El noviazgo y las finanzas

 

Las mariposas en el estomago, la locura de salir a divertirse, los fuertes latidos del corazón, el compartir y mirarse a los ojos con tanta ilusión, no pueden impedir a las parejas de novios observar un detalle muy importante durante esta emocionante etapa: el manejo que tiene él o ella del dinero.

 

Debemos de tener en cuenta que los principales hábitos financieros son algo que aprendemos desde pequeños en nuestros hogares y que influirá en nuestra vida futura. Aunque normalmente los padres de familia no sacan un espacio exclusivo para enseñar a sus hijos sobre este tema, cada uno construye y aprende del modelaje de sus padres.

 

El amor y las finanzas no son excluyentes; debemos saber que la aventura del noviazgo tiene el objetivo de que dos personas se conozcan lo suficiente para saber si lograrán construir a futuro una vida juntos. Sin embargo, si los dos tienen una visión muy diferente del manejo del dinero, deben ser sensatos y elegir el momento más adecuado para tratar de manera más profunda este tema en la relación de pareja.

 

Cuando la relación sea más formal, se debe realizar una evaluación más detallada; esto incluirá entonces saber cuál es el verdadero estado de las finanzas de ambos de manera más abierta, antes de dar el sí, para evitar conflictos mayores a largo plazo.

 

A continuación, pequeños indicadores que reflejan hábitos adquiridos o patrones de comportamiento que pueden ser trasladados a una futura vida familiar, algunas de estas alertas son:

  • Su pareja invita de manera exagerada a amigos, parientes o a usted  pagando siempre la cuenta con tarjeta de crédito.

  • Prefiere ser el invitado más que tomar la iniciativa de pagar la cuenta.

  • Muestra su amor regalando a todos los que puede cosas muy costosas, en otras palabras, es un derrochador.

  • Le gusta presumir de sus posesiones; compite con otros.

  • Hace con frecuencia comentarios con respecto al dinero como: “no me alcanza”, “no sé a dónde se fue mi salario” o “pierdo el dinero habitualmente”.

  • Asiste a eventos costosos diciendo que después resolverá cómo pagarlos; al final de todo “hay que ir, porque solo es una vez en la vida”.

  • Aprovecha todas las ofertas que encuentra aunque sea algo que no necesita.

  • No planifica las necesidades, y le toman por sorpresa los pagos básicos.

  • Utiliza siempre diferentes tarjetas al pagar las cuentas; observe si son de débito o de crédito.

  • Indague la motivación por la que las usa, ¿es para jugar con los tiempos de crédito?, ¿ganar puntos?, ¿sacar ventaja de ellas? o ¿es solo porque no tiene el dinero en el momento que lo necesita?

  • Confía en los juegos de azar para conseguir dinero fácil.

  • Le gusta pedir dinero prestado.

  • Es muy generoso en dar propinas cuando asisten a algunos lugares.

  • Los días de pago su actitud cambia, su carácter se vuelve más dulce.

  • No le gusta salir para no gastar dinero.

  • Manifiesta no colaborar con los gastos del hogar, dice que es responsabilidad de sus  los padres.

  • No ha concluido los estudios porque no le alcanza el dinero para pagarlos. 

  • Le llaman constantemente para cobrar cuentas o deudas.

  • No tiene nada de valor, porque no le alcanza para comprarlo.

  • Siempre anda dinero en efectivo.

Recordemos que el ser humano es integral; está compuesto por alma, cuerpo y espíritu, y su inteligencia le permitirá entender que el dinero es algo necesario e importante en la vida. Por lo tanto, en las relaciones de pareja no es bueno inclinarse a algún extremo, se trata más bien de mantener un sano equilibrio como todo en la vida. Analice las señales, saque conclusiones si se trata de una persona ordenada, derrochadora o, por el contrario, ahorrador de manera exagerada.

 

Hay que tener claro que el dinero solo debe ser un medio o una herramienta que nos permitirá obtener bienes y vivir de manera tranquila con lo que necesitemos. El dinero no es lo que nos brinda la seguridad o el poder en la vida, mucho menos si lo usamos como una forma exclusiva de manifestar el amor a las personas que nos rodean. Es una realidad que el recurso económico nos da libertad para movernos en este mundo de consumismo, cuyo fin principal, a través de la publicidad, es crear una insatisfacción y hacernos pensar que necesitamos todo lo que nos ofrecen, pero lo que no podemos permitir es que gobierne nuestra vida y nos convierta en personas dependientes de él.

 

El  estado anímico que experimenta el ser humano durante su diario vivir tiene múltiples variaciones por el estrés del trabajo, estudios, relaciones interpersonales, el tráfico, etc, pero cuando se vive bajo presiones económicas estudios nos demuestran que emocionalmente tendemos a ser afectados en gran manera, incluso hasta llevarnos a la crisis. Esto puede influir y destruir las relaciones más importantes de nuestras vidas.

 

Es por esta razón que estamos interesados en este pequeño ejercicio de observación para evitar que las parejas lleven esa carga producida por un mal manejo financiero. Busquen la ayuda necesaria si su relación se encuentran en una situación de desbalance. 

 

 

 

 

 

Acceda aquí a nuestro curso en línea 

¿Cómo Elegir Pareja con Inteligencia?

 

 

 

 

 

 

*Vilma Saborío Castro, esposa y madre de tres hijos. Consejera de Enfoque a la Familia desde hace 8 años, ha abordado temas de consejería familiar e individual desde hace 18 años.

 

 

 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación