¡PROVEA ESPERANZA!

¡Done para salvar bebés de ser abortados!
PRESIONE AQUÍ PARA SALVAR VIDAS

¡Sí, quiero salvar vidas!

Gracias por elegir el siguiente monto para ayudar:

El viaje de la adopción: una mirada honesta a lo que usted realmente necesita saber

¡Sea bienvenido! Deseamos dialogar con usted sobre lo que lo trajo aquí mientras nos tomamos un café. Tal vez el viaje de la adopción ha estado en su mente desde que era un niño. Quizás comenzó a pensar en esto recientemente y desea aprender más. Puede que usted ya sea un padre de crianza temporal y desee comenzar el proceso de adopción. Tal vez ya haya comenzado el proceso de adopción o quizás ya haya adoptado y esté buscando apoyo.

Sea cual sea su caso, sabemos una cosa con certeza: usted tiene un corazón para los niños, y nosotros también lo tenemos. Es por eso que deseamos hacer todo lo posible para ayudarle a considerar el camino a la adopción desde todos los ángulos. Desde los aspectos más obvios hasta algunas de las duras realidades de las que no todo el mundo está dispuesto a hablar. Porque no solo nos importan los niños; también nos importa usted.

Deseamos prepararle para lo que pueda encontrar en este camino. La adopción no es simplemente una decisión que se hace una vez. Es un compromiso de por vida con otra persona, con otra alma, a menudo un alma herida. Y elegir hacer ese compromiso significa batallar con sus propias heridas, con expectativas poco realistas, con suposiciones de cómo debería ser una familia y con el significado del amor incondicional. En otras palabras, la adopción no viene sin dolor para la familia biológica, la familia adoptiva y el adoptado.

Las luchas serán reales, pero no son el panorama completo. Si usted ha sido adoptado en la familia de Dios, conoce Su esperanza y gozo, incluso en los días más difíciles. De una manera similar, aunque reconocemos que las familias pueden enfrentar retos únicos relacionados con la crianza de hijos que han sufrido abuso o negligencia, también creemos que la adopción pinta una poderosa imagen del amor de Dios.

No pretendemos que tome la decisión de seguir adelante con el proceso de adopción basado únicamente en historias que le hacen sentir bien o en el miedo a lo desconocido. En cambio, deseamos ayudarle a encontrar balance, a emprender el viaje con el corazón y los ojos abiertos. Cuando usted conoce los retos que le pueden esperar y cómo enfrentarlos, será capaz de decidir con confianza si la adopción es la opción correcta para usted y su familia en este punto.

Así que, veamos algunas partes importantes del viaje de la adopción.

NOTA: Enfoque a la Familia está aquí para acompañar a las familias que eligen cualquier tipo de adopción. Sin embargo, nuestro enfoque principal es la adopción de niños en hogares de crianza. Con ese fin, este contenido está dirigido a una mamá y un papá casados que piensan en adoptar a un niño en los Estados Unidos, y que se encuentra en el sistema de bienestar infantil. Aunque los conceptos aquí pueden aplicarse de manera más amplia, no cubrimos consideraciones únicas de adopciones infantiles domésticas o internacionales. (Usted puede leer nuestro artículo sobre los tipos básicos de adopción, disponible solamente en inglés. Para detalles sobre la adopción internacional visite la página web National Council for Adoption).

Capítulo 1

Tome en cuenta lo que significará la adopción

¿Está pensando en adoptar? Aquí hay unos puntos claves que deberá considerar antes de dar el próximo paso.

Ya sea que haya deseado adoptar desde hace mucho tiempo o que recientemente haya sentido la inquietud, dé un paso atrás y haga una pausa. Tenga un espacio para ser honesto sobre por qué usted desea adoptar y qué podría significar esa decisión.

Usted puede preguntarse por qué le recomendamos frenar su buen deseo de formar una familia. La respuesta es que usted no puede llevar un niño a un hogar asumiendo que su amor lo salvará y todo estará bien. Ya sea que estemos hablando de un bebé o tenga 7 o 17 años, ellos tienen una historia de vida previa que siempre será parte de su corazón, su mente y su cuerpo. Y el impacto de la historia de ese niño combinado con su propia historia personal tiene el potencial de voltear su mundo al revés, tanto como lo hará con el mundo de ellos.

Evalúe sus motivos

Las personas escogen adoptar por diferentes razones: desean darle una bienvenida permanente a un niño que han estado criando. Creen que los niños tienen un gran valor y desean tener una familia pero batallan con la infertilidad u otras condiciones médicas que no hacen posible un nacimiento biológico. Han visto el impacto positivo de la adopción en otras vidas (quizás en sus propias vidas) y están listos para hacer un sacrificio y un compromiso similar. Algún amigo los nombró como los custodios de sus hijos en caso de muerte. Las razones pueden ser infinitas.

Aun así, por mucho que se identifique con una o más de estas razones, por más que intente convencerse de que sus motivos para adoptar son simples y desinteresados, podría haber algo más en la historia.

Profundizando un poco más, ¿piensa que está “salvando un niño”?, ¿que va a ganar más prestigio en su comunidad o en su iglesia?, ¿que evitará un nido vacío?, ¿que aliviará su dolor personal o alguna clase de culpa? Estos motivos no lo descalifican de convertirse en una familia adoptiva exitosa. Sin embargo, pueden hacérselo mucho más difícil.

Así que, sea honesto con usted mismo sobre los verdaderos motivos por los que desea adoptar. Pregúntele a sus amigos de confianza, aquellos que lo conocen bien y que pueden darle su retroalimentación sobre la situación y humildemente considere su punto de vista. Y aún más importante, pídale a Dios sabiduría. A menudo, las personas hacen lo que piensan que es correcto porque es lo que ellos quieren. Pero Él conoce sus motivos.

Por supuesto que ninguno de nosotros es perfecto, ¡todos luchamos con motivos incorrectos en diferentes partes de nuestra vida a diario! Pero si su motivo principal para adoptar es que usted cree que es la única persona que puede salvar a un niño de una vida dolorosa o que la adopción lo salvará a usted de alguna manera, deténgase. Trabaje con un consejero licenciado para llegar a la raíz de cualquier orgullo o herida de forma que pueda estar en un lugar más saludable para reconsiderar la adopción en un futuro.

Considere su historia personal y estilo de apego

¿Tiene usted un recuerdo de su infancia donde aprendió que el mundo está roto? Sea cierto o no que usted cree en Dios y en la salvación a través de Su Hijo Jesús, la verdad es que la humanidad no es armoniosa. Incluso las infancias más idílicas no son perfectas, aún las familias más felices tienen días difíciles.

Usted debe asegurarse de que ha logrado superar o esté sobrellevando cualquier herida de su pasado antes de aceptar la responsabilidad y el privilegio de ayudar a un niño adoptado a trabajar con sus heridas. Tener un estilo de apego seguro es una de las claves principales.

El Instituto de Desarrollo Infantil Karyn Purvis ha pasado décadas investigando los problemas de apego. Ellos explican lo siguiente en el vídeo sobre la construcción del apego, solo disponible en inglés.

