Conozca sobre nuestro próximos talleres
Scroll Automatically

¿Qué es la salud mental y por qué es importante para su familia?

Haga que cada día con sus hijos sea un día memorable. Cada acción que realiza puede contribuir a la salud mental de sus hijos.

Una parte importante de la vida de nuestros hijos en la que nosotros, como padres, podemos ayudarles a crecer y a prosperar es en el área de la salud mental. La salud mental se conecta con todos los demás componentes de nuestra salud, incluyendo nuestra salud emocional, relacional, física y espiritual. Cada una de esas áreas tiene un impacto profundo en las otras. Si una de ellas está en desequilibrio, entonces la salud mental de nuestros hijos podría verse comprometida. Por ende, debemos trabajar en mantener un balance en cada uno de esos componentes en la vida de nuestros hijos.

La Batalla por las Mentes de Nuestros Niños

Estamos enfrascados en una batalla espiritual por la mente de nuestros hijos. Con solo mirar nuestra sociedad actual, es muy fácil reconocer que existe una guerra por nuestras mentes. Existe contenido cuestionable en cada esquina, tanto en libros, como en películas y música. Las morales y las éticas cuestionables abundan. Prácticas contra las que la Biblia se opone se están volviendo cada vez más aceptadas. Pero ¿por qué es que una batalla así está siendo librada en las mentes de nuestros niños? Es porque algo importante está en juego: sus almas.

La batalla por las mentes de nuestros hijos es similar a la batalla contra los gérmenes. Investigadores han descubierto que, si atacamos a los gérmenes directamente, esto solamente los hará más fuertes. Sin embargo, es solo si reforzamos la respuesta inmunológica de nuestro cuerpo lo que hará que los gérmenes pueden ser vencidos. Es de suma importancia enseñar al cuerpo a batallar contra los gérmenes para vencerlos. Nosotros batallamos contra el pecado de la misma manera. Atacar el pecado a través de comportamientos solo lo hará más fuerte y más poderoso. En cambio, si el contraataque empieza en el corazón, al aprender a amar a Dios, entonces podemos crear una respuesta natural al pecado y así superarlo. Nuestra salud espiritual maneja impulsa nuestra salud mental.

Cree una vida en la que usted y sus hijos puedan hallar paz en medio del caos. Podemos ser resilientes al estrés, a las decepciones, los fracasos y las pruebas aferrándonos al ancla que es Jesucristo. La salud mental, en su esencia, empieza aquí.

Salud Mental

Salud Mental: Significa crear una resiliencia mental y un sentido de bienestar que impacte el cómo una persona se siente, cómo piensa y cómo se comporta.

Definición de Salud Mental

La OMS (Organizacion Mundial de la Salud) define la salud mental como

 «Un estado de bienestar en el cual cada individuo desarrolla su potencial, puede afrontar las tensiones de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera, y puede aportar algo a su comunidad».

La salud mental se trata de cómo una persona se siente, de cómo piensa y de cómo se comporta. Se trata de bienestar emocional, cognitivo y conductual.

La salud mental es la habilidad de una persona para navegar a través de los altibajos y los momentos inesperados en la vida. Una persona con una buena salud mental puede mantener relaciones saludables con otros, resolver conflictos, comunicarse, y procesar el rechazo y la decepción, entre otras emociones. Entender estas emociones y procesarlas de manera positiva y saludable puede ayudar a una persona a responder a una situación, en lugar de reaccionar ante ella. La gente que tiene una buena salud mental se enfrentan a la vida de mejor manera empleando una mentalidad optimista y llena de esperanzas.

Burbujas de Pensamiento

Para ponerlo de otra manera, todos hemos visto los dibujos animados o historietas en las que los pensamientos de un personaje emergen en una burbuja con forma de nube. Imaginar nuestras ideas y las de nuestros hijos como nubes puede ser una gran manera de examinar lo que está sucediendo dentro de nuestras mentes en un momento dado, y nos puede brindar poder sobre los pensamientos negativos.

