Conozca sobre nuestro próximos talleres
Scroll Automatically

Negociaciones entre Padres y Adolescentes

Padre junto a su hijo en un bosque compartiendo

Hay una forma práctica en que los padres pueden ayudar a los adolescentes que se sienten atrapados entre la irresponsabilidad de la infancia y los privilegios de la edad adulta.

Mi hijo adolescente anunció: “Pronto haré un viaje por carretera.”

Lo miré y le dije: “¿En serio?”

Dijo “Sí, pero necesitaré dinero para la gasolina”. Este adulto novato quería tomar sus propias decisiones, pero el niño latente esperaba que su padre y yo le financiáramos el viaje.

Sus palabras reflejaron la perspectiva de muchos adolescentes que se encuentran atrapados en el incómodo punto intermedio entre la infancia y la edad adulta. De acuerdo con la terapeuta Rebecca Dowden, esta etapa del desarrollo se llama “individualización”. Ella dice que los matices dependen de cada adolescente, pero el común denominador es que todos ellos están aprendiendo a verse a sí mismos separados de sus padres.

El deseo de mi hijo de ser aún un niño despreocupado mientras se esforzaba por independizarse indicaba que no comprendía su etapa de vida. Aunque se sentía como un adulto, todavía no lo era, porque las ventajas de la edad adulta traen responsabilidades que él aún no había asumido.

Sin embargo, ya no era un niño. Tenía un pie en ambos mundos, pero no vivía del todo en ninguno de ellos. He comenzado a referirme a esta etapa de la vida de mis hijos como “Ningún mundo”, un concepto que desde entonces he usado para ayudar a guiar a mis hijos adolescentes a ver dos perspectivas opuestas: los caprichos infantiles frente a las responsabilidades de los adultos. Y me parece que esto ha ayudado a mis adolescentes a reconocer la consistencia y la lógica con la que los padres tomamos decisiones.

Entrando a “Ningún Mundo”

“Ningún mundo” es un concepto que hace que los adolescentes sean más conscientes de por qué se sienten como se sienten. A pesar de sus deseos adolescentes por la edad adulta, a menudo se les hace difícil decir adiós a la vida sin cargas que han conocido. Sus padres han cargado con las responsabilidades de suplir sus necesidades básicas: comida, vestimenta y refugio.

Se espera que los adolescentes sigan las reglas de la casa y respeten la autoridad parental. Esto incluye la comprensión de que los padres tienen la decisión final sobre la asistencia a la iglesia, amigos, actividades y finanzas de sus hijos. Pero la independencia es un hecho en el futuro de un adolescente y el concepto de ningún mundo le ayuda a los padres a exponer a sus hijos de manera gradual y cuidadosa al mundo adulto en el que tendrán que vivir.

Dice Dowden que los años adolescentes pueden ser ambiguos tanto para los padres como para los hijos. “Si al niño se le restringe mucho o se le da demasiada libertad, su individualización puede ser afectada negativamente”. Para que los hijos logren desarrollar una visión saludable de la edad adulta, no se les puede dar demasiadas ventajas de adultos sin que también asuman responsabilidades de adultos. De otro modo, su deseo de entrar completamente en la edad adulta puede verse truncado.

Perspectivas de “Ningún Mundo”

En el caso del viaje por carretera de mi hijo, hablamos acerca de su decisión desde una perspectiva de niño y una perspectiva de adulto. Él quería tomar la decisión de hacer un viaje por carretera, pero no tenía los fondos para financiarlo. Él quería los beneficios de la edad adulta, sin la responsabilidad. Darle dinero como si fuera un niño, para que cumpliera su decisión de adulto, hubiera sido una irresponsabilidad.

Entonces mi esposo y yo le aclaramos qué partes de su plan existían en el mundo de la infancia y cuáles en el de la edad adulta. Él no podía tener lo mejor de ambos mundos. Consideramos su personalidad, los amigos que irían con él, el clima, hoteles, finanzas, etc., en nuestro esfuerzo por ayudarle a entender que una decisión de hacer un viaje por carretera requería pesar varios factores.