“En individuos seguros podemos ver un rico conjunto de conexiones. Cuando hablamos de apego, estamos hablando del baile entre un padre y un hijo. Cuán capaces fueron de bailar juntos determina cuán capaces serán de bailar con otras personas a lo largo de sus vidas. También sabemos que nuestra habilidad de bailar con nuestros hijos está determinada en gran medida por nuestro pasado”. El Instituto de Desarrollo Infantil Karyn Purvis

Los autores y consejeros Milan y Kay Yerkovich también hablan sobre el tema del apego seguro en las relaciones adultas:

“Los Conectores Seguros se sienten cómodos con la reciprocidad, dar y recibir equilibradamente en las relaciones. Pueden describir las fortalezas y debilidades en ellos mismos y en otros sin idealizar o devaluar. Los conectores seguros son capaces de comunicar sus sentimientos y necesidades clara y fácilmente. Es probable que la resolución de conflictos haya sido un modelo para ellos durante su infancia, por lo que saben que no son perfectos y que pueden disculparse cuando se equivocan. Establecer límites y decir “no”, no representa un problema cuando hay un Conector Seguro. Se sienten cómodos con situaciones nuevas, pueden correr riesgos y retrasar la gratificación. Cuando los Conectores Seguros se enojan pueden buscar ayuda y consuelo fácilmente”. Milan y Kay Yerkovich

Por supuesto, estos conceptos se aplican a niños también. Tristemente, todos los niños adoptados han atravesado por apegos interrumpidos y necesitan apoyo amoroso y modelaje para desarrollar un apego seguro. Esta orientación debe venir principalmente de padres emocionalmente saludables.

Con esto en mente, usted necesita evaluar y trabajar sus propios problemas de apego antes de darle la bienvenida en su hogar a un niño herido. Usted y su cónyuge necesitan ser capaces de responder esta pregunta: ¿Somos un lugar seguro a donde los niños puedan traer sus emociones y necesidades y ser honestos sobre lo que están atravesando?

Para más información, lea el libro de Yerkovich “¿Cómo amamos?”  y hable con un consejero licenciado sobre tomar el Test de Apego para adultos.

Tenga en cuenta a la familia que tiene en su hogar

Tal vez usted y su cónyuge se encuentren en la misma página en cuanto a la adopción, pero quizás no. Y este no es un problema que usted quiera resolver por “ganar” un argumento. Sea abierto y honesto, comuníquese amablemente, escuche bien, oren juntos y hablen con parejas que ya estén en ese camino. Como Dios nos recuerda en Su Palabra, “La falta de consejo frustra los planes; la abundancia de consejo los prospera.” Proverbios 15:22 NBV

Su cónyuge no es la única persona a la que debe considerar. ¿Tiene usted hijos biológicos? Tenga en cuenta que traer un niño traumatizado a su hogar significa que, de algún modo, todos en el hogar experimentarán ese trauma y necesitarán sanidad. Incluso, dependiendo de las edades de sus hijos biológicos, traer un niño traumatizado a su familia, podría afectar su capacidad de apego hacia usted. Los padres nos han comentado: “No sabía que esto afectaría mi forma de criar a mis hijos biológicos y el estar disponible para ellos”.

Evalúe cualquier diferencia que no vaya a funcionar por algún motivo. No asuma que no habrá problemas ya sea porque el niño adoptado tiene la misma edad o el mismo sexo de su hijo biológico o porque no tienen el mismo sexo o edad. El impacto de la adopción en los niños que ya viven en su hogar será real:

  • Pueden sentir que se han vuelto invisibles para usted luego de la llegada del niño adoptado.
  • Pueden sentirse traumatizados por la historia del nuevo niño y su proceso de restauración.
  • Es probable que se sientan preocupados por el dolor, la tristeza y el enojo que puedan ver en usted cuando lleguen los desafíos.

Pregunte a los expertos

Es importante evaluar sus motivos, su historia personal y el impacto potencial de la adopción en los demás integrantes de la familia. Al mismo tiempo, tiene que plantearse preguntas más profundas acerca del tema de la adopción. No pase por alto las preguntas de preparación disponibles por expertos en adopción, pueden ser de gran ayuda.

Recomendamos el artículo “Diez Preguntas para Preparar a los Padres para Acoger o Adoptar”. El artículo está diseñado para ayudarle a evaluar honestamente lo que requerirá el proceso de adopción. Una vez más, nuestra meta no es asustarlos, simplemente orientarle hacia la esperanza y la ayuda que usted necesita para formar una conexión fuerte y duradera con un niño adoptado.

Está dispuesto a…

  • ¿Está dispuesto a reconocer y aceptar plenamente la historia de su hijo, incluyendo lo que sabe y lo que posiblemente nunca sabrá?
  • ¿Está dispuesto a aceptar que su hijo ha sido afectado por su historia, posiblemente de una manera profunda y como resultado usted necesitará criar a su hijo de una manera que muestre verdadera compasión, promueva la conexión y la sanidad?
  • ¿Está dispuesto a criar de una manera diferente a como usted fue criado, como ha criado en el pasado o como sus amigos crían a sus hijos? ¿Está dispuesto a desaprender ciertas estrategias de crianza y enfoques que podrían no ser efectivos con su hijo adoptivo, aunque las haya utilizado efectivamente con sus otros hijos en el pasado?
  • ¿Está dispuesto a educarse continuamente a usted, a sus padres, a su familia y a sus amigos para promover la comprensión de las necesidades de su hijo y buscar la mejor manera de satisfacer esas necesidades?
  • ¿Está dispuesto a ser malentendido, criticado e incluso juzgado por otras personas que no comprenden la historia de su hijo, el impacto de esa historia y cómo usted ha sido llamado a amar y conectar con su hijo para ayudarlo a sanar y convertirse en todo lo que Dios diseñó para él?
  • ¿Está preparado para defender las necesidades de su hijo, incluyendo la escuela, la iglesia, los entornos extracurriculares y, de otro modo, crear previsibilidad y promover un ambiente que ayude a su hijo a sentirse seguro y fomentar el éxito?
  • ¿Está dispuesto a sacrificar su propia conveniencia, sus expectativas y deseos para conectar con su hijo y ayudarle a sanar, incluso si ese proceso durara años y no meses?
  • ¿Está dispuesto a aceptar plenamente las necesidades integrales de su hijo, incluyendo sus necesidades físicas, emocionales, relacionales y espirituales?
  • ¿Está dispuesto a buscar apoyo continuo y a mantener conexiones a largo plazo con otras personas que comprenden su proceso y los retos que enfrenta?
  • ¿Está dispuesto a buscar y aceptar ayuda intencionalmente cuando se enfrente a desafíos con su hijo para los que no está adecuadamente preparado para manejar?
  • ¿Está dispuesto a reconocer que usted como padre aporta mucho a la ecuación cuando se trata de cómo su hijo se conectará y se vinculará con otros?
  • ¿Está dispuesto a examinar con honestidad (continuamente) sus motivaciones y sus expectativas relacionadas al proceso de adopción?
  • ¿Está dispuesto a mirar a su propio pasado (incluyendo sus pérdidas y traumas pasados, sean grandes o pequeños) y considerar cómo esto impactará la interacción que tenga con su hijo?
  • ¿Está dispuesto a examinar consistentemente su rol como padre mientras experimenta desafíos y dificultades a lo largo del proceso?

