¿Le gusta decirle a su esposo cómo debe peinarse, vestirse o qué debe comer? ¿Con frecuencia tiende a darle órdenes? ¿Cada vez que su esposo hace algo que le pareció indebido, lo corrige inmediatamente?
Si ha respondido positivamente a una de estas preguntas, entonces déjeme decirle que está tratando a su esposo como un hijo y no como a su compañero de vida.

¿Cómo ve a su esposo? Esta es una pregunta que con frecuencia hago en los seminarios para esposas. Lastimosamente, muchas de las respuestas se acercan a esta frase: “para mí es un hijo más”. Esta afirmación es determinante a la hora de enfocarnos en la relación de pareja, ya que “tal como lo ves, es como vas a tratarlo”. Si lo ve como una persona lenta o poco proactiva, tenderá a hacer las cosas por él. Si lo ve como alguien despistado, evitará pedirle ayuda. Si lo ve demasiado mandón, tratará de mantenerlo a distancia.

Es momento de analizar su actitud. Pensar que las cosas deben hacerse siempre a su manera, puede ponerle en la posición de juez o de madre, y terminará realizando, después de cada situación, un listado de cosas por corregir o mejorar para su esposo, haciéndolo sentir constantemente evaluado e insuficiente.

Cuando esto sucede la relación inevitablemente se va desgastando, tanto que una vez un esposo mencionó: “si hubiera querido que mi esposa fuera mi mamá, mejor me hubiera quedado en casa con ella”.  Aunque parezca ilusorio, incluso muchos exitosos profesionales llegan a casa a ser “regañados” por sus esposas. 

No es sencillo para nosotras, parece que queremos sobrevolar como helicóptero sobre ellos con un mensaje que nunca decimos pero que casi siempre ejercemos: “terminar de criarlos”.

Cuidado! Esto carcome su valía y su corazón, quizás al inicio él luchará por mantener su posición dentro del hogar y manifestará su malestar e incomodidad por la forma en la que usted lo trata, pero luego, con tal de evitar problemas y confrontación, se quedará callado y cederá su rol acumulando rabia, con el riesgo de explotar algún día de mala manera.

Es necesario cambiar esta actitud porque es nociva para el desarrollo personal de su esposo y para el crecimiento de la relación matrimonial. La realidad es que a nadie le gusta sentirse evaluado constantemente, eso sólo genera inseguridad, frustración y el sentimiento de no poder llegar al estándar de la persona amada. Nuestros esposos sentirán que sus decisiones nunca son acertadas y terminarán concluyendo: “mejor que lo haga ella”, “mejor que ella decida”. Entonces, lo que al inicio nos pareció muy agradable y cómodo porque éramos nosotras mismas las que tomábamos decisiones y hacíamos las cosas a nuestra manera, con el paso de los años nos aburrirá y nos cansará;  es entonces cuando escucho el sentir de muchas esposas: “estoy agotada”,  “todo el peso del hogar cae sobre mí”, “él es muy cómodo” y obviamente sentimos una sobrecarga física y emocional muy fuerte.

¿Qué podemos hacer para dejar de ser “la mamá” ?

  • Trate a su esposo como el adulto que es. Puede ser que alguna vez se equivoque o no haga las cosas como las está esperando, pero eso no le da el derecho de organizarlo y dirigirlo permanentemente. Él sabe lo que le conviene y lo que no; no quiero decir que su esposo no sea perfectible, sólo que la forma de animarlo a mejorar no es subrayándole sus equivocaciones o haciendo las cosas por él.
  • Fortalezcan la comunicación. Así él podrá conocer claramente su punto de vista sobre las diferentes situaciones y actuar tomando en cuenta su criterio, pero siendo él mismo el que accione. Si en algún momento no está de acuerdo con la forma o con las decisiones que está tomando, sea sabia para hacerle ver el error. Aun si se equivocó apóyelo, y luego, no en el mismo momento, hágale saber cómo juntos podrían hacerlo mejor, sin que se sienta evaluado, juzgado o criticado.
  • Sea empática. Considere que hay otras formas de pensar y de actuar diferentes a la suya y son igual de válidas. Antes de intentar corregir, analice lo que llevó a su cónyuge a actuar de una determinada manera.
  • Refuércelo positivamente cada vez que tiene un acierto. De esa manera no sólo expresa lo que no le agradó sino que refuerza lo que le gusta. Verbalice constantemente sus virtudes, hágale saber que está orgullosa de él, y que no necesita cambiarlo para amarlo.

Al desarrollar todas estas habilidades, podrá enseñarle a sus hijos con el ejemplo que la mejor manera de vivir en familia es haciendo equipo y que al igual que en el fútbol, los jugadores no se pelean en media cancha, sino que dan lo mejor de sí para meter el gol, de la misma manera en nuestro hogar, necesitamos hacer equipo para jugar el mejor partido de nuestras vidas.Mujer, no hay nada más reconfortante que recorrer el camino junto a su esposo, déjese amar, ayudar, relájese y disfrute junto a él cada día.

12 Secretos Para Tener Un Matrimonio Para Toda La Vida

Sí es posible vivir un matrimonio para toda la vida. No significa que sea fácil, ni que una receta lo produce en automático; pero estos 12 secretos le ayudarán a desarrollar las habilidades necesarias para convertir su matrimonio en una relación estable. A lo largo de este curso, los cónyuges aprenderán sobre 12 aspectos que todo matrimonio debe tener en cuenta si desea construir un vínculo que perdure en el tiempo y no flaquee ante las circunstancias y las adversidades de la vida.

 

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Lo Mejor Está Por Venir

Cuando las cosas no se ven del todo claras y hay un poco de incertidumbre, es normal que sintamos angustia o temor. Pero recuerde, lo mejor está por

¿Cómo Apoyarse Durante y Después de una Crisis?

Cuando se presente una crisis o adversidad en su matrimonio, apóyense mutuamente. Luego recurran a Dios y a una comunidad cristiana para pedir ayuda. Sobre todo, manténgase conectados el uno con el otro después de que todo pase, y asegúrense de tener tiempo para divertirse.

Cuidado Pastoral y Discipulado en un Tiempo de Crisis

Los cristianos ya han pasado por esto antes, y nosotros podemos estar tranquilos y recibir sabiduría a través de las acciones de aquellos que enfrentaron correctamente este tipo de cosas. Se han hallado cartas escritas por gobernadores romanos durante aproximadamente los primeros 100 años de la iglesia primitiva en tiempos de peste, hablando sobre el comportamiento de este extraño nuevo grupo de personas: los cristianos.

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.