Scroll Automatically

Dios… ¿El Padre?

Padre alzando a su hija

Las personas les dicen cosas interesantes a los niños que han perdido a sus padres. Pueden ser incluso hasta extrañas, al menos para mí. “Ahora eres el hombre de la casa”, me dijo una tía en el funeral de mi padre, secándose los ojos con toallas de papel. “Debes cuidar de tu mamá y de tu hermana”.

Siendo un niño que acababa de terminar el tercer grado, no estaba muy seguro de cómo hacer esto. Ciertamente, yo no me sentía como un hombre, y tampoco pensaba que este honor traería muchos resultados en la vida cotidiana. Uno no le dice a su madre: “Hoy no comeré mis verduras. Ahora soy el hombre de la casa”.

Otra cosa que me dijo la gente, cuando empezamos a asistir a la iglesia, fue que ahora Dios sería mi padre. Nos dijeron que Dios era el “padre de los huérfanos”, el “defensor de las viudas” (Salmo 68:5). ¿Podría haber otra verdad acerca de Dios que fuera más relevante para nuestra familia en ese momento?

Yo sé que las personas tenían buenas intenciones, pero también me di cuenta que la palabra “padre”, tal como se aplica a Dios, no tiene el mismo significado que el lenguaje utilizado para describir a un hombre que vive con una madre y sus hijos. Claramente, Dios es el Creador poderoso, la fuente de sabiduría, verdad y amor, pero no iba a estar presente para ayudar a un niño con su tarea de matemáticas, lanzar una pelota, o construir algo juntos. El Arquitecto de los copos de nieve y los sistemas solares, no iba a estar disponible para llevar a niños de 10 años a desayunar, y hablar de lo que significa el sexo.

Suena bonito hablar de Dios como padre. Pero yo tenía claro que un padre de verdad estaba en casa, no en un trono.

La Invitación del Hijo

Aun así, es claro que Dios se presenta a sí mismo como un padre. A lo largo de los Evangelios, Jesús hace más de 150 referencias de Dios como padre. Para los judíos de esa época, esta era una nueva forma de dirigirse a Dios. (Y ciertamente fue sorprendente para los líderes judíos que un hombre pudiera presentarse ante ellos, y afirmar que él era el Hijo de este Padre.) Aunque, en algunas ocasiones, los escritores del Antiguo Testamento describen a Dios usando cualidades de padres y madres terrenales, Jesús se refirió a Dios usando un lenguaje más íntimo e informal. Él también nos invita a esta relación, y nos enseña a dirigirnos a Dios como el “Padre nuestro” que está en los cielos (Mateo 6: 9). Solamente a través de la obra de Cristo en la cruz es que somos adoptados en esta relación familiar (Efesios 1: 5).

Algunas personas pueden tener dificultades para relacionarse con Dios como “padre”. La paternidad es una idea con la que todos estamos muy familiarizados, y podemos proyectar nuestras expectativas o experiencias de lo que un padre ha sido, o debería ser, en nuestro Padre celestial. Un niño que anhela tener un padre tiene dificultades para ver a Dios como alguien capaz de cumplir ese papel. Una niña que siente que tiene que triunfar en los deportes y en la escuela para ganarse la aprobación de su padre, puede ver su relación con Dios de una manera similar. Para otros, la palabra “padre” puede traer recuerdos de abuso o negligencia. Dios no es un soberano impersonal y distante, sino un padre cálido y acogedor. ¡Qué trágico que una faceta tan hermosa del carácter de Dios a menudo esté manchada por las debilidades de los padres humanos!

Como padre, yo no quiero que mi forma de presentar la paternidad dañe la capacidad de mis hijos de ver a Dios como su Padre celestial. Pero quizás sea aún más importante que ayudemos a nuestros hijos a reconocer la verdad fundamental: que Dios, en todo Su poder y gloria, se entiende mejor como un Padre amoroso e íntimo.

Destellos de su Carácter

A través de las Escrituras, en varias ocasiones, Jesús ilustra el reino de Dios con imágenes con las que estamos familiarizados: semillas y tierra, ovejas y el Pastor. Para aquellos que estaban sedientos de la verdad, las parábolas de Jesús fueron ventanas profundas, y fáciles de recordar, acerca de la naturaleza de Dios. Cuando Jesús llama a Dios “Padre”, podríamos pensar que esta es otra metáfora: que Dios, aunque no es un padre humano, comparte algunas similitudes con los padres terrenales. Sin embargo, como lo escribe el pastor Gene Veith, deberíamos ver a Dios como El Padre real y verdadero. “Los padres terrenales tienen ciertas similitudes distantes con Él”, dice Veith. “La esencia de la paternidad se encuentra en Dios, no en los seres humanos”.

