Scroll Automatically

Una perspectiva bíblica sobre la identidad transgénero: Un manual para padres, y para quienes batallan.

Hombre en un bahía leyendo la bilbia

El abismo entre la visión bíblica de la sexualidad y la visión secular se ensancha cada día más. Las redes sociales y la industria del entretenimiento ahora celebran la “fluidez de género” como una forma de pensar más progresista que la visión bíblica. La tendencia ha crecido rápidamente gracias a las noticias de celebridades identificándose como transgénero y “drag Queens” liderando los ratos de cuentos en escuelas y bibliotecas. La sociedad enfrenta desafíos legales y éticos inesperados a medida que las personas identificadas como transgénero compiten en equipos deportivos y usan los baños públicos de su sexo no biológico. Los padres permiten cada vez más, que sus hijos menores de edad alteren química y quirúrgicamente sus cuerpos, y varios estados ahora permiten que los menores lo hagan sin el consentimiento de sus padres.

Este progresivo declive moral es también evidente en la respuesta cristiana a estas tendencias. Una generación atrás, nos enfrentamos a una reacción violenta por proclamar que vivir una identidad gay u homosexual no es el plan de Dios. Lamentamos que la Corte Suprema de los Estados Unidos redefiniera el matrimonio en el 2015. Pero hoy, las primeras personas en cuestionar la moral y desafiar el bienestar sexual, se encuentran con frecuencia dentro de las iglesias y de los hogares cristianos. A medida que las opiniones seculares continúan rechazando los estándares bíblicos, muchos cristianos luchan por discernir cuál debería ser su respuesta a temas tan candentes como el transgénero.

¿Qué es: género o sexo?

Los cambios en la cultura secular también están cambiando nuestro vocabulario. Por ejemplo, el término “género” ya no significa solo hombre o mujer. En cambio, el género ahora tiene en cuenta la identidad y la expresión. (Según healthline.com, hay 64 términos que describen el género).

Incluso hay desacuerdo sobre el número de sexos biológicos. El New York Times afirma que “biológicamente hablando, hay muchas gradaciones que van de mujer a hombre; a lo largo de ese espectro se encuentran al menos cinco sexos, tal vez incluso más”. Aunque muchas personas hablan de orientación sexual, no existe un acuerdo basado en definiciones legales, médicas o psicológicas.

Aquellos de nosotros comprometidos con la cosmovisión cristiana basamos nuestra visión del género y el sexo en el libro bíblico de Génesis: “Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: Sean fructíferos y multiplíquense”(Génesis 1: 27-28 NVI). Por lo tanto, la cosmovisión cristiana sobre el género y el sexo tiene en cuenta no solo la creación de un hombre biológico y una mujer biológica, sino también el amor, el matrimonio, la fidelidad y la reproducción.

¿Qué es la disforia de género?

La palabra “disforia” es un término clínico usado para el malestar o la insatisfacción. La disforia de género es la sensación de que su identidad emocional y psicológica no coincide con el sexo biológico con el que nació. Hay dos tipos de disforia de género:

La disforia de género de aparición temprana consiste en la incomodidad que alguien siente con respecto a su sexo, y que comienza desde la primera infancia, generalmente entre las edades de 2 y 4 años. Según Psychology Today, solo una pequeña cantidad de niños con disforia de género continuarán teniendo síntomas en la adolescencia o la edad adulta.

 La disforia de género de aparición rápida, es un fenómeno social que va en aumento; afecta a adolescentes y adultos que se han identificado con su propio sexo biológico durante años, luego deciden que quieren cambiar de género y, a veces, alterar sus cuerpos. Esta crisis del desarrollo, que se ve especialmente entre los adolescentes, aparentemente se asocia con “contagios entre pares” como:

  • Influencers de las redes sociales que celebran la ideología de la fluidez de género.
  • Compañeros que adoptan el comportamiento transgénero como popular y moderno, y como una vía para la celebración social o el reconocimiento individual.
  • Clubes patrocinados dentro de los sistemas de escuelas públicas para promover la aceptación del marco de identidad de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT).

Ciertos factores tienden a relacionarse con la disforia de género. Las siguientes condiciones se encuentran en mayor número dentro de la población trans:


La historia de Sabrina

Ariana, de 24 años, fue adoptada en China a los 2 años. Sus padres biológicos la habían abandonado en la calle poco después de su nacimiento, ya que preferían un hijo varón que pudiera cuidarlos en su vejez. Cuando era niña, les dijo a sus padres adoptivos que era un niño. Quería cortarse el pelo y usar ropa de niño en lugar de vestidos. Su disforia es comprensible considerando el enorme trauma que sufrió como resultado directo de haber nacido niña en esta situación.

