5 cosas sobre el sexo saludable en el matrimonio

¡Es difícil de entender! Lo mismo que puede producir algunas de nuestras mayores alegrías en el matrimonio, también puede llevarnos a algunas de nuestras más profundas decepciones.

Estamos hablando del sexo, por supuesto. Aunque un nuevo estudio confirma que las parejas cristianas tienen una mejor vida sexual que otras parejas, eso no significa que nuestra vida sexual sea perfecta. Para muchos de nosotros, está lejos de serlo.

Pregúntele a Debra Taylor y al Dr. Michael Sytsma, cofundadores de Sexual Wholeness Inc. Taylor es una consejera cristiana en el área de matrimonio y familia, y Sytsma es un ministro de la iglesia, terapeuta sexual certificado y fundador de Building Intimate Marriages.

Juntos, acumulan casi 75 años de experiencia en consejería, y han visto innumerables matrimonios cristianos que luchan con una vida sexual insatisfactoria. ¿A quién mejor podríamos acudir para pedir información sobre cómo fomentar una intimidad saludable que honre a Dios en el dormitorio? Aquí hay cinco cosas que Taylor y Sytsma quieren que todo matrimonio cristiano sepa:

No. 1: El buen sexo se trata de ajustar expectativas, y trabajar hacia resoluciones satisfactorias para ambos:

¿Cuál es la lucha número uno con el sexo? Líbidos desiguales, o lo que los consejeros sexuales llaman “discrepancia del deseo”. Si usted es el esposo o la esposa con más deseo sexual, es probable que su matrimonio enfrente este problema en algún momento, y no logrará lo que finalmente desea si intenta mendigar, persuadir, quejarse, retraerse, amenazar, criticar o evadir.

“Así que deje de pelear por eso, pero siga trabajando en eso”, dice Taylor, quien admite que la mayoría de sus clientes que luchan con este problema, gastan gran parte de su energía enojándose con su cónyuge por esto.

La mejor manera de lidiar con la discrepancia de deseos, según Sytsma y Taylor, es desarrollar una visión compartida de lo que quieren como matrimonio, y ofrecerse mutuamente gracia, comprensión y paciencia.

A veces, eso significa que es mejor retroceder un poco, y tratar de comprender el momento por el que puede estar pasando su cónyuge. Por ejemplo, si su cónyuge está abrumado por el cuidado de los hijos, o lidiando con un trabajo exigente y estresante, es posible que, simplemente, no tenga energía para tener relaciones sexuales. A veces, la mejor manera de fortalecer un matrimonio en esta área es satisfacer las necesidades de su cónyuge fuera del dormitorio, y ayudar a que las cosas sean menos estresantes.

Si usted es el cónyuge con menos deseo sexual, sepa que enfocarse en el bien de la relación, a veces, significa elegir conectarse sexualmente.

“Los cónyuges que hacen un esfuerzo acordado para concentrarse en tener relaciones sexuales por el bien de la relación, pueden desarrollar un mayor deseo y una mayor satisfacción”, dice Sytsma.

Puede haber momentos en los que los roles se inviertan. Por ejemplo, un problema de salud o un medicamento conduce a una disminución del deseo, y puede ser que el que antes decía “esta noche no” ahora sea el que expresa más deseo. Este es el momento de examinar el problema, y buscar soluciones juntos.

Sytsma recuerda a un matrimonio de edad adulta que buscó su consejo porque la esposa quería tener relaciones sexuales y su esposo ya no tenía ningún deseo: “Puede que tenga 86 años, pero no estoy muerta, así que tiene que hacer que esto funcione”.

Mientras Sytsma aconsejaba a esta pareja, se enteró de que los medicamentos del esposo estaban anulando su deseo sexual, y se reunieron con el médico para ajustar la medicación.

No. 2: La mejor técnica sexual se logra a través de una comunicación honesta.

Tanto Taylor como Sytsma, se han reunido en innumerables ocasiones con parejas que admiten nunca haber hablado de sexo, sino que siguen tolerando lo que no les satisface, dice Sytsma, por temor a herir los sentimientos de la otra persona, por miedo al conflicto o, incluso, por timidez. Y dejar que el miedo limite su comunicación es una forma segura de socavar una vida sexual floreciente y plena.

Taylor y Sytsma insisten en que es necesario hablar de sexo. “Todo funciona mejor cuando las parejas simplemente hablan”, dice Sytsma. La comunicación es la clave más importante para mejorar su vida sexual“.

Eso incluye discusiones abiertas, curiosas y honestas sobre lo que le excita y lo que no, lo que funciona y lo que no.

Una esposa evitaba el sexo porque siempre tenía mucho calor, pero nunca compartió esa preocupación con su esposo, hasta que Taylor sugirió una comunicación más específica. Una vez que el esposo se enteró del motivo de los continuos rechazos de su esposa, instaló un aire acondicionado en su dormitorio.

“Una solución tan fácil”, dice Taylor, “pero solo cuando se habla al respecto”.

