Dele Esperanza a Familias

Done para ayudar familias que están viviendo momentos difíciles. PRESIONE AQUÍ PARA AYUDAR FAMILIAS

¡Sí, quiero darle esperanza a familias en esta Navidad!

Gracias por elegir el siguiente monto para ayudar:

Ser Agradecidos hace a los Niños más Saludables

La gratitud nos ayuda a escapar de los pensamientos negativos y nos hace disfrutar más la vida. Es una característica esencial que los padres deben desarrollar en sus hijos mientras los dirigen hacia una fe próspera. 

Las Personas Agradecidas son Personas Sanas  

¿Las personas agradecidas son personas más saludables? ¡Sí! En repetidas ocasiones las investigaciones han descubierto que las personas agradecidas tienden a ser más felices, más saludables, más optimistas, se sienten mejor consigo mismas y, cuando la vida se pone difícil, tienen mejor capacidad de enfrentar el estrés. De hecho, las personas agradecidas tienen un mayor nivel de satisfacción en su vida, incluyendo el área relacional, laboral y física. La gratitud es buena para un niño, porque se ha descubierto que es el predictor más consistente de bienestar.  

En realidad, la ciencia solo se pone al día con la verdad que ya encontramos en la Palabra de Dios. A lo largo del Nuevo Testamento aprendemos que la gratitud es una clara evidencia de un cristiano saludable. En Colosenses, el apóstol Pablo describe cómo debe ser nuestra “nueva naturaleza”, y afirma que “ser agradecidos” es una disciplina que no puede faltar. (Colosenses 3:15, NVI) Pablo agrega que está agradecido por las pruebas, ya que le ayudan a desarrollar su crecimiento personal y espiritual. Los Salmos también están llenos de canciones de gratitud.  

Como padre, uno siempre ama a sus hijos, pero no siempre está agradecido por la pérdida de sueño y las otras cosas difíciles asociadas a la paternidad. A veces parece que los niños están constantemente enfermos y con muchas necesidades que debemos suplir; y eso parece agotador. Recuerdo haber pensado: ¿Cómo es que un padre o una madre soltera sobrevive a todo esto? 

Es fácil estar agradecido cuando mis hijos están durmiendo, me abrazan o pasamos un buen rato jugando. Lo difícil comienza cuando estoy cansado, estresado y mi paciencia  se está agotando. La gratitud requiere de disciplina, especialmente cuando el cerebro no tiene ganas de practicarla. Es muy parecido a ir al gimnasio; aunque la mayoría de ustedes piense: “!¿quéeee?!” 

Los padres pueden promover la gratitud en el hogar  

Como todos los padres, no tengo un récord perfecto en este rasgo, pero me esfuerzo por vivir agradecido tanto como sea posible.. Para otros padres, ser agradecidos sale mucho más natural que para otros; y algunos días son más fáciles que otros. Sin embargo, los padres pueden promover en sus hijos el desarrollo de la gratitud probando algunas de estas ideas: 

  1. Mire algunas fotos que haya tomado, y dé gracias por algo que le recordó ese momento que congeló en el tiempo. 
  2. Escriba sus pensamientos de gratitud en un diario para que pueda recurrir a ellos cuando se sienta un “poco mal”. 
  3. Deténgase a mirar con gratitud lo que tiene frente a usted.
  4. Dígale a alguien que está agradecido con él o ella haciéndole una llamada o dejándole una nota. 
  5. Respire profundamente, y al exhalar, mire a su alrededor con una dosis de gratitud. Piense por qué es bueno expresar gratitud. 
  6. Lea un salmo o dos y reflexione sobre el poder, la fuerza, los regalos y la presencia de Dios en su vida. El Salmo 16:11 dice que, ” me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha.” 

Como padre, noto que las caras de mis hijos se iluminan cuando les digo que estoy agradecido por ellos o que estoy agradecido por la contribución que hacen a nuestra familia. También he notado que se quejan más cuando yo me quejo, y también es más probable que digan algo por lo que están agradecidos cuando mi esposa o yo hablamos de esas cosas por las que estamos agradecidos.  

