Conozca sobre nuestro próximos talleres
Scroll Automatically

Sus adolescentes lo necesitan, no más tiempo frente a la pantalla

¿Le gustaría tener una conexión más significativa con sus hijos adolescentes? Continue leyendo para obtener más información sobre la importancia de pasar tiempo cara a cara con sus hijos adolescentes, más allá del tiempo frente a la pantalla.

Jessica está acostumbrada a que su hijo responda con gruñidos a sus preguntas, pero ahora últimamente también su hija, María, responde a las preguntas con gruñidos y diciendo pocos detalles.  Jessica ama a sus hijos y quiere saber más acerca de su día a día, sus pensamientos y sus sentimientos.  Ella quiere conectarse con ellos, pero parece que el tiempo que pasan frente a la pantalla, para los adolescentes es imposible de superar.

Recientemente, a la hora de acostarse, Jessica decidió acostarse junto a María en su cama, lo que no había hecho desde que María era una niña.  María parecía confundida al principio, pero rápidamente se dio cuenta de que su madre no se iría.  Empezaron a hablando de sus planes para el día siguiente, y aún 90 minutos después seguían hablando.

Al igual que Jessica, muchos padres quieren pasar tiempo de calidad con sus hijos adolescentes, pero no entienden que más bien se trata de estar presentes cuando están con ellos.

¿Por qué es tan difícil conectarse con nuestros adolescentes?

Algunos padres asumen que conectarse con sus hijos adolescentes es difícil debido al uso de la tecnología por parte de sus hijos.  Por otro lado, en mi experiencia trabajando con niños, los adolescentes me dicen que el uso de la tecnología por parte de sus padres es una limitante.  Pero honestamente, son ambas cosas.

Los adolescentes a menudo recurren a la tecnología cuando están estresados, solos y aburridos. ¿Por qué no recurren a los padres?

Esto es lo que me dicen los adolescentes:

  • “No quiero mencionar cosas importantes porque tan pronto como lo hago, mi mamá recibe un mensaje de texto o una llamada.  No quiero que eso pase en la mitad de una conversación difícil, así que prefiero no hablar.”
  • “A mi papá no parece importarle.  Me pregunta cómo estoy, pero no se queda esperando la respuesta.  Es tan impaciente.”

Estos comentarios no solo son lo que dicen los adolescentes, sino que también usted puede estar pensando lo mismo acerca de sus hijos adolescentes.

¿Cuál es una solución para el tiempo de navegación en pantalla de adolescentes?

Los padres son los primeros en predicar con el ejemplo.  Necesitamos apagar nuestros teléfonos, dejarlos aparte y estar completamente presentes porque nuestros hijos necesitan saber que son nuestra prioridad.  Si nuestros hijos tienen la impresión de que nuestro tiempo tecnológico es más importante que ellos, podemos pedirles perdón. Si sus actitudes nos han desalentado, podemos dialogar de esto con ellos, de esta forma les demostramos que nos preocupamos por nuestra relación con ellos, y esto los alentará a confiar en nosotros y tratar de comunicarse nuevamente.

Necesitamos revisar nuestras motivaciones y actitudes.  Si hacemos preguntas sobre su día porque nos sentimos obligados, lo sabrán.  Si estamos hablando con ellos pero deseamos terminar de una vez para que podamos pasar a otra cosa, lo sentirán.

Necesitamos ser humildes, enseñables, valientes y centrados en los demás. Necesitamos ser diligentes y dar seguimiento para establecer nuevos patrones de comunicación.  Reconectarse probablemente no será inmediato, fácil o cómodo. Pero nuestros adolescentes valen el esfuerzo.

Preguntas que puede hacer a sus hijos adolescentes

Algunas preguntas pueden hacer que los adolescentes se involucren más que otras.  Los adolescentes me dicen que prefieren hablar de “cosas que importan” sin ser juzgados por cada idea.

El internet, la cobertura constante de noticias, las alertas de texto y las publicaciones en las redes sociales hacen que los adolescentes sean conscientes de los problemas en su comunidad y en todo el mundo.  Pueden sentirse abrumados, llenos de preguntas e inseguros de cómo procesar sus emociones.

Para comenzar a superar el tiempo frente a la pantalla de los adolescentes y pasar a una conexión más profunda, use estas preguntas para involucrarlos:

  • ¿Qué problemas quieres ayudar a resolver?
  • ¿Hay grupos de personas a los que deseas servir?
  • ¿Qué lastima tu corazón?
  • ¿Qué te da alegría?

Jessica le hizo esa primera pregunta a María, lo que dio como resultado 90 minutos de compartir juntas.  Jessica no tenía idea de la cantidad de cosas que le preocupaban y confundían a María.  Se conectaron profundamente como no lo habían logrado desde hace mucho tiempo. Y ambas han iniciado muchas conversaciones de seguimiento.

