¿Por qué el Trabajo en Equipo no significa “Ayudar”?

Era la hora del caos entre la escuela y la cena. Nuestra hija Murphy estaba a medio vestir. Nuestro hijo, Garrison, estaba coloreando las paredes, y nuestra hija Taylor estaba sentada en el comedor con su último proyecto de manualidades extendido de un extremo al otro. Yo estaba haciendo la cena mientras trataba de evitar mi propio colapso. 

Y luego otro adulto apareció: ¡mi esposo Greg! Mi corazón se llenó de esperanza. Seguramente se daría cuenta de la terrible situación. Y luego lo dijo: “¿Cómo puedo ayudar?” 

Sabía que las intenciones de Greg eran buenas. Sin embargo, este circo no era solo mío, estos niños también eran suyos. Y él tenía la capacidad de observar el caos como lo hice yo. Me pregunté: “¿por qué no solo salta y apaga el fuego que tiene más cerca?” Y luego exploté y dije ese pensamiento en voz alta. Todo se detuvo; siguió un momento de silencio mientras Greg estaba en estado de “shock”. 

Para no parecer una malagradecida sin corazón, déjame explicarme mejor: la casa y los niños no son de mi exclusiva responsabilidad. Y el caos tampoco es del todo mío. Greg es un compañero en igualdad de condiciones y con la misma responsabilidad. Él no está simplemente “ayudándome”. Para Greg, abrazar este concepto fue una revelación, y su cambio de actitud mejoró el tono de nuestro matrimonio. 

Atravesando la conversación “Ayúdame”
Desde esa tensa interacción, Greg y yo hemos atravesado mejor estas situaciones, aunque seguimos teniendo desafíos ocasionales. Continuamos trabajando juntos para determinar la distribución equitativa de las responsabilidades del hogar. 

En los seminarios y asesoramientos que damos, Greg y yo escuchamos con frecuencia de las parejas que la “guerra de las tareas” tiene un gran impacto en su matrimonio. Las parejas informan que se sienten utilizadas; su relación se siente unilateral; se vuelven amargados, resentidos y enojados porque su cónyuge no hace su parte cuando se trata de cuidar a los niños o hacer las tareas domésticas y otros deberes en la casa. 

Como en cualquier equipo, las parejas deben trabajar juntas para lograr un objetivo compartido, a pesar de que las expectativas pueden cambiar durante las diferentes estaciones del matrimonio. Mientras trabajan juntos, apoyándose mutuamente para llevar a los niños a la escuela, lavar los platos o pagar otra factura, reconozcan que ambos son necesarios para el éxito total. Las preferencias de un cónyuge no prevalecen sobre las del otro, a pesar de que cada cónyuge desempeña un papel diferente. Las parejas necesitan descubrir qué funciona para cada cónyuge. Discuta cómo se ve realmente un ganar-ganar con respecto a los quehaceres. 

Los esposos que comparten las tareas suelen tener esposas menos estresadas 
La investigación muestra que el estrés disminuye el deseo sexual de una mujer. Y algunos de los principales factores estresantes en la vida de una mujer son las tareas domésticas, el cuidado de los niños y la preparación de comidas. ¿Qué oportunidades tienen las parejas para compartir la carga, e incluso algunos días llevar la carga de nuestro cónyuge, para que él o ella puedan escapar de los factores estresantes y relajarse? Aunque no deberíamos servir o sacrificarnos por nuestro cónyuge con la expectativa de obtener retribución (especialmente cuando se trata de sexo), el sacrificio amoroso a través de la acción seguramente afectará positivamente su relación matrimonial. 

Te animo a reflexionar sobre la distribución de sus tareas. Cuando se trata de las responsabilidades del hogar, ¿qué es lo que puede hacer hoy para ser un mejor compañero de equipo? 

Erin Smalley es la portavoz estratégica del ministerio matrimonial de Focus on the Family y desarrolla contenido para ese departamento. 

La Casa es de Todos

“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad. 

© 2020 Enfoque en la familia. Todos los derechos reservados. Publicado originalmente en FocusOnTheFamily.com

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

¿Cómo Apoyarse Durante y Después de una Crisis?

Cuando se presente una crisis o adversidad en su matrimonio, apóyense mutuamente. Luego recurran a Dios y a una comunidad cristiana para pedir ayuda. Sobre todo, manténgase conectados el uno con el otro después de que todo pase, y asegúrense de tener tiempo para divertirse.

Cuidado Pastoral y Discipulado en un Tiempo de Crisis

Los cristianos ya han pasado por esto antes, y nosotros podemos estar tranquilos y recibir sabiduría a través de las acciones de aquellos que enfrentaron correctamente este tipo de cosas. Se han hallado cartas escritas por gobernadores romanos durante aproximadamente los primeros 100 años de la iglesia primitiva en tiempos de peste, hablando sobre el comportamiento de este extraño nuevo grupo de personas: los cristianos.

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.
Nueva Serie Disponible

“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad. 

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.