Conozca sobre nuestro próximos talleres
Scroll Automatically

Lo que Debería Saber sobre los Hogares de Acogimiento

“Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará.”

Proverbios 22:6 (NVI)

En el diseño perfecto que Dios tenía para el mundo, los niños debían tener una mamá y un papá que los cuidaran, criaran y prepararan para la edad adulta … una edad adulta que sería vivida en una relación correcta con Dios, con otros y con ellos mismos. Trágicamente, el pecado entró en el mundo y, como resultado, los niños a menudo experimentan la disfuncionalidad en sus hogares; las familias se desintegran, los padres se separan, muchos niños son víctimas de abuso y negligencia, y a menudo están expuestos a violencia en sus hogares o al abuso de sustancias por parte de sus padres. Como resultado, muchos niños entran al sistema de hogares de acogimiento. De hecho, más de un cuarto de millón de niños entran al sistema de hogares de acogimiento en los Estados Unidos cada año. En promedio, cerca de 5,000 niños ingresan en hogares de acogimiento cada semana en este país.

El sistema de hogares de acogimiento está designado para mantener temporalmente seguros a los niños mientras sus padres o cuidadores principales abordan aquellos problemas que llevaron a que sus hijos fuesen retirados. Los objetivos del sistema de hogares de acogimiento son la permanencia, la seguridad y el bienestar. Estos son tres objetivos que deberíamos desear para cualquiera de los niños de nuestra nación, y tres metas que están de acuerdo con la voluntad de Dios para todos nosotros.

Lo bueno y lo malo

Muchos niños en el sistema de hogares de acogimiento tienen la suerte de poder regresar a sus hogares y estar a salvo, ya que sus padres fueron capaces de trabajar en los problemas que necesitaban abordar para que sus hogares fueran un lugar seguro para sus hijos. Cuando una familia se reunifica de manera exitosa y segura, puede ser muy sanador tanto para los padres como para los hijos. En el último año fiscal, más de 120,000 niños se reunieron exitosamente con sus padres o cuidadores principales en los Estados Unidos. Como nación y como cristianos, debemos celebrar esas reunificaciones, y recordar que Dios ama restaurar aquello que está roto; especialmente si es una familia quebrantada.

Lamentablemente, muchos padres no son capaces de llevar a cabo la intervención planeada para su caso y así lograr ganarse nuevamente el derecho de ser padres de sus hijos. Sin embargo, el sistema también prevé la posibilidad de que los niños no se reúnan con sus padres biológicos.

Muchos de los niños que no son reunidos con sus familias biológicas, son dados en adopción a nuevas familias. Las familias de acogimiento temporal a menudo se convierten en familias adoptivas permanentes. Otras veces, otra familia interviene cuando acaba la patria potestad. Un niño pierde a su familia biológica cuando se completa la adopción (lo cual puede ser muy difícil para los niños). Sin embargo, también es motivo de celebración, ya que Dios le ha dado al niño una nueva oportunidad de vida, con nuevos padres, hermanos, abuelos y otra familia extendida. La adopción también puede brindar gran sanidad a los niños, y permitirles prosperar en sus vidas adultas, como Dios lo quiso.

En los Estados Unidos, más de 50,000 niños son adoptados anualmente procedentes de hogares de acogimiento. Nuevamente, podemos celebrar estas adopciones sabiendo que Dios es un Dios de adopción y que cada adopción terrenal es una imagen de Su obra redentora en el mundo. Pero ¿qué sucede con los niños que no logran un hogar permanente a través de la reunificación o la adopción? ¿Qué pasa con esos niños?

¿Qué sucede cuando los niños en hogares de acogimiento se convierten en adultos?

Desafortunadamente, muchos niños no encuentran un hogar permanente a través de la reunificación o la adopción. Ellos llegan a la edad adulta sin el apoyo de la familia que tanto necesitan. Cada año, cerca de 20.000 jóvenes se “emancipan” del sistema de hogares de acogimiento cuando llegan a la edad adulta. Aunque muchos de ellos han vivido en hogares transitorios amorosos, muchos no lo han hecho.