Mi hija Mikayla, me mostró recientemente algunas fotos que había tomado. Había fotografías de flores y caballos, junto con una serie de tomas que solo puedo describir como “hermanas saltando escaleras”. Cuando hice clic en las fotos, Mikayla me contó sobre cómo se veía la esencia real de esas escenas: cómo las flores y los caballos habrían sido más hermosos, los saltos de escaleras aún más divertidos, si tan solo hubiera podido enfocar, iluminar, y alinear todo mejor con la realidad. ¿No cree que todos los fotógrafos, independientemente de su nivel de experiencia, han pensado de esta forma en algún momento?

Yo le digo a mis hijos que, así como una fotografía nunca puede capturar la experiencia completa de algo, las imágenes que tenemos disponibles para entender a Dios están limitadas por nuestra inherente incapacidad para reconocer la profundidad de Su gloria y bondad. La imagen de un padre terrenal, como una forma de entender a Dios, es una buena imagen, y se hace aún más clara cuando los papás hacen mejor su trabajo, pero sigue siendo solo un vistazo de algo mucho más grande.

Dios es el Padre real y verdadero. Para ayudar a los niños a entender esto, podemos resaltar las siguientes cinco verdades, que pintan una imagen más profunda, aunque igual incompleta, de nuestro Padre celestial:

Él es la fuente de la vida: Los padres tienen un papel importante en la contribución a la vida de los niños. Mientras educa a sus hijos, ayúdeles a reconocer cómo su Padre celestial es la fuente de toda vida. Visite zoológicos, acuarios, y jardines botánicos juntos, disfrutando del amplio espectro de vida que no existiría sin nuestro Padre Creador.

Haga énfasis también en que seguir el plan de Dios es el camino hacia una vida abundante (Juan 10:10). Y cuando aceptamos a Su Hijo como nuestro Salvador, recibimos nueva vida, y somos adoptados en la familia del Padre (Romanos 6:23).

Él nos corrige amorosamente: Como nuestro verdadero Padre, la disciplina y corrección de Dios siempre proviene de su profundo amor hacia nosotros (Hebreos 12: 3-11). Ayude a sus hijos a reconocer las formas en que el Espíritu de Dios nos corrige en nuestras decisiones diarias, e interacciones con los demás, cómo podemos sentir que Él nos impulsa a tomar decisiones que reflejan Su amor y verdad, y cómo nos sentimos convencidos acerca de nuestro pecado, cuando elegimos desobedecer.

Él provee para nuestras necesidades: Muestre a sus hijos todas las formas en que Dios provee para nuestras necesidades. Celebre las tormentas, los manzanos, y los lagos llenos de peces. Cuánto gozo debe recibir el verdadero Padre cuando disfrutamos de todos los buenos dones que Él ha provisto a través de la creación (Mateo 7:11).

Él nos da su sabiduría: Ayudamos a nuestros hijos a aprender habilidades para la vida y los alentamos a desarrollar sus dones y talentos. Pero, ayúdeles también a ver que la verdadera sabiduría proviene de nuestro Padre celestial. Su Palabra inspirada es la fuente suprema de sabiduría y verdad (2 Timoteo 3: 16-17d).

Él siempre nos recibe: Perdone a sus hijos cuando se equivoquen y trate de ayudarlos a tomar mejores decisiones en el futuro. Ayude a sus hijos a reconocer que esto es solo una muestra del papel de Dios en nuestras vidas. Él es el modelo definitivo de perdón. Todos cometemos errores, pero nuestro verdadero Padre está constantemente atento a nuestro regreso, corriendo hacia nosotros con gozo cuando nos volvemos hacia Su familia (Lucas 15: 11-32).

Miniatura del Curso La poderosa Influencia de Papá donde se ve un padre junto a su hijo en puerto pesquero sonriendo y haciendo un dab

Nueva serie:
La poderosa Influencia de Papá

Un curso que le hará entender la importancia del rol paterno en la familia, y le ayudará a ejercer ese rol como un papá comprometido y presente.

© 2021 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso. Publicado en inglés en focusonthefamily.com.

VANCE FRY

Vance Fry ha vivido y trabajado como editor y escritor en Colorado Springs, Colorado desde 2010. Antes de Colorado, Vance sirvió en el extranjero en Taipei, Taiwán. Vance y su esposa, Marcia, tienen cuatro hijos. En su tiempo libre, le gusta pasar tiempo con su familia y crear cosas en su taller.

Artículos más recientes

¿Cómo Desarrollar inteligencia digital en su hogar?

¿Cómo desarrollar inteligencia sobre los medios en su hogar?

: ¿Los programas de televisión son un buen medio para que las familias tengan conversaciones sobre temas difíciles? Como padres, debemos abordar todo el entretenimiento con discernimiento y preguntarnos si hay una mejor manera de iniciar estas conversaciones que no sea a través de las imágenes gráficas de programas de televisión.

Leer más

Cursos en línea para Padres, Matrimonios e Iglesias

Capacítese para ser un gran papá, tener un buen matrimonio y fortalecer su fe.
Vea más información sobre los cursos en línea o visite la tienda para ver los recursos físicos a continuación:

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.