Educación Sexual: ¿Cómo Empezar a Tiempo?

OB JACKSON, MS, LPC  

A lo largo de los años, una de las preguntas más frecuentes que me hacen los padres es cuándo empezar con la educación sexual en casa. No es una sorpresa que los padres sabios quieran consejos sobre cómo evitar errores en temas tan delicados como este. Como especialista en el tratamiento de temas sexuales, he visto el dolor asociado con la desinformación y el pecado sexual, y creo que el tema de la sexualidad está en segundo lugar después de enseñar a nuestros hijos sobre Dios. Por eso, es importante comenzar la educación sexual a una edad temprana. 

Los padres a menudo se preguntan “¿cuánto tiempo puedo postergar hablar de sexo?”. Al final de este artículo espero que esté entusiasmado por empezar. La sexualidad humana es la cosa más natural del mundo – y la experiencia más sagrada que un marido y su esposa pueden compartir.  

Aquí hay un rápido bosquejo de lo que espero transmitirle: 

  1. La sexualidad está en el centro de nuestra existencia humana. Por lo tanto, tenemos la responsabilidad de equipar a nuestros hijos con una visión integral de la sexualidad a una edad temprana.
  2. Para que la sexualidad sea enseñada correctamente, debe ser enseñada dentro del contexto de un enfoque bíblico holístico y debe tener en cuenta a la persona en su totalidad – espíritu, mente y cuerpo.
  3. Para que nuestros hijos tengan un saludable respeto y aprecio por el don de la sexualidad, los padres deben educar y modelar los preceptos y principios que conducen a una mayor salud e integridad sexual.
  4. En cuanto al tiempo y cuándo empezar, no hay un mejor momento que el presente. 

La educación sexual desde el principio  

Cuanto más aprendo de Dios, más aprecio el libro del Génesis. Aquí se presenta una base sólida del diseño de Dios para la sexualidad, ya que nuestros hijos aprenden sobre el Jardín del Edén y cómo Dios creó tanto al hombre como a la mujer y les dijo que se reprodujeran (Génesis 1:27-28.) 

Como padres, debemos comenzar la educación sexual señalando cómo Dios pensó en la sexualidad desde el principio. Creó un hombre y una mujer que podían participar en su creación continua, y hacer bebés amándose de una manera especial. Dios también sabía que un hombre y una mujer llegarían a desear compañía especial que incluyera disfrutar de las diferencias del cuerpo de cada uno. Y, aunque este punto final puede tener que esperar hasta que los niños sean capaces de comprenderlo, podemos enseñar que Dios dio la unidad que se encuentra en la relación matrimonial como un signo y símbolo del amor interno de la Trinidad y su amor por nosotros.  

Así que la sexualidad proporciona al menos tres lecciones básicas que nuestros hijos pueden entender. La unión sexual existe: (1) para hacer bebés, (2) para nutrir el amor de una mamá y un papá, y (3) para señalarnos el amor del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.  

La educación sexual a medida que maduran  

Esta lección inicial puede ser ampliada a medida que nuestros hijos maduren. Podemos enseñar, por ejemplo, que el sexo es atractivo y que esto es perfectamente normal – especialmente para adolescentes y adultos – desear tener relaciones sexuales con alguien del sexo opuesto. Debemos enfatizar que Dios es el Único que nos diseñó de tal forma que deseemos expresiones sanas de lo que significa ser hombre o mujer, y que “hay un tiempo para todo”. (Eclesiastés 3:1.) Este énfasis en el momento oportuno comienza con una afirmación de la madurez del desarrollo y el deseo sexual, y le enseña al niño que cuando llegue el momento, el sexo será adecuado. 

Querremos enseñar un mensaje claro sobre el tiempo. El momento adecuado para los comportamientos sexuales ocurre cuando un hombre y una mujer están casados. Nuestros hijos más pequeños sólo necesitan oír que Dios diseñó el sexo o las relaciones sexuales para esposos y esposas. A medida que nuestros hijos maduren, necesitarán aprender que todos los comportamientos sexuales son más o menos juegos preliminares, que conducen al acto de la relación sexual, y que estos comportamientos también están diseñados para el matrimonio.

Educación sexual y mensajes culturales 

También podemos identificar varios mensajes culturales sobre la sexualidad y aprovecharlos para convertirlos en momentos de enseñanza. Por ejemplo, no podemos proteger a nuestros hijos de cada póster lascivo en el centro comercial o de cada canción sensual que suena en un restaurante. Pero podemos tomar estos momentos para afirmar que hay una bondad básica en la sexualidad por el diseño amoroso de Dios, y luego hacer un comentario sobre lo que está mal en la forma en que la sexualidad es mal representada en la cultura. Estos breves mensajes serán más impactantes cuando se ofrezcan de manera positiva y relacional. Nuestros mensajes deben estar ligados al amor de Dios por nosotros, y a cómo expresamos nuestro amor por Él a través de la obediencia.