Cada día, cada uno de nosotros tiene decenas de miles de burbujas de pensamiento. Algunas de ellas pueden aparecer y desaparecer inmediatamente, mientras que otras se mantienen con nosotros por largo tiempo. Algunas burbujas logran escaparse de nuestras mentes, y acaban saliendo de nuestra boca en forma de palabras. La salud mental se trata de aprender disciplinas esenciales mientras manejamos esas numerosas burbujas de pensamiento.

Una de las maneras en que podemos manejar nuestras burbujas es dirigiéndolas. Sí, en efecto usted y sus hijos pueden indicarles a sus pensamientos qué dirección tomar.

Dirigir nuestras burbujas de pensamiento

Un gran ejemplo en las Escrituras es Filipenses 4. En este capítulo, Pablo resalta que hay que pensar en todo lo que sea verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que sea digno de admirar, todo lo excelente, o todo lo digno de alabanza. Cuando escogemos pensar en temas como estos, nuestras burbujas flotan de manera saludable. Pero cuando escogemos pensar en temas que son falsos, deshonestos, impuros o desagradables, nuestras burbujas de pensamiento siguen un camino poco saludable.

Los temas de nuestros pensamientos se ven impactados por las cosas en las que decidimos pensar. Es por lo que nuestros hijos necesitan una dosis diaria de “vitamina O” (optimismo). El optimismo no se trata de ilusionarse o de esconder nuestra cabeza en la arena cuando las circunstancias nos apremian. Optimismo se trata de aferrarse a la esperanza de que algo bueno puede surgir de las circunstancias, aun cuando el panorama sea desalentador.

Tener a Dios como Señor de nuestras vidas no significa que los tiempos difíciles desaparecerán. A menudo las cosas podrán ir mejor, pero aún si no sucede, Dios camina con nosotros en nuestro dolor. Nuestros problemas son “leves y momentáneos” (2 Corintios 4:17), si consideramos los planes de Dios para la eternidad.

Para la salud mental, espiritual, relacional y emocional de sus hijos, ellos deben de saber que Dios nunca los dejará encarar la vida por sí solos.

¿Por qué es la salud mental importante para la familia?

La Salud Mental es vital para que las familias funcionen. El ambiente familiar puede jugar un rol crucial en la creación de salud mental positiva para cada miembro de la familia, especialmente para los niños. Las relaciones dentro de nuestra familia nos dan un sentido de valor y dignidad. A medida que nos conectamos con nuestra familia aprendemos también a entendernos el uno al otro. Dichas interacciones crean inteligencia emocional y conexiones más profundas tanto con los que están dentro, como para los que están fuera de nuestro hogar.

Las experiencias que tenemos con nuestra familia nos permiten conocer otras experiencias, opiniones y también desarrollar salud mental. A través de estas experiencias, aprendemos sobre cómo ser abierto a las diferencias entre nosotros y de cómo navegar a través de esas diferencias para que podamos conectarnos mutuamente. Dichas experiencias nos enseñan a tener la suficiente confianza para articular lo que sucede en nuestras burbujas de pensamiento y comprender lo que sucede en las burbujas de los demás.

Una perspectiva espiritual de la salud mental

Desde la perspectiva espiritual, la salud mental es el resultado de ser conscientes de que todos somos hijos de Dios, y de que cada uno de nosotros tiene un rol importante. No deberíamos compararnos con otros miembros de nuestra familia, evaluando si somos los mejores o los peores en algo. En lugar de eso, deberíamos reconocer la importancia y el valor de cada persona en nuestro hogar. Nuestros hijos necesitan sentirse amados y aceptados por quienes ellos son en casa, y no amenazados por la idea de que ellos puedan no ser los mejores en alguna habilidad o talento en particular. Siempre es bueno competir y aspirar a ser mejores en algo, pero nuestros niños deberían hacerlo por crecimiento personal y no para encontrar su valor en el mundo.

Mientras comparten experiencias de la vida cotidiana, ya sea descansar juntos un domingo o ir a acampar, la comunión va a producir aquellos elementos que generan salud mental, y que impactan positivamente la vida de sus hijos. Cuando están mentalmente saludables como familia, desean un balance entre el descanso y la actividad. Cuando ese balance se ve perturbado, su salud mental también se puede ver comprometida.

