Scroll Automatically

La verdadera intimidad

Mujer y hombre tomandose de las manos viendo hacia el horizonte

Cantar de los Cantares es una compilación de los poemas más románticos de la historia. Uno de ellos dice: «Ven a mi jardín, amado mío; saborea sus mejores frutos». «Tú eres mi jardín privado, tesoro mío, esposa mía, un manantial apartado, una fuente escondida». 

Más allá de la metáfora sobre la intimidad sexual entre los esposos, este verso describe el lugar que la pareja debe construir. Después de una larga jornada, después de una mala noticia, o incluso, después de dolorosos recuerdos, ese jardín cerrado, íntimo y seguro, puede convertirse en una de nuestras mejores fuentes de fuerza, alegría y ternura para volver a empezar la historia, la vida o el día.

El jardín privado que nos invita a descansar, donde podemos ser nosotros mismos y crecer a partir de las caricias, las palabras de ánimo y la comprensión de quien nos ama, se llama intimidad. La intimidad se ha circunscrito principalmente al aspecto sexual, pero más bien una buena, agradable y satisfactoria relación sexual, es producto de una verdadera intimidad. Para esto necesito conocer, aceptar, respetar, amar y valorar a mi cónyuge.

La intimidad se refiere a una aceptación mutua, y esta aceptación solo emerge de una admiración que debe cultivarse. Si se quiere tener verdadera intimidad con otra persona se debe desarrollar una fuerte amistad. Un amigo es quien acepta a la otra persona tal cual es; es con quien se desea estar porque existe una relación de aceptación mutua, de admiración y respeto. Un amigo es alguien a quien se espera, es la persona con la que se puede hablar con libertad y sin miedo a ser juzgado. Este es el inicio de una verdadera intimidad.

¿Qué tipo de amistad promueve el amor?  La que implica una desinteresada dedicación a la felicidad del cónyuge, sin perder la propia identidad, individualidad y valoración. Dar no es anularse, es sinónimo de identificación, aprecio, comprensión y valoración.

El amor nace como una atracción, crece como un sentimiento y se sostiene en el tiempo como un ejercicio de la voluntad. No es amor si solo son palabras y no hay sacrificio; no es amor si es egoísta; es amor si se toma el tiempo para conocer a la otra persona, se acepta, se valora y se le aprecia. Es así como crece la verdadera intimidad, ese deseo de tratarle como se trata al mejor amigo o amiga, porque se desea que la persona a quien se ama sea exactamente eso: el mejor amigo o amiga.

Intimidad es más que estar juntos, es más que estar casados. La intimidad es el ejercicio voluntario de querer estar cerca del corazón de la persona amada. De desear valorarle por lo que es y de querer agradarle con hechos. Es el deseo sincero de que sea feliz.

¿Qué destruye la intimidad?

  • Las palabras hirientes y de descalificación.
  • La burla y el sarcasmo.
  • El ignorar a la pareja.
  • El silencio que pretende castigar.
  • La comparación.
  • El obligar a la otra persona a hacer cosas que no desea hacer, a través de la manipulación o la imposición.
  • Recriminar el pasado.
  • La crítica constante.

¿Qué hace crecer la intimidad?

  • Ser detallista (¿qué significa ser detallista? ¡preguntarle a quien ama!)
  • La palabra amable.  
  • Ser tratado como se trata a un amigo.
  • El diálogo sincero y personal.  
  • Expresar a la otra persona el amor con palabras.
  • Valorar a la otra persona y demostrarlo.
  • Escuchar y ser escuchado.
  • Pasar tiempo juntos.
  • Cultivar la confianza.

La verdadera intimidad no es automática, el hecho de haberse casado no significa que el romanticismo brotará naturalmente. La intimidad se debe procurar, es el resultado de algo que intencionalmente se busca; es una elección.

El otro día leí la entrevista que la periodista Celesta Rodas le hizo a un famoso guitarrista, y en su respuesta deja ver lo que verdaderamente significa intimidad en el matrimonio y cómo se puede desarrollar. –Siempre habla de su «Chocolate», su esposa Deborah. ¿Cómo se conocieron y qué le gustó de ella?. Él expresó:

«Hay dos versiones de cómo nos conocimos. La mía es que ella me siguió, y la de ella, es que yo fui quien la seguí. Estábamos en un concierto, cuando la vi todo lo demás desapareció, y frente a mí sólo quedó esa chica “chocolate” divina.

Además de que tenemos gustos similares, nuestro pasado tiene muchas similitudes. Mi padre tocaba el violín y el padre de ella era músico. Sus padres cumplieron cincuenta y tres años de casados, los míos, sesenta. Por eso no es de extrañar que nosotros llevemos treinta. En nuestras familias el matrimonio es algo sólido, no cambiamos de mujeres como cambiar de carro o de camisa».

No hay nada más elegante que escuchar a un caballero hablar bien de su cónyuge, y aun con el paso del tiempo le llama cariñosamente «mi chocolate». No es de extrañar que haya confianza, cercanía y amistad cuando se llega a comprender que la relación no nació para ser circunstancial o emocional, sino que se sostiene en el tiempo con la certeza de que es para toda la vida. No significa que es fácil, significa que existe amor.

«Quiero amarte sin aferrarme,
apreciarte sin juzgarte,
unirme a ti sin invadirte,
invitarte sin exigirte,
criticarte sin hacer que te sientas culpable,
y ayudarte sin ofenderte.
Si puedo obtener de ti el mismo trato,
Podremos conocernos verdaderamente
y enriquecernos mutuamente».                                      
Virginia Satir

Firma Sixto Porras
miniatura luchando por un mejor matrimonio

Luchando Por Un Mejor Matrimonio

Con la guía experta del Dr. Greg y Erin Smalley este curso de 6 lecciones enseñará a las parejas cómo crear una “zona segura” con corazones abiertos y buscando la restauración. A través de este programa con principios cristianos, los cónyuges se proveerán de herramientas para luchar por un mejor matrimonio. Este material otorga la oportunidad de ayudar a mejorar las vidas de las parejas que quieren maximizar el potencial de su matrimonio.

 

Artículos más recientes

niña tapando los ojos de su padre que tiene un regalo en sus manos

El Regalo del Respeto en el Día del Padre

En medio del ajetreo de la vida familiar puede ser fácil irrespetar a su esposo a través de sus palabras o sus acciones. Pero ¿qué pasaría si usted pudiera decidir respetar a su esposo, independientemente del ritmo de la vida, y como algo que nace de un corazón que desborda en amor por él?

Leer más

Cursos en línea para Padres, Matrimonios e Iglesias

Capacítese para ser un gran papá, tener un buen matrimonio y fortalecer su fe.
Vea más información sobre los cursos en línea o visite la tienda para ver los recursos físicos a continuación:
Peces azules en el mar estilizados
Laptop abierta con imagen de papá e hijo en un puerto pesquero haciendo un dab alegres
Logotipo Azul con letras cursivas y un ancla que recorre el logotipo del curso La Poderosa influencia de papa
Complete este formulario y vea el primer capítulo GRATIS de curso
Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.
Imagen de un icono de barco azul con aves volando a la par, navegando en un mar blanco

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.