Conozca sobre nuestro próximos talleres
Scroll Automatically

Autonomía Corporal y “Mi Cuerpo, Mi Elección”

¿En qué momento mis derechos pueden infringir los derechos de alguien más? Tener autonomía sobre el cuerpo de uno es una parte integral de ser una persona libre, pero y ¿qué de los derechos del no nacido? Encuentre algunos pensamientos interesantes en este artículo.

Si usted ha estado a favor de la vida durante cualquier periodo de tiempo, probablemente se ha encontrado con el término autonomía corporal. En mis primeros años de universidad, emprendí una búsqueda personal para intentar descifrar, por mí misma, si estaba a favor de la vida o a favor de elegir el aborto. Después de buscar respuestas diligentemente, encontré un argumento a favor de la elección por el aborto que hacía referencia a este término, y me pareció que era correcto. Yo debería poder elegir sobre lo que le suceda a mi cuerpo.

Este argumento, sobre el derecho a la autonomía corporal, no se trata de quién merece el derecho. Se trata más bien de dónde trazamos los límites de esos derechos. ¿Cuándo mis derechos pueden infringir los derechos de alguien más?

¿Qué es Autonomía corporal?

Antes de discutir temas tan complejos como el aborto, es esencial comprender qué es autonomía corporal y qué no lo es.

Aunque el término “autonomía corporal” es utilizado ampliamente cuando se discute sobre el aborto, Merriam-webster actualmente ha definido el término en dos partes:

Autonomía (n): la calidad o estado de ser autogobernado.

Corporal (adj): de o relativo al cuerpo.

Algunos sinónimos que podrían resultar familiares son integridad corporal, autonomía personal y ser dueño de uno mismo.

Si colocamos estas dos palabras en conjunto “Autonomía corporal”, este término significa bruscamente “autogobierno del propio cuerpo”. De ahí la frase proaborto: “Mi cuerpo, mi elección”.

Autonomía desde la perspectiva a favor de la elección por el aborto

A menudo, cuando nos enfrentamos al asunto del aborto, cada lado del debate retrocede rápidamente y se aferra a las creencias fundamentales que cada uno tiene. Usualmente, para los que están a favor de la vida (los provida) la creencia fundamental es que cada ser humano es merecedor del derecho de vivir. Y, usualmente, para los que están a favor de la elección del aborto (los proelección) la creencia fundamental es que el embarazo es una extensión del cuerpo de una mujer. Por lo tanto, es su derecho decidir lo que se haga con ese embarazo.

En mis años tempranos de exploración, encontré una explicación articulada de este argumento en un debate en línea. 

El argumento más fuerte a favor de la elección

El ejemplo fue algo como esto:

“Un día, un hombre al despertar se encuentra vinculado, a través de una transfusión de sangre viva, a un niño de 7 años. Él nunca dio su consentimiento y nunca había conocido a este niño en su vida. Tal vez sea un niño extraordinario. Tal vez sea el próximo Leonardo Da Vinci y su vida depende de la sangre del hombre. Si se desvinculan, el niño morirá. Aunque podría ser considerado egoísta de parte del hombre desvincularse, ¿Tenemos el derecho de forzarlo para quedarse conectado contra su voluntad?”

Esta metáfora queda extremadamente corta para representar la naturaleza del embarazo y el impacto del aborto. Sin embargo, esta ilustración plantea una duda razonable. Si reemplazamos al hombre con una madre y al niño de 7 años con un niño en gestación concebido a partir de una violación, esta nueva metáfora es un argumento famoso entre los defensores que están a favor de la elección: 

“¿Por qué obligar a una mujer a ser esclava de su propio cuerpo, o peor aún, de otra persona?”

En los tribunales estadounidenses también han surgido casos relativos al derecho de un individuo a gobernar su propio cuerpo. Por ejemplo, el caso McFall v Shimp, concluyó a favor de preservar la autonomía de donar partes del propio cuerpo incluso si es una situación de necesidad médica. Sabiendo esto, es lógico pensar que sería inconstitucional obligar a cualquier persona a someter su cuerpo como un esclavo de otro, incluso si esa persona fuera el próximo Da Vinci o un precioso bebé aún en gestación, ¿cierto?

El derecho a la autonomía personal

Así como el aborto no se discute directamente dentro de la Constitución de los Estados Unidos, tampoco están los términos “Autonomía” y “Autonomía corporal”. Sin embargo, esto no significa que la Constitución no cubre temas relativos a la autonomía personal.

Tener autonomía sobre el cuerpo de uno es una parte integral de ser una persona libre. Incluso la Constitución de los Estados Unidos describe nuestra capacidad de autogobernar cosas que nos involucran a nosotros mismos como individuos. Hay muchas enmiendas que pueden ayudar a descifrar preguntas acerca del derecho a la autonomía corporal.