En pocas palabras, escoger la adopción significa elegir amar, proteger y defender a un niño a largo plazo. Ese niño se convierte en su hijo, para bien o para mal. ¿Está dispuesto a criar a un niño que no confía en usted o que no se apega a usted y que, quizás, nunca lo haga?

¿Desea hablar con alguno de nuestros consejeros licenciados o consejeros pastorales? Si se encuentra en Estados Unidos, llame para una consulta telefónica sin ningún costo. Agradecemos la oportunidad de escuchar su historia, responder preguntas específicas, recomendar recursos, orar por usted y referirle a terapeutas calificados en su área. Si se encuentra fuera de los Estados Unidos, visite nuestro sitio: www.enfoquealafamilia.com/consejeria

Recuerde que Dios está en control

La Biblia nos dice que Dios en Su santa morada es padre para los huérfanos. Dios establece a los solitarios en familias. Usted puede consolarse con la verdad de que Dios está en control de su vida y de la vida de cualquier niño que usted esté considerando adoptar. Sea fiel a lo que Dios le ha pedido que haga.

Si luego de haber orado, decide no seguir adelante con el proceso de adopción (al menos en este momento), eso no significa que usted es un fracaso y no significa que ha abandonado a un niño a su propia suerte. En cambio, significa que puede confiar en que el Dios que creó a ese niño continuará guiando su camino y usted puede confiar en que Él lo guiará a usted también. (Puede que usted no esté llamado a adoptar o tener un hogar de crianza, pero puede apoyar a otras familias que sí lo hacen.)

Pero si está listo para seguir adelante, ¡hágalo!

Puntos Claves

  • Evalúe sus motivos.
  • Considere su historia personal y su estilo de apego.
  • Tenga en cuenta a la familia que tiene en su hogar
  • Pregunte a los expertos.
  • Recuerde que Dios está en control.

Capítulo 2

Prepárese para los problemas de apego

¡Decidió adoptar! Está bien sentirse emocionado y nervioso. Esta etapa del proceso le ayudará a aprender cómo prepararse para los retos antes de que surjan.

¿Por dónde comenzar? Infórmese sobre los requisitos para la licencia de adopción en su país. Usted completará una verificación de antecedentes, una capacitación y un estudio del hogar para determinar si es capaz de proporcionar un ambiente seguro. Luego, a esperar.

La espera promedio para una adopción doméstica es de menos de dos años, pero casi todas las adopciones tardan al menos de nueve meses a un año en completarse. Un padre adoptivo describió la incertidumbre perfectamente:

Una vez que la dirección de Dios es clara y la decisión de seguir adelante está tomada, el camino es largo y complicado. Está lleno de clases de formación, solicitudes, visitas de estudio del hogar, verificación de antecedentes, cartas de recomendación, etc. Aunque el resultado final es incierto, lo que sí es seguro es que Dios está trabajando para poner todas las cosas en su lugar por nuestro bien a medida que seguimos su dirección. Bob Bruder-Mattson

Esperar a un niño por el que ha orado adoptar puede parecer interminable, pero luche contra el desánimo. “El proceso de adopción es difícil, pero es bueno”, escribió un padre adoptivo:       

“Si usted es del tipo de persona que le gusta todo ordenado y predecible, debe renunciar a esto. Casi todas las discusiones sobre adopción involucran más preguntas que respuestas. Habrán días buenos y días malos. Cada colocación es única porque cada niño es único.” Paul Batura

Trate de no pensar en esta temporada “intermedia” como si estuviera en pausa. Las pautas que ha establecido su país lo mantendrán lo suficientemente ocupado. Más importante aún, puede utilizar ese tiempo para crear una conexión fuerte con su asistente social y aprender todo lo que le sea posible para aprender a criar a su hijo efectivamente.

¿Cómo será esto posible si todavía no le han asignado un niño? La realidad es que la mayoría de los niños en hogares temporales tienen un historial de trauma, ya sea por los múltiples cambios de hogares sustitutos, maltrato y cualquier otra dificultad. Así que lo más importante es que los padres adoptivos comprendan lo que el trauma le hace a un niño en desarrollo, porque el estrés tóxico afecta cada parte de un niño: su cerebro, su cuerpo, su biología, su conducta y su sistema de creencias.

Aprenda sobre la Crianza Terapéutica

Las técnicas de crianza tradicionales no siempre funcionan con un niño que ha experimentado un trauma, como ya hemos dicho, la mayoría de los niños adoptados han experimentado traumas. A menudo, los niños adoptados y sus padres necesitan más apoyo del que pueden obtener con sólo una terapia de conversación. Es ahí donde entra en juego la paternidad terapéutica: técnicas para educar el cerebro del niño, no sólo sus conductas.

El doctor Daniel J. Siegel y la doctora Tina Payne Bryson dividen el cerebro en dos partes: el cerebro de arriba y el cerebro de abajo.

La crianza terapéutica identifica patrones reactivos dentro del cerebro de un niño y cómo esos patrones influyen en la conducta. Una vez que usted comprenda cómo funciona el cerebro de su hijo, puede abordar las preocupaciones en ese nivel antes de lidiar directamente con las acciones del niño. Su objetivo es ayudar a su hijo a pasar a un modo de respuesta en el que elija conscientemente tener un comportamiento aceptable.

Al considerar la mejor manera de conectarse con su hijo y ayudarlo, investigue intervenciones (también llamadas modalidades, herramientas, métodos o enfoques) que están disponibles más allá de una terapia de conversación. Luego busque proactivamente un terapeuta capacitado que le ayude. De hecho, sería sabio reunirse con ese consejero antes de que su hijo llegue al hogar. Tener al menos cuatro sesiones para aprender sobre destrezas de crianza terapéutica puede ser uno de los mejores trabajos de preparación que puede hacer.

Hemos publicado otro artículo por separado con más información sobre las intervenciones terapéuticas sugeridas (disponible solo en inglés), pero aquí hay una descripción general básica:

Intervención Relacional Basada en la Confianza (TBRI®)

TBRI es una intervención basada en el apego, informada sobre el trauma, diseñada para cumplir con las necesidades complejas de los niños vulnerables. Utiliza los principios de empoderamiento para abordar las necesidades físicas, los principios de conexión para las necesidades de apego y los principios de corrección para desarmar los comportamientos basados en el miedo.  (Vea una descripción de estos principios)

Terapia Ocupacional

Esta forma de terapia está dirigida a cómo el niño se relaciona con su entorno educativo, social y en las actividades normales del diario vivir. La terapia ocupacional trabaja para mejorar las destrezas de motricidad fina, motricidad gruesa, planificación motora y autorregulación.

Terapia de Procesamiento Sensorial

La terapia sensorial ayuda con actividades del diario vivir y con las interacciones sociales. Ayuda a los niños a procesar y responder adecuadamente la información que reciben a través de los cinco sentidos. También los ayuda a equilibrar sus cuerpos y a tener conciencia espacial.

Terapia Física

La terapia física utiliza el ejercicio, los masajes la hidroterapia y otros cuidados para tratar o manejar impedimentos físicos, lesiones o dolor. Puede también ayudar al cuerpo a liberar el trauma almacenado.

