Guiando a sus hijos a responder bien a la atracción sexual

Cuando mi hijo de 8 años y yo caminábamos por un centro comercial, pasamos frente a las ventanas de la tienda “Victoria Secret”. Mi hijo miró una de las fotos seductoras.

Me tensé, pero con calma dije: “Intentemos mirar hacia otro lado juntos. Será mejor para nuestros cerebros”. Después de que pasamos el “pasillo de la seducción”, le pregunté cómo le hizo sentir esa imagen. Su respuesta: Sintió un “hormigueo”.

En términos de adultos, mi hijo experimentó atracción, es decir, cuando se activan en el cerebro las vías de recompensa y se liberan hormonas en todo el cuerpo. Estos hormigueos pueden o no estar acompañados por la respuesta física de una erección, pero, en cualquier caso, los sentimientos pueden ser emocionantes y un poco desconcertantes para que los jóvenes los procesen. Como padres, no podemos controlar que nuestros hijos tengan estos sentimientos, pero sí podemos ayudarlos al guiarlos en su respuesta hacia ellos.

La atracción es natural
Los seres humanos se enamoran fácilmente de la belleza. Y los varones, sobre todo, se excitan con la estimulación visual. El desafío para los padres es enseñar a los niños a valorar y apreciar la belleza y, sin embargo, no permitir que esa apreciación se degrade en lujuria, fantasía o comportamiento inapropiado. Sentir atracción no es pecaminoso, pero la respuesta de una persona sí puede serlo. Afortunadamente, sentirse atraído por el sexo opuesto no significa que nuestros hijos son impotentes ante esto, o que deban reaccionar como les exijan sus cuerpos. Ellos pueden elegir cómo quieren responder.

Cómo funciona el cerebro
No es raro observar a niños salir de un estudio de artes marciales o de ver una película de superhéroes pateando, golpeando o pretendiendo ser un súper luchador con habilidades increíbles. Las personas a menudo imitan lo que ven debido a las neuronas espejo en sus cerebros. El cerebro aprende mientras observa y permite que los niños imaginen que están en la experiencia observada (aunque no están literalmente ahí). Las imágenes sexuales tienen un efecto similar en los pensamientos y acciones de un niño, por lo que es fundamental ayudar a los niños a entender cómo funcionan sus cerebros para que sepan por qué es importante protegerse de lo que ven.

Responder es una elección
Los adolescentes varones están expuestos y altamente influenciados por los mensajes sexuales que reciben del mundo adulto. La mayoría de los chicos comenzarán a notar portadas de revistas, anuncios y otras imágenes que aprovechan la belleza. Mi hijo y yo hablamos de cómo cuando vio la imagen de una mujer vestida con ropa interior, quería volver a mirar. Aquí es donde el cerebro puede comenzar a ver una respuesta sexual como una “necesidad” en lugar de un querer. Un “querer” puede retrasarse a través de la paciencia y el autocontrol, pero una “necesidad” exige una respuesta inmediata.

Las imágenes mezcladas con las neuronas espejo comienzan a interactuar con la respuesta visual, la curiosidad sexual, las hormonas y el desarrollo físico de un adolescente, lo que crea un momento poderosamente estimulante que el cerebro desea duplicar. Es posible que los chicos no tengan control sobre una atracción inicial hacia una persona o una imagen, pero sí tienen control sobre cómo responden. Como padres, podemos ayudar a nuestros hijos a entender lo que está sucediendo en sus cerebros, ayudarlos a expresar esos sentimientos y proporcionarles una estrategia para ayudarlos a tomar decisiones que sean buenas para ellos ahora y en el futuro.

Cambiar el canal
En nuestro día del centro comercial, mi hijo y yo nos sentamos en el área de comidas y hablamos sobre cómo cada uno de nosotros elegimos dónde ponemos nuestros ojos (ver Job 31: 1). Además de hablar sobre cómo funcionan nuestros cerebros, nuestra conversación se centró en preguntas como estas:

1. ¿Cómo has tenido que proteger tus ojos y pensamientos al ver la televisión y las películas?