¿Cómo pueden los padres ayudar a desarrollar un  estable y seguro sentido de identidad sexual como Dios lo diseñó?

Idealmente, los padres comenzarán los siguientes acercamientos temprano en la vida de un niño, fomentando una visión bíblica y saludable del género y la sexualidad. Para obtener aún más ayuda sobre este tema, lea nuestro artículo Cómo hablar con sus hijos sobre cuestiones transgénero y esta información sobre Cómo ayudar a los niños con confusión de identidad de género.

Iniciar una educación sexual en el hogar, temprana, estable y apropiada para la edad.

Utilice la terminología correcta para las partes del cuerpo y sus funciones. Usted no esperaría a enseñarle a su hijo a lavarse las manos hasta que él o ella le pregunten cómo y por qué lavarse las manos. Del mismo modo, no espere a que le pregunten cómo y por qué las niñas y los niños son diferentes para comenzar a explicárselo. Normalice el hablar sobre la sexualidad saludable y apropiadamente según la edad y desde una perspectiva de fe. La comunicación abierta y continua es una mentalidad muy diferente a la antigua actitud de posponer “la charla” tanto como fuera posible. Infórmese sobre el desarrollo sexual infantil saludable para que pueda estar a la ofensiva en lugar de a la defensiva. Ser proactivo, es la mejor manera de asegurarse de que su hijo reciba una enseñanza bíblica y confiable sobre temas sensibles e importantes como el sexo, la identidad de género, la homosexualidad y el transgénero.

Esté alerta a cualquier comportamiento que cause problemas en el hogar.

Esté atento a las señales que indican que su hijo puede haber experimentado algo que lo confunde o lo molesta. Hágale preguntas y ayúdelo a identificar sus sentimientos y cuándo comenzaron. Si descubre problemas que no sabe cómo manejar, busque el consejo de un consejero cristiano profesional. Considere estas posibilidades:

Concéntrese en disfrutar a Dios en lugar de simplemente enseñar comportamientos morales.

Una de las percepciones erróneas más grandes sobre el cristianismo es que se trata simplemente de actuar correctamente. Cuando los padres cristianos sobre enfatizan en el comportamiento de sus hijos en lugar de en sus corazones, a menudo, el verdadero mensaje que envían es más de vergüenza que de amor. Esta visión distorsionada del Evangelio, lleva a la gente a rechazar los roles tradicionales de género como una idea cristiana que está pasada de moda e innecesariamente restrictiva.

El mensaje que nuestros niños (y el mundo) realmente necesitan escuchar es que transformar su espíritu por medio de una íntima amistad con Dios es el único camino hacia la paz, la salvación y su verdadera identidad.

Priorice honrar a Dios por encima de agradar a las personas.

Honrar a Dios por reverencia a quién Él es y en gratitud por Su gracia salvadora es una respuesta apropiada del corazón hacia nuestro Creador. Sin embargo, a otras personas que nos rodean esto puede importarles muy poco o, incluso, ridiculizar este estilo de vida que brota de nuestra fe. Cuando las personas cercanas a nosotros intentan alejarnos de esta devoción, los límites son necesarios. Amar a Dios, resulta en amar a otros, pero deshonrar a Dios inevitablemente conduce a deshonrar a otros también. Es importante recordar esto mientras protegemos a nuestros hijos y les enseñamos a cuidar sus corazones y mentes.

Gran parte del razonamiento detrás del movimiento LGBT se basa en los sentimientos y experiencias de las personas. Su legítimo dolor, pide compasión y apoyo, tocando nuestros corazones, como debe ser. Pero cuando ponemos las historias, sentimientos, preferencias y experiencias de las personas por encima de la verdad bíblica, hemos construido un castillo de naipes en lugar de una base para la vida. Aquellos que construyen sus propios principios de sexualidad, no son modelos a seguir. Solo el plan perfectamente diseñado de Dios, tal como se comunica en Su Palabra, debe ser el estándar en el cual nos enfocamos.