La 14va Enmienda

La enmienda más popular para defender “mi cuerpo, mi elección” es la 14va enmienda.

“Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y del estado en que residen. Ningún estado promulgará, ni hará cumplir ninguna ley que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos; ni ningún estado privará a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad, sin el debido proceso de ley; ni negará a ninguna persona dentro de su jurisdicción protección igualitaria de las leyes”. Enmienda XIV, Sección 1

A pesar de que la 14va enmienda preserva el derecho a “la vida, la libertad y la propiedad”, se argumenta que los niños en gestación, aquellos que aún no han “nacido ni se han naturalizado en los Estados Unidos”, no pueden reclamar esos derechos. Adicionalmente, muchos afirman que la intrusión del gobierno en el vientre de una mujer es una violación a la privacidad. Este tipo de acciones fueron declaradas ilegales a través de casos tales como Griswold v Connecticut y Roe v Wade.

En resumen, estos casos ayudaron a definir el derecho de las mujeres a la privacidad a la hora de consultar un médico y de utilizar métodos anticonceptivos. Vale la pena señalar que desde la época de casos como el de Roe vs Wade, la tecnología de los ultrasonidos ha avanzado a grandes pasos. Ahora tenemos una mejor idea de qué y quién está en el vientre. Asimismo, ahora comprendemos que el aborto no es un método anticonceptivo, ni por definición, ni en la práctica.

La 13va Enmienda

Menos citada por los defensores que están a favor de la elección, pero igualmente significativa para explicar la importancia de la autonomía personal es La Treceava Enmienda.

“Ni la esclavitud, ni la servidumbre involuntaria, salvo como castigo por un delito por el cual la parte haya sido debidamente condenada, existirá dentro de los Estados Unidos o en cualquier lugar sujeto a su jurisdicción”. Enmienda XIII, Sección 1

Esta enmienda preserva la autonomía de una parte, aquellos en riesgo de ser esclavos y limita a la otra parte, aquellos que serían dueños de esclavos. La excepción a esta regla es si una persona merece la esclavitud como una forma de castigo (por ejemplo, piense en los convictos encarcelados justamente por sus crímenes).

Problemas similares en la historia

El asunto de la autonomía corporal ha surgido previamente en la historia de nuestra nación. Abraham Lincoln una vez presentó un caso excelente definiendo la naturaleza compleja de la autonomía. En su discurso en la Feria Sanitaria de Baltimore, Maryland, dijo:

“El pastor expulsa al lobo de la garganta de la oveja, por lo que la oveja agradece al pastor como su libertador, mientras que el lobo lo denuncia por el mismo acto, como destructor de la libertad… Claramente, la oveja y el lobo no están de acuerdo en la definición de la palabra libertad; y precisamente la misma diferencia prevalece hoy entre nosotros, criaturas humanas, incluso en el Norte y en todos los que profesan amar la libertad”.

Por supuesto que Lincoln se estaba refiriendo a la esclavitud, que era el caso de autonomía corporal en sus días. Estos pensamientos de Lincoln se referían a que cualquier libertad podría tener definiciones diferentes y algunas veces peligrosas, y que estas definiciones tienden a cambiar, dependiendo de a quién se le pregunte.

¿Lobo u oveja?

Cuando se busca aclarar los asuntos de autonomía, ¿le preguntamos al lobo, que piensa que está en su derecho de comerse a la oveja, o a la oveja que está en riesgo de ser devorada? No se equivoque; ni un niño en gestación, ni una mujer que considera el aborto son, de ninguna manera, equivalentes a un lobo que anda merodeando. Sin embargo, la ilustración de Lincoln resalta la importancia de pesar quién es el que más sale perdiendo al limitar las libertades individuales. 

El propietario de una plantación del siglo XIX fácilmente podría haber alegado que la compra de un esclavo importado lo convertía en algo de su propiedad. Podría haber argumentado adicionalmente, como muchos seguramente lo hicieron, que la intervención del gobierno en lo que ocurría en su plantación era una invasión a la intimidad. El punto culminante de este argumento es que la vida humana no es propiedad de nadie excepto del único dueño de esa propia vida. Ese es el corazón del asunto detrás de la enunciación de la Declaración de Independencia que afirma: “todos los hombres son creados iguales”. Ningún ser humano viviente, a pesar de su posición de poder físico o político, tiene el derecho de dominar a otro. Por este fundamento principal, la esclavitud fue abolida y se logró el sufragio de la mujer.

Históricamente, cuando se traspasa este derecho fundacional a la vida propia, ocurre la tragedia. Reducir la vida humana a la propiedad nunca resulta en igualdad, ni libertad. En lugar de ello, esto a menudo es usado para justificar la eliminación masiva de vidas.