Terapia del Habla y Lenguaje

Este tratamiento ayuda a mejorar el habla del niño cuando presentan dificultades a causa de la pérdida de audición, sordera, daño cerebral o retraso en el habla debido al trauma.

Terapia Vivencial

La terapia vivencial es un término genérico para varias terapias que utilizan actividades para animar a los niños a identificar y abordar los problemas y traumas. Las terapias vivenciales incluyen terapia del juego, terapia asistida por caballos, terapia de arte y terapia de experiencia con la vida salvaje. (Para más detalles sobre terapias vivenciales, lea nuestro artículo “Intervenciones Terapéuticas para Niños Adoptados”, disponible en inglés.)

Comprendiendo la Importancia de la Terapia Relacional Basada en la Confianza (TBRI)

De todas las intervenciones terapéuticas para los padres, la más crítica es la TBRI. La intervención se basa en años de investigación en apego, procesamiento sensorial y neurociencia, pero el corazón de TBRI es la conexión.

“Se trata de relaciones”, comentó la fallecida pionera de TBRI, la Dra. Karyn Purvis. “Se trata de comprender el desarrollo óptimo. Y se trata de conectar los cuidadores al corazón de un niño que ha sido lastimado.” Dra. Karyn Purvis

Con este método de intervención, usted utiliza el comportamiento de su hijo para encontrar pistas de lo que está pasando en su cerebro y luego abordar sus necesidades para ayudarlo a sentirse seguro para que no tenga que reaccionar de manera negativa. Usted se convierte en un padre competente sanador de trauma.

La Dra. Purvis dijo: “Es importante recordar que no se trata de una crianza habitual”.

Criar un niño desde un lugar difícil es un asunto de corazón y de pasión. Es un asunto que le va a costar todo lo que usted es y todo lo que tiene. Las demandas son enormes. Las historias de niños que proceden de lugares difíciles son asombrosamente pesadas. Usted llegará a este tipo de paternidad con una mentalidad diferente. Puede tener éxito con cualquier niño. Puede ayudar a cualquier niño a sanar, pero esto le costará tiempo, atención, devoción y todo lo que usted es. Dra. Karyn Purvis

Saque tiempo para ver estos siete videos cortos de la Dra. Purvis. Ella ofrece perspectivas honestas y llenas de esperanza sobre cómo prepararse para ofrecer a su hijo un hogar y cómo crear un ambiente de sanidad.

Cuando considere a un consejero para trabajar con usted y su hijo adoptado, busque un terapeuta capacitado en el enfoque TBRI. También le animamos a que vea los siguientes videos y lea los siguientes libros de la Dra. Purvis: “El padre conectado y el hijo conectado” (Puede descargar un capítulo gratis del libro “El niño conectado: Desarmando las Respuestas de Miedo con Sentimientos de Seguridad.”

Prepárese para los problemas de apego

Una de las partes más difíciles del viaje de la adopción será atravesar por los trastornos del apego.

Y ahí está usted, con un corazón lleno de esperanza, un hogar abierto, sus brazos abiertos, y listo para colmar de amor a su hijo. Pero entonces, llega el angustiante momento en donde se da cuenta de que la conexión no se produce.

La autora y madre adoptiva Shannon Guerra explica que, por lo general, es posible observar el trastorno reactivo del apego (RAD, sus siglas en inglés) u otros problemas de apego en los niños de acogida y adoptados que han crecido en entornos traumáticos.

Nunca estuvieron unidos a un adulto cariñoso. No comprenden. No han experimentado un cuidador cariñoso. No saben lo que es amar y confiar realmente en alguien. Shannon Guerra

Es por eso que la crianza de un niño con problemas de apego y la crianza de niños o adolescentes reactivos requiere más tiempo e intencionalidad. Trabajar con las rabietas de su hijo o los arrebatos emocionales de su adolescente día tras día puede parecer agotador, e incluso algunas veces sin sentido. Pero la conexión comienza cuando el niño se siente seguro en su entorno y en el plano emocional, y eso lleva tiempo. No se puede exigir ni forzar la confianza; hay que ganársela.

E, incluso así, usted debe estar preparado para entender que existe una posibilidad de que el niño que adopte nunca llegue a apegarse del todo a usted. Por supuesto que usted orará para que eso suceda; mantendrá la esperanza y hará todo lo posible por conectar con su hijo. E, incluso así, es posible que no llegue a confiar en usted. Tendrá que darse cuenta de esta dolorosa verdad, aceptarla y vivir con ella. Sin embargo, no debe creer la mentira de que, de alguna manera, es culpa suya.

Por ejemplo, el RAD es un trastorno neurológico en donde los comportamientos inaceptables no son el único problema. Es posible que algunas partes del cerebro de su hijo tarden más en curarse, o que nunca llegue a curarse al punto de nunca poder conectar realmente con usted. (Para obtener una visión completa de la RAD, le animamos a leer el artículo en inglés llamado: “Inside: Entender cómo piensa y siente el trastorno de apego reactivo”).

Sea cual sea el problema de apego al que se enfrente, recuerde los motivos que tuvo para adoptar y siga amando a su hijo. Sea perspicaz y no se desanime. La adopción nunca fue acerca de usted en primera instancia, y tampoco esto es sobre usted.

Solo pedimos a Dios por gracia nueva cada día porque no hay una cosa perfecta que vaya a funcionar todos los días con nuestros hijos. Shannon Guerra

Aprenda todo lo que pueda sobre su hijo

Cuando llegue el feliz día en el que su hijo al fin haya sido colocado en su familia, insístale al asistente social para que pueda darle toda la información que tenga sobre él. Pregunte por sus experiencias anteriores, así como por su historial médico, incluso si él ha estado en familias de acogimiento con anterioridad.

No se conforme con lo que le proporcionará de forma oficial. La agencia de adopción o bienestar infantil está obligada a compartir todo lo que sabía y todo lo que sospechaba (algunos niños pueden no compartir los detalles por miedo o vergüenza). Deben comunicar la información en un documento escrito o en una presentación grabada. (La mayoría de los estados tienen una lista de documentos que se supone deben entregar a una familia una vez que planean adoptar).

Cuando un hogar significa ahora una familia permanente, puede producirse un gran cambio en el corazón de un niño, y no siempre para bien. Hablaremos con mayor profundidad sobre esto más adelante, pero lo que significa en este momento es que usted no puede asumir nada. Si ha estado acogiendo a este niño, entonces sí, tiene mucha experiencia. Aun así, siga todos los pasos como si fuera un novato. Sabe lo que sabe, pero no sabe lo que no sabe.

Construya una tribu

“Para los que estamos en primera línea en esta guerra, el ánimo y los recursos son indispensables”, declara Jacqui Jackson, que fue adoptada de niña y ahora es madre adoptiva.