Los bien intencionados padres cristianos pueden caer en la trampa de pensar que es un acto de amor aceptar la lucha de género de sus hijos sin considerar la responsabilidad más importante de pastorear sus almas eternas. Poner su aceptación de las preferencias y el comportamiento de sus hijos por encima de su relación con Dios, realmente no los ayuda. Como escribió Edmund Burke: “Todo lo que separa al hombre de Dios, también separa al hombre del hombre”.

Alentar a sus hijos a honrar a Dios y apoyarse en Él como su misericordioso Ayudador, es lo más amoroso que pueden hacer como padres terrenales, y con suerte, como su eterno hermano o hermana en Cristo. Mantenerse empáticamente conectado al corazón de su hijo no significa distanciarse del corazón y el plan de Dios.

Tome sus roles de género de las Escrituras, no de la tradición creada por el hombre, la familia o los sentimientos.

Aunque una familia esté bastante sana puede haber posibilidades de que su hijo experimente disforia de género. Los niños reaccionan de diversas formas a las diarias influencias externas fuera del hogar. Además, los niños pueden percibir las relaciones y su lugar en la familia de formas que los adultos nunca esperarían. Es por eso que, en muchas familias, las raíces de confusión en sus hijos, comenzaron en casa sin que los padres se dieran cuenta.

Algunos cristianos que están molestos por la identidad trans de sus hijos, también pueden estar adoptando su propia versión sesgada de masculinidad y feminidad. Su visión de lo que significa ser hombre o mujer y cómo vivirlo, les parece normal porque se basa en sus propias zonas de confort personales o en lo que vieron al crecer. Algunas personas continúan inconscientemente con los patrones tóxicos de sus propios padres; otros reaccionan a ellos y se vuelven legalistas o dogmáticos. Pero ninguno de estos enfoques es más estable o saludable que el hecho de que su adolescente base su género en sentimientos individualizados.

Más bien, concéntrese en el tema general escrito en las Escrituras (y en la naturaleza) de que el hombre y la mujer son igualmente valiosos y complementarios, cada uno mostrando aspectos de Dios a medida que sus diferencias trabajan en conjunto.

Hay una serie de luchas o dinámicas de poder familiar que pueden volverse problemáticas y ofrecer a los niños una visión distorsionada de Dios. Por ejemplo, el legalismo religioso (seguir reglas en lugar de relaciones) provoca que los niños se rebelen contra la autoridad de los padres y duden de la autoridad de Dios. Los padres lamentan el abandono de los adolescentes y adultos jóvenes de la fe. Desafortunadamente, muchos de ellos están reaccionando a un hogar y una iglesia caracterizados por cualidades legalistas.

Para ver cómo los sistemas familiares cosechan consecuencias en la percepción del género y la sexualidad de un niño, examinemos sólo un ejemplo de un sistema familiar poco saludable y desequilibrado. Por supuesto, el padre autoritario puede ser de cualquier sexo, pero por el bien de la discusión diremos que hay una familia con un padre controlador y dominante y una madre ansiosa y pasiva.

Una niña criada en una atmósfera de machismo      y misoginia a menudo desarrolla una visión distorsionada de la feminidad.

  • Puede pensar que su valor radica en ser siempre pasiva y servil.
  • Puede sentir que su única opción es rebelarse y exigir sus derechos en formas tradicionalmente masculinas.
  • Su capacidad para relacionarse con los hombres puede retrasarse o distorsionarse.

Un niño criado en este tipo de sistema familiar desequilibrado puede tener dificultades para desarrollar un sentido saludable de su propia sexualidad y la del sexo opuesto.

  • Puede sentirse desconectado de su padre.
  • Puede desarrollar una asociación negativa general con la masculinidad.
  • Puede que se sobre identifique con su madre y sus hermanas.
  • Puede buscar conectarse con otros hombres de formas poco saludables para llenar la herida de su padre.

La historia de Graciela

Enrique y Linda llevan 20 años casados y tienen seis hijos. La hija mayor, Graciela, tiene 15 años. Últimamente ella ha empezado a vestirse con ropa muy masculina y a vendar sus pechos cuando sale. Enrique responde a esto de la misma manera que lo hacía su padre cada vez que él se salía de la línea; exigiendo en voz alta que dejara de hacerlo o de lo contrario no volvería a salir de la casa. Linda solo quiere mantener la paz y evitar el conflicto en el que creció. Intenta intervenir, rogándole en privado a Graciela que no moleste a su padre.

¿Cómo podemos fomentar una identidad de género saludable?