Algunos han rebotado de hogar en hogar; otros han vivido en instalaciones institucionales, y muchos han sido reunificados con sus familias pero luego vuelven a ingresar a los hogares de acogida, ya que los ciclos de abuso y/o negligencia se repiten. Aquellos cuyos caminos han sido difíciles, usando las palabras de Proverbios, no han sido instruidos en el camino correcto. No es de extrañar que muchos tengan dificultades cuando son adultos.

De acuerdo con estadísticas del National Foster Youth Institute (Instituto Nacional de Juventud en Hogares de Acogida en los Estados Unidos), 20% de los niños que estuvieron en hogares de acogida, se convertirán instantáneamente en personas sin hogar cuando cumplan 18 años de edad.

Y en palabras simples, muchos de los chicos que por su edad deben salir de los hogares de acogida y no tienen conexiones permanentes con adultos amorosos y estables, no les va bien. ¿Y por qué les iría bien? Muchos de nosotros mantenemos relaciones cercanas con nuestros padres mucho después de nuestra infancia. La mayoría de nosotros todavía va a sus padres en busca de consejo y apoyo; sobre todo después de casarse y tener hijos propios. La necesidad que tenemos de nuestros padres no desaparece simplemente por arte de magia cuando alcanzamos la edad adulta.

  • Solo uno de cada dos jóvenes que salen de un hogar de acogimiento debido a su edad, tendrá un empleo remunerado a los 24 años.
  • Menos del 3% de los chicos que salen de un hogar de acogida debido a su edad, obtienen un título universitario en algún punto de sus vidas.
  • 7 de cada 10 chicas que salen de un hogar de acogida debido a su edad, quedará embarazada antes de los 21 años.
  • 25% de los chicos que salen de un hogar de acogida debido a su edad, sufrirá de algún trastorno de estrés postraumático.

Falta de apoyo

Imagine por un momento tener 18 años y no tener a nadie a quien llamar para pedir apoyo o consejo financiero. Imagine no tener a nadie a quien llamar para obtener apoyo emocional cuando las cosas no van bien. Imagine no tener a nadie a quien visitar durante los días festivos. Esta es la difícil situación que enfrentan cada día decenas de miles de antiguos jóvenes que estaban en hogares de acogida temporal. Esa no es la vida que Dios desea para ellos.

Dios nos diseñó para las relaciones. Él quiere tener una buena relación con nosotros y que tengamos una relación correcta con los demás. Cuando tenemos relaciones buenas, saludables, que dan honor a Dios, tenemos la oportunidad de prosperar. Si no lo hacemos, nos volvemos aislados y sufrimos dificultades. No solo tenemos dificultades y sufrimientos, sino que causamos que otros también sufran a nuestro alrededor.

Muchos jóvenes que estuvieron en hogares de acogida repiten el ciclo en el sistema de bienestar infantil al tener hijos que también ingresan al sistema de hogares de acogimiento. No es de extrañar que muchos de nuestros jóvenes emancipados terminen en refugios para personas sin hogar, prisiones, o como víctimas de la trata de personas. No es sorprendente que muchos de nuestros jóvenes emancipados tengan dificultades en sus vidas adultas, y nunca vivan la vida abundante que Jesús vino a darnos.

Nuestra responsabilidad de cambiar el Sistema de Hogares de Acogimiento

Debemos hacerlo mejor como sociedad. En primer lugar, debemos mejorar la forma en la que ayudamos a las familias a mantenerse fuertes, para que no pierdan a sus hijos en el sistema de hogares de acogimiento. Debemos mejorar en apoyar a las familias que están intentando reunirse con sus hijos, tanto antes como después de que logren tenerlos de vuelta. Debemos mejorar la forma en la que levantamos y equipamos a nuevas familias para acoger y/o adoptar a estos niños antes de que alcancen la edad adulta. Y debemos mejorar la forma en la que apoyamos a aquellos jóvenes que cumplen su edad de salida, ayudándolos a encontrar adultos estables que los apoyen a través de la vida, y brindándoles servicios que los hagan prosperar y no solo convertirse en una estadística más.

