Conozca sobre nuestro próximos talleres
Scroll Automatically

Tenemos que Hablarlo: Prevención del Abuso Infantil

Si usted es padre, abuelo, tía, tío, maestro, o su vida se relaciona con niños de alguna manera, debe reflexionar acerca del abuso infantil y tratar el tema con otras personas.

El abuso infantil no es algo en lo que queramos pensar o hablar. Seamos realistas, el abuso infantil es horrible, y nos hace sentir incómodos. No puedo imaginar a alguien lastimando a uno de mis hijos o nietos. Solo pensarlo, me revuelve el estómago. Sin embargo, el hecho de que sea incómodo y no nos guste tocar este tema, no significa que podamos evitarlo.

Conocimiento de primera mano

Conozco de primera mano el impacto que el abuso infantil puede causar de por vida. Quien ha sido mi esposo por 42 años, experimentó fuertemente el abuso y la negligencia durante sus primeros años. Estas experiencias marcaron su crecimiento. Más adelante en su vida, Dios lo llamó a su luz admirable, creando una obra de sanidad en su corazón, mente y cuerpo. Gracias a la sanación misericordiosa de Dios, mi esposo y yo pudimos ejercer nuestro rol como padres desde una perspectiva que no incluyó el abuso o la negligencia.

En nuestro hogar, le dimos la prioridad a tener un ambiente tranquilo y acogedor. Note que dice que era una prioridad, lo que significa que fuimos intencionales, pero no perfectos. Una forma en la que fuimos intencionales fue asegurarnos de que, si uno de nosotros estaba demasiado estresado, tenía la libertad de salir de ese momento y confiar en que el otro iba a intervenir. Esto puede ser fundamental para prevenir el abuso infantil en un momento determinado. El abuso infantil puede ocurrir cuando nos estresamos o debido a nuestras historias personales de cómo fuimos abusados. Cuando estamos conscientes, podemos actuar mejor.

Tenemos que hablarlo

Si usted es padre, abuelo, tía, tío, maestro, o su vida se relaciona con niños de alguna manera, debe reflexionar acerca del abuso infantil y tratar el tema con otras personas. Nuestros niños necesitan y merecen vidas libres de violencia, abuso y negligencia.

A continuación, vamos a explorar qué podemos hacer para hacer relevante este tema en nuestras vidas por amor a los niños y el deseo de protegerlos.

¿Qué es el abuso?

Comencemos nuestra exploración con lo que es el abuso y lo que no es. La definición de abuso infantil (según lo establecido por www.childwelfare.gov) es:

“Cualquier acto reciente o falta de acción por parte de un padre o tutor, que resulte en la muerte, daño físico o emocional grave, abuso o explotación sexual”; o

“Un acto u omisión que presenta un riesgo inminente de daño grave”.

El abuso toca las vidas de todos

Cuando otros se enteran de que soy una trabajadora social, a menudo me hacen preguntas sobre el abuso y la negligencia infantil. En mi experiencia, la mayoría de la gente piensa que el abuso infantil es algo que les sucede a otros y que no les afecta, pero la verdad es que es un problema que nos concierne a todos. No podemos evitar ser afectados por el tema, tenemos que ser conscientes del abuso infantil para que podamos ser intencionales en la prevención. Todo comienza con tener conciencia.

Prevención del abuso infantil

La prevención del abuso infantil requiere tener un grado más profundo de conciencia. Lo primero que debemos tener en cuenta es nuestro estado emocional. Al interactuar con niños, debemos asegurarnos de mantener la calma y el control. Si estamos tranquilos y en control, es menos probable que reaccionemos desde un estado emocional exasperado, en el que nuestra frustración se desborda y comenzamos a gritar (usted me entiende). Definitivamente esa no es nuestra mejor versión o el plan de Dios para la crianza de nuestros hijos. No solo debemos mirarnos a nosotros mismos como padres, sino que también debemos pensar en cómo podemos proteger a nuestros niños, que son vulnerables.

Por ejemplo, en un par de ocasiones, en los últimos años, denuncié situaciones abusivas que observé en lugares públicos. Me sentí en la obligación a denunciar la situación porque, si un adulto era capaz de ser abusivo en público, temía pensar lo que estuviera sucediendo en sus propios hogares. Mi objetivo nunca fue culpar a los padres; más bien fue, y sigue siendo, proteger a los niños. Hay mucho en juego: debemos denunciar. En otra ocasión, intervine cuando vi a un padre perder el control. Lo hice usando la gracia y la empatía, para que el padre no se sintiera juzgado o avergonzado. A veces, todo lo que debemos hacer es interrumpir la presión emocional que se está experimentando para que el adulto pueda encontrar su equilibrio nuevamente.

