Conozca sobre nuestro próximos talleres
Scroll Automatically

Entendiendo las Diferencias entre Usted y su Cónyuge

Pareja de novios en un jardin

Hombres y mujeres son equivalentes, pero eso no significa que sean iguales. Dios creó a los hombres y a las mujeres para que fueran diferentes, y una de las claves para un gran matrimonio es trabajar con el diseño divino en lugar de ir en contra de él.

“¡Al menos dime qué estás pensando!” Supliqué.

Sin querer, había menospreciado las horas de esfuerzo que mi esposo, José, había invertido en un proyecto con los niños. Estábamos en desacuerdo, y la situación se había convertido en palabras hirientes y sentimientos ofendidos de parte de ambos. José se dirigía a su taller en el sótano y yo lo seguía, preocupada por la relación y desesperada por evitar que se retirara.

Frustrado, agarró la manija de la puerta del sótano. “¡No sé lo que estoy pensando!”

¿Cómo es posible que no sepa lo que está pensando? Me preguntaba.

Luchando por contener las lágrimas, me sentí temblorosa y necesitaba que algo me tranquilizara. Claro, yo tenía una personalidad fuerte y a veces no me daba cuenta de cómo se escuchaban mis palabras, pero ¿por qué José dejaba que eso lo molestara tanto? Era un tipo fuerte y seguro. Si seguía alejándose, ¿demostraba eso cuánto se preocupaba por mí?

Yo había caído en una trampa común que atrapa a millones de matrimonios: no reconocer las diferencias en la forma en que Dios diseñó a los hombres y a las mujeres. Las diferencias que Él pretendía que fueran buenas, con demasiada frecuencia nos dividen porque no sabemos que existen, o no las consideramos válidas.

Los hombres y las mujeres somos equivalentes a los ojos de Dios, pero eso no significa que seamos iguales. Dios creó a los hombres y a las mujeres para que fueran diferentes, y una de las claves para un gran matrimonio es trabajar con Su diseño en lugar de ir en contra de él.

En los años que siguieron a esos primeros conflictos matrimoniales, comencé a buscar hombres y mujeres para mis libros. No solo vi estas verdades clave sobresaliendo en mis encuestas, sino que también vi cómo comprenderlas estaba cambiando drásticamente mi propio matrimonio. Cuatro revelaciones en particular han transformado las cosas para José y para mí, y tal vez también lo hagan para usted.

Diferentes inseguridades significan que diferentes cosas nos lastiman.

Me sorprendió saber que mi esposo de aspecto seguro de sí mismo y realizado, era vulnerable por dentro y que sus inseguridades eran diferentes a las mías.

Según mis encuestas, la duda que vive dentro de la mayoría de las mujeres (alrededor del 80%) suena así: ¿Puedo ser amada? ¿Soy especial? ¿Él me volvería a elegir? Esta inseguridad nos hace preguntarnos: ¿Soy digna de ser amada por lo que soy por dentro?

La duda que vive dentro de la mayoría de los hombres (alrededor del 75%) suena bastante diferente: ¿Soy capaz? ¿Soy adecuado? Quiero ser un gran esposo (o padre o hombre de negocios), pero ¿lo soy? Esta inseguridad les hace preguntarse: ¿Soy bueno en lo que hago en el exterior?

Debido a que estas vulnerabilidades son profundamente sensibles, los esposos y las esposas pueden, sin querer, causarse dolor mutuo.

Por ejemplo, una esposa que regresa de un retiro de fin de semana le pregunta a su esposo: “¿Por qué llevaste a los niños a comer donas el sábado por la mañana, en pijama?” Ella no se da cuenta de que, para su esposo, su pregunta suena como: “Creo que eres un pésimo padre”. O un esposo que necesita espacio debido a un conflicto se dirige al gimnasio (o al taller) y no se da cuenta de que, para su esposa, su respuesta se siente como si estuviera diciendo: “No eres digna de ser amada”.

Ninguno de esos sentimientos es acertado, pero aun así duele. Además, el cónyuge que causa el dolor a menudo no comprende por qué una “cosa tan pequeña” puede molestar así a su cónyuge.

Cuando seamos conscientes de estos aspectos sensibles, sabremos cómo evitar lastimar a nuestro cónyuge (y dejar de pensar en él o ella como “hipersensible”), y podremos cuidar a nuestro cónyuge de la manera en que él o ella necesita.

Diferentes inseguridades conducen a diferentes necesidades emocionales.

Cuando mis ojos se abrieron a estas diferencias de género, el mayor cambio en mi matrimonio fue que comencé a darle a José lo que él necesitaba emocionalmente, en lugar de lo que yo necesitaría emocionalmente. Aprendí que la mayor necesidad de José era saber que lo apreciaba y lo respetaba, incluso más de lo que él necesitaba sentir que lo amaba.