No podemos cargar con esta lucha solos, ni debemos hacerlo. Con la ayuda de Dios, podemos formar un equipo que camine con nosotros. Estas personas son esenciales para el llamado y son realmente bendiciones de Dios. … Cada trabajador social, cada asistente social, abogado de la corte de familia, o juez está en la primera línea. Usted también lo está. ¡Pero anímese, nuestro Dios es victorioso, y Él tiene un plan, y usted es una parte importante para Él! Jacqui Jackson

Usted está preparándose para que su vida y su corazón se pongan patas para arriba, totalmente al revés. No es algo malo en absoluto, pero es más de lo que puede manejar por su cuenta. Si tiene la costumbre de pensar que puede hacer cualquier cosa y que puede hacerlo todo, ahora es el momento de abandonar esta perspectiva.

Necesitará la experiencia de aquellos que han recorrido el camino de la adopción antes que usted, y necesitará el ánimo cariñoso y el apoyo práctico de aquellos que le conocen mejor. Dios le ha dotado de un corazón para la adopción; permita que otros usen sus dones para acompañarle. Usted necesita construir un sistema de apoyo muy unido que lo ayude a usted y a su hijo intensamente por lo menos durante los primeros dos años después de traer a su hijo a casa.

Elija al menos tres personas, y prepárelas antes de la adopción para que sean sus porristas. Enséñeles algunos conceptos básicos sobre los desafíos que enfrentan la mayoría de los niños adoptados y bríndeles una descripción general de la crianza terapéutica. Elija amigos con los que pueda ser honesto en cada paso del camino sobre las frustraciones y la incertidumbre. Elija a aquellos que celebren las victorias con usted y que le pongan los pies en la tierra, y le ayuden a estar centrado y animado cuando las cosas se pongan difíciles.

Reclute a personas que estén dispuestas a cuidar de su hijo durante un período de tiempo o incluso un fin de semana (una vez que se complete una ventana inicial de vinculación). Una vez más, estos amigos deben tener una comprensión básica de la crianza terapéutica y estar dispuestos a mantener el mismo amor y los límites que usted ha establecido en su hogar. Los niños adoptados suelen comportarse mejor con otros adultos que con sus padres. Por lo tanto, no tenga miedo de establecer citas de juego regulares y de llamar a estos amigos para que hagan de canguro en la gestión de crisis para ayudar a estabilizar el hogar.

Planee el autocuidado. Veremos los detalles del autocuidado en el próximo capítulo. Por ahora, sin embargo, establezca proactivamente tiempos y actividades para ayudarle a recuperarse del caos que entrará en su hogar. Desarrolle una relación con un terapeuta cristiano que esté capacitado para apoyar a las familias adoptivas (y trabaje con el terapeuta original de su hijo si es posible). Hablaremos más sobre la conexión con un consejero en el próximo capítulo, pero lo principal es saber que es muy bueno empezar a construir una relación ahora, antes de que ocurra una crisis. La terapia no significa que algo esté “mal”; es simplemente una forma proactiva de adelantarse a los acontecimientos.

Aproveche el tiempo mientras se prepara y espera a que un niño sea colocado en su familia. Todo lo que pueda hacer antes de que un niño llegue a su casa ayudará a que la transición para acogerlo sea más exitosa, y más fácil para todos en el hogar.

Puntos clave

– Aprenda sobre la Crianza Terapéutica

– Comprendiendo la Importancia de la Terapia Relacional Basada en la Confianza (TBRI)

– Prepárese para los problemas de apego

– Aprenda todo lo que pueda sobre su hijo

– Construya una tribu

Capítulo 3

Ayude a su familia a tener una transición saludable

Cuando recibimos a un niño en nuestra casa, es importante velar por el bienestar de todos.

Toda la bondad, lo bello, el cuidado y la educación que usted ha preparado para darle a ese niño (¡y que también está dispuesto a darle para siempre!) no puede borrar el trauma que él o ella ha sufrido. El daño es profundo. Tenga gracia con usted mismo, y dese el permiso de retroceder un paso hacia atrás mientras su familia hace una transición: no apresure nada, no presione nada. De hecho, lo mejor que puede hacer cuando su hijo llega por primera vez a casa será simplificar drásticamente su vida.

“Prepare todo para que alguien más traiga la comida o vaya al supermercado por usted. Haga planes para quedarse en casa sin trabajar durante un mínimo de 30 a 90 días, aunque lo ideal podrían ser 180 días. Al inicio, no salga de casa, no deje que entren extraños y no haga una fiesta para celebrar la adopción. Más bien, es momento para que su hijo descubra lo que es una familia; muchos niños que provienen de lugares difíciles no lo saben. E, incluso, si tuvieron una familia, esa familia les ha sido arrebatada, y ahora necesitan aprender que ustedes serán su familia.” Dra. Karyn Purvis

El objetivo de todo lo que hagamos con los niños, dice la Dra. Purvis, debe ser reducir sus miedos y transmitir el mensaje de que nosotros somos un lugar seguro. Ella y su equipo desarrollan esta estrategia a través de tres puntos básicos.

  • Brindarle cuidado consistente para que su hijo reciba el mensaje: “un adulto seguro me cuidará y protegerá; mis necesidades son importantes para este adulto”.
  • Brindarle una interacción cálida para que su hijo reciba el mensaje: “No es necesario tener miedo de este adulto; soy una persona valiosa para esta persona”.
  • Muéstrese sensible para que su hijo reciba el mensaje: “Este adulto entiende lo que siento; aquí estoy seguro”.

Ayúdele a su hijo adoptivo a entender su historia

Podemos ofrecer un cuidado constante, una interacción cálida y una respuesta sensible incluso antes de que el niño cruce la puerta de nuestra casa. Esto implica preocuparse por su historia, por sus heridas, sus pérdidas y esperanzas.

Significa no tenerle miedo a su historia, no restarle importancia a los comienzos de su vida, y no tratar de ocultar a su familia biológica. Significa asegurarse de que su hijo nunca se sentirá sorprendido al enterarse de que es adoptado. Significa ayudarles a comprender su historia desde la base de la fortaleza:

“En la medida de lo posible, son los adultos que forman parte de la vida de niños que crecen en familias de acogimiento o adopción quienes realmente se encargan de mantener viva la historia de sus hijos. Nosotros somos los que tenemos acceso a esa información crítica que puede ayudar al niño a crecer comprendiendo la historia de su vida.” Jayne Schooler

Su hijo sabe más de lo que usted cree, entonces siempre diga la verdad acerca de su adopción y busque la forma adecuada de hacerlo de acuerdo con su proceso de desarrollo.

  • Diga algo como: “¡Te hemos elegido!”, y nunca diga: “Te hemos rescatado”.
  • Nunca invente historias ni trate de suponer por qué su familia biológica lo dio en adopción. E, independientemente de los detalles más oscuros que conozca, siempre afirme a su hijo que sus padres biológicos tomaron la valiente y amorosa decisión de darlo en adopción.
  • Ayude a su hijo a comprender quiénes son las personas que forman parte de su historia. Él o ella tiene un padre y una madre biológica; eso es biológicamente correcto. Y también, tiene un padre y una madre, desde el punto de vista relacional eso también es correcto.
  • Si su hijo adoptivo es de una etnia diferente a la suya, honre sus raíces aprendiendo todo lo que pueda e incorporando sus tradiciones culturales al lenguaje del corazón de su hogar.
  • Haga un libro de vida para su hijo. Aunque vaya a dárselo hasta dentro de varios años, le ayudará a conectar los puntos de su historia: de dónde viene, su hogar permanente contigo y la historia que se desarrolla para su futuro. (Una buena opción, solo en ingles, es Before You Were Mine: Discovering Your Adopted Child’s Lifestory).
  • Sobre todo, dice Jayne Schooler, “no olvide que es la historia del niño. La historia le pertenece al niño, no a los padres adoptivos. Si algunos amigos o miembros de su familia extendida preguntan por información sensible, dígales que la información pertenece al niño. Anime a los miembros de la familia a esperar hasta que el niño sea lo suficientemente mayor para decidir qué preguntas quiere responder”.