2. ¿Cómo has tenido que proteger tus ojos y pensamientos cuando se trata de lo que hacen tus amigos o lo que visten las chicas?

3. ¿Puedes llegar a un punto en el que los sentimientos de atracción no ocurran? Ya que no puedes, ¿por qué es importante encontrar maneras de manejar los momentos en los que sientes atracción de una manera inapropiada?

Dónde ponemos nuestros ojos hace una gran diferencia en lo que pensamos. Cuando vemos la televisión, es fácil cambiar el canal. Me ha resultado útil guiar a mi hijo a que vea la vida cotidiana como una oportunidad para cambiar el canal.

Le pregunté: “¿Qué otra cosa podemos ver?” Podría ser otra tienda, la persona con la que estamos hablando, el suelo, el cielo, la lista es infinita. Los chicos simplemente pueden entrenarse a mirar otras cosas a su alrededor. Sólo tienen que decidir dónde cambiar el “canal”. El cerebro responde mejor cuando le decimos qué hacer en lugar de qué no hacer.

Una vez que mi hijo entendió esto, pudimos profundizar más:

1. ¿Cuál podría ser una señal de advertencia de que tienes que estar en guardia y prestar atención a lo que estás viendo?

2. ¿Cómo puedes evitar mirar imágenes inapropiadas?

Luego llevamos esta discusión al siguiente nivel con estas preguntas:

3. ¿Cuáles son algunas formas en que puedes proteger tu corazón de estas imágenes? (Proverbios 4:23)

4. ¿Cuáles podrían ser los beneficios de cuidar tu corazón?

Con el tiempo, mi hijo ha aprendido a reconocer cómo ciertas imágenes o personas afectan la respuesta interna de su cuerpo y qué puede hacer para “cambiar el canal”. Quiero que siempre sepa que él es quien tiene el control, independientemente de lo que sienta.

La libertad del control
Las imágenes sexuales son difíciles de borrar de nuestras mentes. Es particularmente difícil para los cerebros jóvenes comenzar a desarrollar la conciencia de un mundo sexual. Un chico no puede simplemente presionar, eliminar, y ya no tener una imagen sexual impresa en su memoria.

Lo que un chico mira ayuda a moldear su realidad, y la realidad depende de las emociones que experimenta en ese momento. Visualmente, los niños tienen fuertes respuestas emocionales a lo que ven. Cuando armamos a nuestros hijos con el conocimiento de cómo están conectados sus cerebros, podemos inspirarlos para que guarden sus corazones.

Para ayudarlo a comenzar esta importante conversación con su hijo, considere usar estos puntos de conversación:

  • La atracción es un sentimiento natural, pero cómo respondemos a la atracción es nuestra decisión.
  • Lo que vemos (dónde elegimos colocar nuestros ojos) influye en lo que pensamos.
  • Lo que pensamos influye sobre dónde finalmente irán nuestros cuerpos.
  • Cuando protegemos nuestro cerebro, protegemos nuestro corazón, y esto ayuda a proteger nuestras relaciones.

Mi hijo y yo repasamos estos puntos, y él ha captado el mensaje general. Él quiere cuidar lo que pone en su cerebro. Él quiere guardar su corazón. Mientras lo hace, su respuesta le ofrecerá la libertad de control sobre sus atracciones, tanto ahora como en el futuro.

¿Cómo Hablar De Sexualidad Con Mis Hijos?

Lo que necesita saber para conversar con sus hijos sobre sexualidad en el siglo XXI.

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

En Alta Estima

Amado pastor, amada pastora, hoy damos gracias a Dios por el llamado que Nuestro Señor Jesucristo le hizo a usted para pastorear a su pueblo durante este tiempo tan particular.

Lo Mejor Está Por Venir

Cuando las cosas no se ven del todo claras y hay un poco de incertidumbre, es normal que sintamos angustia o temor. Pero recuerde, lo mejor está por

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.