Conocí una joven llena de vitalidad, belleza y una agradable presencia. Con gran alegría compartía sus sueños y proyectos.

De repente, y en una intensa conversación entre varios jóvenes, ella expresó que no tenía novio porque su prioridad en ese momento era terminar su carrera y consideraba que no quería caer en la ansiedad de querer tener novio en ese momento.

Su rostro brillaba de alegría y de ilusión por la vida, tenía grandes deseos de vivir, podía expresarse con libertad y soltura, sus ojos expresaban honestidad, quietud y una gran capacidad de amar. Sencillamente ella no tenía urgencia de apresurar acontecimientos en su vida, se podía notar que tenía un gran amor propio, una buena autoestima, y mucho amor y respeto por sus padres.

La conversación transcurrió entre preguntas y respuestas, y de pronto, un comentario de su parte me impresionó profundamente: “Yo quisiera…” argumentó, “casarme con un hombre que fuera como mi papá, y cuando lo elija no tomaría ninguna decisión sin la bendición de ellos”, y señaló a su madre con una sonrisa y gran satisfacción.

La expresión no era porque estaba su mamá presente, no era para congraciarse conmigo, ni tampoco para impresionar a nadie, realmente no tenía el motivo de hacer quedar bien a su padre. Sencillamente era Marcela, una joven de 20 años deseosa de vivir la vida, porque sabe quién es y qué anhela en el futuro.Es de esas expresiones que dejan a todos sin aliento y creo que el mismo cielo se detiene a escucharlas.Era la expresión de una soñadora que deseaba vivir la vida intensamente y tener éxito en todo lo que se emprendiera. Marcela lo dijo tan natural y convencida de lo que pensaba, que no había más que añadir.

Creo que nos llegamos a parecer tanto a quienes admiramos, que deseamos tener a nuestro lado a alguien como ellos. 

Los sueños, las convicciones y los valores que hemos adoptado como propios, son la plataforma sobre la cual construimos nuestro futuro y los rieles que conducen nuestro caminar.

Hoy más que nunca necesitamos familias que inspiren, padres valientes que a pesar de sus errores, animen a sus hijos a hacer cosas mejores. Hoy necesitamos jóvenes que sueñen con integrar una familia, en la que se superen los errores del pasado y perdonen a quienes les lastimaron. Necesitamos jóvenes que crean en la familia, el amor, el respeto, el diálogo y la comprensión.

Las mejores historias las escriben personas que se dejan inspirar por sus sueños y están dispuestas a pagar el precio de perseverar por ellos. 

Firma Sixto Porras

Sexualidad y Matrimonio

Cómo aumentar la pasión, el romance y mejorar la intimidad sexual en el matrimonio.

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

En Alta Estima

Amado pastor, amada pastora, hoy damos gracias a Dios por el llamado que Nuestro Señor Jesucristo le hizo a usted para pastorear a su pueblo durante este tiempo tan particular.

Lo Mejor Está Por Venir

Cuando las cosas no se ven del todo claras y hay un poco de incertidumbre, es normal que sintamos angustia o temor. Pero recuerde, lo mejor está por

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.