Busque asesoramiento

Una vez que su hijo está en casa, llegó el momento de empezar a poner las piezas de la crianza terapéutica en su lugar. Y la forma en la que debemos avanzar depende de la edad de su hijo.

Consejería para niños menores de 8 años

Para un niño menor de 8 años, la relación más curativa que puede tener es la que desarrolla con sus padres. Por esta razón, si tiene algunas inquietudes, considere la posibilidad de ver usted mismo al consejero, en lugar de enviar a su hijo. Un consejero puede darle una visión de los comportamientos de su hijo y ayudarle a poner en práctica las herramientas de la crianza terapéutica.

Pero si decide que debe llevar a su hijo a un consejero, busque uno que tenga experiencia en Intervención Relacional Basada en la Confianza (TBRI, sus siglas en inglés)  o “Teraplay”, intervenciones altamente recomendadas para familias de acogida y adopción. Aparte de un mayor conocimiento sobre sí mismo y la restauración que puede obtener de una relación terapéutica, el consejero puede ayudarle a entender el estilo de apego de su hijo y a identificar cualquier problema. (Específicamente, un terapeuta con licencia en “Teraplay” puede llevar a cabo una evaluación denominada Método de Interacción Marschak (MIM). Se utiliza con niños desde el nacimiento hasta la adolescencia para observar y evaluar la conexión entre padres e hijos).

Consejería para niños mayores de 8 años

Los niños mayores de 8 años pueden oponerse a la idea de ver a un consejero. Sin embargo, si usted cree que necesitan ver a un terapeuta, no le dé a su hijo la posibilidad de elegir; eso sólo le llevará a una lucha de poder. En lugar de eso, dígale algo como: “Necesitas ver a un terapeuta durante seis sesiones, y luego puedes decidir si quieres seguir adelante”.

Además, si su hijo se enfrenta a un trauma, le recomendamos encarecidamente que trate de formar parte del proceso terapéutico. La mayoría de los niños menores de 18 años no van a sentir que tienen un problema, por lo tanto, hacer que vayan solos a terapia no será tan eficaz como cuando los padres y los adolescentes van juntos a identificar y resolver sus preocupaciones. Pídale al terapeuta que lo incluya en el plan de tratamiento de su hijo, aunque eso signifique que su hijo tenga dos sesiones al mes sin usted y dos sesiones en las que usted se incorpore.

Una nota especial para las familias en zonas rurales

Los padres que viven en zonas rurales posiblemente tengan dificultades para acceder a recursos disponibles para sus hijos adoptivos. Sin embargo, ¡no se rinda!

Si su hijo necesita una evaluación que solo está disponible en otra ciudad más grande, hable con el terapeuta sobre la distancia que tendrán que recorrer. Pregúntele si puede unificar la primera evaluación y cualquier otra evaluación para el mismo día o en días consecutivos, de modo que solo tenga que hacer un viaje.

Además, no descarte la posibilidad de conectarse de forma online. Muchos terapeutas y grupos de apoyo ofrecen servicios vía web para un tratamiento continuo.

Sobrellevando los retos educativos

Tener la posibilidad de educar en casa, al menos durante un año, a un hijo adoptivo de modo que puedan centrarse en la crianza terapéutica podría conducir a un mayor éxito educativo a largo plazo. Esta puede ser una buena idea, pero seamos realistas: no es una opción para la mayoría de las familias. La pregunta que surge es: ¿Cómo equilibramos lo que es ideal con la realidad que enfrentamos? ¿Cómo mantener la esperanza para nuestro hijo mientras aceptamos las limitaciones del sistema escolar?

El entorno escolar puede abrumar a cualquier niño fácilmente, pero para un niño que ha sido adoptado y ha sufrido un trauma, podría ser insoportable. Estos niños suelen ser muy inteligentes, y no tienen una condición de discapacidad como para aplicar a servicios especiales. Desafortunadamente, sus heridas son tan profundas y se enfrentan a diversas dificultades que a menudo desaparecen del radar de los servicios de apoyo de la escuela. Sus cerebros siguen en modo supervivencia, por lo que parece injusto que el personal escolar espere que el niño sea un estudiante funcional y comprometido.

Del mismo modo, es injusto que los padres asuman que el personal escolar sabe cómo atender necesidades tan singulares como las que tiene niño que ha sido adoptado. Y también es injusto que los padres deleguen la responsabilidad de la restauración de un niño adoptado en el personal de la escuela. La mayoría de las personas del sistema educativo tienen una preocupación genuina por los niños a los que atienden, pero deben lidiar con las implacables expectativas administrativas y encontrar la manera de satisfacer las complejas necesidades de cada alumno.

¿Cuál sería un mejor y más equilibrado enfoque? Ser un defensor de su hijo y un aliado de la escuela.

Encuentre formas de colaborar con los profesores de su hijo. Pregúnteles si estarían dispuestos a sentarse y tener una conversación sobre la historia de su hijo, sobre los efectos del trauma en su desarrollo y sobre lo que, específicamente, puede ser mejor para su hijo en este momento. Sea amable, trabaje en equipo y sea humilde. Depende de usted aprender qué derechos tienen usted y su hijo en el sistema educativo, pero no querrá enemistarse con las personas que cuidan de su hijo durante el día.

Una de las cosas más importantes que debe compartir con el personal escolar es si su hijo tiene algún tipo de trastorno del procesamiento sensorial (TPS). El TPS es la incapacidad de utilizar la información sensorial para funcionar con normalidad en la vida cotidiana. Puede tener origen tanto en aspectos fisiológicos como psicológicos, y puede ser causado por un traumatismo en la primera infancia. Aunque es común entre los niños adoptados que provienen de lugares difíciles, el TPS es frecuentemente malinterpretado y mal diagnosticado (a menudo confundido con el TDAH: Trastorno por déficit de atención e hiperactividad).

Si su hijo tiene problemas con la sobrecarga sensorial, por ejemplo, que incluso las simples sensaciones de la vista, el sonido y el tacto pueden abrumarle o aterrorizarle. Y si a esto le añadimos la alegre conmoción de una clase con 20 ó 30 niños, es posible que se dirija a un colapso.

Para favorecer el éxito de todos, colabore con los profesores de su hijo para reconocer y responder a los problemas de procesamiento sensorial. ¿Cómo se le permitirá a su hijo resolver sus problemas cuando sea inaceptable colgarse de los pies? ¿Dónde puede su hijo encontrar tranquilidad y calma cuando el entorno que le rodee sea abrumador? ¿Existe alguna opción dentro del distrito escolar que permita un aprendizaje más experimental, kinestésico y orientado al movimiento?