Aunque todas esas áreas tenían que ser revisadas, la parte financiera del viaje demostraba de manera simple cómo funcionaba estar en “ningún mundo”. En esta área, le pedimos a nuestro hijo escoger entre financiar el viaje por sí mismo o continuar recibiendo dinero para la gasolina no yendo al viaje por carretera. Una vez que todo fue considerado, se le dieron los parámetros de cada mundo y se le pidió elegir qué sería, un niño o un adulto en esta situación. Él eligió no ir al viaje por carretera. “Ningún mundo” nos ayudó a lograr un equilibrio saludable entre la parte dependiente de la realidad de nuestro hijo y su sueño por la independencia.

El propósito de “Ningún Mundo”

A medida que mi hijo iba aceptando su lugar en “ningún mundo”, en muchas ocasiones la vida no parecía justa para él. Él observaba cómo a sus compañeros se les permitía tomar decisiones adultas al mismo tiempo en que disfrutaban la vida sin preocupaciones de la infancia. Algunos tenían acceso a fondos ilimitados y a artículos de lujo, junto con vacaciones y actividades que ellos no se habían ganado.

Pam Russom, presidente de Flyline Search Marketing, sugiere que los adolescentes de hoy ya tienen una medida de libertad que las generaciones pasadas de adolescentes no tuvieron debido a su uso del teléfono celular y el acceso a internet. Ella dice: “Ellos pueden tomar decisiones, hacer juicios y compras sin que usted lo sepa”. Desafortunadamente, los adolescentes muy pocas veces tienen la madurez o responsabilidad financiera para hacer coincidir esta ilusión de estar por su propia cuenta en otras áreas de sus vidas.

Para balancear las influencias de los compañeros y las tecnologías, mi hijo y yo hablamos honestamente sobre la libertad que gozaban sus compañeros y discutimos las historias de fracaso del despegue de adultos jóvenes a los que no se les habían dado límites de “ningún mundo”. Porque la aceptación de las responsabilidades adultas no es fácil, a los adolescentes a menudo se les debe motivar a examinar cómo toman decisiones. Cuando los padres usan ningún mundo como la base, a los adolescentes se les da la oportunidad de tomar decisiones que los ayudan a moverse lentamente fuera de la infancia y abrazar la vida adulta.

Una foto de “Ningún Mundo”

Aquí hay algunas situaciones del día a día, en las cuales hemos usado “ningún mundo” para ayudar a mi familia a llegar a decisiones:

Toque de queda: Como un niño, a mi hijo se le dio un toque de queda. Pero como un adulto, a él se le permitió llamar si los planes cambiaban , y el horario de llegada podía ajustarse si nosotros sentíamos que el cambio era válido. Esta pequeña negociación llevó gradualmente a nuestro hijo al terreno de los adultos, donde sus decisiones se basaban en la consideración por los demás y por aquellos a quienes afectaban sus acciones. Pero si se saltaba el toque de queda sin una negociación, nuestro adolescente regresaba a su mundo de la infancia y perdía sus privilegios, lo que significaba que se ajustaba su toque de queda.

Automóviles: Se esperaba que mi hijo mantuviera $500 en una cuenta de ahorros si quería que le diéramos un auto para sus necesidades de transporte. A él se le dio la responsabilidad adulta de tener el dinero disponible en caso de que arruinara el carro. Pero al mismo tiempo, lo tratamos como un niño y le dimos un vehículo, le dimos presupuesto para la gasolina y pagamos el seguro del auto, mantenimiento y reparaciones.

Elecciones de vestimenta: Como mi hijo tomó la responsabilidad adulta de comprar su propia ropa, a él se le permitió más libertad en la selección de su guardarropa. Pero al mismo tiempo, debido a que su padre y yo aún estábamos entrenando su desarrollo moral, a él no se le permitió vestir cualquier cosa que violara los estándares familiares.

