Me desconecté por una semana … y mi matrimonio floreció

Nunca me consideré una adicta a las redes sociales, pero mi registro de uso del teléfono podría haber dicho lo contrario. Facebook e Instagram encabezan regularmente la lista de aplicaciones en las que pasé más tiempo. Verificar las redes sociales se había convertido en una distracción y una pérdida de tiempo, pero ansiaba la conexión que obtuve de ellas. Y aunque me gustaba decir que no afectaba mi matrimonio, vi la expresión molesta en la cara de mi esposo cuando me sorprendió publicando algo en Instagram mientras él intentaba hablar conmigo. Quería ver qué pasaría si me tomaba un descanso de las redes sociales, así que decidí dejar de usar Facebook, Instagram y Twitter durante una semana. Cuando le conté a mi esposo Kevin mi plan, aceptó unirse a mí en el experimento para que pudiéramos apreciar el impacto en nuestra relación. 

Mi diario 

Día 1 domingo 

La primera mañana que estuve fuera de las redes sociales, me sentí inquieta y casi ansiosa. La necesidad de revisar mis redes sociales fue una distracción menor. Al final de la mañana, comencé a sentirme un poco más capaz de concentrarme. Después del almuerzo, llevamos a los niños a sus habitaciones para descansar y tomar una siesta. Fuimos a la iglesia en familia esa noche. Al final del día, Kevin y yo vimos un programa de televisión, hablamos y nos fuimos a la cama. 

Día 2 lunes 

Me resultó más fácil no tomar mi teléfono instintivamente. Sentí alivio al no tener que “revisar” todas mis plataformas de redes sociales. Pero me encontré inadvertidamente haciendo clic en mis aplicaciones de redes sociales antes de saber lo que estaba haciendo. Entonces las escondí en carpetas donde estarían fuera de la vista. 

Día 3, martes 

Ahora ya no tenía la costumbre de revisar las redes sociales. Sentía que tenía  

Día 4, miércoles 

Mi compromiso en todas las áreas de la vida parecía más profundo, especialmente las conversaciones de fin de día con Kevin. 

Día 5, jueves 

Me perdí una publicación importante en las redes sociales sobre un amigo que atraviesa una crisis. Sin embargo, otro amigo me alertó casi de inmediato, y llamé por teléfono al amigo angustiado, lo cual de todos modos fue mejor y más personal que responder en las redes sociales.  

Día 6 viernes 

Me decepcionó momentáneamente que no pudiera publicar sobre un evento en la escuela de mi hija, pero luego me di cuenta de que estaba bien tener un momento especial y no transmitirlo. 

Día 7, sábado 

Después del almuerzo, llevamos a nuestros hijos en sus habitaciones para descansar y… tomamos otra siesta. En una semana, dormí más que casi todo el año anterior. Esa noche, cenamos juntos y disfrutamos de una buena conversación. Me di cuenta de que no estaba ansiosa por volver a las redes sociales al día siguiente. 

Lo que aprendí 

Tuve algunas grandes realizaciones durante mi descanso de las redes sociales. Aquí algunas: 

Mi relación con mi esposo mejora cuando no reviso con frecuencia las redes sociales. Antes de mi descanso, revisaba los sitios de redes sociales varias veces al día (a veces sin siquiera saber que lo estaba haciendo). Esta práctica interrumpió lo que estaba sucediendo en mi vida en este momento. Cuando le pregunté a mi esposo cuál era su mayor conclusión de la semana, él dijo: “Tu estabas mucho más presente. Me gustó no tener que competir con tu lista de noticias. Me sentí como que era tu prioridad”. 

Me siento más descansada cuando no manejo la carga mental de las redes sociales. Mirar el teléfono al final del día perturba el sueño. (También puede interrumpir otras actividades… ejem.) Durante mi tiempo fuera de las redes sociales, disfruté terminar el día hablando y abrazándome con mi esposo. Me acosté antes, dormí mejor y me desperté sintiéndome más descansada. 

Durante el día, cuando no procesaba toda la información que me llegaba de las redes sociales, mi carga mental se elevaba. 

Recurrí a mejores formas de comunicación para conectarme. Hice más llamadas telefónicas y tuve conversaciones cara a cara más largas y centradas. Estas comunicaciones eran formas de conexión más ricas que leer mi lista de noticias, hacer clic en “me gusta” o escribir comentarios. 

Sorprendentemente, ¡mi deseo de interactuar con estas plataformas desapareció después de unos días! Todavía aprecio cómo puedo conectarme con amigos y familiares a través de las redes sociales. Pero limitaré mi tiempo y planeo dejar estas aplicaciones en sus carpetas aparte. 

Kevin captó lo que ganamos al decir: “Incluso cuando no estamos hablando, los momentos son más ricos porque estamos prestando atención”.

Un Intruso En Casa

Un Intruso en Casa es una serie de videos educativos que le guiarán a usted y a su familia en el uso saludable y equilibrado de la tecnología y el cuidado de sus relaciones. ¿Cómo hacer de la tecnología un aliado para su familia, y no un intruso que les separa? Esta serie tiene la respuesta para usted.

© 2020 Focus on the Family. All rights reserved. Used with permission. Originally published in English at focusonthefamily.com.

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Lo Mejor Está Por Venir

Cuando las cosas no se ven del todo claras y hay un poco de incertidumbre, es normal que sintamos angustia o temor. Pero recuerde, lo mejor está por

¿Cómo Apoyarse Durante y Después de una Crisis?

Cuando se presente una crisis o adversidad en su matrimonio, apóyense mutuamente. Luego recurran a Dios y a una comunidad cristiana para pedir ayuda. Sobre todo, manténgase conectados el uno con el otro después de que todo pase, y asegúrense de tener tiempo para divertirse.

Cuidado Pastoral y Discipulado en un Tiempo de Crisis

Los cristianos ya han pasado por esto antes, y nosotros podemos estar tranquilos y recibir sabiduría a través de las acciones de aquellos que enfrentaron correctamente este tipo de cosas. Se han hallado cartas escritas por gobernadores romanos durante aproximadamente los primeros 100 años de la iglesia primitiva en tiempos de peste, hablando sobre el comportamiento de este extraño nuevo grupo de personas: los cristianos.

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.