Lograr superar los retos educativos se resume en tener una comunicación constante. ¿De qué forma le informarán los profesores cuando haya que ajustar algo o cuando aparezca un nuevo comportamiento? ¿Y cómo usted puede apoyar y alentar de una mejor manera los esfuerzos de los profesores?

Autocuidado

Con los desafíos y demandas que enfrentarán su corazón, su mente y su tiempo durante esta transición, será tentado a dejar de lado sus propias necesidades. No caiga en la trampa de creer que cuidar de sí mismo es algo egoísta. Una de las cosas más importantes que pueden hacer para que su hijo tenga una transición saludable es ofrecerse como padres saludables que trabajan por cuidar bien de sí mismos.

“Busque grupos de apoyo que comprendan el viaje que está haciendo. Encuentre amigos y vecinos seguros con los que pueda expresarse durante el viaje. Encuentre a otras personas que comprendan los desafíos únicos (los singulares tipos de soledad) que puede experimentar. Encuentre a personas que no lo juzguen si tiene períodos de depresión o angustia. Mientras se va nutriendo a sí mismo de pequeñas formas, obtendrá regalos frescos y auténticos para su hijo. No hay forma en la que pueda continuar con este viaje, no hay manera en la que esté renovado, no hay forma de que tenga amor y afecto para dar a un niño, si no se ha cuidado y nutrido a sí mismo. No es ser egoísta; es ser sabio.” Dr. Karyn Purvis

El cuidado personal debe ser intencional. Preste atención a su bienestar físico, emocional, mental, relacional y espiritual. Lo que le renueva a usted, quizás no logre renovar a otra persona, así que no se afane buscando una forma “perfecta” de recargarse. Los padres adoptivos Mike y Kristin Berry dicen:

Cuando Jesús llamó a sus discípulos, no les dijo: “Por cierto, este es el lugar al que nos dirigimos. Este es el hogar en el que vamos a vivir”. Él no dijo nada de eso. Dijo: “Ven, sígueme”. Mike y Kristin Berry

Usted no tendrá de inmediato todo resuelto. No puede tener todo resuelto en un mismo momento. Así que solo comience. Encuentre pequeñas formas de cuidar de sí mismo, porque al hacerlo también estará cuidando a su familia. Aquí tiene algunas sugerencias para empezar.

  • Dedique unos minutos diarios a la reflexión y a la calma
  • Tenga una buena alimentación y manténgase hidratado
  • Llame a las personas que pueden motivarlo y animarlo, aquellas que identificó como un apoyo cuando se estaba preparando para la adopción
  • Reserve su energía. No se comprometa con muchas (o ninguna) actividad fuera de las necesidades de su familia inmediata, al menos durante los primeros dos años.
  • Pida a un miembro de su equipo de apoyo que venga a cuidar a los niños para que usted pueda salir a dar un paseo o a tomar un café.
  • Antes de salir de la ducha, ponga el agua un poco más caliente y deje que su cuerpo se relaje.
  • Antes de salir del baño, lávese la cara con una toallita caliente, mírese en el espejo y recuérdese que debe vivir una hora a la vez (¡o un minuto a la vez!).
  • Aproximadamente cada hora, respire profundamente cinco veces y relaje los hombros antes de pasar a la siguiente tarea.
  • Con cada persona a la que invite a apoyar su viaje de adopción, con cada herramienta que adquiere que le ayuda a defender a su hijo, con cada pequeña forma de cuidar de sí mismo y de su familia, añade otro bloque para construir un futuro lleno de esperanza.

Palabras Claves

  • Ayúdele a su hijo adoptivo a entender su historia
  • Busque asesoramiento
  • Sobrellevando los retos educativos
  • Autocuidado

Capítulo 4

Ser Padres con una Esperanza Segura

Incluso el padre adoptivo más preparado se enfrentará a desafíos. Tener una visión a largo plazo le ayudará a mantener la perspectiva.

Sharri Black, una licenciada en trabajo social, ve la adopción más como una peregrinación que como un viaje: “un acto de devoción que lleva a un lugar sagrado”. No llegó a esa conclusión a la ligera; ella fue adoptada y es una madre adoptiva que ha pasado por situaciones increíblemente difíciles. Pero, dice, hay bendiciones en lo difícil.

“Lo difícil” significa encontrarse con un reto que va más allá de nuestras posibilidades, enfrentando circunstancias que se escapan de nuestro control. Lo difícil puede ser duro, doloroso y abrumador, y su duración puede ser algo breve, una temporada larga o, incluso, años. Quizás todos nosotros seamos llamados a enfrentar “lo difícil” en algún momento de nuestra vida en la tierra; es decir, no está reservado solo para los padres adoptivos. Sin embargo, creo que algo en el llamado de Dios a adoptar puede hacer que lo difícil se sienta aún más difícil. Cuando se les pregunta a las personas por cuáles son los motivos por los que desean adoptar, la mayoría expresa algo como “ser llamado por Dios” a hacerlo. Y, de alguna manera, pensamos que ser llamados y elegidos por Dios debería eximirnos de lo difícil. Sharri Black

Recuerde también que su hijo está averiguando quién es él, quién es usted y cuál es el significado de este viaje de adopción para él. Incluso las emociones positivas pueden ser abrumadoras. Y aunque su hijo ha recibido el hermoso regalo de formar una familia con usted, va a necesitar tiempo para que sus propias cosas difíciles sanen.

Es entonces, cuando uno se vuelve a comprometer con el amor en acción cada día, cada momento, incluso cuando no se siente ese amor.

No se sorprenda si su hijo lo aleja

Cuando “estar en casa” ahora también significa “pertenecer a una familia”, puede producirse un gran cambio en el corazón de un niño, y no siempre para bien. Las transiciones tienden a presionar todos nuestros botones emocionales e, incluso, aunque usted haya tenido a su hijo en casa antes de adoptarlo, ahora pueden surgir comportamientos que nunca vio antes. Es posible que salgan a la luz heridas que ni siquiera el asistente social de su hijo conocía anteriormente.

Cuando la mayoría de los niños se sienten heridos o tienen miedo, lo natural es que acudan a sus padres. Al fin y al cabo, son los padres quienes protegen a los niños y los consuelan. En el caso de estos niños, la ecuación es simple: papá y mamá son seguros y puedo confiar en que me ayudarán. Pero las cosas no siempre son tan sencillas para aquellos niños con un historial que incluye sufrimientos tempranos como traumas, abusos o negligencia. En lugar de acudir a sus padres en busca de ayuda o consuelo, estos niños suelen huir de ellos, alejarlos o excluirlos. Michael Monroe

Esto es parte de su forma de supervivencia. Si usted le asegura a su hijo que no habrá nada que él o ella pueda hacer para alejarlo de usted, es posible que lo tome como un desafío. En efecto, sacarán todo tipo de cosas de su maleta emocional y lo pondrán a prueba: “Este es el verdadero yo, el resto de mí, el lado feo de mí. ¿Vas a aceptarlo todo?”.

Un hogar para siempre puede sonar maravilloso, pero esta esperanza puede asustar a un niño. Puede que tengan miedo de emocionarse demasiado o de relajarse porque, ¿y si todo este asunto de la familia no funciona? La decepción será devastadora. Me han hecho daño demasiadas veces como para hacerme ilusiones. Es mejor sabotearlo ahora para no sufrir una decepción.