Para poder ayudar a nuestros niños a tener una buena salud mental, necesitamos primero, nosotros como padres, tener una buena salud mental. Imagine a una azafata en un vuelo. Cuando realiza la demostración de protocolos de seguridad con las máscaras de oxígeno, siempre indican a los padres de familia a bordo que se pongan la máscara primero ellos mismos y que luego procedan a ayudar a sus hijos. Lo mismo sucede con la salud mental. Los padres deben de trabajar primero en sí mismos para tener una buena salud mental para que de esta manera puedan enseñarles a sus hijos a hacer lo mismo. Los vasos no pueden ser llenados de una jarra vacía, ni tampoco nuestros hijos pueden ser llenados si no tenemos nada que verter en ellos.

¿Qué contribuye a la salud mental de los niños?

La siguiente es una lista de varias cosas que contribuyen a la salud mental positiva en nuestros hijos:

  • Agradecimiento / Gratitud: Este es quizá el elemento que más contribuye a una salud mental positiva. Las Escrituras nos llaman a vivir en paz y a tener un corazón agradecido. (Colosenses 3:15).
  • Un horario balanceado que permita el descanso suficiente: Asegúrese de que sus hijos estén teniendo una cantidad de descanso apropiada para su edad y para la etapa en la que se encuentren.
  • Mantener una dieta saludable: Una dieta saludable provee combustible para el buen funcionamiento del cerebro.
  • Ejercicio, Juego, Hobbies y Actividades: Asegúrese de que sus hijos tengan tiempo para ejercitarse y para jugar. Déjelos que busquen actividades que les interesen. Hobbies como el arte, danza y construcción pueden conectar a sus hijos y enseñarles nuevas destrezas.
  • Escuchen música positiva y alentadora: La música que escuchan nuestros hijos puede moldear su pensamiento.
  • Brindarles Oportunidades de Liderazgo: La oportunidad de liderar ayuda a los más pequeños a tomar responsabilidad de sus decisiones y les brinda la oportunidad de aprender y crecer.
  • Escuche atentamente a sus hijos: Tómese el tiempo de escuchar de verdad lo que sus hijos quieren decir.
  • Palabras de Motivación: Haga observaciones sobre quién es su hijo, en lugar de qué es lo que hace. Por ejemplo, usted puede decir, “¡Me encanta tu sonrisa!” Una buena retroalimentación contribuye a buenas relaciones.
  • Mentores Fuera del Hogar: Influencias positivas pueden darles a sus hijos perspectivas distintas y los motivan a crecer.
  • Involucrarse en la Escuela y en la Iglesia: Ser partícipe puede ayudar a su hijo a sentirse valorado y apreciado.
  • Use los 7 Elementos indispensables para la Crianza de los hijos: Como padres, pueden usar los 7 Elementos indispensables para contribuir a la salud mental de sus hijos. Un balance de sensibilidad y calidez, junto a límites sanos, pueden ayudar a sus hijos a convertirse en personas íntegras con buena salud mental.

¿Qué contribuye a enfermedades mentales en niños?

Los siguientes factores pueden contribuir al padecimiento de enfermedades mentales en niños:

  • Falta de Gratitud: Los niños que tienen una actitud demandante sobre la vida en lugar de un carácter agradecido experimentan un mayor riesgo de enfermedades mentales.
  • Un Horario sin Control y sin Descanso Suficiente: Nuestros cuerpos y nuestras mentes no funcionan de manera óptima sin el descanso suficiente.
  • Falta de Ejercicio, Juego, Actividades o Hobbies: Los niños requieren oportunidades para ejercitarse y encontrar actividades que los apasionen.
  • Música Negativa: Música negativa o con letras de enojo puede crear sentimientos similares en nuestros hijos.
  • Falta de Oportunidades de Liderazgo: Una falta de oportunidades de este tipo puede detener el crecimiento y el aprendizaje en nuestros hijos, y también impide y obstruye la formación de una sana autoestima.
  • Falta de Influencias Positivas Fuera del Hogar: Los niños crecen viendo a otros e imitando su comportamiento. Sin influencias positivas, este comportamiento puede dar un giro para mal.
  • Falta de involucramiento en la Escuela o la Iglesia: Los niños necesitan involucrarse en cosas que les ayuden a desarrollar su sentido de valor y autoestima.
  • Genética: Un pasado familiar de enfermedades mentales puede aumentar las probabilidades de que sus hijos puedan sufrirlas. La mayoría de niños que tienen enfermedades mentales tienen al menos a su padre o madre que batalla con éstos padecimientos.
  • Experiencias Traumáticas: Estos pueden ser eventos como una muerte, un divorcio, rechazo, bullying o abuso.
  • Uso de Drogas y Alcohol: Usar drogas y alcohol pueden inhibir las funciones de la mente y del cuerpo.
  • Una Dieta inadecuada / Desórdenes alimenticios: Combustible insuficiente puede impactar el balance mental de los niños.
  • Violencia Gráfica y Contenido Sexual: El contenido explícito puede llevar a sus hijos hacia enfermedades mentales.
  • Lesiones cerebrales o daños psicológicos: Si la mente o el cuerpo han sido dañados, especialmente a través de traumas, las enfermedades mentales pueden surgir.
  • Actividad Espiritual Dañina: La actividad demoníaca puede afectar negativamente la salud mental de los niños.
  • Abuso: Ya sea sexual, físico o emocional, el abuso puede pasar factura en la salud mental de sus hijos.
Sixto porras hablando sobre el agotamiento emocional
Sombra

Vea GRATIS la Conferencia Virtual

¿Cómo podríamos evitar caer en el estrés y la ansiedad? Esta serie tiene recomendaciones prácticas para usted.

Factores de riesgo

Los factores enlistados anteriormente pueden combinarse entre sí e impactar nuestras experiencias y relaciones. La mayoría de las enfermedades mentales aparecen en personas que tienen entre 12 y 21 años. La enfermedad mental ocasionalmente puede tener un inicio en la infancia, pero la mayoría aparece en este periodo de la vida de una persona. El hecho de que una familia tenga como base una buena salud mental puede ayudar a establecer a un niño en el camino de la salud mental positiva mientras llega a esa edad.

Salud Física

Salud física: Significa asegurarse de que su cuerpo esté tan sano y fuerte como sea posible, a través de suficiente ejercicio, sueño y nutrientes.

Tener una salud física apropiada puede contribuir significativamente a que tengamos una buena salud mental. Los estudios confirman que estar activo físicamente tiene múltiples beneficios, tales como:

  • Mejora la autoestima, la resistencia, la autoconfianza, la función inmune, el enfoque, la atención, la memoria, la conexión social, la calidad del sueño, la motivación y la satisfacción de vida.
  • Disminuye los niveles de estrés, depresión, peso, diabetes y otros problemas de salud.

La salud física prepara el cuerpo de su hijo para responder lo mejor posible a las demandas, las experiencias, las decepciones, los éxitos, las emociones y los fracasos de la vida. Estar en forma significa hacer ejercicio, descansar lo suficiente y comer los alimentos adecuados. Va más allá de las apariencias, significa cuidar genuinamente del cuerpo que Dios le dio y usarlo para el propósito para el que fue diseñado.

Ejercicio

Dedique tiempo a un entrenamiento consistente de 10 minutos cada día. Intente algunas lagartijas, sentadillas, estiramientos, monte en bicicleta, escale, camine, corra o nade. Lo mejor acerca del ejercicio ¡es que puede ser variado! Al hacer estas actividades con su hijo, le modela positivamente el valor de la actividad física y, después del entrenamiento, ambos se sentirán energizados.

Sueño

Cuando se trata de dormir, la mayoría de las familias se quedan cortas;  a casi todos nosotros nos vendría bien descansar un poco más. La diferencia que ocurre en el funcionamiento de  nuestros cuerpos y cerebros cuando no dormimos lo suficiente es notable.