Enséñeles a sus hijos la verdad sobre el género y la identidad transgénero.

Desde una temprana edad, enséñeles que nuestro cuerpo es importante. El cuerpo está conectado a nuestra personalidad; es decir, a quiénes somos. Enfatice que su cuerpo es bueno y digno de respeto y protección. Ayúdelos a celebrar sus cualidades únicas de masculinidad o feminidad. Infórmese sobre este tema a través de recursos confiables y anime a sus hijos a que le presenten sus preguntas a usted o a su cónyuge como su fuente principal de información confiable sobre cualquier tema, especialmente los privados o incómodos.

Y cuando se encuentren con una persona trans, no modele una sensación de disgusto ni haga comentarios despectivos. Muestre respeto y amor por ellos como portadores de la imagen de Dios y use ese encuentro como una oportunidad para discutir la experiencia con sus hijos en otro momento.

Deje que su individualidad florezca dentro de límites saludables.

No todos los niños tienen que ser rudos o agresivos; también pueden ser sensibles, creativos y cariñosos, de acuerdo con la personalidad única que Dios les ha dado. Las niñas pueden ser duras, deportivas y preferir los camiones de juguete a las muñecas, pero aún así ser aceptadas y celebradas como un ejemplo de una niña fuerte y encantadora.

Por otro lado, no debe permitir comportamientos que feminizan a su hijo, como usar los vestidos de sus hermanas y pintarse las uñas. ¿Y si su hija quiere afeitarse la cabeza? ¿O su hijo quiere empezar a tejer? ¿Dónde está el equilibrio entre ser demasiado estricto y demasiado permisivo?

El error que muchos padres cometen cuando sus hijos muestran comportamientos que se asocian más comúnmente con el sexo opuesto, es reaccionar con miedo o enojo. En su lugar, busque oportunidades que les ayuden a disfrutar y desarrollar sus talentos e intereses en el contexto de seguir siendo un niño o una niña.

Por ejemplo, reaccionar ante una chica poco femenina con desaprobación y vergüenza, envía el mensaje hiriente de que no puede ser aceptada como una niña por su manera de ser. Su comportamiento no es motivo de preocupación. El verdadero problema sería si odia ser una niña y se resiste a todas las cosas que son esencialmente (no solo tradicionalmente) femeninas. Estos son signos de un conflicto interno más profundo que necesita ayuda para superarlo.

Considere los efectos futuros de sus decisiones de crianza.

Los padres sabios consideran las consecuencias a largo plazo de su crianza. Las niñas y los niños comparten muchas necesidades similares, pero también tienen algunas que son exclusivas de su sexo. Afortunadamente, existen excelentes recursos disponibles para ayudar a los padres cristianos de hoy en día a anticipar lo que sus hijos necesitan para prosperar y desarrollar una identidad sexual segura y saludable.

Quizás los comportamientos de su hijo ya han ido más allá de las cuestiones circunstanciales de muñecas versus camiones. Los padres están bajo una tremenda presión para apoyar los sentimientos y preferencias de sus hijos y adolescentes sin cuestionarlos. Sin embargo, una vez que diga que sí a los comportamientos trans “menores” como el travestismo, pronto se le pedirá que patrocine otros más importantes. Al abrir la puerta a cosas que luego puede que tenga que rechazar en su hogar, en realidad está predisponiendo a su hijo para consecuencias a largo plazo.

Los padres deben explicar claramente: “Te amo incondicionalmente y siempre lo haré, pero no puedo involucrarme incondicionalmente con todo lo que pides”. Así como no les permitiría conducir el automóvil de manera ilegal e insegura, existen igualmente serias razones bíblicas, psicológicas y médicas para no respaldar sus comportamientos trans. Por supuesto, pueden hacer lo que quieran mientras están en la escuela o cuando vivan solos, pero usted no tiene que respaldar el comportamiento descarriado y pecaminoso tolerándolo en su hogar.

Viva gozosamente como un hombre o una mujer de Dios.

Deuteronomio 6: 6-8 describe cómo los padres deben enseñar a sus hijos a amar al Señor todos los días en su vida diaria normal. Este estilo de vida desbordante es también la mejor manera de enseñarles otros temas importantes como la sexualidad.

“Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Átalas a tus manos como un signo; llévalas en tu frente como una marca”(Deuteronomio 6:6-8, NVI)

Si es usted un sobreviviente de algún trauma, o tiende a la ira y la crítica, o tal vez lucha con la depresión; ocúpese de sus propias necesidades con diligencia, antes de que se reflejen sobre sus hijos. Está bien ser imperfecto y dejar que ellos lo vean, pero también necesitan verlo cada día más como Cristo. Cuando disfrute de su piadosa virilidad o feminidad de manera saludable, sus hijos naturalmente imitarán ese patrón.

También, asegúrese de brindar otros modelos a seguir en la vida de sus hijos. Ellos necesitan ver personas sanas, hombres y mujeres seguros, que prosperen en su fe como parte del cuerpo de Cristo. Este ejemplo es bueno para todos los niños, pero es especialmente importante si uno de los padres es un mal modelo a seguir o está ausente por muerte, divorcio o abandono.

Enseñe a sus hijos una cosmovisión bíblica.

  • Necesitan saber que la forma en que ven a Dios es lo más importante en su vida.
  • Necesitan aprender por qué Dios creó al hombre y a la mujer y cómo esos roles reflejan aspectos importantes de Su naturaleza.
  • Necesitan comprender por qué mantenemos los estándares de pureza e integridad.

Para obtener más recursos sobre cómo reforzar la identidad sexual saludable de su hijo, haga clic aquí.

¿Cómo debo responder a mi hijo pródigo?

Primero, sus hijos adultos deben poder tomar sus propias decisiones. Tratar de controlar el comportamiento de otro adulto es un enfoque poco saludable para cualquier relación, independientemente de la fe de la persona o de su parentesco. Ahora que su hijo está solo, usted no es necesariamente menos importante, pero su autoridad sobre él sí lo es.

Si su hijo pródigo adulto afirma tener una relación con Cristo …

  • Anímelos a apoyarse en su fe y simplemente a seguir hablando con el Señor mientras luchan y cuestionan.
  • Recuerde, el aspecto más importante de los seres humanos no es su orientación sexual o de género; es su identidad en Cristo.
  • Ore por ellos y descanse en Dios para hacer lo que solo Él puede hacer. Este artículo sobre “Cómo confiar a Dios sus hijos adultos” ofrece un estímulo práctico para esta importante tarea.
  • Aliéntelos a revisar las Escrituras en busca de la verdad sobre la naturaleza de Dios, la creación del hombre y la mujer, la vida en el Espíritu y la sexualidad.
  • Cuando les hable de Dios, asegúrese de que se trate de relación, no de moralismo.
  • Mantén una mentalidad eterna. Entender la sexualidad como Dios quiere que sea, en realidad es una imagen diseñada por Dios para que veamos y comprendamos más acerca de Él. La moral sexual no es simplemente un fin en sí misma. En otras palabras, el asunto más importante a los ojos de Dios es el corazón de su hijo y su conexión con él; también, mantenga esta prioridad superior como su enfoque.

La Historia de Leonel

Leonel es un padre divorciado de 29 años. Sus padres se acercaron a un consejero cristiano después de que les dijera que es transgénero. “Si no aceptamos llamar a Leonel por el nombre de Ema, nos amenazó con no dejarnos ver a nuestro nieto”, le dijo su madre al consejero. Ha comenzado a tomar hormonas, así que cuando lo vieron recientemente, su voz ya era más alta, se vistió y actuó de manera afeminada. Les dijo que ha estado asistiendo a una iglesia local que apoya plenamente la identidad LGBT y que planea mudarse con su novio cuando termine el contrato de arrendamiento de su apartamento. El hijo de Leonel vino a visitarnos recientemente e hizo preguntas acerca de que su padre era ahora una mujer. No estaban seguros de qué decirle. “Pensé que el problema que más debía preocuparnos era el divorcio”, sollozó el padre de Leonel. “Ahora todo lo que puedo pensar es que extraño a mi hijo”.

Si su hijo adulto no afirma tener una relación personal con Cristo …

Esto cambia la forma en que debe abordar los problemas morales con ellos. 1 Corintios 5: 9-6: 20 explica que debemos tratar con los pecados de creyentes y no creyentes de manera diferente.

