¡PROVEA ESPERANZA!

¡Done para salvar bebés de ser abortados!
PRESIONE AQUÍ PARA SALVAR VIDAS

¡Sí, quiero salvar vidas!

Gracias por elegir el siguiente monto para ayudar:

Siendo Completamente Pro-Vida en la Iglesia

Estados Unidos puede estar en un momento crucial con respecto al aborto y el infanticidio. Una lógica malvada se está desarrollando, y hay que tomar partido. En un momento como este, la iglesia no debe estar en silencio ya que ella es “columna y fundamento de la verdad” (1 Timoteo 3:15b, NVI). Recuerde las palabras del pastor alemán Martin Niem√∂ller (1892-1984), que están impresas en una pared del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:

“Primero, vinieron por los socialistas, y yo no hablé —porque yo no era un socialista. Entonces vinieron por los sindicalistas, y yo no hablé —porque yo no era un sindicalista. Luego vinieron por los judíos, y yo no dije nada —porque yo no era un judío. Entonces vinieron por mí — y no quedaba nadie que hablara por mí.”[i]

Niem√∂ller dijo esto cuando habló sobre el terror del régimen nazi. Nosotros tenemos nuestro propio terror — la cruel masacre de los no nacidos, un holocausto actual — y ahora el terror también se extiende a los recién nacidos. ¿Quién hablará por los más indefensos de nuestra sociedad?

Las leyes y las declaraciones recientes de los políticos nos indica que la lógica siniestra del derecho a abortar se está poniendo en marcha. Uno de los argumentos para proteger a los seres humanos que aún no han nacido, es que un recién nacido no es tan diferente de un niño que aún no ha nacido, especialmente en las últimas etapas del embarazo. Por lo tanto, si usted no mataría a un recién nacido, ¡No debería matar a un niño que aún no ha nacido! Pero ahora han invertido este argumento; los recién nacidos no son tan diferentes de los niños que aún no han nacido. Y si los que aún no han nacido no tienen derechos, tampoco deberían tenerlos los recién nacidos que sobreviven a un aborto fallido.

Los filósofos ateos Michael Tooley y Peter Singer defendieron esto hace treinta y cinco años, pero ahora está contaminando la opinión pública. Aunque la mayoría de los lectores de Enfoque a la Familia no hayan leído a Tooley o a Singer, ahora estos argumentos erróneos están ganando popularidad.

Quizás los bebés recién nacidos que sobreviven al aborto deberían recibir “cuidados paliativos” mientras se les deja morir, pero nada más. Nosotros le dimos cuidado paliativo a mi esposa moribunda al final de su vida, y eso fue apropiado, ya que tenía una enfermedad terminal e irreversible. Pero “cuidados paliativos” no es consuelo para un niño recién nacido abandonado por los únicos que podían ocuparse de él.

La parábola de Jesús de las ovejas y las cabras es más que una parábola; es un destino. Aquellos que visten, alimentan, cuidan y protegen “a estas minorías” están vistiendo, alimentando, cuidando y protegiendo al mismo Jesús, según las palabras de Jesús. Y estas palabras serán las que traigan sentencia. Escuche al Señor de la historia:

El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”.

Luego dirá a los que estén a su izquierda: “Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron nada de comer; tuve sed, y no me dieron nada de beber; fui forastero, y no me dieron alojamiento; necesité ropa, y no me vistieron; estuve enfermo y en la cárcel, y no me atendieron”.”

Ellos también le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, o como forastero, o necesitado de ropa, o enfermo, o en la cárcel, y no te ayudamos?”

Él les responderá: “Les aseguro que todo lo que no hicieron por el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron por mí”.

Aquellos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna (Mateo 25: 40-46, NVI).

Si la iglesia, por quien Cristo murió, no representa a “estas minorías” como los que aún no han nacido y los recién nacidos bajo amenaza de asesinato, ¿Quién lo hará? Y si la iglesia no levanta la voz y abre su billetera, ¡Qué vergonzosa es esa iglesia! Pero anímense, pastores y líderes, hay mucho que pueden hacer.

Primero, el pueblo de Dios “es destruido por falta de conocimiento” (Oseas 4:6). Por lo tanto, los maestros deben enseñar todo el consejo de Dios, no solo fragmentos. Las mujeres y los hombres deben aportar una perspectiva bíblica y moral sobre los asuntos más cruciales de la época y la eternidad. Como Pablo exhortó a Timoteo:  “Con tus buenas obras, dales tú mismo ejemplo en todo. Cuando enseñes, hazlo con integridad y seriedad, y con un mensaje sano e intachable. Así se avergonzará cualquiera que se oponga, pues no podrá decir nada malo de nosotros.” (Tito 2:7-8, NVI; ver también Malaquías 2:7-8, Santiago 3:1-3). El argumento bíblico a favor de la santidad de la vida humana con respecto al aborto es simple:

  1. Los seres humanos en todas las etapas de la vida están hechos a imagen y semejanza de Dios, y poseen una santidad dada por Dios.
  2. Por lo tanto, los seres humanos no deben ser asesinados.
  3. Los seres humanos que aún no han nacido están hechos a imagen y semejanza de Dios. Nos convertimos en humanos desde la concepción.
  4. Por lo tanto, los seres humanos que aún no han nacido, no deben ser asesinados.