Pensemos que este sea el caso de un bebé en gestación. De acuerdo con las estadísticas del Instituto Guttmacher, el número de abortos en los Estados Unidos ha alcanzado cerca de 6.3 millones. Para ponerlo en perspectiva, eso son más vidas que la población de California y Florida combinadas.

Estos pensamientos pueden dirigirnos hacia un abismo de preguntas: ¿Cuándo comienza la vida?, ¿Nuestros derechos deberían comenzar al mismo tiempo? Afortunadamente, hay pistas para estas respuestas, verificadas y demostradas en los campos de la ciencia y la medicina.

La autonomía corporal y la medicina

El problema cuando se usa la autonomía corporal como un argumento a favor de la elección del aborto, es que este argumento defiende con la misma precisión tanto a la persona con el útero como a la persona dentro del útero. Así como una mujer podría argumentar que el embarazo es una invasión a sus derechos corporales, un bebé en gestación podría argumentar lo mismo.

De hecho, la mayoría de los profesionales médicos reconocen la individualidad de la madre y el niño en gestación. El Dr. William Lile tiene décadas de experiencia tratando pacientes tanto embarazadas, como en gestación. Él presenta algunas preguntas interesantes para la gran cantidad de estudiantes a los que educa:  

Casos de estudio del Dr. Lile

Cuando discuten los derechos de los pacientes, el Dr. Lile les ofrece a sus estudiantes la oportunidad de expresar sus opiniones basados en el estudio de varios casos de la vida real. Estas conversaciones hacen conexiones interesantes entre la 14va Enmienda y los derechos de los pacientes. Las discusiones son algo así:

“Si alguien no nació aquí en los Estados Unidos, pero necesitara una transfusión de sangre para salvar su vida, ¿tiene derecho a esa transfusión de sangre?”

Los estudiantes asienten con la cabeza mostrando estar de acuerdo. Entonces, Lile les ofrece un segundo caso:

“Bueno, ¿y qué tal si este mismo paciente, que no nació en los Estados Unidos, va a morir a menos que le hagamos una cirugía del corazón?”

Todos los estudiantes asienten con sus cabezas. Su razonamiento es unánime:

“No importa si alguien nació o no en los Estados Unidos. Si va a morir, ese es el rol de nuestra comunidad médica; defenderlos, protegerlos y brindarles los cuidados de la salud. No importa si nació en los Estados Unidos o no. Tienen derecho a recibir asistencia médica. Este es su derecho.”

Dr. Lile está de acuerdo, pero entonces lleva estos casos un paso más adelante y el aposento se queda en silencio.

“Todos estos pacientes, han sido mis pacientes …. La otra cosa que todos tienen en común es que cada uno de estos pacientes todavía está en el útero de su madre. Aún no han nacido. Sí, ustedes me acaban de decir que los pacientes tienen derechos y que necesitamos respetar a los pacientes porque son nuestros pacientes. Y un paciente es una persona”.

Al final, el punto del Dr. Lile es que los derechos de una persona no deben tomarse a la ligera. Cuando nos acercamos al tema de los derechos humanos, humana y científicamente, encontramos que un vientre embarazado sostiene a un paciente, a una persona, una con derecho al respeto y la integridad corporal.

¿Pero cómo podemos saber lo que un bebé en gestación piensa?

Si usted va a defender los derechos de una persona que se traslapan con los derechos de otra, es crucial otorgar el mismo peso a las voces de ambas partes implicadas. ¿Pero podemos saber lo que un bebé en gestación piensa acerca de la decisión del aborto? Sí, y es desgarrador. Las investigaciones del dolor fetal deja cada vez más claro que los niños en gestación tan pronto como cumplen las 20 semanas (posiblemente más temprano) pueden sentir dolor. También hay muchos casos documentados de bebés en gestación que responden físicamente a las intrusiones en el útero.

El Dr. Lile también discute cómo el campo médico trata a las madres y a los bebés en gestación como dos pacientes diferentes. 

Los derechos corporales y la cultura

Además de poder observar las objeciones de los bebés antes de nacer, también tenemos las palabras de sobrevivientes del aborto.

Extrañamente, los medios de comunicación suelen ignorar el daño corporal causado a los sobrevivientes por procedimientos invasivos e inoportunos en el útero. Tristemente, aquellos que están apasionados por la autonomía corporal tienen poca compasión por quienes sufren el impacto de por vida de ver revocado su derecho a la autonomía corporal.