La mayoría de los hombres cuestionan constantemente cómo los ven los demás, por lo que se sienten satisfechos al saber que su esposa se ha dado cuenta de lo que hace. Decirle “gracias” o “buen trabajo” a un chico en las pequeñas cosas de la vida, equivale a una docena de rosas para una chica. “¡Gracias por llevarte a los niños todo el fin de semana para yo poder ir al retiro! Eres tan buen padre. Los niños recordarán para siempre la aventura de ir a comer donas en pijamas”.

En el otro lado de la división de género, los hombres pueden saber que las mujeres necesitan sentirse amadas, pero no siempre se dan cuenta de que debido a su única duda interna, las mujeres necesitan estar seguras del amor de su hombre todos los días. Los hombres a menudo se sorprenden al saber que el 82% de las mujeres están profundamente complacidas con acciones simples como un esposo que se acerca para tomar la mano de su esposa o envía un mensaje de texto con una nota simple como: “Solo estoy pensando en ti”. ¿Por qué? Porque para ella significa: “Sí, eres adorable. . . y te volvería a elegir “.

Diferentes conexiones cerebrales significan diferentes formas de comunicarse.

Para muchos escépticos, la mayor prueba de las diferencias de género se puede encontrar en la ciencia del cerebro que muestra que los hombres y las mujeres tienen diferentes “conexiones”. El cerebro femenino está programado para pensar las cosas de manera externa, por lo que las mujeres procesan hablando. El cerebro masculino está estructurado para pensar las cosas internamente, por lo que a los hombres les resulta difícil procesarlas a través de la conversación.

Esta diferencia de cableado es más obvia en un matrimonio cuando hay un conflicto. Cuando José y yo estábamos en desacuerdo, a menudo descubrimos que cuando él quería más espacio era cuando yo más quería un abrazo. En mi dolor, asumí que su deseo de alejarse de mí significaba que no le importaba y quería evitar la comunicación. Pero a José sí le importaba, solo necesitaba comunicarse de manera diferente a la mía. La mayoría de los hombres necesitan alejarse de las situaciones emocionales para descubrir lo que están pensando y sintiendo, y así poder hablar de ello más tarde.

Debido a que las mujeres procesan las emociones hablando, lo que menos necesita una esposa es una solución rápida, porque eso interrumpiría su forma de procesar lo que siente. Para ella, es de esos sentimientos inquietantes de lo que más necesita hablar, y un hombre será el héroe de su esposa si es capaz de extraer esos sentimientos para que ella pueda hablar de ellos.

Diferentes conexiones sexuales significan diferentes enfoques en el dormitorio.

En ninguna otra área de la relación matrimonial las diferencias de género crean tantas oportunidades de malentendidos como en el dormitorio. Las diferencias físicas entre hombres y mujeres deberían recordarnos a todos que cuando se trata de intimidad física, simplemente no somos los mismos.

Las mujeres deben entender que, para la mayoría de los hombres, el sexo no es solo una necesidad física; es principalmente emocional. Un esposo necesita saber que su esposa lo desea. Esa afirmación le da al hombre una sensación de bienestar que se traslada a todas las demás áreas de su vida. Por el contrario, si siente que para su esposa es demasiado fácil decir: “Estoy demasiado cansada”, tiene la deprimente sensación de que debe ser indeseable.

En la mayoría de los casos, un esposo puede evitar ese doloroso sentimiento acercándose a su esposa de la manera que ella necesita, en vez de esperar una respuesta que él cree que ella debería tener si realmente lo deseara. Mientras que la testosterona le da a la mayoría de los hombres el deseo de tener sexo y estar listos en cualquier momento, las mujeres también necesitan tiempo de anticipación. Una esposa también necesita sentirse cerca de su esposo fuera del dormitorio, por lo que hacerle saber a ella de antemano lo que él tiene en mente la ayudará a excitarse físicamente.

Ciertamente, hay excepciones a estas generalizaciones. Pero trabajar con las diferencias entre hombres y mujeres, en lugar de contra ellas, definitivamente puede ayudar a las parejas a vivir felices y en sincronía en muchas áreas de la vida matrimonial. Hoy, José y yo tenemos un matrimonio increíble. No es perfecto, por supuesto, pero a pesar de nuestras diferencias, nos encanta estar casados.

Shaunti Feldhahn es investigadora social, oradora y autora de The Surprising Secrets of Highly Happy Marriages.

© 2021 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso. Escrito por Shanti Feldhahn y publicado en inglés en focusonthefamily.com.

Artículos más recientes

Logo Vea la Vida 2022
Sombra
Unasé al evento PRO-VIDA en linéa más grande de este año.
“Es Tu Momento Pro-Vida”

¡Regístrese al evento GRATIS y comience su viaje a favor de la vida!

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Logo azul transparente de Enfoque a la Familia - EALF

Escriba a continuación lo que desea buscar

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.