¿Por qué y cómo poner límites a sus hijos?

Aprender a respetar los límites es una de las herramientas de vida más valiosas que podemos heredarle a un hijo. 

Un límite suele indicar un punto que no debe o no puede sobrepasarse. Cuando los padres no ponen límites a sus hijos, ellos crecen creyendo que todos sus “deseos les deben ser complacidos” y de esta forma, se privan de la posibilidad de aprender a tolerar la frustración y la capacidad de auto-regularse. Estas son habilidades que tendrán que desarrollar para la vida, sino correrán el riesgo de ser adultos que viven a partir de mentiras, generan adicciones, y se les dificulta construir y sostener relaciones sociales, laborales y sentimentales.  

Sin embargo, las consecuencias de la falta de límites en el hogar se comienzan a ver en los primeros contactos sociales, como la entrada al kínder, las fiestas de cumpleaños, los parques infantiles, reuniones familiares, etc. Cuando los niños han carecido de límites en casa, tienen mayores dificultades para seguir instrucciones, esperar turnos, tolerar diferentes personalidades u opiniones y respetar a los demás. Por lo general, no saben cómo enfrentarse a estas situaciones de forma respetuosa y tienden a golpear, empujar, gritar, pelear y hacer “berrinches”, lo que genera que a otros niños no les agrade jugar con ellos; desde ahí comienza la dificultad para tener amigos, ser aceptados y construir una autoestima y autoconfianza saludables. 

¿Cómo poner límites?

1. Establezca una rutina
Establezca una rutina que se cumpla siempre en el mismo orden; no necesariamente a la misma hora, porque en muchas ocasiones los horarios del trabajo y de la escuela pueden limitarnos para establecer horas específicas.  La importancia de la rutina no es la hora, sino la secuencia. Una rutina al despertar podría ser: levantarse, ordenar la cama, bañarse, desayunar y lavarse los dientes. Una rutina a la hora de comer podría ser: lavarse las manos, poner la mesa, comer, levantarse de la mesa una vez que haya terminado, llevar los platos al fregadero y lavarse los dientes. Una rutina para la hora de acostarse podría ser: ponerse la pijama, orinar, lavarse los dientes, leer un cuento, hacer una oración, un beso de buenas noches, apagar la luz y cerrar los ojos para dormirse.  

Cada familia puede adaptar las rutinas a sus costumbres, fe, prioridades y necesidades; sin embargo, una vez que establezca una rutina, debe cumplirla todos los días en la misma secuencia para poder formar el hábito y establecer el límite. Cuando los niños son mayores de 4 años aproximadamente, pueden involucrarse a la hora de establecer la rutina, haciendo una lista de todo lo que se debe hacer y establecer en qué orden desean hacerlo. Los padres pueden hacer sugerencias para que la secuencia lleve un orden lógico. Lo más importante de este proceso es que cuando los niños se involucran en construir la rutina sienten mayor compromiso para cumplirla, ya que fueron ellos mismos los que la propusieron y no lo sienten como la imposición del padre o de la madre.

2. Establezca límites claros, consistentes (que se cumplan siempre) y que sean respetuosos para todos
Establezca junto con sus hijos lo que es permitido en casa y qué no es permitido de forma respetuosa para el niño, para el adulto y para la situación; establézcalo como una norma y cúmplala siempre. Por ejemplo: comemos solo en la mesa; los dulces, los confites o las golosinas solamente después de comer y una cantidad de días limitada por semana; colocamos la ropa en una canasta para ropa sucia; tendemos la cama; recogemos la toalla y la colocamos en el lugar designado; llevamos el plato, el vaso y la cuchara al fregadero después de comer; recogemos los juguetes después de jugar. Es muy importante que los padres sigan las norman también.

3. Anticipe
Prepare al niño unos 5 minutos antes de que termine cada actividad, indicándole que pronto será hora de pasar a la siguiente actividad.

4. Hable una vez y actúe
Una vez que se cumpla el tiempo, puede dar la indicación de que es hora de….. y hacer que se cumpla.  Puede utilizar canciones, campanitas, frases con rimas, que indiquen la transición de una actividad a la otra, de forma que sea agradable. Sin embargo, cuando llega el momento de cambiar de actividad, debe indicarlo solamente una vez de la forma en que haya elegido hacerlo y procurar que se cumpla.  Si lo dice una vez, dos veces y tres veces, el niño aprenderá que puede seguir en lo que está haciendo aunque usted le indique otra cosa.

No tenga miedo de poner límites.  Si su hijo llora o se enoja cuando quiere hacer algo que está fuera de lo acordado, manténgase firme, sea empática, puede darle un abrazo y consolarlo, pero no ceda.  No necesita retirar el afecto para ser firme, es más, no debe hacerlo.

Si pasa poco tiempo en casa, y cuando llega lo único que quiere es tener una ambiente cordial y sabe que si pone límites su hijo podría llorar o se enoja, piense que entre más consistente sea, es decir, entre más cumpla lo que dice, más rápido su hijo entenderá que llorar o “hacer berrinche” no funciona y dejará de hacerlo.

Conexión Antes Que Corrección

Conectarnos con los sentimientos, pensamientos, e incluso, frustraciones de nuestros hijos, es el primer paso para instruirlos de forma sabia y eficaz.  

 Enfoque a la Familia presenta una serie de videos que le ayudarán a mantener un equilibrio entre el amor y la firmeza mientras educa a sus hijos. 

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie:
Un Embarazo Inesperado

¿Cómo enfrentar la abrumadora noticia de un “positivo”? 
Una respuesta empática para aquellas mujeres que no planeaban la llegada de un bebé

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

0
Promesas firmadas
Reproducir vídeo
Unámonos para terminar con el aborto
Quedan:
Días
Horas
Minutos
Segundos
VIVA ESTE TRANSFORMADOR EVENTO PRO-VIDA
Unámonos para terminar con el aborto