantes de Bergoglio que, si se interpretan de cierta manera, parecen contradecir las posturas de la Iglesia sobre cuestiones morales importantes. Bergoglio rechaza los lujosos adornos que vienen con el liderazgo de la iglesia, un escrúpulo que se siente como una reprimenda de la Iglesia misma. Le encanta demasiado el fútbol. Tararea canciones de ABBA en el baño.

Bergoglio representa el cambio. Y para Benedicto, el cambio es un compromiso.
Pero últimamente Benedicto ha tenido problemas. En una época de creciente secularismo y cinismo, en un momento en que su propio papado ha sido sacudido por un escándalo que erosiona la fe, tal vez haya un momento para todo. Quizás haya, como dice el buen libro, un tiempo para todo. Incluso el cambio.

Elementos Positivos

El director Fernando Meirelles y el escritor Anthony McCarten, definitivamente tienen su favorito entre estos dos papas: Bergoglio, el futuro Papa Francisco, quien es elegido como un reformador de principios con un corazón para los pobres.

El argentino no siempre fue tan bien considerado, y de hecho, el futuro Francisco mismo admite que todavía es un objeto de división en su país de origen. Trabajó relativamente sin molestias durante los años de la “Guerra Sucia”, cuando una dictadura militar gobernó el país. Durante ese tiempo, Bergoglio hizo algunos compromisos que lamenta incluso ahora. Después (según la película), fue despojado de su autoridad (había estado a cargo de la orden de los jesuitas en Argentina y Paraguay) y luego enviado a las montañas como un simple párroco. Allí, pasó sus días predicando, lavando platos y trabajando estrechamente con los pobres y esperanzados en su nueva parroquia. Sus dos años allí ayudaron a transformarlo (nuevamente, según la película) en un defensor de esas mismas personas, uno que cree que Jesús es mejor visto cuando trabaja para ayudar a personas reales y curar heridas reales.

La propia frugalidad y forma de Francisco con la gente está bien documentada, y la película muestra esos valores una y otra vez. Carga su propio equipaje, toma un autobús al Vaticano (en lugar de viajar en el auto que espera) y conversa con un vendedor sobre pizza. Mientras está en la residencia de verano del Papa de Castel Gandolfo, habla sobre las hierbas con el jardinero allí, un hombre que, sospechamos, nunca es visto por el propio Benedicto.

Pero la película abraza a Benedicto. Puede ser distante, pero toma en serio su fe: quiere hacer lo correcto para Dios, incluso si eso significa dar un paso inesperado o dos en el camino.

Y cada uno de ellos ministra al otro. Cuando Bergoglio discute sus propios pasos en falso como un joven sacerdote argentino, Benedicto le dice: “Debes creer en la misericordia que predicas”. Y Benedicto, a su vez, le pide a Bergoglio que escuche su confesión. Si bien ambos han cometido errores, estos son hombres de fe que actúan así.

Contenido Espiritual

Obviamente, Los Dos Papas es inherentemente, inevitablemente religiosa. Y aunque no es necesario ser cristiano para comprender o apreciar esta historia, sin duda ayuda.

Quizás las viñetas espirituales más conmovedoras son los recuerdos del pasado de Bergoglio. Había pensado unirse al sacerdocio, pero se enamoró. Su madre estaba de acuerdo con el. “Este país no necesita otro sacerdote”, dice ella. Estaba en camino para encontrarse con esa joven cuando pasa por la puerta de una iglesia y escucha música dentro. Investiga, ve a un sacerdote que no reconoce que insiste en tomar la confesión de Bergoglio. Durante la confesión, Bergoglio se entera de que el sacerdote está en el vecindario porque se está muriendo de cáncer, pero de todos modos está buscando formas de participar en la Iglesia. La conversación tiene un poderoso efecto en Bergoglio. Más tarde se encuentra con su novia, le cuenta su decisión y comienza el proceso de ingresar al sacerdocio. Otro sacerdote, al escuchar lo que Bergoglio renunció, le dice que “tendrá que aprender a amarla de una manera diferente”.

Bergoglio toma una decisión difícil en la Guerra Sucia, una que finalmente expone a otros sacerdotes (que habían estado trabajando con él) a ser capturados y torturados. Benedicto sostiene que los compromisos de Bergoglio ayudaron a salvar a muchas personas de los escuadrones de la muerte militares, pero el argentino todavía siente una tremenda culpa: “¿Dónde estaba Cristo en todo esto?”, Se pregunta. Bergoglio cree que Jesús no habría hecho compromisos con un gobierno corrupto, sino que habría sido torturado con los otros sacerdotes. (Se reconcilia con uno de esos sacerdotes durante la misa, pero admite que otro nunca lo perdonó).

Los compromisos de Bergoglio marcan el comienzo de un período de profunda humillación para él, y a veces se siente perdido. Él le dice lo mismo a su congregación. Bergoglio les dice que hablar con Dios es un poco como una transmisión de televisión inconsistente: a veces viene en voz alta y clara, a veces no. Bergoglio dice que otros sacerdotes también luchan por escuchar a Dios a veces. Y ese domingo por la mañana, no tiene nada que decir. “Hoy deberías alimentarme”, dice.