Dormir bien y permitir que el cuerpo descanse es una parte esencial del bienestar físico que la mayoría de las personas menosprecia. Dios nos alienta a descansar, de hecho,  Él creó el sueño para reabastecernos y equilibrarnos. Mientras dormimos, nuestros cerebros resuelven problemas, almacenan recuerdos y ayudan al cuerpo a auto repararse. Las recomendaciones de la Fundación Nacional del Sueño sobre el tiempo de sueño que necesitamos, es diferente de acuerdo con la edad.

Comer bien

Ayude a sus hijos a ver sus cuerpos como si fueran un carro deportivo único en su clase. El problema es que este será el único carro que tendrán. Por esto, querrán tener un cuidado excepcional de él dándole todo el mantenimiento requerido y poniéndole el mejor combustible que puedan encontrar. Recuérdeles que nuestros cuerpos son como ese carro y la comida que comemos es nuestro combustible.

Si usted come combustible (con el objetivo de darle a su cuerpo la nutrición correcta), es muy probable que haga muy buenas elecciones de comida. Pero si usted come en respuesta a sus emociones y para sentirse bien, probablemente no tome las mejores decisiones para su cuerpo. Para algunos chicos, la comida se convierte en un escape o una adicción para intentar hacer frente a los problemas de la vida. Ayude a sus hijos a ver su refrigerador como una estación de combustible para el cuerpo. Cuando le ponen el combustible correcto, su cuerpo les agradecerá funcionando apropiadamente. Comer una dieta saludable y balanceada hace una enorme diferencia en cómo su cerebro funcionará.

Salud Emocional

Salud emocional: Significa asegurarse de que estamos emocionalmente resilientes durante los altos y bajos de la vida.

La salud emocional tiene que ver con desarrollar emociones positivas tales como el gozo, la gratitud, la serenidad, la esperanza, el orgullo (en el buen sentido), la inspiración, la admiración y el amor, incluso cosas como el interés y la diversión.

Estar enfocado en promover la salud emocional es una elección activa que debemos hacer. ¿Qué clase de decisiones intencionales puede tomar para mejorar la salud emocional de su familia?

¿Qué le parece algo como esto?

  • Dejar su teléfono y estar completamente presente con sus hijos
  • Ser agradecido cada día
  • Expresar gratitud a otros
  • Meditar en las Escrituras
  • Buscar la belleza en nuestro mundo
  • Elogiar a otros por el trabajo que han hecho
  • Celebrar con amigos

Todas estas son cosas que podemos elegir hacer, que no solo marcan una pauta para nuestras propias vidas, sino también son un ejemplo para nuestros hijos.

La salud emocional también se refuerza a través del sentido de pertenencia y el servicio a algo mayor que nosotros. Los creyentes en Jesús comprenden que ese “algo” es más que pertenecer a un club o a un movimiento. El grupo más importante al que podemos vincularnos es al cuerpo de Cristo. Eso significa no solo tener fe en Él para nuestra salvación, sino ser parte de un cuerpo local de creyentes donde los miembros pueden ofrecerse amor y apoyo mutuo.

Finalmente, una de las cosas más importantes que podemos hacer para ayudar a nuestros niños hijos a disfrutar de una buena salud emocional, es enseñarles a hablar acerca de sus sentimientos. Eso es algo que muchos de nosotros no hacemos bien. Sus hijos aprenderán de usted, si es seguro para ellos hablar de sus sentimientos. Haga de su hogar un lugar de seguridad emocional, y modéleles cómo hablar de su vida interior de formas saludables.

Salud Relacional

Salud relacional: Significa fomentar relaciones saludables con nuestras familias y otras personas fuera de nuestros hogares.

El fundamento de la salud relacional son las conexiones positivas con la familia, los amigos y la comunidad. Las investigaciones nos dicen que las relaciones de calidad no solo son uno de los mejores antídotos contra los problemas de la vida, sino que son una de las maneras más fiables de recuperarse. Dios no nos creó para vivir separados de los demás. Cada uno de nosotros prospera en una comunidad saludable y enriquecedora. Sus hijos necesitan esto para una buena salud relacional.

