Manteniendo un Compromiso de Por vida

Elija la fidelidad; el divorcio no es una opción. “Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal”. Hebreos 13:4 (NVI)

“Pero Rut respondió: ¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti! ‘Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Moriré donde tú mueras, y allí seré sepultada. ¡Que me castigue el Señor con toda severidad si me separa de ti algo que no sea la muerte!” (Ruth 1:16-17, NVI)

¿Qué es lo que quiere decir una persona cuando dice que está comprometida de por vida con su matrimonio?

Lo que quiere decir esto, entre muchas otras cosas, es que el matrimonio fue creado por Dios con el propósito de ser honrado por todos (Hebreos 13:4). Las parejas saludables creen que el matrimonio es algo permanente y que el divorcio no es una opción. Ellas esperan con ilusión su futuro juntos y ven su matrimonio como una de las partes más importantes de su vida, a la vez que se aman mutuamente e invierten en su relación. Los matrimonios fuertes están conformados por parejas que esperan enfrentarse a los desafíos juntos, y están dispuestos a hacer lo que se tenga que hacer con tal de que su matrimonio prospere. ¿Cómo es que funciona todo esto en nuestra vida diaria? Echemos un vistazo más de cerca.

1. El matrimonio es un regalo invaluable

El compromiso de por vida refleja y surge del entendimiento de que Dios creo el matrimonio y que se lo dio al hombre y a la mujer como un regalo invaluable. Esta es una paráfrasis de Malaquías 2:15: “Dios hizo el matrimonio, no tú, y su Espíritu habita aun en los detalles más pequeños del matrimonio; por ello cuida del espíritu del matrimonio dentro de ti” (MSG, El Mensaje, una paráfrasis personal de la Biblia en inglés hecha por Eugene H. Peterson).

Las parejas que permanecen unidas a largo plazo entienden que el matrimonio no es simplemente un contrato legal o una aventura sexual entre ambos, sino que es un misterio solemne y sagrado ante los ojos de Dios. De todas las relaciones humanas que podríamos nombrar, el matrimonio es la relación más utilizada por los escritores bíblicos para simbolizar y describir tanto el pacto de Dios con su pueblo como la relación de Cristo con la Iglesia (ver Efesios 5:31-32, Apocalipsis 21:2).

2. El amor es una decisión

El compromiso de por vida también implica que ame a su cónyuge y que decida estar casado “hasta que la muerte los separe”; en otras palabras, el divorcio no es una opción que tenga en mente. En algún punto de la relación, el esposo y la esposa tienen que “decidir” amar- incluso cuando no tienen deseos de hacerlo. La palabra “decidir” viene de una palabra raíz que significa “cortar”. Usted no puede comprometerse con algo sin decidir cortar con las otras opciones que compiten en contra de lo que es más importante. [1]

“¡Quemen los barcos!” es una frase que señala uno de los acontecimientos más dramáticos en la historia de la conquista española del Nuevo Mundo. En 1519, el conquistador Hernán Cortés desembarcó en las costas de Yucatán, México, con la intención de apropiarse de las riquezas aztecas. Sabiendo que él y sus hombres se enfrentarían a increíbles dificultades, decidió cambiar radicalmente los términos de la batalla dando la orden de “quemar los barcos” pues, sin una salida de escape o una opción para dar marcha atrás, sus hombres no tendrían más alternativa que ir hacia adelante.  [2]

Los matrimonios exitosos “queman los barcos” sacando la palabra divorcio de su vocabulario. Sencillamente, es un asunto de compromiso, “Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” (Mateo 19:6, NVI).

Recuerde, retirarse es sencillo cuando tiene la opción de hacerlo.

Vea esta conferencia de Sixto Porras

3. Nuestra relación matrimonial nos gusta  

Otro aspecto de un compromiso de por vida es la capacidad de decir “de verdad me gusta esta relación y quiero que continúe”.

El matrimonio debería de ser honrado por todos (Hebreos 13:4). Así que, la decisión de seguir juntos es una manera de honrar su matrimonio, ahora bien, el honor y el compromiso también implican las emociones y los sentimientos. Si usted es capaz de decir “yo valoro mi matrimonio, y me agrada”, y cuando lo dice, lo dice de verdad, entonces, estará en camino a construir una relación que perdure. Estas son las respuestas de algunos de nuestros seminaristas cuando se les preguntó: “¿Qué es lo que más ama de su matrimonio?”:

  • Divertirnos y reír juntos
  • La sinergia, el que 1 más 1 sea igual a 3 (La torre de Babel; Génesis 11:6)
  • La relación espiritual compartida
  • Criar a nuestros hijos juntos como un equipo
  • Crear recuerdos
  • Tener a alguien con quien celebrar
  • Compartir los niveles más profundos de intimidad
  • Sexo
  • Servir juntos
  • Amar y ser amado
  • Estar casado(a) con mi mejor amigo
  • Estar en el sube y baja de la vida junto a él/ ella es toda una aventura.