Escuche, sea empático y exprese gratitud 

Por la mañana, si mi hija está ansiosa sobre el día en la escuela, tomo un momento para acercarme a ella y escucharla con atención  para ver cómo está viendo el día. Una vez que entiendo su punto de vista sobre el día y la ayudo a ver que yo estoy allí con ella, trato de cambiar su enfoque hablando de algo que aprecio de ella. Intento ponerla en mi perspectiva por un rato. La gratitud es buena porque nos ayuda a alejarnos de la trampa espiral del pensamiento negativo. Cuando nos abruman los pensamientos negativos entramos en un mundo en el que podemos perdernos debido a que tenemos una perspectiva muy limitada. La gratitud puede promocionar una visión más amplia que nos permita entender los momentos y situaciones difíciles.  

La Gratitud es Buena: Beneficio #1  

Humildad y Respeto  

¿Alguna vez ha conocido a una persona humilde? Las personas humildes escuchan y expresan gratitud por lo que se les ha dado y con quién están. La humildad es esencial para desarrollar relaciones y conectar con los demás. La gratitud desarrolla en los niños la capacidad de ver y respetar verdaderamente a otros. Además, pueden tomarse el tiempo para apreciar en lugar de exigir cosas.  

Dios dice que está cerca de los humildes y se opone a los orgullosos. Los padres pueden fomentar el desarrollo de la humildad cuando enseñan a sus hijos a agradecer. Esto permite que la actitud y la perspectiva de un niño sean inspiradas por el corazón y la perspectiva de Dios acerca de las cosas, la vida y los demás. El desarrollo de esta humildad y respeto, le permite al niño apreciar lo bueno y lo malo de su vida mientras desarrolla una actitud y una perspectiva resiliente de la vida.      

La Gratitud es Buena: Beneficios #2 

Actitud y perspectiva  

Ya que la gratitud genuina enseña a los niños a ser respetuosos y humildes, están menos interesados en sus derechos y son más capaces de reconocer que en realidad sus vidas están llenas de regalos, bendiciones y privilegios. La actitud y la perspectiva que una persona tenga le ayudan a construir su realidad. La gratitud es buena porque nos permite construir una realidad que nos invita a disfrutar de lo que Dios nos ha dado.

Recientemente me encontré con un joven que se enfrentaba a la amputación de su pierna; un grave accidente de coche combinado con una adicción a las drogas le impedían curarse. Desde que era niño, su madre adoptiva le ha enseñado los beneficios de la gratitud, especialmente cuando los tiempos se ponen difíciles. Este joven ha pasado de, necesitar escapar y de sentirse enojado por muchas cosas en la vida, a sentirse agradecido por las personas que se preocupan por él. Ahora se da cuenta que su vida podría ser peor, y ha empezado a encontrar la libertad en su propia mente. Se permite a sí mismo disfrutar de la vida, en lugar de exigir que sea diferente o de sentir que la vida le debe algo. Su madre constantemente le modela gratitud y le muestra paciencia mientras estos principios se van arraigando poco a poco en él. Lo ideal para él hubiera sido ser agradecido desde que era un niño, pero tenía que recorrer su propio camino para llegar hasta aquí.

Cultivando y modelando

La gratitud puede evitar que su hijo se quede atascado en lo que ha perdido o no se ha ganado, y puede ayudarle a centrarse en sus posibilidades y en el inventario de todo lo que tiene. Conocer a Dios es todo acerca de anticipar, asombrarse y emocionarse de lo que Él está haciendo y a dónde lleva Su historia y el papel que nosotros desempeñamos.  

Los niños pueden aprender cómo centrarse en lo que les ayuda a mantener la alegría, el asombro, la perseverancia, la satisfacción, la conexión y una perspectiva positiva y esperanzadora.  