Los niños deben aprender desde el principio que el plan de Dios es saludable y que el plan de Satanás es nocivoEn los primeros años podemos hablar simplemente de lo que es bueno y malo. Queremos enseñarles qué pensar sobre el sexo desde la Biblia y no solo desde nuestra opinión o experiencias personales. A medida que maduran, cambiamos nuestro enfoque y empezamos a enseñarles cómo pensar 

Educación sexual: Un enfoque bíblico holístico  

Gran parte de la educación sexual, incluso dentro de las comunidades religiosas, pierde un punto fundamental. La sexualidad entre un esposo y una esposa simboliza el futuro matrimonio entre Cristo y la Iglesia. Y como cristianos estamos “comprometidos” con Cristo (junto con el resto de la Iglesia) cuando aceptamos su expiación por nuestro pecado. Queremos que nuestros hijos entiendan que la Biblia comienza en el Génesis con el matrimonio de un hombre y una mujer y termina en el Apocalipsis con el matrimonio de Cristo y la Iglesia (Apocalipsis 19:7). 

Entre Génesis y Apocalipsis, la Palabra de Dios tiene numerosas lecciones sobre la sexualidad. Por ejemplo, podemos enseñar a nuestros hijos las historias de Sansón y Dalila (Jueces 16:1-21), David y Betsabé (2 Samuel 11), las Diez Vírgenes (Mateo 25:1-13), Rahab la prostituta (uno de los parientes biológicos de Jesús a través de su madre María), y la mujer sorprendida en el acto de adulterio (Juan 8:1-11) – a quien Jesús amó y redimió. Podemos ayudar a nuestros hijos a entender las diferencias entre David, que miró con lujuria a Betsabé y pecó, y José, que huyó de la mujer de Potifar cuando fue tentado (Génesis 39).  

Dios hizo al hombre y a la mujer  

En nuestras enseñanzas debemos dejar claro que a los ojos de Dios, hombres y mujeres son iguales en valor (Gálatas 3:28), y que ambos han pecado (Romanos 3:23). Este hecho también nos permite compartir la misericordia de Dios que perdona el pecado, aunque puedan quedar consecuencias dolorosas. Por ejemplo, David fue perdonado y todavía se le llama “un hombre según el corazón de Dios” (Hechos 13:22), pero el bebé que él y Betsabé produjeron en su adulterio murió (2 Samuel 12:15-17), y uno de sus hijos acabó violando a una de sus hijas (2 Samuel 13) 

Tendremos que recordar que en los primeros años nuestros hijos piensan en términos concretos más que abstractos. Estas lecciones de hombres y mujeres en la Biblia enseñan causa y efecto – el sexo puede producir un niño, y una persona puede tentar o seducir a otra. Lo que esperamos lograr es la formación espiritual que incluye una visión saludable de la sexualidad y un respeto sincero por los hombres y las mujeres. Queremos que nuestros hijos conecten su sexualidad con el diseño de Dios para la vida y la paz. 

Educación sexual: Preceptos y principios  

No hay dos niños iguales, ni siquiera en la misma familia. Debemos ser sensibles a la forma en que nuestros hijos se desarrollan física, mental, emocional y espiritualmente. También debemos hacer que la educación sexual ocurra tanto en momentos espontáneos como estructurados.  

A medida que nuestros hijos sigan madurando, debemos ayudarles a entender que Dios realmente está con nosotros (Romanos 8:31), y que sus planes están diseñados para beneficiarnos (Jeremías 29:11-13.) También debemos ayudarles a entender la diferencia entre un precepto (un “sí puedo” o “no puedo” establecido) y un principio (la aplicación general de una verdad que requiere razón y discernimiento).  

Preceptos de educación sexual  

Tomemos, por ejemplo, el séptimo mandamiento: “No cometerás adulterio” (Éxodo 20:14.) Este mandamiento es un ejemplo de un precepto. Establece claramente lo que no se debe hacer. Así que queremos que nuestros hijos aprendan este precepto y otros, y el momento adecuado para aprender estas importantes lecciones de vida mucho antes de que sean tentados. 

También querremos que nuestros hijos sean capaces de conectar los puntos. Por ejemplo, la Biblia no dice: “No verás pornografía en Internet”. Pero se nos dan varios principios. Debemos evitar la lujuria con nuestros ojos (Mateo 5:27-28 y 1 Juan 2:15-17), y ese principio nos lleva a la conclusión de que debemos evitar la pornografía en Internet o cualquier otra forma de comportamiento sexual basado en la lujuria.

Como principio podemos enseñar a nuestros hijos a ser un tipo de Cristo para sus futuras esposas. Su forma de amor sacrificado es puro y nutritivo, nunca egocéntrico, abusivo o degradante. Por lo tanto, tenemos que enseñar a nuestros hijos a honrar a las mujeres en sus vidas, incluyendo a las novias con las que se relacionan antes del matrimonio.