  • No espere que un no cristiano le dé algún valor a su forma de pensar. Sin el poder y la influencia del Espíritu Santo que mora en nosotros, ninguno de nosotros busca obedecer a Dios. Su hijo inconverso no tiene ninguna razón para querer ajustarse a lo que parecen normas sociales obsoletas y arbitrarias, y mucho menos seguir los preceptos y principios de las Escrituras.
  • Tratar de obligar a un no creyente a comportarse de manera que honre a Cristo es ofensivo para ellos, rompe la relación y perjudica su futuro testimonio.
  • Las personas separadas de Dios no necesitan actuar mejor; necesitan una nueva vida en Cristo. Para obtener consejos sobre cómo compartir su fe con su hijo adulto, haga clic aquí.
  • Consideren con compasión la tarea espiritual que el incrédulo tiene por delante. El no cristiano promedio tiene que confiar en Dios con toda su alma para la salvación. La mayoría de nosotros no tuvimos que batallar en rendirle a Dios algo tan singularmente personal como nuestra identidad de género. Las personas trans que vienen a Cristo, deben entregar su identidad sexual en un profundo acto de confianza. Para conocer el relato de una persona que hizo precisamente esto, lea la asombrosa historia de Walt Heyer.

Mantenerse firme en la verdad de Dios, es la mejor manera de ayudar a su hijo.

¿Ha notado alguna vez que en la historia del hijo pródigo el padre no tuvo que echar a su hijo de la casa? El hijo decidió irse. Él quería un estilo de vida de exceso y pecado, y el padre le permitió tomar esa decisión como adulto. Era simplemente un hecho que el hijo tenía que dejar la casa de su padre para vivir de esta manera. El padre no cedió al miedo de perder a su hijo y no accedió a cosas para hacer que se quedara. Ni siquiera usó el control financiero, no le retuvo su herencia.

Al final, lo que cambió el corazón del hijo no fue que su padre le predicara o le suplicara. Si no, el Espíritu de Dios usó el vacío y la inmundicia que un estilo de vida rebelde naturalmente produce con el tiempo, para hacer que el hijo añorara el consuelo y el cuidado de su padre.

Dios obra de maneras que no podemos comprender, incluso usando las consecuencias de nuestro pecado. Él puede hacer mucho más de lo que usted puede hacer por su hijo con su propia sabiduría y esfuerzo. Su trabajo es mantener la integridad personal, el amor y una fe sólida en la verdad de Dios. Para obtener más información y aliento al tratar con un hijo pródigo, haga clic aquí.

¿Qué pasa si soy cristiano y tengo disforia de género?

La historia de Esteban

Esteban es un estudiante de primer año universitario de 19 años que ha estado en la iglesia toda su vida. Un martes por la mañana llamó a su pastor llorando. “No entiendo por qué estos pensamientos no se van. No puedo comer, no puedo dormir y mis calificaciones se desplomaron. No quiero ser trans, pero lo tengo en mente las 24 horas del día, los 7 días de la semana. No estoy seguro de cuánto tiempo más podré luchar contra esto”.

Su historia y experiencia son importantes y dignas de ser escuchadas y respetadas mientras las comparte con valentía, sin duda también son un desafío. No lleve esto solo o bajo la carga enfermiza de la vergüenza que el enemigo de nuestras almas trata de acumular sobre nosotros.  “El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.” (Juan 10:10 NVI). Encuentre un lugar seguro para revelar su historia lenta y pacientemente. Reconozca la verdad de que usted es amado profunda e incondicionalmente incluso cuando se enfrenta a estos sentimientos y preguntas. Cristo es redentor y sanador de nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Al embarcarse obedientemente en este camino con Jesús, necesitará un equipo de apoyo con recursos en cada uno de estos tres niveles:

  • Cuerpo: un médico cristiano confiable que pueda abordar cualquier problema físico, como la química cerebral, la depresión, la ansiedad o los problemas endocrinos.
  • Mente: un consejero cristiano profesional que pueda ayudarlo a encontrar la curación de cualquier trauma que haya experimentado.
  • Espíritu: un pastor y varias amistades espirituales que pueden guiar y caminar con usted en una amistad con Dios.

Recuerde que su cuerpo fue diseñado con un propósito.

El cuerpo humano es el hogar de nuestros comportamientos, apariencia, gestos y hábitos. Considere algunas cosas que dice la Biblia sobre el cuerpo humano:

Reflejamos la imagen de nuestro Creador. “Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, “. (Génesis 1:27 NVI) Ser creados a Su imagen nos separa a nosotros y al propósito de la sexualidad humana de todas las demás criaturas, elevando nuestro estatus e impregnándonos Su semejanza.

Nuestros cuerpos no son nuestros.  

“¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.”(1 Corintios 6: 19-20, NVI)

Imagine recibir una pintura original e invaluable. ¿Consideraría siquiera cambiar esta pintura por una de menor valor? Dios no solo lo creó, sino que también sacrificó a su Hijo para rescatarlo del pecado y la muerte. Alterar órganos sexuales saludables niega que usted sea la obra maestra de Dios y acepta la mentira de que su valor e identidad provienen de su apariencia, preferencias y sexualidad.

El pecado sexual es espiritualmente devastador. “Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo.”(1 Corintios 6:18 NVI) Tratar de cambiar la apariencia, los genitales o las  hormonas en realidad no logra cambiar el sexo de una persona. Tampoco cambia los estándares de Dios o Su diseño original para su vida. El sexo biológico que Dios concedió, está codificado en nuestro ADN y en cada célula de nuestro cuerpo ordenada por Dios. Rechazar nuestro cuerpo de esta manera tan esencial es una negación dañina de Él y de esta realidad.

Su cuerpo fue creado para ser un templo del Espíritu Santo.  “¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños”(1 Corintios 6:19, NVI) Así como Dios le dio a Salomón instrucciones específicas para cada detalle de la construcción del templo, también diseñó, a propósito, cada detalle de nuestro cuerpo. Algunos de esos propósitos los entendemos ahora y otros los conoceremos en el cielo, pero todos son para nuestro bien y Su gloria. Él es nuestro Dios. No somos nuestros propios dioses para hacer con nosotros mismos lo que queramos.

Sature su mente con la verdad.

Su mente es el hogar de sus pensamientos, emociones, recuerdos e imaginación. La ciencia moderna del cerebro confirma lo que la Biblia siempre ha dicho: Renovar tu mente te transforma con el tiempo y a medida que crecemos en Cristo. Para comenzar a abrirse voluntariamente a la intención de Dios para su sexualidad, adopte estos principios clave:

Tenga en Alta Estima las Escrituras.

La Palabra de Dios proporciona principios y preceptos para instruirnos en todo lo que los creyentes podamos enfrentar. Ella explica los propósitos de Dios en la creación, incluido el cuerpo humano y sus dos sexos distintos. El creacionismo es fundamental para las otras verdades de las Escrituras. Cuando crees que un Padre amoroso te creó con cuidado y propósito, tu identidad tiene una base más segura.

Una alta visión del propósito de Dios para la creación.

El relato de la creación en la Biblia (Génesis 1: 1-27) es una historia de Dios separando muchas cosas:

  • Separó la oscuridad de la luz.
  • Separó las aguas de arriba de las aguas de abajo.
  • Separó la tierra seca de las aguas de abajo.
  • Separó el día de la noche.
  • Separó a la humanidad en dos sexos biológicos.

Tenga en alta estima el diseño sagrado e intencional del sexo.

Dios separó a la mujer del hombre, entre otras razones, para que pudieran unirse a propósito. Una vez que formó a Eva, inmediatamente declaró que la unión de ella y Adán iba a ocurrir dentro del vínculo del matrimonio. El matrimonio fue importante desde el principio porque Dios lo usa como metáfora en toda la Biblia.

En el Antiguo Testamento, Dios describe repetidamente la infidelidad de Israel hacia Él en términos de infidelidad sexual. Los dos roles de género son esenciales para Su mensaje; el rol del esposo simboliza la iniciativa de Dios de elegir un pueblo para Él y el rol de la esposa representa la respuesta de Israel.

El Nuevo Testamento desentraña aún más la metáfora. “«Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo».Esto es un misterio profundo; yo me refiero a Cristo y a la iglesia.” (Efesios 5:31-32, NVI) Nuestro matrimonio con Cristo crea en nosotros una nueva vida espiritual, así como el acto matrimonial de unirnos sexualmente crea una nueva vida física. La sexualidad identificada como transgénero, distorsiona la imagen del amor iniciador y abnegado de Cristo por nosotros “Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5;8 NVI) y nuestro agradecimiento por recibirlo como el Espíritu Santo que mora en nosotros.

Fomente una amistad íntima con Dios.