Así que, ¿qué puede hacer usted para ayudar? Hay mucho que puede hacer.

Ore por las familias

Usted puede orar para que las familias sean sanadas; para que los niños en hogares transitorios sean reunificados o adoptados en nuevas familias de forma segura; por los chicos que cumplen la edad de salida, para que Dios los proteja y les brinde adultos estables y amorosos que los ayuden en sus vidas; y ore para que conozcan de Él, porque es solo en la relación correcta con Él que podemos vivir verdaderamente como Él quiere.

Conviértase en un padre de un hogar de acogimiento.

Usted puede convertirse en un padre de un hogar de acogimiento y/o adoptivo. Y si lo hace, puede considerar en oración abrir su hogar a un niño mayor, o a un grupo de hermanos, que pudieran estar quedándose sin opciones antes de alcanzar la edad adulta.

Apoye a los padres de hogares de acogimiento

Usted puede apoyar a las familias de hogares de acogimiento y/o adopción ayudándoles a seguir adelante cuando las cosas se pongan difíciles.

  • Usted puede convertirse en un mentor o un tutor de chicos que están a punto de cumplir la edad de salida o que ya lo hicieron.
  • Puede invitar a jóvenes emancipados a su iglesia y a su familia. Esto les da un lugar al cual recurrir física y emocionalmente cuando se sientan solos.
  • Puede contactar a las agencias locales de bienestar infantil para averiguar sobre otras maneras en que puede apoyar a esta población vulnerable.

Solo se necesita un adulto interesado para hacer una diferencia en la vida de un adulto joven que tiene que salir del sistema de hogares de acogimiento debido a su edad.

La pregunta es… ¿Dios le está llamando a ser esa persona para un adulto joven? ¿Dios le está llamando a ser esa persona para un niño?

Si Dios le está llamando a ser esa persona, por favor no lo posponga. Los niños están esperando … y están en necesidad desesperada de que usted y muchísimas personas más respondan al llamado de Dios, y entren a sus vidas antes de que sea demasiado tarde.

Para aprender más acerca de las necesidades de los chicos y las familias en el sistema de hogares de acogimiento, por favor visite waitnomore.org

Logo Vea la Vida morado 2022
Sombra
Unasé al evento PRO-VIDA Vea la Vida 2022 y ayudenos a salvar la vida de un bebé

REGÍSTRESE AQUÍ AL EVENTO

 ¡Complete el formulario a continuación para apoyar este movimiento y unirse al evento!

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Done para salvar bebés de ser abortados.

Cada USD $60 que done ayudará a salvar la vida de un bebé por nacer a través del programa de Enfoque a la Familia, Option Ultrasound. Equiparemos centros de embarazo con máquinas de ultrasonido de clase mundial, en ciudades con altos índices de aborto, para ayudar a las mamás a ver el bebé que está creciendo dentro de ellas y desear elegir la vida!

© 2022 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso. Escrito por John Moore y publicado originalmente en inglés en focusonthefamily.com.

Artículos más recientes

El Padre Involucrado

Los padres son tan esenciales para el desarrollo saludable del niño como lo son las madres. “Psychology Today” explicó: “La paternidad resulta ser un fenómeno complejo y único con enormes consecuencias para el crecimiento emocional e intelectual de los niños”.

Leer más »
Logotipo Azul con letras cursivas y un ancla que recorre el logotipo del curso La Poderosa influencia de papa

Llene el formulario y disfrute GRATIS el curso completo. Dirijido a padres que deseen aprender más sobre su importante rol en la familia y madres que busquen incentivar la participación de papá en la familia.

Imagen de un icono de barco azul con aves volando a la par, navegando en un mar blanco
Logo azul transparente de Enfoque a la Familia - EALF

Escriba a continuación lo que desea buscar

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.