Estar conectado con un cuerpo local de creyentes puede ser una ventaja significativa para nuestra familia. Los niños necesitan la oportunidad de jugar con otros niños e interactuar con compañeros. Ellos necesitan la posibilidad de interactuar con individuos mayores y más sabios que puedan servirles de maestros, mentores y modelos a seguir. Ellos también se pueden beneficiar espiritualmente de la adoración y el aprendizaje acerca de Dios a través de la Escuela Dominical o los servicios de la iglesia. Todo esto puede ayudar a llenar una profunda necesidad relacional tanto para las madres y los padres, así como para sus hijos.

Hay muchas formas en que puede animar a su hijo a desarrollar sus músculos relacionales.

  • Organice días de juegos para los más chicos
  • Escuche a su hijo y enséñele el valor de escuchar a otros
  • Ayude a su hijo a aprender a lidiar con el conflicto de una manera saludable
  • Practique (y modele) el perdón
  • Hable con su hijo acerca de lo que otros pueden estar pensando o experimentando. Aprender a ser empático es una parte vital de la salud relacional.

Salud Espiritual

Salud espiritual: Significa tener una fe fuerte en Dios y alimentar una relación con Él para mantener una vida espiritual vibrante. 

Los estudios confirman que una fe fuerte produce resultados positivos en la salud mental, las relaciones y en la capacidad de dirigir la vida en general. Los científicos también han descubierto que una búsqueda de la fe consistente y robusta conduce a habilidades sociales en los niños. Ellos se convierten en contribuidores del reino de Dios en lugar de consumidores pasivos. La salud espiritual es acerca de tener una relación con Dios y aprender a servir y a amar a los demás.

¿Qué significa estar saludable espiritualmente? La vida estará sacudiendo y revolviendo continuamente el alma de su hijo, y el mundo está intentando implacablemente obtener su atención a través de un menú cada vez mayor de opciones. La salud espiritual implica dirigir apropiadamente la atención espiritual de uno mismo, incluso en medio de la distracción y la confusión.

¿Hacia dónde se dirige la atención de su hijo, en los tiempos buenos o en los malos? ¿Hacia sí mismo, hacia los demás, hacia las inseguridades, hacia el poder, hacia el control, o hacia Dios? Puede verse un poco circular, pero la atención sigue a las decisiones, mientras que las decisiones siguen a lo que captura nuestra atención. La salud espiritual significa que la atención de su hijo se dirigirá a descubrir lo que significa ser un hijo de Dios, lo que resultará en paz y esperanza.

Dios quiere que descubramos quién nos ha diseñado a ser. Él siempre está a nuestro lado, queriendo conectarse con nosotros, guiarnos, fortalecernos, consolarnos y moldear nuestro carácter. La invitación para usted y su hijo de conectarse con el Espíritu Santo está abierta TODO el tiempo.

Sixto porras hablando sobre el agotamiento emocional
Sombra

Vea GRATIS la Conferencia Virtual

¿Cómo podríamos evitar caer en el estrés y la ansiedad? Esta serie tiene recomendaciones prácticas para usted.

© 2022 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso. Publicado originalmente en inglés en focusonthefamily.com.

Artículos más recientes

¿Cómo incluir a las personas con discapacidad en su iglesia?

Si en su iglesia hay muy pocas o ninguna persona con discapacidad, sería bueno preguntarse por qué. Cuando se trata de incluir a la persona con discapacidad, la mayoría de las personas quieren mostrar amor a los demás de una forma genuina, pero no saben cómo llevar este amor a la práctica, ni por dónde empezar. Este artículo puede aportarle muchas buenas ideas.

Leer más »
Imagen del Ebook Agotamiento Pastoral
Logo de ebook Agotamiento Pastoral
Llene el formulario y descargue el ebook GRATIS:
Logo azul transparente de Enfoque a la Familia - EALF

Escriba a continuación lo que desea buscar

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.