James Oppenheim tiene una frase famosa: “Un hombre tonto busca la felicidad en la distancia. El hombre sabio la cultiva bajo sus pies”. Sus hijos pueden aprender a ver más allá de lo que pueden ver en el momento y aprender a reconocer lo que ya tienen para disfrutarlo.

Los padres fomentan el desarrollo de la gratitud en sus hijos al modelarla. Tómense un momento para darse un respiro junto a su hijo. Compitan entre sí para ver cuál de los dos dice más cosas por las cuales están agradecidos, haga esto especialmente en esos días que parecen un “mal día”. Tómese un momento para fortalecer su mente mientras trata de manejar cosas que no se esperaba y que no son sus favoritas.  

La Gratitud es Buena: Beneficios #3  

Tranquilidad 

Los niños necesitan aprender a ser felices con lo que tienen en lugar de estar sedientos por la próxima cosa o momento. Por supuesto, los niños siguen siendo niños. Pero los padres pueden animar a sus hijos a estar en paz con sus circunstancias. La gratitud es buena porque un ambiente de agradecimiento puede hacer que los niños vuelvan a estar en paz con Dios. La gratitud es esencialmente un botón de reinicio para las  mentes tan moldeables de los niños.  Los sentimientos, percepciones, interpretaciones, heridas y experiencias por las que cada día pasan los niños, pueden llevarlos a sentirse inseguros. Mi verso favorito se encuentra en Isaías 26:3-4 (NTV) 

¡Tú guardarás en perfecta paz

    a todos los que confían en ti;

    a todos los que concentran en ti sus pensamientos!

Confíen siempre en el Señor,

    porque el Señor Dios es la Roca eterna.

Estos versos muestran cómo la confianza en Dios proporciona una mente pacífica 

La Gratitud es Buena: Beneficio #4  

Flexibilidad de pensamiento  

La gratitud permite que nuestra mente esté bien con lo inesperado y que no exija que las cosas sean de cierta manera. Padres, fomenten la flexibilidad de pensamiento en sus hijos enseñando la gratitud. Esto ayudará a que sus mentes se ajusten a lo que está sucediendo y den espacio a la sabiduría.   

La gratitud traerá flexibilidad a la mente de sus hijos de tal forma que vean lo bueno en lo malo, y acepten eso malo que puede suceder, pero que no será permanente. En otras palabras, les ayudará ver que existe una posibilidad de que algo bueno salga de algo malo. También les permitirá ver las circunstancias difíciles como oportunidades para crecer, en lugar de verlas como horribles problemas que deben evitarse. 

La gratitud es buena y es realmente un viaje de crecimiento y aprendizaje. Eso es lo que lo hace fácil y difícil al mismo tiempo. Es como muchas cosas en la vida, beneficiosas pero difíciles, pero que realmente se sienten bien después de hacerlo. 

Lea más sobre el tema: Lea más: “¿Soy el padre que mis hijos necesitan?”

Nuevo Audiolibro
Hijos Exitosos

Si usted es un padre o madre que desea guiar a sus hijos al éxito, esta serie es para usted

¿Cómo desarrollar el potencial de nuestros hijos e impulsarlos hacia su destino?

© 2020 Enfoque a la Familia. Todos los derechos reservados. Usado con permiso. Publicado originalmente en focusonthefamily.com.

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

¿Cómo cuidar a un ser querido con Alzheimer?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud la demencia no se trata de una condición inherente al envejecimiento, si no que es causada por un grupo de enfermedades y lesiones que producen el deterioro gradual y continuo de las habilidades mentales como la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria.

Amando a quienes nos amaron

Ya sea que usted viva con un adulto mayor, o que sea el cuidador de uno o una, estas recomendaciones le pueden ser de utilidad para expresarle el amor que usted siente a ese ser amado que primero le amó a usted.

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

GRATIS:
Primer Capítulo del Audiolibro Hijos Exitosos

Una serie que le inspirará a pensar sobre su propio propósito de vida.  
Escuche la voz de Dios guiando su camino.  

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.