El sentido de separación de Dios de Benedicto viene mucho más tarde. Él le dice a Bergoglio que a menudo ha estado solo, pero “nunca en soledad … hasta ahora”. Cuando apaga las velas, el humo se encrespa en lugar de hacia arriba, como si esta minúscula ofrenda fuera rechazada. “¡Rezo a Dios!”, Dice. “Pero hay ¡Silencio!” Pero mientras habla, también dice que ya no interpreta esos silencios como un rechazo, sino más bien como una señal de que debería alejarse y dejar espacio para otra persona. Él interpreta el silencio de Dios como un mensaje en sí mismo, uno que dice: “Ve, mi fiel servidor”.

Vemos que tanto hombres como otros rezan repetidamente. Bergoglio preside un servicio de comunión al aire libre respetuoso pero informal. Hay símbolos religiosos, pinturas y edificios en todas partes, y varias escenas críticas tienen lugar en la Capilla Sixtina del Vaticano y en la Sala de las Lágrimas adyacente. (Ya sea que se trate de hacer referencia a lágrimas de alegría o tristeza, Benedicto bromea, no puede decirlo). Somos testigos de la pompa y la ceremonia que implica la selección de un nuevo pontífice; Bergoglio reza por Benedicto (incluso cuando están separados) y alienta a otros a hacer lo mismo (incluso si no les gusta mucho).

Los laicos ofrecen su opinión (a través de clips de noticias) sobre la selección de Benedicto como papa. Algunos celebran la elevación de este defensor del dogma de la iglesia, mientras que otros lamentan sus puntos de vista teológicamente conservadores sobre el aborto, la homosexualidad y otros temas.

Contenido Sexual

Escuchamos referencias al escándalo sexual horrible de la Iglesia Católica, en el que muchos sacerdotes de todo el mundo revelaron haber abusado sexualmente de niños. Durante su confesión a Bergoglio, Benedicto parece hablar de uno de esos casos del que estaba al tanto. También está implícito, tal vez, que Bergoglio no hizo lo suficiente para detener el abuso o castigar al autor. No lo sabemos con certeza, ya que no escuchamos la confesión real, pero Bergoglio está claramente horrorizado e insiste en que Benedicto debería seguir siendo Papa en parte para curar estas heridas.

Bergoglio no solo tenía novia antes de convertirse en sacerdote: estaba comprometido. Le da a su prometida un anillo de compromiso y estaba en camino para decidir todos los detalles cuando el sacerdocio casi literalmente lo llamó. Se besan brevemente. Escuchamos referencias a la homosexualidad, y Bergoglio escucha a las personas confesar varios pecados, incluidos algunos que implican inmoralidad sexual.

Vemos muchas imágenes de desnudos en las pinturas clásicas que adornan el Vaticano. Benedicto está un poco preocupado de que a Bergoglio le guste el tango. Bergoglio dice que como argentino, el fútbol y el tango están en su sangre. Admite que cuando baila tango, lo hace con un compañero.

Contenido Violento

Hasta 30,000 personas desaparecieron durante la Guerra Sucia de Argentina. Vemos cómo algunos de ellos “desaparecieron”: las víctimas son inyectadas con algo (lo que las deja inconscientes), y son expulsadas de la parte trasera de un avión hacia el océano debajo. Bergoglio dice que eventualmente muchos de los cuerpos fueron arrastrados a tierra. Describe la tortura de algunos sacerdotes que siente que abandonó, y le dice a Benedicto que los torturadores aplastaron las manos del sacerdote. En lo que parecen ser imágenes de noticias, varias personas, incluidos los sacerdotes, son asesinados a tiros sin pensarlo. Algunos personajes son agarrados y literalmente arrastrados por los soldados.

Lenguaje Vulgar

No esperarías muchas palabrotas de los personajes principales, y estarías en lo cierto, aunque un joven y frustrado Bergoglio pronuncia la palabra “maldición”. Alguien más dice “put-“.

Contenido con Alcohol o Drogas

Benedicto y Bergoglio beben vino con la cena, y Benedicto le pregunta a Bergoglio si aprueba la cosecha. Más tarde parecen beber cerveza mientras miran un partido de fútbol.

Bergoglio cuenta una broma interesante relacionada con fumar y rezar. En la historia de Bergoglio, uno pregunta: “¿Está bien fumar mientras rezas?”. Benedicto está horrorizado y dice, por supuesto, que no, pero el chiste no ha terminado. El otro hombre pregunta: “¿Está bien orar mientras fumas?”. El primero parece mancillar el acto de oración mientras se fuma, mientras que el otro parece llevar a Dios a un hábito totalmente sucio.

Conclusión

Los Dos Papas es, en un nivel, una película fácil y, sinceramente, agradable de revisar. A veces, puedo salir de las películas con una mano adolorida debido a toda la violencia y el lenguaje y lo que tengo que anotar. Y a menudo, las “mejores” películas que veo, las que buscan hacernos pensar más o sentirnos más profundamente, también tienen mucho contenido explícito.