Otras preguntas que fomentan conversaciones más largas y profundas son aquellas que indican que usted presta atención a sus hijos.  Preguntas que van más allá del “¿Cómo estuvo la escuela?” o “¿Cómo te fue?”:

  • ¿Qué aprendiste hoy de ….? (Complete el espacio en blanco con algo que sepa que su hijo está estudiando actualmente. Por ejemplo, la bolsa de valores, los inventos que cambiaron el mundo o el libro que está leyendo.  O complete la pregunta con “de ti mismo”, ” de un amigo” o ” de un maestro”. .”)
  • ¿Qué es lo que aprendiste o hiciste hoy? (Complete el espacio en blanco con una materia, como biología o coro, o algo que su hijo esté estudiando).
  • ¿Qué fue algo que hoy te pareció sorprendente? ¿Decepcionante? ¿Interesante? ¿Aburrido? ¿Fácil? ¿Difícil?
  • ¿Quién o qué te animó hoy? ¿A quién animaste hoy?
  • ¿En qué has estado pensando mucho últimamente?

¿Cómo reducir el tiempo frente a la pantalla de los adolescentes?

El hijo de Carla, Joel, tiene un espíritu emprendedor.  Cuando quería dinero para gastar en el verano, le pidió a su mamá que lo ayudara a encontrar ideas en Pinterest.  Después de revisar el sitio, fueron a una tienda de artesanía en busca de más inspiración.  Mientras caminaban por los pasillos, Joel habló sobre lo que estaba pasando en la escuela y el grupo de jóvenes.  Respondió las preguntas de seguimiento de Carla sin irritarse.  Y encontraron dos proyectos en los que Joel podía invertir.

Los chicos, especialmente, hablan más cuando están haciendo algo con usted, lo que hace que la vulnerabilidad sea más probable.  Hablar mientras los dos se ocupan en algo juntos funciona porque los adolescentes pueden evitar su mirada. Ellos me han dicho que no les gusta mirar a los ojos si necesitan compartir algo que pueda lastimar o preocupar.  Esta es también la razón por la cual, hablar a la hora de acostarse en una habitación oscura o mientras conduce, funciona bien.

Juegos de conversación para jugar con sus hijos adolescentes

Una atmósfera de juego también puede fomentar un va y ven de palabras porque todos pueden relajarse.  Juegos de puntería, armar rompecabezas y juegos de mesa.  El ritmo más rápido y la aleatoriedad ayudan a que todos sean menos cautelosos y más espontáneos.  Los adolescentes me dicen que no se sienten tan molestos cuando un padre usa “juegos” como estos:

  • Tira un dado. Cualquiera que sea el número que saque, es la cantidad de cosas que tiene para compartir sobre su día.  Por ejemplo, si saca un 5, debe compartir cinco cosas. Si su hijo saca un 1, comparte una cosa.
  • Use dos dados y asigne diferentes temas a cada número (p. ej., 5 = saltarse su turno; 6 = amigos; 7 = cualidad de carácter que usó; 8 = algo sorprendente; 9 = arte, música, educación física o un evento actual; 10 = ciencia, matemáticas o historia; 11 = pregúntarle cualquier cosa; y 12 = ¿Qué estabas haciendo a las 10 a.m.?). Cualquier número que caiga es de lo que hablarán. Si su hijo saca un 10 y tuvo clase de matemáticas puede hablar sobre lo que hizo en la clase, lo que aprendió y/o cómo lo hizo.
  • Cree un grupo de tarjetas poniendo números, temas y materias escolares similares al juego de dados en fichas/tarjetas. La tarjeta que saque determinará de qué hablarán.

Cuando conocemos los roles que hemos desempeñado en el mundo de nuestros adolescentes (padres desinteresados, obsesionados con la tecnología, ocupados o distraídos) y los roles que queremos desempeñar (apasionados, libres de tecnología, disponibles y enfocados), podemos cambiar y conectarnos de maneras significativas con nuestros adolescentes.

​© 2022 Focus on the Family. Todos los derechos reservados. Utilizado con permiso. Originalmente escrito por Kathy Koch y publicado en inglés en focusonthefamily.com

Artículos más recientes

¿Pueden sus hijos llevar su fe a la escuela?

¿Sabía que la mayoría de estudiantes en los Estados Unidos pasan por lo menos seis horas al día en la escuela? Eso es mucho tiempo, y representa un reto particular para los estudiantes cristianos que pasan todo ese tiempo en un ambiente completamente diferente, o incluso contradictorio, a todo lo que aprenden en la casa o en la iglesia.

Leer más »
Llene el formulario y descargue el ebook GRATIS:
Logo azul transparente de Enfoque a la Familia - EALF

Escriba a continuación lo que desea buscar

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.