Lyric Gillett, fundadora de “Fases of Choice” (en español: Las caras de la elección), dedica su tiempo a restaurar el derecho a la autonomía corporal de los amenazados por el aborto. En el 2020, Gillett buscó dar voz a los sobrevivientes de aborto por medio de un comercial para el Super Bowl. Para su sorpresa, al comercial se le negó el tiempo en el aire a pesar de no contener imágenes gráficas, ni la palabra “aborto”. En una entrevista con el periódico The Washington Times, Gillett señaló cuán hipócrita tiende a ser la cultura americana contra aquellos más impactados por el tema del aborto:

“En una era donde estamos tratando de darle una voz a los sobrevivientes, así sea a través del movimiento #MeToo o en cualquier cantidad de otras cuestiones, por alguna razón consideramos a los sobrevivientes del aborto dignos de ser ignorados en el olvido …. Eso, para mí, es tanto irónico como también simplemente espantoso”.

Embarazo, aborto y derechos corporales

Pero ¿qué pasa con las muchas mujeres que buscan en el aborto una respuesta en momentos desesperados? ¿Qué hay de aquellas mujeres que se enfrentan a embarazos con diagnósticos adversos, embarazos ectópicos, concepciones producto de una violación o un incesto, o embarazos en medio de la pobreza? ¡Buena pregunta!

Cuando discutimos embarazo, aborto y autonomía corporal, es mucho más beneficioso (para todas las partes involucradas) cuando reconocemos que el aborto es más que una elección. El aborto es la réplica de problemas más grandes, unos con ganancias tentadoras y otros con pérdidas terribles.

Por lo tanto, terminar con el aborto no es tan simple como anular los casos Roe vs Wade o Doe vs Bolton. El aborto es el síntoma devastador de muchas otras dolencias: pobreza, falta de información, desesperación, trauma, soledad, dolor. Afortunadamente, nunca es demasiado tarde para convertirse en lo que Lincoln llamaba: “El Pastor”.

A favor de la vida y la vida entera

Que usted mismo se convierta en un “pastor” no es tan difícil como puede parecer. El proceso de tratar las causas profundas del aborto comienza con las acciones de compasión que usted demuestra en su comunidad local. Revise la serie Vea la Vida (disponible en español) para que pueda entender de qué forma usted y otros pueden involucrarse en ayudar a restaurar y preservar la integridad corporal de aquellos cuyos derechos están en riesgo.

Laptop con primer episodio de VEa la Vida 2021

Vea GRATIS toda la serie:
Vea la Vida

¿Cuándo comienza la vida? ¿Realmente quiere saberlo?  Celebrando a los héroes del movimiento Pro-Vida.  Llene el formulario y vea la serie completa:

Done para salvar bebés de ser abortados.

Cada USD $60 que done ayudará a salvar la vida de un bebé por nacer a través del programa de Enfoque a la Familia, Option Ultrasound. Equiparemos centros de embarazo con máquinas de ultrasonido de clase mundial, en ciudades con altos índices de aborto, para ayudar a las mamás a ver el bebé que está creciendo dentro de ellas y desear elegir la vida!

© 2023 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso. Publicado originalmente en inglés en focusonthefamily.com.

Artículos más recientes

La Importancia del Sexo en el Matrimonio: Una Perspectiva Bíblica

Mi esposo me dice que el sexo es un sacramento y un misterio santo, que debe ser central en nuestra relación. Pero yo no concuerdo con la importancia que él le da. Para mí, el matrimonio es mucho más allá que solo sexo. Además, siento que a veces el sexo se convierte en una tarea más. ¿Cuál es la importancia del sexo en el matrimonio?

Leer más »
Para el cristiano, lo que significa el matrimonio tiene una profunda importancia teológica.

¿Por qué el matrimonio es tan importante?

La importancia y lo que significa el matrimonio van incluso más allá de la Creación: El matrimonio forma parte de la historia de la redención. Dios actúa a través de las familias para llevar a cabo la redención de la humanidad, culminando en el nacimiento, la muerte, la sepultura y la resurrección de nuestro Salvador, Jesucristo.

Leer más »
Consecuencias del sexo prematrimonial

El sexo prematrimonial y el mayor riesgo de divorcio

¿Existen consecuencias prácticas de las relaciones prematrimoniales para la futura felicidad conyugal? Nuevos datos que aparecen de forma sistemática desde hace décadas muestran que la actividad sexual prematrimonial parece estar asociada a un riesgo significativamente elevado de divorcio

Leer más »
Logo - Agotamiento Emocional - Enfoque a la Familia
Si siente que sus reservas físicas y emocionales se han acabado, este curso es para usted. Un llamado al descanso, la salud integral y la confianza en Dios
Logo azul transparente de Enfoque a la Familia - EALF

Escriba a continuación lo que desea buscar

Buscar

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.