Este argumento es simple y profundo, y los textos bíblicos y los temas que lo respaldan no son difíciles de encontrar. Si este argumento es sólido, entonces Jesús nos llama a actuar como sus ovejas y hacer todo lo que esté en nuestro poder para proteger y apoyar a los que aún no han nacido. El aborto trasciende la lealtad política y la tradición. Todos los seguidores de Jesús deben obedecerle al hablar y defender a los que aún no han nacido y apoyar un enfoque de vida a favor del nacimiento, y la familia.

Segundo, aunque no es prudente defender desde el púlpito a un candidato o partido político en particular, los predicadores pueden y deben articular principios bíblicos sobre el valor dado por Dios a toda la vida humana y exhortar a sus congregaciones a votar y a apoyar candidatos y causas que vayan acordes a esto. La iglesia debe ser la conciencia de la nación, pero la mayoría de las veces hemos fracasado en esto. Cuando estemos delante del Señor, Él no nos preguntará a cuál partido pertenecimos, Él nos preguntará si servimos “a las minorías”.

Tercero, las iglesias pueden mirar sus presupuestos y ministerios y asegurarse de que se destina algo de dinero y esfuerzo a causas pro-vida. Quizás buenos consejeros puedan ofrecer asesoramiento gratuito a madres en angustia. Tal vez se pueda posponer la nueva adquisición o la máquina de café para la iglesia y ese dinero sea dado a un ministerio pro-vida local o nacional.

Siguiendo la misma línea, pastores y líderes de iglesia pueden motivar a aquellos bajo su cuidado a ser voluntarios y a donar a los ministerios pro-vida, así como a ayunar y orar por estos asuntos urgentes.

Debido a que la iglesia debe ser una cultura de aprendizaje sobre lo que es importante para Dios, debe enseñar la perspectiva bíblica no solo de la vida humana de los que aún no han nacido, sino también acerca de una moralidad sexual piadosa que, si realmente se practica, reducirá los embarazos no deseados.

Si los líderes de la iglesia se preocupan por el Evangelio, no solo seguirán a Jesús en condenar la apatía con respecto a la matanza de los no nacidos y los recién nacidos, sino que ofrecerán perdón a través de la sangre de Jesús a todos los que han abortado, a aquellos que alentaron abortos y a los que han realizado abortos. El Apóstol Juan, quien conoció a Jesús cara a cara, nos asegura esto:

Este es el mensaje que hemos oído de él y que les anunciamos: Dios es luz y en él no hay ninguna oscuridad. Si afirmamos que tenemos comunión con él, pero vivimos en la oscuridad, mentimos y no ponemos en práctica la verdad. Pero, si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.

Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. Si afirmamos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no habita en nosotros (1 Juan 1:5-10 NVI).

Solo Jesús puede limpiarnos de todo pecado, reconciliarnos con Dios, renovar nuestra conciencia, darnos una nueva mente, y avivar nuestra voluntad para seguirlo en el avance del Reino de Dios, pase lo que pase. Que todos los líderes (y seguidores) de la iglesia de Dios, el Cuerpo de Cristo, la Esposa de Cristo, sean sabios y fieles a Jesucristo, el gran abogado de las minorías, los últimos y los perdidos.

Lea más sobre:

El ser humano en gestación y su derecho a la vida

“Elegí la vida al escuchar latir su corazón”

La Ideología de Género en América Latina

Serie
Un Embarazo Inesperado

¿Cómo enfrentar la abrumadora noticia de un “positivo”? 
Una respuesta empática para aquellas mujeres que no planeaban la llegada de un bebé

[i] See “Martin Niemoller: First they came for the Socialists‚Ķ” at National Holocaust Museum. https://encyclopedia.ushmm.org/content/en/article/martin-niemoeller-first-they-came-for-the-socialist.

[i] Ver “Martin Niemoller: Primero ellos vinieron por los Socialistas‚Ķ” en el Museo Conmemorativo del Holocausto. https://encyclopedia.ushmm.org/content/en/article/martin-niemoeller-first-they-came-for-the-socialists

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Cuando su Cónyuge Atraviesa una Crisis de Fe

Una enfermedad grave o la muerte de un ser amado puede hacer tambalear la fe de un cristiano hasta lo más profundo. Entonces, ¿qué puede usted hacer para darle ánimo a su cónyuge cuando tenga una crisis de fe y deje de orar?

¿Vivir juntos construye un matrimonio más fuerte?

Muchas personas creen erróneamente que vivir juntos es un método efectivo para probar un potencial matrimonio. Pero ¿la convivencia es realmente una decisión inteligente para esas parejas interesadas en un matrimonio saludable y duradero?

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

NUEVO AUDIOLIBRO

Un audiolibro dedicado a cónyuges y padres que deseen impactar a su generación
Principios para construir una Familia que Honre a Dios.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.