Podemos enseñar a nuestras hijas a ser un tipo de Iglesia para sus futuros maridos, preservando su pureza y preparándose bien para el día en que ellas y su novio se conviertan en uno. Nuestras hijas necesitan entender, por ejemplo, que vestirse provocativamente no comunica pureza e intenciones sanas. Enseñando continuamente la historia de amor que existe entre Cristo y nosotros, la Iglesia, podemos ayudarlas a honrar y cuidar su sexualidad, tanto la suya como la de los demás.

La sexualidad y la espiritualidad 

Nuestros hijos necesitan ver el misterio de la sexualidad ordenada por Dios y sentir asombro, como nosotros. Nuestros hijos, como un tipo de Cristo, pueden aprender a considerar su masculinidad y su cuerpo como una responsabilidad sagrada, y nuestras hijas, como un tipo de la Iglesia, pueden aprender a considerar su feminidad y su cuerpo  como una responsabilidad igual y sagrada. A medida que nuestros hijos maduran podemos enseñar que la sexualidad entre un marido y su esposa es un discipulado privado donde “los dos se convierten en una sola carne” (Génesis 2:24) y participan del amor divino de Dios en ese momento más que en ningún otro. 

Educación sexual: Tiempo adecuado 

Tengo que reírme y pensar que nuestra preocupación por “cuál es el tiempo adecuado” es más por nuestra comodidad que por la de nuestros hijos. Quiero decir, seamos realistas. Mira el mundo en el que vivimos. Todos los demás están hablando de sexo, así que será mejor que empecemos ahora. 

La sexualidad es una realidad de la cuna a la tumba, y sólo tenemos unos pocos años para alimentar el desarrollo moral de nuestros hijos. Aprendiendo más sobre el desarrollo de la infancia, podemos sincronizar mejor nuestros esfuerzos con el diseño de Dios. Por ejemplo, el sentido de la modestia de un niño puede desarrollarse a partir de los dieciocho meses. Por lo tanto, esta ventana de desarrollo dada por Dios es el momento ideal para enseñar y modelar una modestia equilibrada y sagrada en el hogar. 

La educación sexual a través de la tragedia 

Si los padres estamos en contacto con nuestras experiencias únicas, podemos equipar mejor a nuestros hijos. Nuestra familia ha sufrido dos abortos espontáneos.

El primero ocurrió cuando nuestro hijo tenía dieciocho meses, y obviamente era demasiado joven para comprender el embarazo y el aborto. Nuestro segundo aborto ocurrió cuando nuestro hijo tenía ocho años y nuestra hija cinco. Semanas antes de este aborto explicamos alegremente que nuestro amor mutuo había producido otro bebé, y agradecimos a Dios por nuestro nuevo miembro de la familia.

Cuando se produjo el aborto, volvimos a nuestros hijos y reafirmamos que Dios no sólo diseñó la sexualidad y el coito que a menudo produce bebés, sino que en su gran sabiduría y compasión sabía cuando algunos bebés no eran lo suficientemente saludables para vivir aquí en la tierra y necesitaban sus cuidados especiales en el Cielo. Confiando en la providencia de Dios fuimos capaces de unir más nuestros lazos familiares a través de compartir juntos este dolor.

Obviamente, no siempre podemos elegir nuestras lecciones de vida o el momento en que ocurrirán, pero Dios nos equipa a través de la Biblia y su Espíritu para que todas las lecciones finalmente reafirmen su naturaleza perfecta y su gran amor. 

Educación sexual: La santidad de la sexualidad  

Lo primero que hay que hacer en la educación sexual es empezar. Enseñemos la santidad de la sexualidad. Nuestros hijos necesitan aprender que Dios ordenó que la sexualidad fuera el medio en el que ellos – y todos los demás – llegaran a existir para toda la eternidad. 

Necesitamos entender a nuestros hijos y la difícil cultura en la que viven. Como padres – y, esperamos, como hermanos y hermanas mayores en Cristo – tenemos el privilegio de enseñarles lo que estamos aprendiendo en relación con Dios y su plan para la familia. 

Educación Sexual Para Niños

¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño. 

2020 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Usado con permiso. Escrito por Rob Jackson y publicado en inglés en focusonthefamily.com.

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Bendiciendo a quienes nos bendijeron

A continuación, le compartimos algunas ideas para que usted pueda bendecir a quienes le bendijeron antes. Cada uno de estos recursos enriquecerá la experiencia espiritual de su ser amado.

Sosteniendo a quienes nos sostuvieron

Quienes convivimos con un adulto mayor o quienes somos sus cuidadores debemos prestar atención a las necesidades de nuestro ser amado. Algunas de estas necesidades son propias de la edad y nos requerirán mayor inversión de tiempo y dinero. Haremos bien en estar apercibidos al respecto para velar responsablemente porque no les falte nada.

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie:
Un Embarazo Inesperado

¿Cómo enfrentar la abrumadora noticia de un “positivo”? 
Una respuesta empática para aquellas mujeres que no planeaban la llegada de un bebé

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.