Los años en que nuestros hijos se encuentran atrapados entre dos mundos no duran para siempre, pero dejarlos vivir la vida adulta bajo la bandera de la despreocupación de la infancia a menudo les mata el deseo por la independencia. “Ningún mundo” establece libertad suficiente, mezclada con límites, para que nuestros hijos sigan aspirando a la total independencia. En los años adolescentes tempranos de una persona, las decisiones y negociaciones a menudo terminan en el terreno de la infancia. Conforme el adolescente madura y demuestra buenas habilidades en la toma de decisiones, se le dan más responsabilidades adultas. A su manera, los padres pueden caminar al lado de sus adolescentes, guiándolos en este trayecto hacia la edad adulta.

Los adolescentes de “Ningún Mundo”

Mientras los adolescentes transicionan de la infancia a la edad adulta, sus responsabilidades consisten en:

  • Honrar a sus padres.
  • Aceptar los límites establecidos por los padres.
  • Entender que los padres se preocupan genuinamente por sus intereses.  
  • Hacer preguntas cuando no comprenden algo.
  • Someterse a sus padres cuando sea necesario.
  • Estar dispuestos a tomar decisiones diarias por sí mismos.
  • Reflexionar sobre sus decisiones.
  • Pedir la orientación de sus padres cuando enfrentan decisiones difíciles.
  • Actuar responsablemente en sus actividades.
  • Soñar con el día en que despegarán a una nueva vida de independencia.

Los padres de “Ningún Mundo”

Mientras ayuda a sus adolescentes a llegar a la edad adulta, sus responsabilidades consisten en:

  • Orar por la madurez de sus adolescentes.
  • Invitar a Dios al proceso.
  • Caminar al lado de sus adolescentes.
  • Comprender y validar, dentro de lo razonable, las frustraciones de sus adolescentes en “ningún mundo”.
  • No esperar que todas las decisiones de sus adolescentes sean espejo de las que usted tomaría.
  • Permitir que los adolescentes cometan algunos errores para que puedan aprender.
  • Mantenerse firme cuando los grandes errores están en juego.
  • Tener expectativas razonables para el éxito de la toma de decisiones adultas, especialmente en los años tempranos de ningún mundo.
  • Practicar el dejar ir mientras sus adolescentes despegan hacia la independencia.

© 2022 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso. Originalmente escrito por Shona Neff y publicado en inglés en focusonthefamily.com.

Miniatura de landing Como Formar un Adolescente

Nueva serie:
¿Cómo Formar un Adolescente?

Iniciando o preparándose para un viaje hacia la pubertad
Aceptando los cambios y fortaleciendo la conexión.

Artículos más recientes

Embarazos no planeados: ¿Cómo debería responder la iglesia?

He oído decir que la iglesia es la esperanza del mundo. También he notado que todas las mujeres que enfrentan un embarazo inesperado parecen tener un sentimiento en común: la desesperanza. Este mismo sentimiento es el que hace que las tasas de aborto vayan en aumento. Pero ¿qué pasaría si la iglesia fuera una mejor fuente de apoyo para mujeres en esta condición?

Leer más »
Niño orando con la biblia

¿Pueden sus hijos llevar su fe a la escuela?

¿Sabía que la mayoría de estudiantes en los Estados Unidos pasan por lo menos seis horas al día en la escuela? Eso es mucho tiempo, y representa un reto particular para los estudiantes cristianos que pasan todo ese tiempo en un ambiente completamente diferente, o incluso contradictorio, a todo lo que aprenden en la casa o en la iglesia.

Leer más »
Ebook Cuando el suicidio toca la puerta
Logo de webinarCuando el suicidio toca la puerta
Llene el formulario y descargue el ebook GRATIS:
Logo azul transparente de Enfoque a la Familia - EALF

Escriba a continuación lo que desea buscar

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.