4. Tomamos cartas en el asunto

Por último, pero no por ello menos importante, el compromiso es más que simplemente un asunto de tener la voluntad de estar casado o de sentir que su relación matrimonial le gusta. Más bien, el compromiso se trata principalmente de tomar decisiones concretas que le ayuden a conservar su matrimonio. Tal como la Biblia dice: “Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta” (Santiago 2:17, NVI). 

Es lo mismo en nuestras relaciones personales. Usted demuestra cuán importante es su matrimonio para usted, al mejorarlo dedicándole proactivamente tiempo y dinero. En los momentos difíciles, luche por su matrimonio. A tiempo y fuera de tiempo, muéstrese dispuesto a hacer lo que sea necesario para mantener su relación matrimonial fuerte.

Póngalo en práctica

Investigaciones muestran que un compromiso matrimonial produce una relación más satisfactoria en todos los sentidos. [3]  Las mujeres responden cuando saben que sus maridos están dispuestos a “morir a su yo” por ellas.[4] Los hombres titubean en invertir a menos que sepan que hay una recompensa. Un investigador incluso concluyó que “un hombre tiende a entregarse por completo a una mujer cuando ya ha decidido que ella será su futuro”. [5]

¿Cómo lograr que estos conceptos sean reales y prácticos en su diario vivir? Hay ciertas formas con las que puede empezar a trabajar en pos de esa meta. Por ejemplo, podría empezar tratando con una salida de noche con su pareja, que a la vez resalte la emoción y aventura del compromiso mutuo. Podría también pensar en alguna actividad que no vaya a funcionar a menos que ambos desde antes decidan que van a proceder con dicha actividad hasta el final. Desde luego que bailar se me viene a la mente, después de todo “se requiere de dos para bailar tango”. No obstante, hay más juegos y deportes, tales como tenis, balón mano, o salir a remar, por ejemplo. Estas cosas podrían funcionar perfectamente, incluso un proyecto de arte podría servir para este propósito.

Preguntas de estudio

Usted puede examinar más a fondo el significado del compromiso marital discutiendo juntos las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué nos hizo estar juntos, en primer lugar? ¿Qué nos atrajo el uno del otro?
  2. ¿Qué podemos hacer para encender esa chispa de atracción y darle vida nuevamente?
  3. ¿Cómo visualizábamos nuestro matrimonio cuando recién estábamos empezando a salir? ¿Hacia dónde nos veíamos yendo juntos? ¿Cómo podemos recuperar esos sueños del principio y reafirmar nuestras esperanzas por un futuro compartido?
  4. ¿Cuáles fueron los votos que nos dijimos el uno al otro en nuestra boda? ¿Por qué hicimos esos votos y cómo cumplimos con ellos? ¿Ha ocurrido algo que cambie nuestro compromiso de perseguir esos objetivos? Si es así, ¿qué podemos hacer al respecto? ¿Cómo podemos renovar y reafirmar nuestros votos el uno con el otro en esta etapa de nuestra relación?

CURSO PREMATRIMONIAL:
25 Febrero

¿Le gustaría recibir información del curso prematrimonial de Enfoque a la Familia?

[1] https://www.focusonthefamily.com/marriage/strengthening-your-marriage/commitment/the-half-hearted-marriage

[2] https://opisina.wordpress.com/2010/11/18/burn-the-ships/

[3] Scott Stanley, “The Half-Hearted Marriage,” accessed July 3, 2015, https://www.focusonthefamily.com/marriage/strengthening-your-marriage/commitment/the-half-hearted-marriage, originally published in Focus on the Family magazine, January 2007 © Scott Stanley.

[4] American Psychological Association, “Religion or Spirituality Has Positive Impact on Romantic/Marital Relationships, Child Development, Research Shows,” news release, December 12, 2014, http://www.apa.org/news/press/releases/2014/12/religion-relationships.aspx.

[5] Stanley, “The Half-Hearted Marriage,” Focus on the Family magazine.

© 2020 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Usado con permiso. Publicado en inglés en focusonthefamily.com

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Descargue el manual gratuito y conozca los principales temas que tocará el curso prematrimonial y algunos ejercicios para compartir con su pareja.

Llene el formulario y descargue la guía  “7 Mitos sobre el Amor Romántico” GRATIS
Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.