Así se sentía el joven Boone cuando se enteró de que alguien quería adoptarlo fuera del sistema de acogida. Pensó que era un timo:

Había sido atropellado por un camión tantas veces que pensé que no valía la pena levantarme porque volvería atropellarme. Boone Stokes, adoptado de una familia de acogida

Por otro lado, el hecho de que no note ninguna tensión no significa que todo vaya bien con su hijo. Es posible que su táctica de supervivencia haya sido seguir la corriente y “ser invisible” para no salir perjudicado.

Teniendo todo esto en cuenta, incluso si ya ha acogido en su casa a su hijo antes de adoptarlo, dedique tiempo a hablar con él sobre lo que significa su adopción: cómo cambiarán las cosas desde un punto de vista formal y legal, y cómo cambiarán las cosas a nivel relacional y emocional.

En el caso de un adolescente, le recomendamos tener cuidado con lo que dice; en esta etapa de vida, los adolescentes son muy escépticos. Si usted le dice que tendrá un hogar para siempre con usted, puede sentir que no tiene un plan de escape, y ser tentado a actuar más allá de cualquier cosa para la que usted se haya preparado. Es mejor no decirlo que decirlo y no cumplirlo.

En lugar de esto, inicie la relación con expectativas saludables y precisas. Por ejemplo, quizás su adolescente solo quiere alojamiento y comida hasta los 18 años, y si usted está de acuerdo con esto, todos pueden llegar a un buen desenlace. La adopción podría no ser la respuesta.

Aprenda a no tomarse las cosas de forma personal

Usted está criando a un niño cuyo cerebro pudo haber sido gravemente herido. Quizás, todavía no ha aprendido a dar sentido a sus emociones y mucho menos a expresar esos sentimientos de forma saludable. Así que cuando se comporte mal, comprenda que no está siendo simplemente terco o desafiante.

Respire y aprenda a no tomárselo como algo personal. Haga todo lo que pueda para estar presente con su hijo, para conocer su historia, para escuchar sus miedos, para devolverle la esperanza, para convertirse en un conector seguro y entender el estilo de amor de su hijo.

Las personas que se convierten en conectores seguros han aprendido a sobrellevar su dolor y sus emociones difíciles en medio de sus relaciones. Hay una amplia gama de emociones, todas las emociones son adecuadas y han aprendido a manejarlas de forma apropiada. Así que cuando usted llegue a convertirse en un conector seguro, va a ser capaz de interactuar emocionalmente con sus hijos. Los sentimientos que ellos experimenten no lo abrumarán, y va a ser capaz de ayudarles a aprender qué hacer con esas emociones difíciles que todos enfrentamos. Kay Yerkovich

Otro punto que puede ser doloroso para los padres adoptivos es la historia biológica del niño. A pesar de que usted le esté dando una mejor vida a su hijo adoptivo, y a veces hasta mucho mejor, puede que su hijo siga deseando estar con su familia biológica. Y es probable que su hijo dirija cualquier hostilidad hacia usted, su madre y su padre adoptivos.

Si su adopción es de tipo abierta (en donde los padres biológicos y los padres adoptivos conocen la identidad de cada uno, y tienen contacto con el niño) haga todo lo posible por mantener una relación positiva con la familia biológica de su hijo. Pero si no es así, empiece a pensar desde el principio en cómo responderá si su hijo quiere encontrar a sus padres biológicos.

Aproveche los servicios post-adopción

El hecho de que ahora su hijo esté en su casa no significa que no pueda acceder a la ayuda formal del gobierno u otras instituciones de su país. Si se encuentra en Estados Unidos, “AdoptUSKids” ofrece una lista de ayudas, servicios y formación que están disponibles durante todo su proceso de adopción. Encuentre apoyo para los padres que adoptan desde un hogar de acogida, incluyendo:

¡No tenga miedo de pedir ayuda!

Recuerde que las grietas valen oro

¿Ha oído habla de “Kintsugi”? La palabra se traduce como “carpintería de oro”, y es un arte japonés en el que se utiliza un adhesivo impregnado de oro para remendar cerámica rota. El producto final es una vasija restaurada con grietas de oro a la vista. El kintsugi no trata de ocultar lo que se ha roto, sino que resalta lo que se ha agrietado. La rotura de la cerámica se convierte en parte de su belleza, su fuerza y su valor. Las grietas son dignas de oro.

Las fracturas son dignas de oro

Cuando se inicia el camino de la adopción, es posible que usted tenga una idea de las grietas que se encontrará, tanto en su propia vida como en la de su hijo. Pero una vez que esté inmerso en el peregrinaje, se encontrará con niveles de quebranto y desesperación que nunca imaginó. No los ignore, ni los disfrace, ni los esconda bajo la alfombra. No… atráigalos hacia la luz.

Porque las facturas son dignas de oro

Entregue cada uno de los puntos rotos de su hijo a nuestro Padre Celestial. Cada momento agrietado, destrozado, aplastado, cortado, arrugado, manchado de lágrimas, magullado, y sin esperanza. Mire hacia arriba. Mire hacia adelante. Mantenga una perspectiva a largo plazo. Usted está ayudando a reparar las fracturas de su hijo. Le está ayudando a dar sentido a su historia. Está influyendo positivamente en la vida de su hijo para bien, aunque a usted no le parezca, aunque su hijo no lo reconozca o no se dé cuenta.

Usted le está ayudando a ver que sus fracturas son dignas de oro.

No se trata sólo de acoger a estos niños, darles una familia y amarlos. Se trata de mostrarles quién es Jesús, porque eso es lo único eterno. Cecil Stokes

Mientras reflexiona sobre las cosas que han sido compartidas en este artículo, esperamos que sea animado a buscar la guía de Dios para su familia en el tema de la adopción. Que no ignore los posibles desafíos, pero que no permita que esos desafíos le intimiden.

Sobre todas las cosas, que pueda llevar todo su estrés e incertidumbre a Dios. Él es nuestro lugar seguro. “Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos”. Hebreos 4:16 (NVI).

Palabras Claves

  • No se sorprenda si su hijo lo aleja
  • Aprenda a no tomarse las cosas de forma personal
  • Aproveche los servicios post-adopción
  • Recuerde que las grietas valen oro

© 2021 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso. Publicado originalmente en inglés en focusonthefamily.com.

Laptop con primer episodio de VEa la Vida 2021

Vea GRATIS toda la serie:
Vea la Vida

¿Cuándo comienza la vida? ¿Realmente quiere saberlo?  Celebrando a los héroes del movimiento Pro-Vida.  Llene el formulario y vea la serie completa:

Done para salvar bebés de ser abortados.

Cada USD $60 que done ayudará a salvar la vida de un bebé por nacer a través del programa de Enfoque a la Familia, Option Ultrasound. Equiparemos centros de embarazo con máquinas de ultrasonido de clase mundial, en ciudades con altos índices de aborto, para ayudar a las mamás a ver el bebé que está creciendo dentro de ellas y desear elegir la vida!

Artículos más recientes

Un Audiolibro y devocional diario para ser victoriosos ante la tentación

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.