La prevención comienza con nosotros mismos

La prevención del abuso infantil no solo comienza con nosotros mismos, sino que debe expandirse a quienes nos rodean. Usted puede, y debe crear conciencia en sus amigos, familiares, grupos pequeños o en el liderazgo de su iglesia. Pareciera que la mayoría de la gente quiere proteger a los niños, pero no sabe cómo. Comience con quiénes puede influir. Por ejemplo, enséñeles a los niños que le rodean cómo usar su voz y cómo responder ante una crisis. El objetivo no es crear miedo o ansiedad en el niño. Más bien se trata de ayudarle a saber cómo protegerse. Además, debemos estar atentos y alertas a cualquier cambio en el comportamiento o las actitudes de los niños, ya que eso podría ser un indicio de abuso infantil. Esté atento y sea sensible a cualquier comportamiento que pueda indicar que su hijo está estresado. Dé seguimiento si nota algo inusual.

Debemos poner atención

Si bien algunos comportamientos pueden atribuirse a otras situaciones fuera del abuso infantil, debemos explorar lo que está sucediendo para poder proteger a nuestros preciados niños. Otro factor clave para tener en cuenta es algún tipo de lenguaje o comprensión que no corresponda con la edad de desarrollo de su hijo. Los ejemplos pueden incluir el uso de lenguaje o comportamiento de índole sexual, usar palabras fuera de lo común o que solo pueden encontrarse en material sexual explícito. Hable con otra persona si tiene dudas, temor o ansiedad acerca del bienestar de su hijo. No puede darse el lujo de no cuestionar y explorar; el bienestar de su hijo puede depender de ello.

Denuncie

No debe vivir con miedo; si ve algo que no le parece correcto, no lo dude, comuníquelo e informe a la autoridad correspondiente. Nunca me arrepentiré de las veces que intervine; tal vez ayudé a crear la motivación para que un padre buscara la ayuda que necesitaba para ejercitar su papel de manera segura. Denunciemos, usemos nuestras voces juntos y hablemos con nuestros pastores, líderes y cualquier otra persona que esté dispuesta a escuchar. Seamos realistas: la voz de los niños no siempre se escucha, por lo que debemos procurar ser su voz. Denuncie, como alguien que ama y está dispuesto a proteger a los niños, como miembro de la comunidad, porque como dice Mateo 25:40, todo lo que hacemos por uno de los hermanos, aun por los más pequeños (niños), lo hacemos por Él.

Si desea hablar más sobre su situación específica, y se encuentra dentro de los Estados Unidos, llámenos para una consulta telefónica gratuita. Si se encuentra en algún país hispanoparlante, escríbanos al correo [email protected] Nuestros consejeros bíblicos y calificados agradecerán la oportunidad de escuchar su historia y ayudarlo a dar los primeros pasos hacia la sanidad. También pueden darle referencias para continuar un proceso con consejeros calificados y terapeutas cristianos en su área.

Lea más sobre el tema:

Abuso Infantil: ¿Qué debemos hacer?

Sombra

¿Cómo enseñar de sexualidad a niños de 0 a 4 años de edad?

Hablar de sexualidad con los niños no debería ser una tarea complicada para los padres de familia. Sin embargo, este es un tema sensible para muchos o es un área en el que no han recibido educación.

© 2023 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Usado con permiso. Originalmente escrito por Debi Grebenik y publicado en inglés en focusonthefamily.com

Artículos más recientes

Pornografía e Infidelidad Virtual

La infidelidad virtual tienta a ambos sexos por igual, pero de diferente forma. La tentación del marido hacia la infidelidad visual es erosiva: se ve desde afuera y es más fácil de detectar. La tentación de la esposa es más sutil y matizada, lo que la hace corrosiva: menos visible, ataca desde dentro y es más difícil de detectar, reconocer y curar. Encuentre en este artículo por qué.

Leer más »

¿Cómo amar realmente a su cónyuge?

El amor verdadero, la clase de amor que mantiene unida a una pareja durante una vida entera, no es un sentimiento sino una actitud; una que dice: “Con la ayuda de Dios, voy a hacer todo lo que pueda para mejorar la vida de mi cónyuge”.

Leer más »
Logo - Agotamiento Emocional - Enfoque a la Familia
Si siente que sus reservas físicas y emocionales se han acabado, este curso es para usted. Un llamado al descanso, la salud integral y la confianza en Dios
Logo azul transparente de Enfoque a la Familia - EALF

Escriba a continuación lo que desea buscar

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.