El espíritu humano es el lugar donde se encuentran sus deseos, inclinaciones, afectos e identidad. Es el pozo profundo del que brota la recuperación. Mucha gente se queda atascada en el nivel de la mente y se pregunta “¿Por qué?” Esto les impide profundizar, arrepentirse y unirse con Cristo. No es necesario que comprenda completamente su conflicto interno para entregarlo a Dios. Si eres un cristiano que lucha con la identidad de género, te animamos a comenzar con estos importantes pasos:

  • Apóyese en la presencia de Dios justo donde está en lugar de intentar arreglar sus comportamientos primero. Incluso si todavía no puedes encontrar descanso en tu sexualidad, ¿te animarías a encontrar descanso en el amor de Dios?
  • Encuentre una iglesia que tenga en alta estima las Escrituras. Viva en comunidad con otros cristianos que llegarán a conocerlo y a cuidarlo.
  • Pídale al Espíritu Santo que lo convenza de que Dios lo hizo intencionalmente hombre o mujer y que su cuerpo al nacer es Su bendición y obra.
  • Considere lo que significa que los caminos y pensamientos de Dios son más altos que los suyos. Pídale que le ayude a cooperar con sus buenos propósitos para su vida. Cultive la verdad en su corazón de que Dios ha restaurado a otros con problemas de identidad sexual, y Él no solo puede, sino que desea hacer lo mismo por usted.
  • Cobre ánimo reconociendo que su dolor no tiene por qué ser en vano. Por definición, los cristianos están llamados a vivir una vida de sacrificio. “Luego dijo Jesús a sus discípulos: —Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme.” (Mateo 16:24 NVI) Pero la obra completa de Cristo en la cruz también hace que su dolor sea redentor. Él lo invita a unirse a la comunión de Sus sufrimientos. “Lo he perdido todo a fin de conocer a Cristo, experimentar el poder que se manifestó en su resurrección, participar en sus sufrimientos y llegar a ser semejante a él en su muerte.” (Filipenses 3:10 NVI)
  • Cuando piense en Dios, asegúrese de que se trate de relación en vez de solo comportamiento. Jesús dijo: “Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.” (Juan 14:15, NVI). La relación es lo que crea la obediencia, no al revés.

Sea paciente consigo mismo y con los demás.

Finalmente, tenga paciencia con las personas bien intencionadas que aún no comprenden su proceso. Cuando reflexione y discuta con familiares y amigos sobre su identidad de género o sobre el camino de su hijo, tenga en cuenta que usted ha estado lidiando con este problema durante un tiempo, pero es posible que los demás solo se hayan enterado unos minutos antes. Es probable que alguien lo haya lastimado o decepcionado, pero eso no significa necesariamente que no lo amen o que no deseen lo mejor para usted. Es por eso que existen artículos y breves folletos educativos como este, para ayudar a cerrar esa brecha. Este no es un tema fácil para nadie, ¡pero vale la pena el esfuerzo de aprender a amar plenamente y ayudar de manera práctica!

Lo que Jesús hizo al decidir dejar el lado de Dios y venir a la tierra tampoco fue “fácil” para Él, ¡pero la profunda gracia salvadora y el amor lo impulsaron! Esperamos que los pequeños pasos y las ideas de este artículo contribuyan a animar bíblica y compasivamente a cualquiera que necesite apoyo y dirección sobre este tema.

Para más artículos, testimonios y recursos relacionados visite:  www.FocusontheFamily.com/TransgenderResouces


 [1] “Cómo la definición de ‘orientación sexual’ está cambiando bajo nuestros pies … y por qué eso es un problema”. Glenn Stanton, PRC Meeting, 9 de octubre de 2020.

© 2021Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso. Publicado originalmente en inglés en focusonthefamily.com.

Artículos más recientes

¿Cómo Desarrollar inteligencia digital en su hogar?

¿Cómo desarrollar inteligencia sobre los medios en su hogar?

: ¿Los programas de televisión son un buen medio para que las familias tengan conversaciones sobre temas difíciles? Como padres, debemos abordar todo el entretenimiento con discernimiento y preguntarnos si hay una mejor manera de iniciar estas conversaciones que no sea a través de las imágenes gráficas de programas de televisión.

Leer más

Cursos en línea para Padres, Matrimonios e Iglesias

Capacítese para ser un gran papá, tener un buen matrimonio y fortalecer su fe.
Vea más información sobre los cursos en línea o visite la tienda para ver los recursos físicos a continuación:
Miniatura de landing Como Formar un Adolescente
Logo negro Landing - Como Formar un Adolescente
Complete este formulario y vea el primer capítulo GRATIS de curso
Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.
Textura de edificios rosado y verde

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.