No es necesario que participe en conversaciones largas y complicadas, pero deben buscar un momento en el que usted y su cónyuge puedan hablar sobre lo que realmente quieren en su vida sexual. Continúen esas conversaciones a lo largo de su matrimonio; cuanto más hablen, más fácil será.

No. 3: Los mejores actos sexuales no son sexuales en absoluto

Sí, leyó correctamente.

“Su cuerpo es solo una parte del sexo”, dice Sytsma. “Los mejores actos sexuales se basan en una fuente generosa de contacto sensual, no exigente, atención enfocada y afirmación genuina”.

Ofrecer afirmación y aliento, escuchar cuando su cónyuge habla, ayudar en la casa, tomarse de la mano, mirarse a los ojos al hablar, y simplemente compartir la vida juntos aumenta la cercanía y la intimidad, y puede hacer que el sexo, no solo sea más agradable, sino también más significativo.

Eso quiere decir: estar presente para su cónyuge. Es difícil conectarse de manera significativa cuando se concentra en otras cosas, como los niños o la tecnología.

“Dejen a un lado sus teléfonos, incluso acuerden horarios para desconectarse, y trabajen en conectarse con su cónyuge”, dice Taylor.

Afirmarse a sí mismo es tan importante como afirmar a su cónyuge. La imagen que se tiene de uno mismo puede aumentar o disminuir el deseo y los sentimientos sobre sí mismo, dice Sytsma, esto es tan importante, como lo que siente por su cónyuge. Así que sea bondadoso consigo mismo. No permita que su forma o tamaño, su cabello o la falta de él, sus arrugas o su “panza” le distraigan de estar completamente presente en el momento.

No. 4: Los “rapiditos” pueden ser satisfactorios, pero no deberían ser la única opción

Una queja común que escuchan los consejeros en sexualidad es lo ocupadas que están las parejas. ¿Y cuál suele ser la primera actividad que se sacrifica cuando falta el tiempo o la energía? El sexo.

Sytsma dice que el buen sexo requiere tiempo, algo de lo que la mayoría de las parejas con horarios cargados no pueden disfrutar. Todo lo demás en el calendario termina tomando prioridad, y lo que puede parecer un sacrificio razonable, en algún momento, puede eventualmente afectar su matrimonio.

Siéntese con su calendario y reserve tiempo para la intimidad. “Agéndelo si es necesario”, dice Taylor. Consiga a alguien que cuide a los hijos, salga por un día, o un fin de semana, regrese a casa temprano del trabajo, haga lo que sea necesario. “Necesita relajarse, disfrutar y concentrarse solo en ustedes dos”.

Para tener buen sexo, debes ser intencional y estar disponible. Si bien un rapidito ocasional ciertamente no es algo malo, asegúrese de tomarse un tiempo para disfrutar y saborear el regalo de su cónyuge.

No. 5: El envejecimiento afectará su desempeño, y eso es normal

Sytsma, a menudo, ve parejas que, a medida que envejecen, se quejan de su falta de deseo o bajo desempeño. Con demasiada frecuencia, estas parejas malinterpretan lo que les sucede a sus cuerpos a medida que envejecen.

“La gente espera que esas partes sigan funcionando como lo hacían cuando eran más jóvenes, y la vida simplemente no es así”, dice.

Los hombres tienden a tomar estos cambios más seriamente, porque lo que solía ser confiable ya no lo es. Algunos simplemente se “cierran” y ya no buscan la intimidad con sus cónyuges. Se hunden en la vergüenza, cuando no pueden desempeñarse como solían hacerlo, e incluso dejan de intentarlo.

“Queremos que el sexo sea fácil e ideal, y cuando no lo es, nos frustramos”, dice Sytsma.

El sexo se verá diferente a medida que envejecemos, y es normal recordar lo que alguna vez fue, dice Taylor. Pero también insiste en no darse por vencido.

Aunque es posible que ya no tenga la misma capacidad física que tenía cuando tenía 20 años, aún puede disfrutar de una intimidad profunda y satisfactoria con su cónyuge, mientras combina la comunicación abierta, con la gran experiencia que tienen de conocerse el uno al otro. Y eso nos lleva a lo más importante que estos consejeros quieren que haga: mostrar gracia y bondad a su cónyuge.

Aunque su vida sexual no sea todo lo que quiere, siempre hay esperanza. Puede que nunca tenga la vida sexual perfecta, (en realidad, nadie la tiene) pero puede tener una vida sexual que le brinde cercanía, alegría y diversión.

Reciba material sobre matrimonio GRATIS:

Llene el formulario y reciba material, videos y conferencias para la el crecimiento de su matrimonio.

© 2020 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Usado con permiso. Escrito por Ginger Kolbaba y publicado originalmente en inglés en focusonthefamily.com, como “5 Things experts wish you knew about healthy sex in marriage”.

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Descargue el manual gratuito y conozca los principales temas que tocará el curso prematrimonial y algunos ejercicios para compartir con su pareja.

Llene el formulario y descargue la guía  “7 Mitos sobre el Amor Romántico” GRATIS
Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.