Dele Esperanza a Familias

Done para ayudar familias que están viviendo momentos difíciles. PRESIONE AQUÍ PARA AYUDAR FAMILIAS

¡Sí, quiero darle esperanza a familias en esta Navidad!

Gracias por elegir el siguiente monto para ayudar:

¿Se puede ser realmente feliz?

Cuando Thomas Jefferson identificó “la búsqueda de la felicidad” como un derecho inalienable, acertó al señalar los dos requisitos más importantes para quienes deseamos verdaderamente gozar de la vida. 

Primero: la felicidad es un proceso, una búsqueda, un estilo de vida; la felicidad es un hábito que puede dominar todas nuestras demás actitudes. Segundo: otras personas pueden interferir con nuestro derecho inalienable a ser felices, solo si se lo permitimos.

Si la felicidad interior depende de circunstancias externas, entonces nuestra felicidad puede ser violada en cualquier momento.  Sin embargo, si depende de nosotros, entonces nosotros somos los responsables de nuestra propia felicidad.  

La búsqueda ingenua de la felicidad permanente e inalterable, es consecuencia de la necesidad de congelar la alegría más allá del tiempo que duró. La verdadera felicidad es reconocer el momento de alegría, vivirlo intensamente y soltarlo cuando ya no está, es decir, aprender a soltar lo inexistente. La felicidad no es un estado de euforia, es un estilo de vida que se aprende, una decisión que se toma, un camino que se recorre. 

En la búsqueda de la felicidad, lo importante es valorar el cómo me siento aquí y ahora, porque el pasado ya no existe y el futuro aún no llega. Esto me permite darle un giro a mi existencia.  Necesitamos interpretar el pasado como fuente de inspiración, y para esto, necesito desprenderme de él y tomar la libertad del presente para elegir, planear y soñar.

La felicidad es la capacidad de vivir con: lo que es, lo que existe, y lo que hoy vivo.

La falta de la felicidad viene porque quiero vivir con un ideal, con lo que ya no existe o lo que aún no llega.
La felicidad es la capacidad de asumir la responsabilidad de mi propio proyecto de vida, mis decisiones y de mis acciones.

Ser feliz, no es un sentimiento de plenitud completa, es la búsqueda de un mejor nivel de vida, un camino que se recorre, una decisión que tomamos.

La felicidad es la capacidad de aceptar el dolor así como la alegría del momento.

La felicidad no es la ausencia de problemas, es la capacidad de comprenderme desafiado a resolverlos, de saberme con la esperanza de un mejor mañana.

La felicidad no significa que todos somos iguales, significa que hay polaridad en las cosas: Hay noche y hay día, hay guerra y hay paz. Somos felices cuando aceptamos que los tiempos cambian, la edad avanza, las personas se marchan y los hijos crecen.

La felicidad no viene por el tener, es la capacidad de apreciar lo existente, mientras conservo intacta la habilidad de soñar.

La felicidad deviene como la capacidad de soltar, de no apegarse a lo que ya no existe; como los amigos de la adolescencia, los compañeros del trabajo, el primer auto que compramos, la casa en la que vivimos o bien, el barrio en el que crecimos. Es la capacidad de soltar a las personas para que sean ellas mismas o para que partan con libertad. 

La felicidad está en un continuo soltar, esto es lo que auténticamente mitiga el dolor. El dolor es la consecuencia de no haber soltado lo que no se puede retener. Todo nació para terminarse; el hijo que tanto se ha amado, un día se va y ama a otra persona. La muerte del ser querido, los años de juventud o la niñez. El secreto está en aprender a no aferrarse a las cosas o a las personas.

La felicidad es un don que viene de la mano de Dios, y la experimentamos cuando tenemos un corazón agradecido. 

Firma Sixto Porras

Consejería y Asesoramiento

¡LA AYUDA ESTÁ AQUÍ! PODEMOS AYUDARLE A LLEVAR SANACIÓN Y RESTAURACIÓN A SU FAMILIA CON PERSPECTIVAS CRISTIANAS EN LAS QUE PUEDE CONFIAR.

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

¿Cómo cuidar a un ser querido con Alzheimer?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud la demencia no se trata de una condición inherente al envejecimiento, si no que es causada por un grupo de enfermedades y lesiones que producen el deterioro gradual y continuo de las habilidades mentales como la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria.

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

GRATIS:
Primer Capítulo del Audiolibro Hijos Exitosos

¿Por qué recordar a un niño en pañales en medio de un oscuro pesebreEn la serie “El Niño del Pesebre” encontrará un hermoso recordatorio sobre el pesebre y su significado de redención para la humanidad.  

GRATIS:
Primer Capítulo del Audiolibro Hijos Exitosos

Una serie que le inspirará a pensar sobre su propio propósito de vida.  
Escuche la voz de Dios guiando su camino.  

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.