Anclados por un par de actuaciones dignas de premios (Jonathan Pryce como el futuro Papa Francisco y Anthony Hopkins como el Papa Benedicto XVI), Los Dos Papas demuestra que no es necesario abrazar contenido atroz para crear una película reflexiva y atractiva. Podría haberse enganchado una calificación de Mayores de 13 Años si no se hubiera hecho tan claramente para una audiencia adulta.

Los Dos Papas se sienten profundos y ligeros, sus serias discusiones socio-teológicas impulsadas por momentos dulcemente disonantes entre los dos hombres: cuando devoran pizza callejera en la Capilla Sixtina, cuando Bergoglio intenta explicar el atractivo del fútbol, ​​cuando los dos literalmente bailan un poco de tango . Y todas estas escenas de ligereza son tan importantes para el significado de la película como lo son sus discusiones más serias: el tango, después de todo, es un baile basado en la mezcla de dos personas involucradas en movimientos muy diferentes pero de alguna manera complementarios, una metáfora adecuada para la danza teológica en la que (sugiere la película) se involucraron Benedicto y Francisco.

Pero esa danza teológica, junto con los mundos políticos y sociales más amplios en la que tiene lugar , hace que esta sea una película más delicada una vez que comienzas a desempaquetarla.

La religión, casi cualquier religión, es compleja, llena de innumerables arrugas y pliegues que incluso los creyentes de toda la vida podrían no comprender.

Alrededor de 2.200 millones de nosotros en todo el mundo nos llamamos cristianos, pero estamos divididos en cientos, quizás miles, de sectas y denominaciones; Me imagino que incluso los académicos podrían no saber las diferencias entre todos nosotros. Incluso dentro de esos diversos caminos cristianos, puedes ver un increíble nivel de diversidad.

Los Dos Papas toma en serio la fe de Francisco y Benedicto, insinuando la belleza sublime y la maravilla detrás de ella (mientras esquiva, tal vez, si esa fe es verdadera o no). Intenta superar las diferencias obvias entre ellos y alcanzar algo más profundo.

Pero sólo puedes llegar tan lejos en una película de dos horas, y la cinta capta el aire y la sustancia. Por mucho que la película intente humanizar a Benedicto, el Papa conservador se muestra confundido y fuera de contacto durante gran parte de la película, mientras que el futuro “liberal” Francisco se pinta como un reformador valiente y oportuno que acepta más la homosexualidad y el divorcio. y tal vez incluso el aborto. (Mire lo que el verdadero Francisco ha dicho realmente sobre esos temas, y encontrará un Francisco más complejo y, a menudo, muy diferente). Por lo tanto, la película a veces truena contra la tradición y el conservadurismo.

Mientras tanto, otros espectadores pueden identificar diferentes preocupaciones. “Los católicos progresistas se pueden erizar ante el mensaje de esperanza sin complicaciones con que termina la película”, señala Vanity Fair. “Acepta al Papa Francisco como un reformador y, aunque reconoce los escándalos de abuso en curso, tal vez esté demasiado ansioso por actuar como si fueran cosa del pasado”.

La película es indudablemente entretenida. No busca sorprender a nadie con su contenido. Y puede proporcionar forraje para una buena conversación durante un café.

¿Pero es la película en sí “infalible”? Lo siento, no es exactamente eso. Esta película, a pesar de su duración de más de tres horas, sea una película de Malick para el resto de nosotros.

Traducido por María C. Chacón León

Artículos más recientes de Conectados

THE QUARRY

Un hombre desaliñado en una furgoneta desaliñada conduce a Bevel, Texas, una noche tarde.  Un niño, de unos 12 años, lo ve. “¿Te Perdiste?” dice

THE OTHER LAMB

Selah nunca conoció a su madre. Nunca ha sabido lo que es ir a la escuela o ver una película o jugar en un patio

EL DRAGÓN CHIFLADO

Mientras Robert Benchley descansa en un flotador de piscina, disparando dardos de goma a patos de plástico que flotan en el agua, su esposa termina

LA ESPADA EN LA PIEDRA

Era una edad oscura en Inglaterra, sin ley ni orden. Los hombres se temían unos a otros. Los fuertes se aprovechaban de los débiles. Años

LOS ELEFANTES

Las películas de la naturaleza de Disney van juntas como Bambi y Tambor. The Mouse House comenzó a hacer documentales sobre animales en 1948, y

RESISTENCIA

La guerra no es lugar para un payaso. Marcel Mangel lo sabe tan bien como cualquiera. No le gustan mucho las armas, los cuchillos o

MIENTRAS ESTÉS CONMIGO

A veces, cuando oramos, recibimos una respuesta de inmediato y es la respuesta que queremos. Otras veces, tenemos que esperar una respuesta, a menudo hasta

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.
Nueva Serie Disponible

Conectarnos con los sentimientos, pensamientos, e incluso, frustraciones de nuestros hijos, es el primer paso para instruirlos de forma sabia y eficaz.  

 Enfoque a la Familia presenta una serie de videos que le ayudarán a mantener un equilibrio entre el amor y la firmeza mientras educa a sus hijos.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.